Viernes, 12 de septiembre de 2008

Profesores de Morelos arribaron en marcha al DF; promesas en Los Pinos.

■ Hablará con el gobernador para que libere salarios de quienes están en plantón desde el 13 de agosto

■ El pacto “atenta contra la enseñanza pública”, dicen maestros; niegan que sólo busquen heredar plazas

Emir Olivares Alonso

El gobierno federal se comprometió con los profesores de Morelos, pertenecientes a la sección 19 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), a que hoy dará respuesta a su exigencia de cancelar en la entidad la aplicación de la Alianza por la Calidad de la Educación.

Asimismo, ofreció hablar con el gobernador del estado, Marco Antonio Adame Castillo, para que libere los salarios de los maestros que se mantienen en paro desde hace casi un mes en rechazo a dicho acuerdo.

Los mentores han mostrado su desacuerdo con el pacto firmado por el gobierno federal y la presidenta del SNTE, Elba Es-ther Gordillo Morales, debido a que “vulnera los derechos de los trabajadores” de la educación, “atenta contra la enseñanza pública en el país” y “es ilegítimo, anticonstitucional y antijurídico, porque ningún acuerdo puede estar por encima de la ley”.

Por ello, el pasado 13 de agosto empezaron un paro indefinido de labores y un plantón en las calles del centro de Cuernavaca para exigir al gobernador de la entidad la disolución de la alianza. Sin embargo, ante la “cerrazón” del mandatario estatal, el pasado miércoles, cientos de profesores salieron en caravana desde Morelos hasta la ciudad de México, donde ayer realizaron una marcha del Monumento a la Revolución a la residencia oficial de Los Pinos, a fin de hacer llegar a Felipe Calderón sus demandas, a quien llamaron “ilegítimo”.

Resaltaron que no sólo exigen su derecho a heredar su plaza –como han manejado algunos medios de comunicación–, sino que el gobierno estatal cumpla con el equipamiento y remodelación de escuelas; dé capacitación a los maestros, “pues exige certificarnos en lo que ni nos ha capacitado”, y que de la base magisterial surja un proyecto para elevar la calidad de la educación; además de que rechazan la reforma a la Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado.

Tras varias horas de caminata, los profesores –que fueron acompañados por integrantes de varias secciones de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación y organizaciones como Diálogo Nacional– llegaron sólo a las inmediaciones de Los Pinos, donde se montó un operativo de seguridad. Los funcionarios de presidencia recibieron a una comisión de los inconformes.

Los mentores fueron detenidos justo en la avenida Chivatito, muy cerca de la estación del Metro Auditorio, debido a que se colocaron retenes y vallas de más de tres metros de altura. Ahí, exigieron la entrada de 32 de sus compañeros, a lo que los representantes de Los Pinos respondieron que sólo se permitiría el ingreso a 15, pero no hasta las oficinas, debido a que eran “demasiados”, y que si querían acceder a la residencia oficial se recomendaba que la comisión se conformara por 10 personas.

Tras discutirlo varios minutos, los integrantes de la sección 19 aceptaron la propuesta de enviar 10 –uno por cada región de Morelos y cuatro de otros estados que los acompañaron. Sin embargo, el gobierno incumplió y no se les permitió entrar a las oficinas.

Esto provocó la reacción de los profesores: “compañeros, aquí, como en Morelos, nos encontramos con la burla; dicen que nos reciben si desalojamos Reforma, pero demostremos que no somos sus juguetes”, dijo por un altavoz la vocera de la comisión, Rosario Medina. Tras ese llamado, cientos de manifestantes se trasladaron hacia Paseo de la Reforma y bloquearon ambos sentidos, además de que pararon la circulación justo a la salida del paso a desnivel de la calle Arquímides, provocando caos vial en la zona de Polanco.

Al ver la respuesta de los profesores, cerca de las 14:30 horas los funcionarios gubernamentales apresuraron el ingreso de la comisión sin condiciones; correspondió recibirla a Arturo Matos y Bernardo Altamirano, encargados de la oficina de atención ciudadana de la Presidencia.

En la reunión se acordó que hoy, a más tardar a las 13:30 horas, el gobierno dará respuesta a la exigencia de anular en Morelos la Alianza por la Calidad de la Educación, además de que buscará la liberación “sin condiciones“ de los salarios de los profesores que participan en el paro de labores desde el 13 de agosto, informó Luis Torres Silva, uno de los integrantes de la comisión.

Los profesores advirtieron que de no haber una respuesta positiva a sus demandas continuarán sus acciones de protesta.

Durante el trayecto del Monumento a la Revolución no hubo incidentes. Se lanzaron consignas contra el titular del Ejecutivo federal y Gordillo, como: “¡Por culpa de Calderón, dejamos el salón!” y “Va a caer la asesina de Elba Esther”. A la altura del Ángel de la Independencia los maestros hicieron una breve escala para entonar el Himno Nacional.

Hoy, los representantes de los mentores regresará a Los Pinos por la respuesta gubernamental. En tanto, sus compañeros liberarán las casetas de peaje del estado de Morelos y efectuarán un foro llamado Frente popular en defensa de la educación pública, que concentrará a magisterio y sociedad de ese estado, con el propósito de construir un movimiento común, informó Valentín Chávez, integrante de la sección 19.

Protestas en Guerrero, Oaxaca y QR; miles se quedan sin clases.

■ Mentores bloquean accesos a centros comerciales de Chilpancingo

Sergio Ocampo, Octavio Vélez y Mauricio Conde (Corresponsales)

Con bloqueos a centros comerciales, tomas de dependencias y suspensión de labores, maestros de Guerrero, Oaxaca y Quintana Roo manifestaron su rechazo a la aplicación de la Alianza por la Calidad de la Educación y expresaron su solidaridad con sus compañeros de la sección 19 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) en Morelos, quienes no han empezado el ciclo escolar 2008-2009.

Más de mil integrantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG) y egresados de cinco normales públicas de la entidad bloquearon los accesos a centros comerciales de Chilpancingo e impidieron el ingreso de más de mil 500 trabajadores a las oficinas administrativas de la Secretaría de Educación estatal.

Al grito de ¡Si no hay solución no habrá votación! quemaron propaganda comicial frente a las sedes del tribunal y el instituto electoral de la entidad, donde reiteraron su llamado a no sufragar en las elecciones del próximo 5 de octubre, para renovar alcaldías y el Congreso local.

El vocero de la CETEG, Jorge García Hernández, declaró que en el magisterio de Guerrero “hay malestar hacia el sistema de partidos, ya que no resuelven nada ni representan a nadie”. En el caso de los diputados locales y federales –dijo–, han mostrado desinterés y se encuentran inmersos en la pelea por los huesos, en lugar de beneficiar al pueblo.

Por separado, el dirigente estatal del PRD, Misael Medrano, informó que en la reunión semanal del comité directivo del partido se acordó exigir al gobernador, Zeferino Torreblanca, que dialogue con los miembros del magisterio guerrerense para tratar de encontrar una solución al conflicto.

En tanto, en Oaxaca, alrededor de 35 mil profesores y trabajadores administrativos, afiliados a la sección 22 del SNTE, suspendieron labores ayer en 6 mil 500 escuelas, en solidaridad con sus compañeros de la sección 19 de Morelos, que se encuentran en la ciudad de México para exigir al presidente Felipe Calderón la cancelación de la alianza educativa, establecida por convenio con Elba Esther Gordillo, dirigente del SNTE.

El paro dejó sin clases a por lo menos medio millón de alumnos de prescolar, primaria, secundaria y los niveles medio superior y superior.

El secretario de actas y acuerdos de la sección 22, Domingo Cabrera, dijo que el magisterio oaxaqueño determinó respaldar a sus homólogos morelenses, porque la lucha contra la alianza es de toda la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación.

El pacto de Gordillo con Calderón “no sólo afecta a Morelos, Oaxaca, Michoacán, Guerrero, Veracruz, Chiapas y el Distrito Federal, sino a todo el magisterio nacional”, expresó. Subrayó que la “nefasta alianza” destruirá los derechos de seguridad social y sindical de los maestros y desaparecerá las escuelas normales, puntales de la educación en México.

 

 

MUERE EL HALCON MAYOR.

 

MÉXICO, D.F., 11 de septiembre (apro).- A tres semanas del 40 aniversario de la matanza de Tlatelolco, perpetrada el 2 de octubre de 1968, falleció el general Manuel Díaz Escobar Figueroa, uno de los militares más protegidos por el Ejército y los gobiernos del PRI y el PAN, quien fue conocido como el Halcón Mayor.

 

Fue el creador del grupo paramilitar Los Halcones, en 1966 en el entonces Departamento del Distrito Federal (DDF), cuyo titular era el general retirado Alfonso Corona del Rosal, aunque su existencia se conoció públicamente durante la matanza del 10 de junio de 1971.

 

El maestro, como era identificado entre Los Halcones, no fue ajeno a los hechos del 68. Su grupo actuó en los ataques con ametralladoras contra las escuelas vocacional 4 y 7 del Instituto Politécnico Nacional y el Colegio de México, según María de los Ángeles Magdaleno Cárdenas.

 

Primera responsable del área histórica de la desaparecida Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado (Femospp), Magdaleno documentó la participación de Los Halcones en esos hechos.

 

De acuerdo con la información que obtuvo en el Archivo General de la Nación, Magdaleno considera también que el grupo de Díaz Escobar pudo haber formado parte de los francotiradores que dispararon el 2 de octubre del 68 contra la multitud concentrada en la Plaza de las Tres Culturas.

 

El general, quien el próximo 4 de noviembre cumpliría 89 años de edad, fue la mancuerna represiva del también fallecido Corona Rosal, el general que le dio cobijo para crear el grupo de choque simulado entre los empleados de la Dirección General de Servicios Generales del DDF.

 

Su primera acción conjunta fue en 1961, cuando un grupo de francotiradores disolvió una manifestación de simpatizantes de Salvador Nava Martínez que protestaban en San Luis Potosí contra el fraude en las elecciones para gobernador.

 

El presidente del PRI en ese momento era Corona del Rosal. Díaz Escobar, formalmente, era secretario general de la Confederación de Agrupaciones Populares del partido.

 

Luego, cuando el entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz nombró a Corona del Rosal, a fines de 1964, como secretario de la desaparecida Secretaría del Patrimonio Nacional, Díaz Escobar fue nombrado subdirector general en la Dirección General de Control y Vigilancia de los Organismos y Empresas del Estado.

 

En cuanto Corona del Rosal fue designado regente del DDF, el entonces teniente coronel pasó oficialmente a cumplir la misma función de vigilancia en el caso de las instalaciones capitalinas, en especial del Sistema de Transporte Colectivo (Metro).

 

Entrenado en Estados Unidos en el manejo de tumultos o manifestaciones, Díaz Escobar anidó en el DDF a Los Halcones. Simuló al grupo de choque entre el personal de los departamentos que tenía a su mando: el de Limpia, Panteones, Parques y Jardines, y los empleados de los bosques de Chapultepec y Aragón.

 

Cuando Corona del Rosal dejó el cargo, al terminar el sexenio de Díaz Ordaz, el nuevo regente, Alfonso Martínez Domínguez, mantuvo a Díaz Escobar en el gobierno de la ciudad. 

 

El Maestro fue protegido primero por Díaz Ordaz y después por Luis Echeverría Álvarez, quien tras la masacre del 10 de junio de 1971 lo sacó de los reflectores. Después, lo envió como agregado militar de México en Chile.

 

Probado defensor del régimen político que los militares construyeron a principios del siglo XX, fue indiciado en 2004 por la Femospp como responsable del delito de genocidio sólo por los hechos del 10 de junio de 1971, ocurridos en las inmediaciones de la Escuela Normal, en San Cosme. Junto con él fueron consignados otros cuatro halcones. Todos fueron absueltos.

 

La imposibilidad del fiscal Carrillo Prieto de sostener ante la justicia ese cargo, le abrió la puerta para quedar libre de toda responsabilidad.

 

La impunidad de Díaz Escobar y otros implicados en las masacres ocurridas durante el priismo inició en noviembre de 2001 cuando el primer gobierno del PAN, encabezado por Vicente Fox, impuso una reserva interpretativa a la Convención sobre la Imprescriptibilidad de los Crímenes de Guerra y de los Crímenes de Lesa Humanidad, entre ellos el genocidio.

 

La reserva consistió en que ese instrumento se aplicaría hasta después de su entrada en vigor en México, ese mismo año.

 

Con esa acción, Fox le dio el carácter legal a la impunidad que Díaz Escobar gozó durante el priismo por haber sido uno de sus probados defensores.

MEXICO EN ESTADO DE ANOMIA.

 

Sara lovera.

 

MÉXICO, D.F., 11 de septiembre (apro).- Anomia es la ausencia de creencia o de credibilidad en las normas y en las instituciones. Un estado, una situación donde las personas no se reconocen, no se aman, no se saludan, se repelen; donde no se acepta en el fondo, en lo más profundo, que hay normas, situaciones y modos de convivir.

 

La democracia posible puede estar herida de muerte.

 

La definición de anomia es simple y es, al mismo tiempo, síntoma de una enfermedad mayor que ataca a la población y a las y los políticos mexicanos.

 

Cuando una sociedad cae en la anomia estamos frente a un grave problema.

 

Según pláticas con expertas en teoría, una ley sirve a todas las personas. Es como el semáforo que no solamente facilita la vida de los demás conductores, sino también la mía, aunque a veces me moleste tener que parar cuando quiero avanzar.

 

Con frecuencia se pasa de largo a la censura social y no sólo jurídica. Aquí alguien pasa la luz roja y los demás se ríen.

 

Es así como existe una cultura anómica, internalizada por las personas.

 

Si se analiza nuestra historia reciente, la anomia es un fenómeno que aparece lentamente. Hace 40 años no existía.

 

Hoy se pasa de largo, no se reflexiona sobre la demanda del derrocamiento; no interesa que se documente la corrupción de cada funcionario, casi la mitad del gabinete del gobierno federal que ahora administra el país.

 

La anomia en la vida cotidiana, en las personas que no saben reír, que no se expresan, que no son capaces de articular una relación profunda, trastoca la amistad y los afectos familiares.

 

En la sociedad la anomia permite sin chistar asesinatos cada semana. Esa enfermedad es la que soporta vivir fuera de la norma y no sabe qué trasmitir a sus propios hijos.

 

Es algo que podría estar relacionado con la desintegración social, con el hecho de que no se reconozca al otro dentro de la sociedad.

 

Sí, no hay duda, yo creo que el desmembramiento del tejido social viene con la anomia.

 

Lo que sucede en México todavía no llega a ser peor. Pero al pensar en el país, en su población, en los sucesos cotidianos, se mira un Estado corrupto, con policías que empiezan a chantajear a la gente, con hechos sangrientos que a nadie alteran.

 

Atrás, me imagino, existe esta seca mentalidad que impide, por una parte, la pasión, y por la otra el reconocimiento de las y los demás. Esta falta de amor y afecto que han dejado hueco el corazón y que al extenderse socialmente afecta todas las relaciones y rompe el tejido social.

 

Aunque no se quiere, hay que ver por dentro a la sociedad, sin caer en lo que caen los antropólogos estructuralistas simples o el chamanismo popular.

 

Pero la anomia es terrible para y entre las mujeres, en una sociedad que nos oprime y nos excluye. Queremos ser incluidas en el Estado, pero el Estado que llega tendría que empezar por limpiarse a sí mismo. Implicaría sacar de la anomia a millones de mujeres.

 

Escuché hace poco que la corrupción suele ser proyectada hacia la clase política, cuando en realidad se trata de un fenómeno sistémico. Encontramos a la corrupción en todos los niveles.

 

Corrupción es mentir, es callar, es no compartir información, no hacer equipo, no explicar de dónde viene el dinero que se reparte en una asociación o durante una jornada común de trabajo, es no admitir que es necesario abrir los archivos. Es tanta y tan profunda, como la más grave de dar una cuota, de usar el tráfico de influencias, de robar al erario público o mandar asesinar a quien no está de acuerdo conmigo. El principio es el mismo.

 

Cuando se piensa que no hay necesidad de normas, de distribución de poder, de diálogo y comprensión, la consecuencia es la ingobernabilidad y la falta de liderazgo y personalidad.

 

En fin, que anomia y México parecen un matrimonio que puede tener consecuencias graves, porque hay mucha cólera, mucha rabia contenida.

 

Ahora sé que México está en un estado de anomia crónica y todavía no estamos conscientes de eso.

 

 

Derecho, ley y justicia

José Cueli

Las circunstancias generales por las que atraviesa nuestro país, particularmente si se pretende transitar hacia un estado de democracia, implican la revisión de algunos conceptos fundamentales, como derecho, ley y justicia.

Son muchos los males que nos aquejan: inseguridad y violencia social, economía en franco deterioro, índices de desempleo que se incrementan día con día, servicios médicos insuficientes, elevados índices de pobreza y marginalidad, así como miles de indígenas arrinconados en espera del reconocimiento de sus derechos más elementales.

Se habla de la necesidad de preservar el estado de derecho y el apego a la ley, así como de la necesaria impartición de justicia, pero cabría preguntarse qué implican en profundidad tales enunciaciones y cuáles son las relaciones entre derecho y justicia, y también entre el poder, la autoridad y la violencia.

Cabría aquí mencionar algunas reflexiones de Jacques Derrida respecto del tema que nos ocupa. En cuanto a la justicia, ésta no se agota nunca en las representaciones y las instituciones jurídicas que intentan ajustarse a ella. Lo justo trasciende siempre lo jurídico, pero no hay justicia que no deba inscribirse en un derecho, en un sistema y en una historia de la legalidad, en la política y en el Estado. No quita que, a su vez, el derecho prime sobre la fuerza; éste es su deber, pues no hay derecho que no implique por sí mismo su aplicación, una técnica.

El derecho es siempre una fuerza autorizada, que se justifica o que está justificada al aplicarse, incluso si esta justificación puede ser juzgada, desde otro lugar, como injusta o injustificable. Recordemos las palabras de Kant: “no hay derecho sin coacción”. Según Derrida, la palabra enforceability nos remite a la letra. Nos recuerda literalmente que no hay derecho que no implique en él mismo, a priori en la estructura analítica de su concepto, la posibilidad de ser enforced, aplicado por la fuerza.

Kant lo recuerda desde la Introducción a la doctrina del derecho. Hay ciertamente leyes que no se aplican, pero no hay ley sin aplicabilidad, y no hay aplicabilidad o enforceability de la ley, sin fuerza, sea ésta directa o no, física o simbólica, exterior o interior, brutal o sutilmente discursiva, coercitiva o regulativa. ¿Cómo distinguir la fuerza de la ley de la violencia que se juzga siempre injusta?

El vocablo alemán Gewalt, tanto en francés como en inglés se traduce a menudo como violencia. Gerwalt también significa para los alemanes poder legítimo, autoridad, fuerza pública, por tanto, es a la vez la violencia y el poder legítimo, así como la autoridad justificada.

Heidegger, siguiendo a Heráclito, encuentra que Díke, la justicia, el derecho, el proceso, el veredicto, la pena o el castigo, la venganza, etcétera, es originariamente Eris (conflicto, Streit, discordia, pólemos o Kamp), es decir, también adikía, la injusticia.

Lo que pretende tener fuerza de ley inscribe así la apelación a la fuerza en el concepto mismo de autoridad. El riesgo de tiranía acecha ya desde el origen de la ley. Y está presente en su consecuencia, en lo que Pascal, de acuerdo con uno de sus pensamientos más conocidos, pero a la vez más enigmáticos, la “secuencia”: justicia, fuerza. “Es justo que lo justo sea seguido, es necesario que lo que es más fuerte sea seguido. La justicia sin la fuerza es impotente; la fuerza sin justicia es tiranía”.

Para Derrida, no es necesario recordar los discursos sobre la doble afirmación. Sobre el don más allá del intercambio y de la distribución, sobre lo indecidible, lo inconmensurable y lo incalculable, sobre la singularidad, la diferencia y la heterogeneidad, son también discursos al menos oblicuos sobre la justicia.

Destaca que un cuestionamiento deconstructivo que comienza, como fue el caso por desestabilizar, complicar o recordar las paradojas a propósito de valores como lo propio y la propiedad en todos sus registros, el valor de sujeto y, por tanto, de sujeto responsable, de sujeto de derecho y de sujeto de la moral, de la persona jurídica o moral, de la intencionalidad, etcétera, y de todo lo que se sigue, un cuestionamiento deconstructivo como éste, es un cuestionamiento sobre el derecho y sobre la justicia, sobre los fundamentos del derecho, de la moral y de la política.

 


Publicado por solaripa69 @ 9:40
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios