Jueves, 18 de septiembre de 2008

Cambiar la estrategia anticrimen de Calderón, exigen en la Cámara.

■ Piden diputados incluir a los tres poderes de la Unión y a gobiernos estatales y municipales

■ Condicionan su apoyo a la convocatoria de unidad emitida por el titular del Ejecutivo federal

■ No podemos conformarnos con el discurso, advierten

Roberto Garduño y Enrique Méndez

Con excepción de los partidos Acción Nacional (PAN) y Verde Ecologista de México (PVEM), los grupos parlamentarios que integran la Cámara de Diputados demandaron al gobierno de Felipe Calderón que modifique su estrategia de combate al crimen organizado y que ésta incluya a los tres poderes de la Unión, así como a los gobiernos de estados y municipios.

Desde la tribuna de San Lázaro, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) condicionó la convocatoria a la unidad emitida por el presidente Calderón: “Unidad, sí, ¿pero para qué? La unidad nacional para que el Ejecutivo federal cumpla con la Constitución, y el primer mandato de un Estado democrático o de cualquier Estado es guardar la paz social. Apoyemos, sí, al Presidente, pero que cumpla el mandato constitucional”, expuso Alfredo Ríos Camarena en nombre de la bancada del tricolor.

Ayer el pleno guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas del atentado del pasado 15 de septiembre en Morelia; asimismo, el Canal del Congreso incluyó en su transmisión un moño negro en el lado superior izquierdo de la pantalla; en ese contexto, se decidió iniciar la sesión con posicionamientos de los partidos sobre la agresión.

Desde la tribuna de la Cámara de Diputados, Ríos Camarena cuestionó el mensaje presidencial del pasado martes, en el Ángel de la Independencia, porque –dijo– el respaldo de todos los mexicanos a las instituciones “no es un apoyo incondicional a un poder, es un apoyo de todos los ciudadanos en defensa de todas las instituciones que hoy, por si no se han dado cuenta, señores legisladores, están en peligro. No podemos conformarnos con el discurso, tenemos que convocar a una reunión general de Congreso, convocar al Ejecutivo federal y fijar claramente las reglas del combate a la delincuencia organizada”.

El legislador priísta advirtió que no basta con tener “a los militares, a quienes respetamos, en la calle, ni bastan los policías que inclusive ofrendan su vida. Hay que atacar el corazón del problema: buscar dónde está el dinero del narcotráfico; hay que ver quiénes son los cómplices desde la iniciativa privada, desde los gobiernos, desde todos los entes de poder. ¿Dónde está el dinero, dónde están los 50 mil millones de dólares del narcotráfico? Ahí es donde tenemos que buscar.

“Hay que combatirlo con seriedad, empezando por los responsables de mayor jerarquía, que están encubiertos tras sus escritorios, sean financieros o burócratas. ¡Ya basta! La sociedad ya no quiere saber de los políticos, no quiere discursos, quiere resultados.”

La demanda de los grupos parlamentarios al gobierno federal se tradujo en modificar la estrategia de combate a los traficantes de drogas y armas, así como a los que han hecho de la industria del secuestro una redituable fuente de ingresos.

Emilio Gamboa Patrón, coordinador de la diputación del Revolucionario Institucional, expuso el porqué es necesario el cambio urgente en la política de seguridad pública. “El sistema de inteligencia en el país está fallando y, por tanto, las decisiones deben recaer en los gobiernos: el federal, los estatales y los municipales; tienen que participar la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el Congreso de la Unión y la sociedad”, declaró.

No obstante la gravedad del ataque perpetrado en Morelia, el coordinador panista en San Lázaro, Héctor Larios Córdova, se dio tiempo de exigir que no se saque ventaja política: “No podemos generalizar el asunto, no hay ninguna condición para poner un estado de excepción. Me parece que tampoco hay que sobrevalorar el tema”.

Al recordarle que diputados del PRD y del PRI demandan la renuncia del secretario de Seguridad Pública federal, Genaro García Luna, y del procurador Eduardo Medina Mora, Larios matizó: “No es momento de tratar de sacar jugo político a una circunstancia de ese tipo. Ante acciones de terrorismo, los países tienen que unirse y esto es algo, insisto, inédito en nuestro país”.

Para el coordinador de Convergencia, Alejandro Chanona –quien habló en tribuna–, es necesario modificar los métodos de combate a la delincuencia organizada. “Es momento de reconocer que la estrategia contra el crimen debe cambiar, porque ha fracasado y porque el problema se agrava y se puede seguir agravando. El tráfico de narcóticos y armas, las extorsiones, los secuestros, entre otras actividades ilícitas, conviven con la impunidad, la corrupción, la infiltración de organizaciones criminales en las instituciones”, expuso.

Extreman seguridad

Finalmente, por acuerdo de la mesa directiva de la Cámara de Diputados se reforzarán las medidas de seguridad en torno y al interior del Palacio Legislativo, informó César Duarte, presidente del órgano legislativo.

El legislador priísta refirió que la Constitución le obliga a garantizar la integridad e inviolabilidad del recinto legislativo. “Las medidas tienen que ver con el control ante la posibilidad de que se introduzcan materiales que nos pongan en peligro y en riesgo”, declaró.

–¿Ha habido amenazas a la seguridad del recinto?

–No hay ninguna amenaza y esperemos que esto no suceda, pero tenemos que estar muy atentos a los acontecimientos –respondió.

 

LA DERROTA.

José Gi. Olmos.- Proceso.

 

MÉXICO, D.F., 17 de septiembre (apro).- El presupuesto federal para seguridad pública que el gobierno de Felipe Calderón piensa dedicar en 2009 es cercano a 100 mil millones de pesos, una cantidad inmensa si se toma en cuenta que la suma total del gasto en los últimos diez años ha sido de 300 mil millones. A pesar de tanto dinero, lo ocurrido en los últimos días demuestra que la política de los gobiernos panistas para detener al crimen organizado ha fracasado y las consecuencias ya no son sólo para el gobierno, sino para la población civil que se ha convertido en el blanco.

 

            La derrota de Felipe Calderón, que no es otra más que la extensión del fracaso de Vicente Fox, en la lucha contra el crimen organizado se ha evidenciado en estos días con el descubrimiento de 24 personas ejecutadas en un paraje de La Marquesa, en el Estado de México, y el atentado con granadas en Morelia, por el cual murieron 7 y resultaron heridas más de cien.

 

            Ni todo el dinero gastado ni la intervención del Ejército, ordenada por Calderón, han logrado abatir al crimen organizado. Al contrario, las diferentes bandas han estado jugando con la estrategia del gobierno federal y ahora podrían estarla utilizando para combatir a sus propios enemigos "calentando" plazas como la de Michoacán para que las fuerzas federales ataquen a La Familia o Joaquín, El Chapo, Guzmán y, de esa manera, les dejen el camino libre.

 

            La noche del 15 de septiembre ya no pasará como un aniversario más del "Grito de Independencia", sino que será recordado por el primer atentado terrorista que realiza el narcotráfico como parte de una estrategia de guerra para enfrentar al gobierno de Felipe Calderón, quien desde el primer día que llegó a la Presidencia de la República, declaró la guerra a los cárteles, sin tener conciencia de lo que estaba haciendo.

 

            A los pocos minutos de que Calderón dio el famoso "Grito" desde el balcón de Palacio Nacional, supo de la tragedia ocurrida en Morelia, donde explotaron dos granadas en la plaza Melchor Ocampo, en medio de centenas de michoacanos y turistas que asistieron a festejar el Día de la Independencia.

 

            La principales televisoras -Televisa, TV Azteca, Canal 11- que tienen corresponsales en Michoacán y se enteraron a tiempo del acto terrorista, no quisieron interrumpir la transmisión oficial con imágenes del Centro de Producción de Programas Informativos y Especiales (Cepropie) de la Presidencia de la República. Sus conductores vestidos de charros y charras, mantuvieron su actitud festiva por toda la noche, sin dar atención a lo ocurrido en Morelia. ¿Para qué empañar la fiesta de la unidad?

 

            En Palacio Nacional, Calderón mostraba ya un gesto agrio al ver las luces pirotécnicas. Horas después, al encabezar el desfile militar, condenó el acto; pero sin atreverse a llamarlo como ya lo hacía para entonces la prensa de todo el mundo: un acto terrorista perpetrado por el narcotráfico.

 

            El gobierno federal y su partido, el PAN, se han tardado en reconocer que con el atentado en Morelia el narcotráfico ha entrado en una nueva etapa en su estrategia de enfrentar al gobierno, una fase que estará marcada con altos grados de violencia encaminada a meter el miedo entre la sociedad.

 

            Pasmado, Felipe Calderón ha llamado a la unidad a todos los partidos y a la sociedad para combatir al narcotráfico, llamado que llega demasiado tarde porque él nunca consultó a la ciudadanía cuando decidió usar al Ejército, ignorando las voces de organizaciones nacionales e internacionales, como la ONU, que a tiempo le advirtieron el riesgo de que fracasara y que sólo diera lugar a mayores grados de violencia por parte de los diferentes cárteles que operan en el país.

 

            Hoy esas advertencias se han hecho realidad y la violencia generada por el narcoterrorismo apenas empieza e irá creciendo en espiral, según advierten especialistas que siguieron el proceso de Colombia en la década pasada.

 

            Frente al fracaso de la estrategia basada en la intervención del Ejército y de la Policía Federal, pocos caminos tiene Calderón. Quizá empiece a mirar hacia la ayuda internacional, a la intervención de Estados Unidos o a la denuncia en los foros internacionales para congelar las cuentas que tienen las bandas mexicanas en bancos de otros países y que, seguramente, ya se tienen detectadas.

 

            Pero para iniciar una nueva estrategia hace falta que se piensen las estrategias y en el gabinete de Calderón o entre su equipo más cercano no se ve gente que tenga claridad de qué hacer, al menos no se han visto hasta ahora.

 

            La derrota de la política de seguridad impuesta por Calderón preocupa a todos y tal vez sea hora de que, en beneficio de todo el país se den, los primeros consensos políticos para establecer una estrategia que funcione, porque, lamentablemente en un sistema presidencialista como el mexicano, si le va mal al presidente nos va mal a todos.

 

 

 

 

México como en las peores épocas de Colombia.

 

México, D.F.- Un estado de terrorismo generado por el narcotráfico de corte similar al desatado en Colombia en sus peores épocas. Con esta descripción, la prensa internacional definió el panorama que enfrenta el país tras los atentados ocurridos en Morelia, justo la noche del día de la Independencia.

 

En su edición de este miércoles, el periódico Chicago Tribune resalta la importancia geográfica del ataque, debido a que en esa entidad nació el presidente Felipe Calderón.

 

Cita el diario: "La violencia daña a una población mexicana lastimada por el aumento del número de muertos por la guerra contra la droga, y plantea el temor de que podría representar el inicio de un estilo de campaña de terror similar a Colombia, por los traficantes de drogas".

 

El influyente New York Times tituló así su noticia sobre el tema: "Explosiones matan a 7 en la tierra del Presidente".

 

Mientras que, en su sitio oficial, la revista Time destaca que México padece el peor clima de violencia en la crisis derivada por el combate al narcotráfico. Y va más allá, al comparar la violencia de México con el terror provocado en Colombia por el cártel de Medellín

 

Con titulares como "Nadie está a salvo", "La violencia marca a México" y textos similares a los mencionados, también incluyeron el tema los consorcios: CBS, AFP, BBC, Aljazeera, NBC, Prensa Latina, United Press, CNN, USA Today, Dallas Morning News y otros 562 medios internacionales.

 

 

Chocan colonos de Ecatepec con policías; al menos 30 lesionados.

■ La aprehensión de un dirigente de la UPREZ provocó otra trifulca en la que hubo 10 heridos

■ Allanan agentes viviendas sin orden judicial

■ Demandarán la destitución del edil perredista

Javier Salinas Cesáreo (Corresponsal)

Ecatepec, Méx., 17 de septiembre. Cientos de policías municipales se enfrentaron con habitantes de la colonia Sergio Méndez Arceo, con saldo de al menos 30 heridos, entre ellos ocho uniformados.

Posteriormente los agentes detuvieron a 13 personas y catearon viviendas en busca de dirigentes de los colonos que se oponen a la construcción de un drenaje que, argumentan, contaminará la fuente de agua potable de la cual se abastecen.

En represalia, los colonos, integrantes de la Unión Popular Revolucionaria Emiliano Zapata (UPREZ), capturaron al policía Luis Omar Rico Medina y durante más de cinco horas lo retuvieron con los ojos vendados en una casa donde se atrincheraron armados con piedras y palos.

Aproximadamente a las 9:30 horas, trabajadores del ayuntamiento, escoltados por 50 agentes, comenzaron con maquinaria pesada la construcción del drenaje que atraviesa la colonia.

Un grupo de colonos se opuso a la obra y señaló que ésta afectaría el pozo de agua potable de la comunidad.

Los uniformados arremetieron contra los colonos y detuvieron a Fernando Vilchis, dirigente de la UPREZ.

Esto enfureció a los colonos, que pidieron apoyo a más vecinos. Encabezados por el perredista Rufino Contreras, presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Congreso local, los inconformes trataron de impedir las obra, lo que provocó otra trifulca en la que hubo 10 heridos.

El legislador perredista y los colonos propusieron al ayuntamiento entregar al uniformado a cambio de liberar al líder de la UPREZ. El arreglo no se hizo, pues el dirigente pagó una fianza.

Cerca de las 16 horas, más de 300 policías irrumpieron en la colonia para iniciar las obras del drenaje. Los vecinos, la mayoría taxistas, tianguistas y comerciantes, les lanzaron piedras y otros objetos. Los agentes municipales los dispersaron y detuvieron a 13.

Un taxista fue golpeado por al menos 15 policías, uno de los cuales lo atacó con un tubo.

En su afán por detener al legislador perredista, los uniformados irrumpieron sin orden de cateo en por lo menos 10 viviendas y dañaron unos seis vehículos.

Esta última trifulca dejó, además de los 13 detenidos, otros 20 heridos, entre ellos ocho policías. Por la noche, los vecinos entregaron al agente municipal retenido al Ministerio Público.

El diputado local acusó al alcalde perredista José Luis Gutiérrez Cureño de ordenar la represión y anunció que pedirá su destitución en el Congreso local.

El ayuntamiento inició la averiguación previa EM/II/11833/08 por obstrucción de obra contra el dirigente de la UPREZ, Fernando Vilchis, y el diputado local.

Los colonos aseguran que el drenaje colapsará el pozo de agua potable y que el lugar es propiedad privada, pero el ayuntamiento asegura que el terreno es público y está clasificado como calle.

 


Publicado por solaripa69 @ 9:38
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios