Jueves, 16 de octubre de 2008

Claudio X. González se encuentra detrás de las negociaciones para privatizar Pemex: AMLO

■ El presidente del CMHN actúa para convencer a Beltrones, Labastida, Peña Nieto y otros

■ Convoca a sus seguidores a estar atentos para iniciar las acciones de resistencia civil pacífica

Alma Muñoz

Andrés Manuel López Obrador pidió ayer a los brigadistas en defensa del petróleo estar atentos a su llamado para iniciar las acciones de resistencia civil pacífica e impedir la privatización de Petróleos Mexicanos (Pemex). Advirtió que Claudio X. González, presidente del Consejo Mexicano de Hombres de Negocios (CMHN), está detrás de las negociaciones entre la cúpula priísta y Felipe Calderón para llevar a cabo ese objetivo.

Este personaje, vinculado estrechamente con Carlos Salinas –dijo– está “actuando y convenciendo a Manlio Fabio Beltrones, a Enrique Peña Nieto, a Francisco Labastida, a Emilio González y a Beatriz Paredes” para terminar de amarrar la alianza con el panista.

“¡Nada más que no lo vamos a permitir!”, señaló el ex candidato presidencial en asamblea informativa en el Hemiciclo a Juárez. Así que las acciones de resistencia civil pacífica, manifestó, dependerán de “lo que decidan el PRI y el PAN en el Congreso y del contenido de los dictámenes fundamentales (sobre la reforma enérgica)”. Lo que sí podemos adelantar, advirtió, es que “no habrá ningún titubeo, ninguna vacilación” de nuestra parte si pretenden privatizar el petróleo”.

Indicó que en las cámaras de Senadores y de Diputados, los legisladores de los tres partidos que conforman el Frente Amplio Progresista (FAP) comenzarán las protestas “que nosotros apoyaremos, al mismo tiempo, con la movilización ciudadana” pacífica, y que no se caerá en la trampa de la violencia.

A cientos de personas que se dieron cita para escucharlo, López Obrador les dijo que permanecerá pendiente en la ciudad de México de las discusiones en el Senado. “Por eso he decidido suspender mis giras por los municipios del país”, dijo, y se comprometió a informar diariamente al pueblo sobre ese asunto y las acciones que “deben tomarse para atender con urgencia los problemas causados por la crisis financiera, la devaluación, el desempleo, la carestía, y orientando y ayudando en la medida de nuestras posibilidades a la gente que padece por estas calamidades”.

Se mostró convencido de que, pese al triunfo obtenido por el movimiento tras el anuncio de Calderón de que construirá una refinería, y que gracias a ello “ya no se podrá privatizar cuando menos la refinación del petróleo”, prevalece la ambición de un grupo “que no tiene llenadera, que son insaciables, que quieren terminar de destruir al país”, y que busca entregar el crudo a particulares nacionales y extranjeros. “Ése es el punto de todo lo que llaman privatización, modernización y todos esos eufemismos para ocultar que detrás están la ambición y el pillaje que han destruido a México, pero llegó el momento de decir basta. Hasta ahí. No vamos a seguir permitiendo este saqueo”. Millones de mexicanos, afirmó, “los vamos a parar” con la movilización.

No obstante, manifestó que aún está por verse si Calderón construye la refinería, porque “no ha sido capaz de pegar un ladrillo. Y (los panistas) han demostrado ser una bola de inútiles. Recordemos que hace cuatro años (Vicente) Fox hizo un anuncio similar: se comprometió ante mandatarios de Centroamérica a construir una, y todavía lo están esperando”.

El ex jefe de Gobierno capitalino convocó a la asamblea de ayer para informar a la gente sobre los avances en la elaboración de los dictámenes de reforma energética, en los cuales, enfatizó, la postura que defienden legisladores del FAP se resume en tres criterios básicos: “No aceptar nada que viole la Constitución, no permitir la privatización en ninguna de sus modalidades y no ser cómplices de la corrupción en Pemex”.

Precisó que la decisión asumida en conjunto es “impulsar la propuesta elaborada por técnicos, expertos e intelectuales, parar fortalecer la paraestatal sin entregar la renta petrolera a particulares, nacionales y extranjeros”. De manera específica enlistó seis propuestas del PRI y el PAN a las cuales se oponen: la creación de filiales de Pemex (planteada por los priístas), porque “ello significaría reafirmar la política de Salinas que, para privatizarla en 1994, la dividió en cuatro subsidiarias, cuando en realidad se necesita integrar a la empresa para utilizar toda su cadena de valor y convertirla en una palanca del desarrollo nacional”. Esa propuesta, añadió, es “una especie de reparto del botín para consolidar los acuerdos” entre ambos partidos.

Segundo, “no permitiremos los contratos-riesgo, ni abiertos ni con disfraces”. Es decir, aclaró, los contratos “incentivados propuestos por el PAN, ni los llamados contratos de éxito que pretende el PRI”. De igual manera, estamos contra el “nuevo régimen de excepción administrativo” propuesto por ambos partidos, porque implicaría dar “manga ancha para la asignación de obras, adquisiciones y servicios, mediante el procedimiento de invitación restringida o asignación directa de contratos”. Resultaría grotesco, añadió, “que con toda la corrupción que opera en Petróleos Mexicanos se siguiera fomentando el contratismo en beneficio de empresas y de funcionarios deshonestos”.

Tampoco aceptaremos, indicó, “que se asignen a compañías nacionales o extranjeras bloques o áreas del territorio o de las aguas nacionales para la exploración y perforación de pozos petroleros. Y estamos en contra de que la paraestatal compre fianzas y seguros para darle impunidad a los consejeros y a su director, por los daños que causen a la empresa o al patrimonio de la nación. Con ello se estaría legalizando descaradamente la corrupción y la impunidad”.

Finalmente, expresó su rechazo tajante a la posibilidad de someter a Pemex a la “decisión de tribunales internacionales porque se estaría permitiendo la violación de nuestra soberanía”.

López Obrador se mostró satisfecho con la respuesta de los brigadistas a la convocatoria que emitió el lunes pasado para realizar la asamblea. En su discurso insistió en criticar a Calderón por dar a conocer, el 8 de octubre pasado, un programa para el crecimiento y el empleo, al mismo tiempo que tomaban en su gobierno la decisión de utilizar las reservas del Banco de México para, supuestamente, detener la devaluación del peso, “lo cual no fue más que un rescate encubierto a los potentados de siempre, que mediante la especulación, auspiciada y tolerada desde arriba, se han devorado, en un abrir y cerrar de ojos, 9 mil millones de dólares, que significan más de 10 por ciento de nuestras reservas”.

Exigió una investigación y castigo a los culpables. “No sólo a los especuladores, sino a los funcionarios que tomaron esta decisión. Desde ahora les puedo asegurar que en todo este enjuague están metidos los mismos que le dieron dinero y ayudaron a Calderón para hacer el fraude”.

Antes del ex candidato presidencial hablaron los senadores Rosario Ibarra y Pablo Gómez. La primera convocó a la unidad y “luchar por los maestros, por todos los trabajadores, los mineros muertos en Pasta de Conchos, por todos los humillados, los agraviados, los asesinados”.

Pablo Gómez pidió cautela ante lo que se apruebe en comisiones del Senado. “Cuidado. No hay acuerdo aún sobre los contratos de Pemex. Tenemos que estar muy vigilantes porque la cosa se presenta como muy fina. Seis palabritas en una ley para agarrarse de ahí y llevar a cabo un proyecto privatizador. Nosotros decimos ‘no pasarán”’.

 

 

 

Hoy, en Morelos, ser profesor es un delito, relatan opositores a la alianza

■ Cuando salen dejan sus credenciales en sus casas “para no ser capturados en algún retén”.

■ Quien diseñó el pacto no tiene idea de lo que es estar al frente de un aula; sólo buscan recortar gastos.

■ En las comunidades, el maestro es doctor, sicólogo y mediador, por eso apoyan las movilizaciones.

Blanche Petrich (Enviada)

Cuernavaca, Mor., 15 de octubre. A punto de inaugurar el ciclo escolar 2008-2009, los maestros de Morelos recibieron la orden de acudir, durante tres días, a talleres de capacitación. Fue el 13 de agosto. En pequeños salones sin equipar, grupos de 45 docentes recibieron las primeras dosis de lo que se llama Alianza por la Calidad de la Educación.

“Al empezar a leer el cuadernillo que nos repartieron nos indignamos. No es otra cosa que un plan para recortar gastos. De calidad no tiene nada. Quienes lo diseñaron no tienen idea de lo que es estar frente a un aula en comunidades de extrema pobreza, como las del sur del estado, donde apenas empieza la jornada llega una niña que te dice: ‘maestra, ayer no comí’. No saben lo que es trabajar en primarias donde el único material didáctico que conocemos es la cubetita de plástico donde coleccionamos pedacitos de lápices y gises para trabajar con niños que no tienen nada”, dice Adela.

Su nombre real, como el de los otros ocho maestros de la sección 19 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) que participan en una entrevista con La Jornada, se reserva, pues han sufrido amenazas y temen represalias. En grupo, estos docentes procedentes de los municipios de Xoxocotla, Tlalquitenango, Jojutla, Zacatepec y Panchimalco relatan cómo esa semana de agosto nació la protesta del magisterio morelense, la cual se mantiene desde hace nueve semanas y crece, a pesar de las presiones, el esquirolaje, el linchamiento mediático y las recientes jornadas de represión policiaca y militar.

Cada uno tiene de cinco a 30 años de experiencia frente al aula. Todos reciben un salario base de 3 mil 400 pesos y han participado en foros de discusión para elaborar, desde las bases, una propuesta para mejorar la calidad de la educación pública partiendo de un diagnóstico de la realidad nacional en las escuelas y su entorno. Ninguno compró su plaza.

Para los más jóvenes, es su primera experiencia de lucha, ya que la sección 19 no se caracterizaba por disentir de la férrea conducción del SNTE. “La última vez que nos levantamos en Morelos fue en 1980 –dice Roberto, profe de educación física. Nos mantuvimos en huelga tres meses, hasta que cayó Carlos Jonguitud”. Sonrisas socarronas en la mesa donde tomamos café: “Claro, subió Elba Esther, que salió igual, o peor”.

En una mesa cercana, en la cafetería, dos señoras les toman fotografías con sus teléfonos. Y en lo que dura la plática, Roberto recibe el siguiente mensaje en su celular: “La AFI (Agencia Federal de Investigación) viene con órdenes de fregar o fregar. Vienen a limpiar. Cuídate”.

Estos maestros viajan en los autobuses que, en estos días, son revisados rutinariamente. En los retenes los bajan del vehículo, les piden sus identificaciones. Por pura precaución, dejan en casa sus credenciales de maestros. “Hay rumores de que hay muchas órdenes de aprehensión contra nosotros. Ser maestro en Morelos hoy es un delito”.

“Nos acusan de que con la huelga estamos defendiendo el privilegio de comprar y vender plazas. Esa es una práctica corrupta en la cúpula del sindicato. Nosotros desconocimos a esos líderes”, dice Eugenia, maestra de educación especial en Panchimalco, un pueblo donde la mayoría de los niños viven con los abuelos porque los padres han emigrado.

“Dicen que somos flojos y no tenemos vocación de maestros. ¿Sabe cómo cala eso?”. Eugenia tiene que lidiar a diario con el plan educativo que decidió que los niños con discapacidad –con impedimentos motrices y de aprendizaje, problemas auditivos o visuales– deben asistir a un salón regular.

El año escolar anterior le tocó en su salón una niña con hidrocefalia. “Yo había ido a todos los talleres posibles. Nunca me capacitaron para una situación así. Esos cursos sólo son desahogos colectivos. Los maestros salimos como entramos, sin herramientas”.

Si fueran a evaluarla conforme al método de la ACE, a partir de los resultados de un examen estandarizado aplicado a sus pequeños de Panchimalco, a pesar de los años de experiencia y de su gran dedicación, no tendría posibilidades de conservar su empleo. No es a la evaluación a lo que le teme Eugenia. “A mí me evalúan todos los días los niños, los padres, el director de mi escuela. Y me tienen confianza. Lo que me preocupa es para qué va a ser utilizada la evaluación de la ACE”.

¿Educación gratuita?

En Tetelpa, municipio de Zacatepec, hay una escuela muy bonita. Pero sólo tiene dos baños para 50 pequeños. Los maestros habían presentado al ayuntamiento un proyecto de construir un módulo de sanitarios adecuados. ¿Resultado? “Cada vez que nos presentamos a la presidencia municipal se esconden para no atendernos”.

“Los maestros en zonas rurales sabemos que la educación gratuita es un mito, que si las aulas están de pie y más o menos presentables es por las cuotas que pagan los padres, porque hacen trabajo voluntario, organizan rifas y fiestas escolares. Siempre son ellos los que ponen el recurso que desde hace años no llega de la SEP”, dice Adela.

Recuerda su primer día frente a un salón de clases, seis años atrás. “Estudié la Normal y luego la carrera en la Universidad Pedagógica Nacional. Salí con la cabeza llena de teorías y de ideales. Cuando al fin estuve frente a un grupo, no podía dejar de pensar que el tabique suelto, debajo de la ventana, podía caerle en la cabeza a un niño”.

Mejorar la infraestructura. Ese es el primer objetivo de la ACE. “¿Lo dicen en serio?”, pregunta Pedro, profesor de Xoxocotla, pueblo náhuatl. Recuerda que en 2003, la Organización de Naciones Unidas recomendó a los países en desarrollo la construcción de más escuelas para elevar las metas educativas. En este periodo, en Morelos no se ha levantado una sola escuela pública nueva.

–¿Por qué dicen que la ACE pretende privatizar la educación pública? –se les inquiere, y responden con un ejemplo: “estábamos en un foro de análisis de la ACE. Participó una madre de familia originaria de Tlalquitenango, pero radicada en la delegación Benito Juárez, del Distrito Federal, donde ya se está aplicando la alianza. Nos explicó cómo funciona el llamado Comité de Participación Social. Son grupos de padres que se comprometen a conseguir recursos para la mejora de las escuelas. Hacen una lista de las necesidades y luego se dedican a recorrer empresas, denominadas en el documento como instituciones de prestigio. Si los empresarios dan, bien. Si no, ni modo. Esa señora estaba arrepentidísima, se había dado cuenta de que los padres llevaban la carga de trabajo, y a veces hasta la económica, que le corresponde al Estado”.

Otros intervienen: “eso puede funcionar en algunas ciudades pero, ¿qué empresa hay en nuestros pueblos? Ninguna”.

Tradición de lucha

El sur de Morelos, rural y empobrecido, campesino y proletario, es una zona de tradición de lucha. Muchas de sus escuelas llevan los nombres de los jefes del ejército zapatista, nativos de esos pueblos: Otilio Montaño, Gabriel Tepepan, Pedro Amaro, Plan de Ayala. O de líderes agraristas, como Rubén Jaramillo. Las escuelas se mantienen cerradas, pese a las campañas propagandísticas, por la decisión de los padres de familia, que son quienes tienen las llaves. “Es más fácil que el movimiento magisterial tenga apoyo en las comunidades. Ahí el maestro es mediador, doctor, sicólogo, madre y padre. Hay una vinculación muy fuerte.”

 

Marchan 10 mil en Xoxocotla; exigen salida de Ejército y PFP

■ Confían en apoyo de padres de familia hasta que se cancele el pacto educativo

Laura Poy, Rubicela Morelos, Misael Habana y Sergio Ocampo (Reportera y corresponsales)

Alrededor de 10 mil personas, entre maestros, padres de familia, estudiantes e integrantes de organizaciones sociales, marcharon en la comunidad Xoxocotla, municipio de Puente de Ixtla, Morelos, en protesta por el desalojo violento que sufrieron el pasado 9 de octubre y para exigir la salida de los elementos de la Policía Federal Preventiva (PFP) y del Ejército que permanecen en el poblado.

En tanto, profesores de la sección 19 del estado, quienes están en paro de labores desde el pasado 18 de agosto, expresaron “preocupación” por la decisión de la Secretaría de Educación Pública (SEP) de continuar la contratación de docentes para el inicio del ciclo escolar en la entidad y mantener una “posición inflexible ante las demandas de cancelar la Alianza por la Calidad de la Educación (ACE)”, aunque dijeron confiar en que “esas acciones no den resultado, porque después de tres semanas de aplicarlas no han logrado revertir el apoyo de padres de familia ni de la sociedad civil”.

Alejandro Trujillo, integrante de la comisión negociadora, aseguró que el movimiento sigue firme, pues “no estamos a la expectativa de las dádivas que quieran entregarnos. Creemos en una lucha contra la privatización de la educación pública, por lo que continuamos abiertos a que las autoridades federales y estatales analicen detenidamente las demandas del magisterio morelense.

“Tampoco buscamos regalos de la dirigencia sindical, como camionetas Hummer de lujo, que sólo son un mecanismo para comprar la conciencia de los líderes seccionales; no podrá cooptar un movimiento donde cerca de 20 mil maestros rechazamos la alianza, no por desconocimiento, sino porque la hemos leído muy bien.”

El también representante de la región de Jojutla afirmó que este 17 de octubre, los profesores de Morelos acudirán a la movilización convocada por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, como parte del plan de acción aprobado por los delegados estatales.

Según los docentes que rechazan la ACE, la movilización de hoy se realizó en Xoxocotla –población ubicada a unos 40 kilómetros de Cuernavaca– porque ha sido el pueblo más golpeado y el que vigilan las fuerzas federales durante el actual movimiento magisterial.

La marcha salió del balneario Apontla, ubicado sobre la carretera Alpuyeca-Jojutla. Al principio, la protesta fue vigilada por elementos policiacos y un helicóptero, contra quienes lanzaron una andanadas de gritos. Posteriormente, una automovilista lanzó su unidad contra los manifestantes y estuvo a punto de arrollar a dos; la muchedumbre detuvo el vehículo e intentó bajar a la conductora para golpearla, pero los maestros lo impidieron.

La marcha comenzó a las 10 de la mañana y concluyó en el zócalo de Xoxocotla a las 12:30, con una verbena popular. Ahí, José Martínez Cruz, integrante de la organización no gubernamental Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos, confirmó que efectivos militares se hallan en el poblado.

Dijo que al menos 10 personas que fueron golpeadas, torturadas y lastimadas por fuerzas federales durante las incursiones de miércoles y jueves de la semana pasada en Xoxocotla continúan en clínicas particulares, porque carecen de servicios de seguridad social.

Asimismo, José Martínez informó que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) presentó 45 denuncias penales contra quienes resulten responsables por ataques a las vías de comunicación.

Por ello, entre las demandas expresadas este miércoles por los manifestantes figuró la cancelación inmediata de las 67 averiguaciones que siguen abiertas contra maestros y personas que fueron detenidas durante los tres desalojos de carreteras de Morelos, tomadas la semana pasada, y que se desistan de las 45 denuncias que interpuso la SCT.

Se rompe el diálogo en Guerrero

Una comisión de 30 profesores afiliados a la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) dialogó durante dos horas con el secretario de Educación de dicha entidad, José Luis González de la Vega, pero rompió las pláticas celebradas en Acapulco al no respetarse un punto de acuerdo emitido en el Congreso del estado, por el cual se pidió para el próximo viernes una reunión entre el gobernador Zeferino Torreblanca Galindo y los maestros paristas.

Con el argumento de tener problemas de agenda, De la Vega Otero propuso que el encuentro entre mentores y el mandatario se efectuara el próximo 23 de octubre, siempre que hubiera una propuesta por escrito del magisterio guerrerense en cuanto a la aplicación de la ACE.

Mientras la reunión se realizaba, unos 300 profesores y estudiantes bloquearon la avenida Costera de Acapulco, y al interrumpirse el diálogo se dirigieron a Chilpancingo, la capital de Guerrero, donde según Jorge García Hernández, uno de los voceros de la CETEG, se analizarán las acciones a seguir, lo que según otros representantes implicará radicalizar las movilizaciones con miras a sentar en la mesa de negociaciones al gobernador, a quien los profesores exigen la cancelación de la ACE.

Por su parte, el mandatario estatal dijo en el Centro de Convenciones de Acapulco que “no dará marcha atrás” y no cederá a chantajes de los maestros, quienes, luego de bloquear los accesos al Congreso de Guerrero desde la noche del lunes, dejaron el inmueble al filo de la una de la madrugrada del miércoles, al recibir la frustrada promesa de una audiencia con el gobernador.

Al mediodía del miércoles, los maestros de la CETEG bloquearon los tres accesos al palacio de gobierno de Chilpancingo, donde se mantienen en plantón desde hace más de un mes, y permitieron la salida de los empleados casi a las cuatro de la tarde.

Se basificará a 20 mil maestros en Puebla

A unas horas de la marcha que realizará la disidencia magisterial este jueves en la capital de Puebla, el gobernador Mario Marín Torres ofreció a los secretarios generales de las secciones 23 y 51 del SNTE, Eric Lara Martínez y Cirilo Salas Hernández, respectivamente, conceder bases laborales a 20 mil maestros.

Fuentes del SNTE en Puebla consideraron que la basificación beneficiará principalmente a docentes que tienen en promedio seis horas semanales frente a grupos.

Mientras, estudiantes de las ocho escuelas normales rurales y urbanas de Michoacán efectuaron este miércoles un paro de 12 horas, en rechazo a la ACE. Asimismo, tomaron casetas de peaje de la autopista Siglo XXI y se apoderaron del edificio central de la Secretaría de Educación del estado, en Morelia, lo que obligó a suspender las labores administrativas.

Los estudiantes rechazan el concurso de oposición para obtener plazas y exigen que se mantenga la entrega automática de espacios laborales para todos los egresados.

 

SILENCIO COMPLICE.

José Gil Olmos. Proceso.

MÉXICO, D.F., 15 de octubre (apro).- Frente al escándalo de las 59 Hummer que Elba Esther Gordillo regaló a sus huestes, una de las cosas que más ha llamado la atención es el silencio del gobierno de Felipe Calderón y del PAN, lo que viene a corroborar la alianza electoral que han firmado rumbo a las elecciones de 2009 y que mantendrán a cualquier costo.

 

            El silencio cómplice de Calderón y del dirigente del PAN, Germán Martínez, frente a un nuevo escándalo sobre la manera en que la maestra compra voluntades, haciendo uso no sólo de los recursos sindicales, sino de los públicos que canaliza a través de los tres fideicomisos, forma parte de los compromisos adquiridos con Elba Esther Gordillo y de las deudas políticas que se tienen con la maestra por los trabajos realizados en la elección del 2 de julio de 2006.

 

            Es conocido que Germán Martínez ya firmó una alianza con Elba Esther Gordillo para ir juntos en las elecciones de 2009 y ganar la mayoría en la Cámara de Diputados. Este acuerdo con el Partido Nueva Alianza (Panal), propiedad de la maestra, es fundamental para los planes de Calderón y Germán Martínez, a quienes poco importa el aura de corrupción que tiene la política chiapaneca.

 

            Cuando la maestra regaló las Hummer a los líderes de las 59 secciones del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), anunció que convocaría a una marcha de los trabajadores de la educación hacia la Cámara de Diputados, con la finalidad de exigir un presupuesto de 5 mil millones de pesos para la educación básica.

 

            Quienes conocen a la maestra observan que parte de este dinero no estaría destinado a mejorar las aulas o las condiciones en que trabajan los maestros en zonas rurales, sino que sería utilizado para apuntalar la estrategia electoral del magisterio y del Panal.

 

            Elba Esther Gordillo es una verdadera maestra para la estrategia electoral, sabe cómo movilizar a los profesores antes, durante y después de una elección. Su experiencia es muy amplia desde que fue delegada en las elecciones de Chihuahua, en 1986, aunque no siempre con éxito. Pero desde entonces ha sido una operadora que trabaja para el mejor postor.

 

            Ese papel lo desempeñó de mejor manera en las elecciones de 2000 y 2006 en favor de los panistas Vicente Fox y Felipe Calderón, respectivamente. Para ellos puso a disposición la estructura nacional del SNTE, convertida desde 1994 en una estructura electoral, es decir, una amplia red de movilizaciones de los maestros en todos los rincones del país.

 

            Sin importar la base de corrupción con la que se mueve la maestra Gordillo, de esta estructura se ha valido el PAN desde hace ocho años para apuntalarse en la Presidencia de la República, y ahora pretende hacerlo para alcanzar la mayoría en la Cámara de Diputados.

 

            Sólo que para movilizar a tanta gente durante las campañas y el día de la elección se necesita mucho dinero, por eso la profesora chiapaneca está solicitando los 5 mil millones de pesos, supuestamente para mejorar la educación básica del país.

 

            El problema para conseguir este dinero es que seguramente el PRI y el PRD tratarán de impedirlo en la Cámara de Diputados, pues no le darán a su enemiga los recursos para que se fortalezca financieramente rumbo a la elección intermedia del año entrante. Así que el dinero, convertido en el aceite que necesita la maquinaria electoral de la maestra, tendrá que venir de los propios recursos del SNTE.

 

            Se trata de una especie de inversión que Gordillo hará con Felipe Calderón y el PAN para fortalecer su poder político a través del Panal, porque en el SNTE dicho poder está debilitado por las múltiples manifestaciones que en su contra se han desatado en 20 estados donde no se acepta la firma que hizo con el gobierno para implantar la Alianza por la Calidad de la Educación.

 

            Dicha alianza educativa pareciera ser una extensión más de los acuerdos político-electorales de Felipe Calderón y Elba Esther Gordillo, pues no se concibe que se quiera mejorar la educación básica del país a través de uno de los personajes más corruptos y dañinos como la líder del SNTE.

 

            Por todo ello se entiende el silencio del gobierno federal frente al escándalo de las camionetas Hummer que recibieron los líderes del SNTE de manos de Gordillo.

 

Paradójicamente, Felipe Calderón usó una Hummer en el rancho de Vicente Fox, una vez que fue declarado presidente electo. La camioneta tuvo que ser devuelta, pues había sido un regalo de la concesionaria al gobierno foxista, violando los montos establecidos para los regalos que recibe la Presidencia de la República.


Publicado por solaripa69 @ 9:52
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios