Viernes, 05 de septiembre de 2008

Tráfico de influencias en la compra del barco de Pemex

■ La red la encabezan contratistas al servicio de la paraestatal

■ Los involucrados están relacionados con el consorcio Blue Marine

Jaime Avilés

Tras el hallazgo de una serie de acciones ilícitas relacionadas con la renta con opción a compra del buque tanque El señor de los mares, podría quedar al descubierto una red de traficantes de influencias, encabezada por los contratistas de Petróleos Mexicanos (Pemex) Antonio Juan Marcos Issa, El Ciego; su yerno, Juan Reynoso Durand; el hermano de éste, Alfredo Reynoso Durand, y Amado Omar Yáñez Osuna.

Todos ellos están relacionados con el consorcio Blue Marine Technology Group –que cabildeó entre la naviera noruega Bergesen Worldwide Ltd. y Pemex para que la paraestatal contratara los servicios del barco japonés– y la empresa Oceanografía SA, vinculada con los hermanos Manuel y Jorge Alberto Bribiesca Sahagún, hijastros del ex presidente Vicente Fox.

Documentos en poder de La Jornada describen los vínculos que existen entre Blue Marine y Oceanografía. La primera, de acuerdo con la escritura pública 91490, protocolizada por el notario 89 del Distrito Federal, Gerardo Correa Echegaray, pertenece a los hermanos Juan y Alfredo Reynoso Durand, y a los señores Juan Reynoso Flores, Manuel Mayoral Piana y Antonio Juan Marcos Issa.

Este último fue coordinador de asesores de Rogelio Montemayor Seguy, director general de Pemex durante el sexenio de Ernesto Zedillo; luego fue asesor de Raúl Muñoz Leos y coordinador de proyectos especiales de Luis Ramírez Corzo, ambos también titulares de la paraestatal durante el mandato de Fox.

Andrés Manuel López Obrador denunció ayer en Ébano, San Luis Potosí, que en 2004 Marcos Issa convenció al director de Pemex Exploración y Producción, Carlos Morales, de adquirir o rentar una nave como El señor de los mares.

Los fundadores de Blue Marine crearon una filial llamada Subtec, la cual fue iniciada por los hermanos Juan y Alfredo Reynoso Durand, y los señores Manuel Mayoral Piana, Carlos Daniel Yáñez Osuna y Antonio Juan Marcos Issa.

En agosto de 2001, Alfredo Reynoso Durand, Daniel Yáñez Osuna, Amado Omar Yáñez Osuna y Gilberto Orozco López registraron la empresa Arrendadora Ocean Mexicana, perteneciente al grupo Blue Marine, que en 2004 engendró una cuarta empresa denominada Ocean Mexicana, perteneciente a los hermanos Alfredo y Juan Reynoso Durand y Antonio Juan Marcos Issa.

Cabe subrayar que el apoderado legal de las cuatro entidades que integran el grupo Blue Marine Technology es Daniel Rassvetaieff Guerrero, quien también aparece como abogado de la empresa Oceanografía, que de acuerdo con constancias de diversas escrituras públicas, protocolizadas por los notarios número 57 del Distrito Federal y número uno de Campeche, Campeche, pertenece a las siguientes personas:

Los hermanos Amado Omar y Darío Yáñez Correa, los señores Samuel Yáñez Chaparro, Alberto Duarte Martínez, Manuel Mayoral Piana, y los hermanos Carlos Daniel y Amado Omar Yáñez Osuna. Estos dos últimos, como salta a la vista, también forman parte del consejo de administración de Arrendadora Ocean Mexicana, mientras Mayoral Piana es también accionista de Blue Marine.

De acuerdo con un extenso reportaje publicado el 28 de agosto de 2007 por el diario AM de León, “la relación empresarial de los hermanos Bribiesca Sahagún con Oceanografía salió a la luz en 2005, durante las indagaciones que realizaba la segunda comisión legislativa” creada para investigarlos por diversos motivos.

En 2002, añade el rotativo, “los hermanos Yáñez Osuna y Reynoso Durand establecieron un puente de comunicación con Manuel y Jorge Alberto Bribiesca Sahagún, quienes intercedieron ante el entonces director de Pemex, Raúl Muñoz Leos, para que incluyera a sus amigos en la entrega de ciertas obras, sobre todo en la sonda de Campeche”.

Gracias a esa “intercesión” –en la que participó Antonio Juan Marcos Issa, también accionista de Blue Marine y coordinador de asesores de Muñoz Leos–, esa empresa y Oceanografía “obtuvieron contratos por valor de 24 mil millones de pesos”. En octubre de 2004 y enero de 2005, Manuel Bribiesca Sahagún le dijo en sendas entrevistas al periodista Miguel Badillo “que su hermano Jorge Alberto y su tío Guillermo Sahagún Jiménez (hermano de Marta Sahagún) habían gestionado ante Pemex varios contratos con Oceanografía”.

El 16 de septiembre de 2007, entrevistado por Elizabeth Velasco para La Jornada, el entonces titular de la Secretaría de la Función Pública (SFP), Germán Martínez, declaró que “se avecina(ba) un tema importante que concierne a Oceanografía SA”, naviera a la cual Pemex Exploración y Producción “adjudicó irregularmente contratos por más de 6 mil millones de pesos”.

En aquella ocasión, Martínez Cázares afirmó: “Estamos en una serie de auditorías”, gracias a cuyos resultados “los diputados van a retomar el impulso” sobre las investigaciones de los negocios de los hijos de Marta Sahagún de Fox. Sin embargo, una semana después de pronunciar tales palabras, renunció a la SFP y se lanzó en pos de la dirigencia del PAN, cargo desde el cual jamás volvió a tocar el asunto.

Por su parte, la revista electrónica Fortuna (www.fortuna.com.mx) sostuvo que “el controvertido contrato suscrito entre Pemex y la trasnacional Bergesen oculta una red de corrupción encabezada por funcionarios públicos y directivos de Subtec, Blue Marine, Arrendadora Ocean y Oceanografía”.

Entre los funcionarios destacan Carlos Morales, director de Pemex Exploración y Producción, quien en una entrevista con Joaquín López Dóriga, el pasado miércoles, aseguró que ninguna empresa mexicana participó en la renta con opción a compra de El señor de los mares. Con esa declaración ahora reesulta evidente que Morales encubrió a Blue Marine, firma que, de acuerdo con el contrato en vigor, cobrará 3 millones 980 mil 234 pesos cada 30 días, durante 180 meses, o sea, hasta 2022, por un total de 61 millones 497 mil 178 pesos. Y éste es apenas uno de los múltiples contratos que sostiene con Pemex.

 

REVELA AMLO DATOS SOBRE TRÁFICO DE INFLUENCIAS.

MÉXICO, D.F., 4 de septiembre (apro).- El excandidato presidencial Andrés Manuel López Obrador afirmó hoy que la empresa mexicana Blue Marine, uno de cuyos socios fue asesor de dos exdirectores de Petróleos Mexicanos, participó en la compra del buque El Señor de los Mares, por el que el gobierno federal pagó, dijo, más de mil millones de dólares por encima de su costo original.

            Durante una gira de trabajo por Ébano, San Luis Potosí, el político tabasqueño desmintió al director general de Pemex Exploración y Producción, Carlos Morales, quien la víspera aseguró que la operación de compra venta se realizó directamente con la empresa noruega Bergesen. La información es "falsa", dijo López Obrador, quien reveló que los socios de la empresa contratista Blue Marina, Antonio Juan Marcos Issa y Juan Reynoso Durand, promovieron la compra venta del buque.

 

            Explicó que Marcos Issa y Reynoso Durand "invitaron" a funcionarios de Pemex a Guinea Ecuatorial, donde la empresa Bergesen opera un barco con las mismas características de El Señor de los Mares. Después de ese viaje, aseguró López Obrador, Petróleos Mexicanos organizó una licitación pública internacional para adjudicar los servicios del navío. Curiosamente, agregó, Bergesen y Blue Marine ganaron la convocatoria. López Obrador reveló además que Antonio Juan Marcos Issa fue coordinador de asesores de Rogelio Montemayor y de Raúl Muñoz Leos, quienes se desempeñaron como directores generales de Pemex en los sexenios de Ernesto Zedillo y Vicente Fox, respectivamente.

"Además, socios y apoderados de filiales de esa empresa son a su vez accionistas de Oceanografía, que es investigada por posibles vínculos con los hijos de Marta Sahagún, esposa de Vicente Fox",  denunció.

 

ANALFABETISMO, LUCHA PERDIDAD; SEP.

MÉXICO, D.F., 4 de septiembre (apro).- El subsecretario de Educación Media Superior de la SEP, Miguel Székely Pardo, reconoció hoy que en lo que resta del sexenio difícilmente podrán abatir  el analfabetismo en que se encuentran 6 millones 700 mil mexicanos.

 

            Aseguró que en la actual administración sólo se podrá enseñar a leer y escribir a un millón de mexicanos que se concentran en su mayoría en los 125 municipios más pobres del país, y que será imposible frenar el rezago de 27 millones de personas mayores de 15 años que no han concluido el nivel básico..

 

            En la conferencia de prensa en la que anunció que México será sede de la Conferencia Regional de América Latina y el Caribe sobre Alfabetización y Preparatoria del 10 al 13 de septiembre próximos, Székely apuntó que de no abatirse esos rezagos educativos, México estará en desventaja competitiva en el contexto internacional.

 

Y señaló que de los 10 millones de mexicanos mayores de 15 años que no concluyeron la primaria sólo 1.7 millones podrán terminarla, y de los 17 millones que truncaron sus estudios de secundaria sólo 2.8 millones lo finalizarán antes de 2012.

 

            Así mismo, expuso que al gobierno mexicano le cuesta dos mil pesos en promedio alfabetizar a cada persona, por lo que la inversión en ese rubro, dijo, es importante si se toma en cuenta que al menos seis millones 700 mil personas requieren aprender a leer y escribir y 27 millones deben concluir su educación básica.

 

El funcionario federal informó que en la Conferencia Regional de América Latina y el Caribe buscarán emitir una declaratoria común para fijar la postura de las naciones en torno al analfabetismo y presentarla en la reunión de 2009 en Brasil.

 

La idea es, dijo, lograr una visión común sobre los retos de la alfabetización y la educación en la región, establecer el costo de los programas a emprender y discutir en las intervenciones gubernamentales, así como buscar programas exitosos que puedan adoptarse para enfrentar el rezago en la materia.

 

 

Ampara la Corte a un trabajador contra práctica de tienda de raya en Wal-Mart.

■ La cadena obliga a los empleados a canjear los vales de despensa sólo en esa tienda

■ El patrón descuenta de los salarios el costo de los cupones; estrategia similar a la del siglo XIX

Alfredo Méndez y Notimex

La segunda sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) amparó el pasado miércoles a un empleado de la cadena comercial Wal-Mart, en el estado de Chihuahua, quien decidió cuestionar el llamado Plan de Previsión Social que había firmado voluntariamente con la empresa.

Dicho convenio establece que el trabajador adquiere vales de despensa con descuento a su salario, mismos que sólo puede canjear por mercancías y servicios de venta en establecimientos de Wal-Mart.

“Este plan es similar a la práctica que se llevaba a cabo en las antiguas tiendas de raya en que los trabajadores también recibían el pago de su salario mediante vales de despensa para ser canjeados en dichas tiendas propiedad del patrón, con la diferencia de que los productos los adquirían a un precio alto”, indicó ayer la Corte en un comunicado.

El concepto de vales de despensa que utiliza Wal-Mart para sus empleados es muy parecido a la estrategia implementada durante el siglo XIX por las llamadas “tiendas de raya”. En ese tipo de comercios, los hacendados y empresarios de aquella época pagaban a sus trabajadores mediante vales que sólo eran canjeables en tiendas del mismo patrón, el cual después vendía sus mercancías a precios elevados, a fin de recuperar la inversión destinada a los salarios.

Contraviene el artículo 123

Raúl Avila Andujo fue el empleado de Wal-Mart que impugnó el convenio y solicitó el amparo. Si otros trabajadores también están inconformes con el plan de vales de esa compañía, deberán tramitar su demanda de amparo y esperar varios meses a que su caso concluya.

“Un contrato de trabajo que obligue directa o indirectamente a los empleados a adquirir artículos de consumo en tiendas o lugares determinados contraviene los principios fundamentales consignados en el artículo 123 constitucional, por lo que debe declararse nulo de pleno derecho”, indicó el comunicado.

Según el boletín, “la segunda sala de la Corte declaró la nulidad del convenio reclamado mediante el cual el trabajador manifestó su conformidad en adherirse al Plan de Previsión Social relativo al otorgamiento de vales de despensa para ser canjeados por mercancía y servicios en los establecimientos propiedad del patrón.

“En la resolución se consideró, además, que del análisis comparativo entre la práctica de las antiguas tiendas de raya abolidas por la Constitución de 1917, y el objeto del convenio adicional al contrato de plan de previsión social establecido por el patrón en el caso concreto, al que se adhiere el trabajador en forma voluntaria para adquirir vales de despensa que serán canjeados en establecimientos propiedad de aquél, se desprende que ambas figuras son semejantes, ya que el costo de los respectivos descuentos no son absorbidos por el patrón, sino por el trabajador”, puntualizó la Corte.

Arguye crisis para la explotación, denuncia líder sindical en EU

Cientos de empresas, como la cadena Wal-Mart, explotan a sus trabajadores, en especial los hispanos, con el argumento de la crisis económica que atraviesa Estados Unidos, denunció el jueves en Chicago, Estados Unidos, el dirigente sindicalista Moisés Zavala. Zavala, vicepresidente de United Food and Commercial Workers International Union (UFCW), sección 881.

Expuso que compañías como Wal-Mart obligan a sus empleados a checar su salida y regresar a trabajar tiempo extra sin paga.

“Se está volviendo costumbre entre los empleadores forzar al trabajador para que contribuya con su tiempo gratis, a fin de que la empresa se recupere y en el futuro pueda pagarle tiempo extra”, dijo el sindicalista.

Entrevistado en el marco de la Semana Laboral que organiza el Consulado Mexicano, dijo que esa afectación laboral ha motivado a un mayor número de trabajadores a buscar protección sindical. “Hay más interés de sindicalizarse porque el argumento de la crisis económica ayuda a los empleadores a no pagar ni el sueldo mínimo y quitarle a los trabajadores cualquier beneficio”, agregó.

Al mismo tiempo, destacó que las empresas mantienen una campaña antisindical que atemoriza a los trabajadores y en muchos casos los hace desistir de su propósito.

“Pero en las actuales condiciones, que se están agravando para el trabajador en materia de salud y vivienda, ejercer este derecho le ofrece la posibilidad de negociar mejores sueldos y condiciones laborales, así como el respeto del empleador”, apuntó.

En tanto, Leticia Márques Prado, coordinadora regional de United Electrical Radio and Machine Workers of America (UE), comentó que esta organización inicialmente trabaja de manera clandestina con los trabajadores para organizarlos. “Debido al miedo que existe de ser despedidos si sus empleadores se enteran que quieren sindicalizarse, empezamos con un grupo de plena confianza y cuando se tiene una mayoría se hace pública su organización”, explicó.

 


Publicado por solaripa69 @ 10:00
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios