Martes, 25 de noviembre de 2008

EL ESTADO CRIMINAL.

LAS VOCALES.
Ausencia Gómez.
A.

La opinión de “analistas” interesados, gacetilleros a sueldo y aún simpatizantes bisoños del movimiento social del 2006, de que lo sucedido el 25 de noviembre de ese año, significó la derrota del movimiento social, es sólo una interpretación superficial y propagandística. Cierto, el Estado obtuvo logros inmediatos, gracias al terrorismo aplicado contra la población civil, diezmó y desmovilizó a sectores; pero sólo en lo inmediato. Todos sabemos que fue una pírrica victoria de la fuerza sobre la razón y el derecho.

Y el que haya sido así, el que el Estado, carente de argumentos legales y políticos, se haya obligado a desenmascararse y exhibir su verdadero rostro de instrumento al servicio del poder oligárquico; el que haya tenido que armar un plan de provocación – represión y persecución, al margen de su propio “Estado de Derecho”, constituye una enorme derrota estratégica, en una historia cuya última página no se ha escrito, ni se escribirá en el corto plazo.

E.

Por lo pronto, decenas de miles de oaxaqueñ@s hemos visto y padecido el rostro autoritario, violador de la legalidad y el derecho, de su aparato represor. Ahora estamos ciertos de la banalidad y demagogia de su discurso, de sus escenas de ópera bufa, de su falseada democracia, de la podredumbre de sus gobiernos espurios, de su auténtica naturaleza y a que intereses nacionales y trasnacionales sirve y obedece. Y esta certeza, fortalece la convicción de que la razón ética e histórica sigue estando con nosotros.

Ahora somos decenas de miles de oaxaqueñ@s que en el límite de nuestras posibilidades, enseñamos a los nuestros a no dejarse enajenar, a ser críticos, a saber que la construcción democrática de una sociedad es un lento proceso que exige tesón, paciencia y fortaleza para vencer los múltiples obstáculos que se interponen. Estamos bajo el yugo de la fuerza, no vencidos y eso sólidamente lo enseñamos a las nuevas generaciones.

I.

Para quienes han decidido transitar por la ruta de la desenajenación y participar activamente en la construcción de una sociedad democrática, las tareas son múltiples y complejas, particularmente para las y los profes de la Sección XXII del SNTE. Por lo pronto, preservar la memoria de lo acontecido, describir la conducta asumida por todos los actores sociales y políticos, reflexionar sobre fallos y errores propios, evidenciar el papel que jugaron medios de comunicación, partidos políticos, iniciativa privada y demás.

Tarea que en las manos del magisterio es al mismo tiempo, un poderoso instrumento contra la enajenación de que se somete a la población en general y en particular aquella que siendo la principal víctima, todavía es objeto de manipulación ideológica y se identifica con sus verdugos.
O.

Otra tarea del magisterio, aparentemente contingencial; pero que en el fondo forma parte de lo mismo, lo es la resistencia contra acciones de la Alianza para la Calidad de la Educación. Por medio de ellas, el régimen neoliberal pretende ganar legitimidad en el ámbito educativo y crear base social de apoyo en las escuelas. Lo sucedido en Oaxaca y Morelos no es simplemente una respuesta, es una estrategia puesta ya en marcha.

En todo el país, la ACE pretende instalar consejos escolares a modo y afines al régimen. Los instala integrados con una sobre representación oficial, con un marco legal que significa candado acorde con sus fines y los convierte en instrumentos de choque contra el magisterio. Conviene entonces a éste, la construcción de espacios alternativos para la participación de los padres y ciudadanía, en el diseño y operación de una educación alternativa.

U.

Este 25 de noviembre, al cumplirse dos años de los acontecimientos que desenmascararon al farsante, pisamos las calles nuevamente de lo que ha sido la ciudad capital ensangrentada. Somos un poco menos, pues no lo hacemos al amparo de la cándida ilusión de que ejercemos un derecho humano y constitucional, ambos inexistentes en el hacer y lógica del Estado policíaco que se instala en Oaxaca y el país.

Lo hacemos en la afirmación de nuestra existencia y un derecho no supeditado a la voluntad del poder, ahora estamos advertidos y le decimos al represor ¿Cuáles son los frutos y donde está tu victoria? En el descrédito, ilegitimidad, repulsa y más, en tu condición esquizofrénica. ¿La nuestra? Aún en el infinitésimo paso que damos, en el premonitorio instante de liberación, que puño con puño, gozamos al arribar al zócalo. Y más, mucho más, en lo que diariamente, reflexionamos y sembramos en nuestros hijos, la irrenunciable esperanza de una sociedad y un régimen fundado en la justicia, el respeto a la dignidad humana y la convivencia democrática de las personas y culturas.

Publicado por solaripa69 @ 9:45
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios