Mi?rcoles, 03 de diciembre de 2008

Profesores marchan de nuevo contra la alianza educativa y la Ley del ISSSTE

■ Advierten que si no se cancela la ACE impedirán la aplicación de evaluaciones

E. Olivares y F. Martínez

Integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) anunciaron que analizan la posibilidad de presentar un amparo contra la Alianza por la Calidad de la Educación (ACE), debido a que ese acuerdo “vulnera las garantías constitucionales” de los profesores del país.

Indicaron que el repudio a la ACE es generalizado, pues 400 mil trabajadores del sector se han manifestado contre ella. Además, en Guerrero, Michoacán, Zacatecas y Oaxaca se ha postergado su aplicación, mientras en Tlaxcala, Puebla, Campeche y Baja California Sur “se está en pláticas con las autoridades para un probable aplazamiento”.

Por ello, advirtieron que si el gobierno no cancela la ACE impedirán la próxima aplicación de exámenes de oposición para plazas y las pruebas Enlace y Pisa.

“Ante el repudio creciente a la alianza, el gobierno federal está obligado a abrir una mesa nacional para replantear la agenda de la enseñanza. La ACE no es legal, legítima, porque viola la Constitución”, aseguró Sergio Espinal García, secretario general del comité ejecutivo nacional democrático del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

Miles de profesores de varios estados concretaron así la llamada “jornada de lucha” contra la ACE y en demanda de la abrogación de la Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y la “democratización” del SNTE.

En la tarde, mientras se manifestaban frente a la Secretaría de Gobernación (SG), el subsecretario Abraham González desmarcó a la dependencia de los reclamos del magisterio.

“Gobernación no es la instancia para dirimir el problema. Ya se han sostenido pláticas con ellos respecto de que sus demandas contra la Ley del ISSSTE tendrán que ser atendidas en la Suprema Corte de Justicia de la Nación”, aseveró el funcionario.

Agregó que el pacto educativo “no tiene reversa, es un proyecto por el futuro de México. Los maestros deberán entender que la mejora en la calidad educativa y la mayor preparación que deben tener para educar a los niños y niñas estará por encima de cualquier otro tipo de demanda mercantil, como la compraventa de plazas”.

En la mañana, miles de docentes iniciaron su jornada de lucha con una marcha de la sede del ISSSTE a la residencia oficial de Los Pinos, donde efectuaron un mitin y bloquearon los dos sentidos de Paseo de la Reforma.

A diferencia de otras “visitas de cortesía” a la casa presidencial, en esta ocasión los mentores decidieron no llegar a la valla colocada sobre avenida Chivatito. Se concentraron en la esquina de esa vialidad y Reforma. “Basta de que nos traten como mexicanos de segunda. Funcionarios de bajo rango de la Presidencia nos querían atender en la calle, entre los granaderos, y por ello decidimos llegar sólo hasta aquí”, destacó Artemio Ortiz Hurtado, secretario general de la sección 18 de Michoacán e integrante de la dirección política nacional de la CNTE.

Con mantas, carteles y consignas contra la dirigente nacional del SNTE, Elba Esther Gordillo, Felipe Calderón y la ACE, mentores de Oaxaca, Michoacán, Guerrero, Zacatecas, Baja California Sur, Morelos, Tlaxcala, Puebla, valle de México y Distrito Federal, encabezados por los de Campeche, llegaron a Los Pinos.

Ahí explicaron que, ante la negativa del gobierno federal a cancelar la ACE, “buscamos rutas jurídicas, como amparo o denuncias, porque el acuerdo viola la Constitución”. Además, subrayó Ortiz Hurtado, la “lucha política continuará. Se impedirá la aplicación de exámenes”.

En ese contexto, recordaron que el acuerdo educativo vulnera los artículos primero, segundo, tercero, quinto y 123 de la Constitución. “El primero, que habla sobre el goce de garantías; el segundo, referente al carácter multicultural de la nación, al imponer el inglés como obligatorio lo vulneran; también atenta contra el carácter público de la enseñanza, establecido en el tercero, porque impone la educación en competencias.”

Agregaron que el artículo quinto, que estipula el derecho al libre ejercicio de la profesión de todo mexicano, se infringe “al imponer el examen de oposición, pues los maestros cumplen con su formación, están titulados y tienen cédula profesional, por lo que evaluarlos una vez más es anticonstitucional”. Además, señalaron que la fracción octava del apartado B del artículo 123, referente al escalafón y al carácter bilateral en cuestiones laborales, se vulneró debido a que la base magisterial no fue consultada para la puesta en marcha de la ACE.

Por la tarde, la CNTE se unió al Sindicato de Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (STUNAM). El objetivo era marchar del ISSSTE a la Suprema Corte para reprochar que los ministros declararon anticonstitucionales sólo cinco artículos de dicha norma.

De manera previa, ambas partes habían pactado una “escala” en la SG. Sin embargo, ante el numeroso operativo policiaco en las inmediaciones del Palacio de Covián, la dirigencia de STUNAM decidió apresurar el paso hacia la Corte, lo cual provocó que la marcha se dividiera.

Los integrantes de la CNTE permanecieron en Bucareli, donde derribaron las vallas que protegían la sede de la dependencia, en demanda de ser recibidos por una comisión. Una de las principales exigencias fue la intervención de las autoridades federales ante “el incumplimiento” del gobernador de Morelos, Marco Antonio Adame Castillo, con el movimiento magisterial.

Profesores de la sección 19 de Morelos denunciaron que, pese a que se firmaron varios acuerdos para levantar el paro de labores –se mantuvo por más de 60 días en la entidad contra la ACE–, a cientos de maestros no les han depositado sus salarios y “existen represalias y persecuciones en nuestra contra”.

En Gobernación se negaron a atenderlos, por lo que decidieron trasladarse a las oficinas de Televisa en avenida Chapultepec. Con la consigna “Televisa con sus mentiras sólo apoya al Presidente”, el magisterio realizó un mitin frente a las instalaciones de la televisora, donde pedía espacio “para una réplica”, lo cual no logró.

En Morelos, Michoacán y Tlaxcala, más protestas contra la alianza educativa

■ Asegura el gobernador de Guerrero que no dará marcha atrás a pactos con docentes

■ Marchan trabajadores del Colegio de Bachilleres en Morelia en demanda de alza salarial de 15%

De los corresponsales

El gobernador de Guerrero, Zeferino Torreblanca, manifestó ayer que no habrá marcha atrás en los acuerdos firmados con la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación (CETEG) y el Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado, aunque rehusó afirmar si se otorgarán las casi 700 plazas que demandan los egresados de las normales públicas de la entidad.

En la comunidad de Palo Blanco, municipio de Chilpancingo, ofreció su primera conferencia de prensa en casi cuatro meses, e indicó que “primero hay que tener las plazas para luego otorgarlas. Hay que buscar la fórmula, pues mi gobierno no variará la política de entregarlas en función de la capacidad, pero no podemos regresar a la mecánica de hacerlo al gusto del cliente y según intereses políticos”.

El acuerdo, firmado con dirigentes magisteriales y de las normales públicas, establece que se otorgarán las plazas de manera automática, como sucedía hasta hace dos años, sin que los estudiantes presentaran examen de oposición ni se considerara el promedio escolar. Empero, Torreblanca expresó que “las discusiones deben hacerse en un foro que permita conocer qué vamos a hacer con el normalismo y cómo lo vamos a canalizar, pues la realidad es otra totalmente”.

Insistió en que debe habilitarse a los mejores para dar clases, no a los que convengan al gobernador o a los que hagan más presión, y se negó a hablar sobre la exigencia de que fuera destituido el secretario de Educación, José Luis González de la Vega. “Hay que dar vuelta y discutir otras cosas”, resaltó.

Sobre la sección 14 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), afín a la lideresa Elba Esther Gordillo, aseguró: “hay distintas expresiones del magisterio, y nosotros atendemos a quien detenta la relación laboral”. Mientras tanto, en Acapulco, la mencionada representación oficialista del profesorado repudió el foro de consulta sobre “la educación que necesita el estado”, convenida entre la CETEG y Torreblanca para levantar el paro de casi 90 días.

El líder de la sección 14, Emiliano Díaz Román, admitió que las plazas magisteriales continuarán heredándose, pero avaló la Alianza por la Calidad de la Educación (ACE), propuesta por Gordillo, el presidente Felipe Calderón y el gobierno del estado, la cual, dijo “sigue vigente”.

En Cuernavaca, mientras tanto, unos 5 mil profesores suspendieron labores y otros acudieron a la marcha en el Distrito Federal contra la ACE y la Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), pese a las amenazas de la Secretaría de Educación de Morelos de que iba a sancionar a quienes no impartieran clases, dijo la vocera del Movimiento Magisterial de Bases, Blanca Sánchez Arano.

El profesorado disidente se organizó para no cerrar totalmente las escuelas, debido a su compromiso con los padres de recuperar las clases perdidas por el paro, pero en la zona sur de Morelos algunos planteles no abrieron, en solidaridad con la protesta pactada, indicó la profesora.

Por su parte, autoridades educativas estatales y el consejero nacional del SNTE, Job Bernache Guzmán, insistieron en que avanzan la negociación y la convocatoria para “enriquecer” la ACE, y aseguraron que todas las escuelas morelenses tuvieron clases, pese a que 43 autobuses con maestros disidentes acudieron a la marcha en la ciudad de México.

En Morelia, integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) se apostaron frente al Congreso en rechazo a la ACE. Anunciaron que continuarán sus movilizaciones esta semana, por la represión de que fueron víctimas los normalistas de Tiripetío el pasado 27 de noviembre.

También marcharon unos 800 trabajadores del Colegio de Bachilleres michoacano, quienes se concentraron frente al palacio de gobierno para exigir la entrega de 19 millones de pesos por concepto de nivelación salarial. Su líder, Enrique Torres Ponce, anunció que emplazarán a huelga para el 17 de febrero, por un incremento de 15 por ciento al salario y 12 por ciento en prestaciones.

Por último, unos mil docentes del Movimiento de Bases Magisteriales de Tlaxcala, pertenecientes a la sección 55 del SNTE, marcharon por la capital estatal, junto con otros integrantes de los sindicatos Justo Sierra y Mártires de 1910, para presionar al gobierno panista de Héctor Ortiz Ortiz con el fin de que no aplique la ACE en la entidad.

(Sergio Ocampo Arista, Misael Habana de los Santos, Rubicela Morelos Cruz, Ernesto Martínez Elorriaga y La Jornada de Oriente)

 

Se degrada el poder del Ejército: Sedena
La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) advirtió en 2007 al Congreso de la Unión que la degradación del poder militar de las Fuerzas Armadas “es tan notable que en los próximos cinco años puede tornarse irreversible”

Jorge Medellín
El Universal
La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) advirtió en 2007 al Congreso de la Unión que la degradación del poder militar de las Fuerzas Armadas “es tan notable que en los próximos cinco años puede tornarse irreversible”.

Un año después, la urgencia planteada por la Defensa no ha sido atendida a fondo. Para este 2008, la dependencia ejerció el mayor presupuesto de su historia, pero no fueron autorizados los programas que el alto mando consideró vitales para garantizar la soberanía, la seguridad interior y sobre todo, la modernización como institución armada.

En octubre del año pasado el general Guillermo Galván presentó a diputados y senadores, en encuentros por separado, el estudio Agenda. Panorama General del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, en el cual advirtió del grave rezago histórico que pesan sobre ambos cuerpos militares, por lo que planteó un mayor presupuesto para rubros estratégicos.

El documento expone tal “desarticulación, desproporción y desajuste” en el plano militar, que la situación se traduce en limitaciones tácticas y técnicas “tan graves que los inhabilitan para actuar en operaciones de defensa del Estado mexicano”.

La composición de las demandas militares, contrastadas con lo otorgado en el presupuesto ejercido durante 2008, indican que el esfuerzo legislativo se quedó corto.

La Sedena solicitó la adquisición de 12 aviones F-16. Estos aparatos, señala el texto, tienen “muy superiores prestaciones técnicas y tecnológicas a las que poseen los F-5 con que contamos actualmente”.

Otra urgencia planteada fue la creación de cuatro baterías antiaéreas (una por año) para ser instaladas en igual número de lugares en el sureste del país. Su costo total se estimó en 3 mil 40 millones de pesos, y se esperaba la autorización del Congreso para la aprobación de cuatro partidas por 760 millones de pesos que iban a ser ejercidas desde 2008 hasta 2011. Nada de lo anterior fue autorizado.

En otro apartado, la Sedena planteó sin éxito crear 10 mil plazas para el Cuerpo de Fuerzas de Apoyo Federal.

Calderón: la evaluación olvidada

Luis Linares Zapata

Los pasados dos años del gobierno que formalmente preside el señor Calderón bien pueden ser evaluados como la fase terminal de un modelo impuesto con mucha anterioridad (25 años) Las cuentas que se perfilan no son, para nada, halagadoras. El estancamiento económico y la mediocridad programática campean por todos los renglones de lo que puede entenderse como un ejercicio crítico del periodo llamado neoliberal. Pero, al mismo tiempo, resaltan otros componentes que describen tanto a los personajes como a sus actitudes grupales.

Con este enfoque destaca de inmediato la subordinación a ultranza que la elite decisoria del país ha ensayado respecto de los dictados externos. Ya sea que esta dependencia se formule a través de tratados (multi o bilaterales) o en las simples relaciones contractuales, los conceptos ideológicos o las relaciones académicas, el lugar predeterminado que se viene asignando al desarrollo nacional se ha aceptado con canturreada resignación. Al hacerlo de esa manera, impropia a cualquier medida de soberanía y dignidad, la consecuencia se perfila nítida: un entreguismo, compulsivo y cotidiano de la riqueza, las oportunidades y el futuro mismo de la nación.

Tales son algunos de los rasgos fundamentales que un análisis inicial puede arrojar de la pequeña historia que nos ocupa por ahora. Así ha sucedido durante el cuarto de siglo pasado y de una obcecada manera lo ha continuado haciendo el señor Calderón, patrones y acompañantes de ocasión, durante el primer tercio de su mandato. Los demás rasgos característicos del accionar reciente de las elites directivas pueden también observarse con facilidad.

El contubernio y la inveterada cleptomanía son distintivos y, al parecer, no hay, ni se ve, voluntad para el cambio. Con notable congruencia, que acepta pocas modificaciones o miembros suplentes, la clase gobernante se ha ido perpetuando sin grandeza alguna.

En la ruta de este accionar, lo que realmente importa no son las pocas características descritas, sino los efectos devastadores que tales conductas y actitudes de los gobernantes han tenido sobre la sociedad. El empobrecimiento se ha generalizado entre las mayorías nacionales. La postración de enormes reductos sociales se observa por doquier. México puede, hoy día, ser definido como un país de emigrantes desesperados que buscan fuera lo que dentro se les niega de manera reiterada.

Los horizontes de oportunidades están cerrados para aquellos que nacieron en las periferias del bienestar, que son, con mucha ventaja, los más. La capilaridad de otrora se terminó en medio de crisis y quiebres recurrentes ocasionados por la incapacidad manifiesta de las elites conductoras.

La vigencia de una cultura ciudadana se constriñe a pequeños islotes asediados por la deficiente administración de la justicia y el poco respeto a los derechos humanos. El ascenso a mejores niveles de consumo y educación queda amarrado por voraces monopolios y la sequedad de la hacienda pública, cuyos escasos recursos son empleados, en casi su totalidad, para preservar y aumentar los privilegios de unos cuantos. En fin, un panorama desolador que, con mínimas añadiduras, parece el porvenir de los cuatro años que al señor Calderón le faltan.

Mientras tanto, la profunda herida que causó la traición de Vicente Fox a la incipiente democracia continúa su sangrado. Cada vez que puede, el señor Calderón la agranda con sus dichos y hechos belicosos y torpes. Y, como si fuera un destino repetido hasta el cansancio, inaugura, con su militancia, la intervención que, desde sus vigiladas oficinas de palacio, hará en las próximas elecciones. Ha dicho que no se inmiscuirá, que permanecerá ajeno a la competencia venidera, pero acude presuroso a un tour por todos los micrófonos y las pantallas para iniciar la cargada para su partido.

Tendrán el señor Calderón y asociados los abundantes recursos que el presupuesto pone a su disposición. En 2009 serán todavía de consideración, aun en medio de la crisis interna y externa en macabro desarrollo. Y los usarán con el desparpajo y la irresponsabilidad usuales para la continuidad que los grandes jefes tienen programada. Ya se verá, esperan, qué suceda en 2010, cuando arrecien el tronido y rechinar de dientes.

Pero la cargada beligerante del modelo vigente no puede pasar sin provocar mareas contrarias. El despertar de la conciencia colectiva asoma por todos los rincones de esta depredada patria de los mexicanos. Son millones y están dispuestos a levantar la voz, a organizarse, a concurrir a las urnas, tal como hicieron en el 2006 de todas las trampas. Es un movimiento reivindicador que va conjuntando a las fuerzas de izquierda del país. No ésa que se dice dialogante, moderna, responsable, dispuesta a jugar dentro de las instituciones, todas ellas viciadas por lo demás.

Se requiere una izquierda comprometida, en verdad, con el pueblo. El cambio de jinete y de caballo no sólo es imperioso, sino que se debe visualizar la ruta de camino y de llegada. No habrá una oportunidad adicional a la que se viene gestando, con todo rigor y entusiasmo, a pesar de las enormes dificultades.

La plutocracia dominante no cejará. Las transformaciones que son indispensables tienen que hacerse en contra de lo establecido, cuyas lengüetas, de control y manipulación, alcanzan a tocar los mínimos espacios y renglones. Aun así, se les puede forzar a un cambio, a modificar actitudes y compartir beneficios. Todo dependerá de la astucia que se tenga para fincarse bien en las elecciones venideras de 2009 y crecer aún más para las de 2012.

 

 


Publicado por solaripa69 @ 9:39
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios