Jueves, 18 de diciembre de 2008

Duopolio televisivo atenta contra pluralidad y derecho a la información: Aristegui

Al recibir la Medalla al Mérito Ciudadano, de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, la periodista criticó a las televisoras por imponer barreras al periodismo libre.

Gabriela Romero y Raúl Llanos
Publicado: 18/12/2008 14:51

México, DF. Al recibir la Medalla al Mérito Ciudadano, de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), la periodista Carmen Aristegui criticó el régimen duopólico de la televisión que atenta contra los valores fundamentales de la pluralidad, la competencia e impone barreras para un periodismo libre y el derecho a la información.

Por otra parte, lamentó que la libertad de expresión aún se encuentre trunca por los asesinatos de reporteros.

Asimismo, desde la tribuna, recriminó que a 20 años de la instalación de la Asamblea de representantes, el Distrito Federal aún no tenga la plenitud de sus derechos, que el jefe de Gobierno no pueda designar al secretario de Seguridad Pública, y tenga que presentar la propuesta del procurador capitalino. “No tenemos Constitución, y tampoco televisión”, ironizó. Comentario que despertó la risa de los diputados.

También se refirió “ a los fenómenos de sobreexposición anómala en pantallas y coberturas con claros propósitos electorales como uno de los rumbos de Toluca”, en clara alusión l gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto.

 

SEP: el bachillerato obligatorio podría quedar en letra muerta

■ Ahora se debe realizar una normativa para evitar ese riesgo, señala Miguel Székely

■ Asegura que la aplicación será gradual, por lo que no hay fecha fija para alcanzar la meta

Laura Poy Solano

El subsecretario de Educación Media de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Miguel Székely Pardo, reconoció que la obligatoriedad del bachillerato en México “no tendrá la misma suerte que el prescolar, porque no existe una fecha determinada para garantizar la universalidad. Se aprobó que su aplicación será gradual”, por lo que reconoció que la reforma constitucional en la materia no modificó las metas de cobertura de este nivel educativo en la presente administración.

Luego de que el pasado 11 de diciembre la Cámara de Diputados aprobó reformas a los artículos 3 y 31 constitucionales para garantizar la cobertura universal del bachillerato en México, el funcionario solicitó la creación de una ley para este nivel educativo que permita “no sólo atender la demanda, sino garantizar la calidad, porque la universalidad se refiere a la tasa de cobertura, y creemos que es indispensable contar también con calidad”.

En entrevista, tras asistir a la firma de un acuerdo de colaboración entre la SEP y la Secretaría de Seguridad Pública federal, aseguró que se requerirían 65 mil millones de pesos para dar cobertura total a los jóvenes en edad de cursar este nivel educativo, por lo que reconoció que la meta de atención “se mantiene en lo previsto, es decir, 68 por ciento para 2012”.

Destacó que actualmente se atiende a 61 por ciento de los jóvenes que deberían estar en bachillerato, y agregó que de aprobarse una ley para este grado de escolaridad, “y si se dan los recursos necesarios, para 2018 podríamos alcanzar una tasa de cobertura superior a 85 por ciento”.

De acuerdo con cifras oficiales, actualmente se atiende a poco más de 61 por ciento de los egresados de secundaria, estimados en 1.7 millones de jóvenes, de los cuales cerca de un millón cursan su bachillerato en planteles federales que dependen de autoridades de la SEP. A lo que se suma un incremento en la demanda de al menos 800 mil alumnos adicionales para el periodo 2006-2012.

Székely Pardo afirmó que si bien existe un riesgo de que la obligatoriedad del bachillerato sea letra muerta y enfatizó que una alternativa para enfrentar ese reto es “emitir una ley de educación media superior que especifique claramente cómo se abordarán esa nuevas obligaciones, pues sin una normatividad puede quedar casi como un buen deseo, por lo que requerimos una reglamentación para aplicar esta reforma”.

Por ello, informó que se estableció un grupo de trabajo en coordinación con la Comisión de Educación y Servicios Educativos de la Cámara de Diputados para la redacción de un proyecto de ley, mientras que en la SEP “desarrollamos una iniciativa de propuesta de ley que será consensada con los legisladores en el primer trimestre del año para que esta reforma se traduzca en presupuesto y obligaciones de cada uno de los actores”, y enfatizó que la meta es que la ley “también sea aprobada por esta legislatura”.

Interrogado sobre la aplicación de dicha reforma constitucional, el funcionario insistió en que “nosotros no hemos planteado esa meta, dado que fue iniciativa puramente legislativa. Nuestra meta es que en el año 2012 se llegue a una tasa de cobertura del 68 por ciento, ése es el compromiso de esa administración”, y agregó que en las modificaciones “no se establecen tiempos, simplemente dice que va a ser gradual; enfatizó que al no haber una definición única de lo que significa gradualidad, realmente no hay una fecha”.

■ No hay dinero, responde Torreblanca a integrantes de la CETEG

Siguen las protestas de docentes en Guerrero, Puebla y Morelos

■ Líderes disidentes exigen al gobierno de Marín que los reconozca

Sergio Ocampo, La Jornada de Oriente y Rubicela Morelos

El gobernador de Guerrero, el perredista Zeferino Torreblanca Galindo, informó ayer que su administración no ha cumplido los acuerdos firmados el 24 de noviembre pasado con la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero porque no hay dinero: “ustedes saben que arrastramos un déficit anual de más de mil 400 millones de pesos”, dijo.

Unos 50 maestros, encabezados por Jorge García Hernández, interceptaron al mandatario al término de un acto organizado por la Secretaría de Salud en Chilpancingo, donde le reclamaron que no se haya dado respuesta a sus demandas, mismas que se resolverían en seis mesas de trabajo.

Una de ellas era el compromiso de otorgar 72 plazas de maestros para egresados de normales públicas de Tlapa y de Ayotzinapa, las cuales, dijo, “se entregarán vía examen de oposición”.

Aunque anunció que en los meses recientes fueron inhabilitadas 200 plazas, “vamos a otorgar algunas a los maestros que las están solicitando”.

García Hernández le pidió al gobernador que libere los 21 millones de pesos para cubrir los préstamos a más de mil profesores de la CETEG: “usted solamente está beneficiando a los institucionales de la sección 14 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE)”, le reclamó.

Al preguntarle por qué no se investiga el desvío de más de mil 500 millones de pesos del Plan de Previsión Social, el ejecutivo estatal manifestó que ese dinero “se utiliza para cubrir el déficit del gobierno local”.

El dirigente magisterial advirtió que si no resuelven sus demandas, “reiniciaremos las movilizaciones el próximo 8 de enero; que conste que hemos sido tolerantes”.

En la capital de Puebla, unos 5 mil docentes marcharon para exigir al gobernador Mario Marín el reconocimiento de los comités seccionales que integraron disidentes sin el consentimiento del ala oficial del SNTE, así como la destitución del secretario de Educación Pública estatal, Darío Carmona García.

El mandatario poblano, sin embargo, postergó la mesa de diálogo hasta el próximo 8 de enero, lo que provocó la irritación de los mentores, quienes al cierre de esta edición amenazaban con tomar las casetas de peaje de los municipios de Atlixco y Amozoc, conurbados a la capital del estado, para impedir el paso de los automovilistas y obligar a las autoridades a atender sus demandas.

Los dirigentes “democráticos” no han conseguido el reconocimiento de las autoridades, por lo que este miércoles salieron a las calles para demandar el respaldo de la administración marinista, la cual ha alentado las protestas magisteriales en la entidad con fines electorales, según denuncias del dirigente nacional del SNTE, Rafael Ochoa.

En Cuernavaca, representantes del Instituto de Educación Básica de Educación de Morelos (IEBEM), dirigentes de la sección 19 del SNTE y consejeros nacionales de este gremio firmaron la convocatoria para los foros temáticos que se realizarán en la entidad con miras a construir el proyecto educativo de Morelos, “en el contexto de la Alianza por la Calidad de la Educación (ACE)”.

Del lado de la disidencia, representantes del Movimiento Magisterial de Bases anunciaron que la mañana de este jueves realizaran una marcha del crucero de Cuatro Caminos de Amayuca a la escuela normal rural de Amilcingo, para seguir manifestando su rechazo a los 63 despidos de maestros y para insistir en que no se aplique la ACE en Morelos.

Escribimos Nacidos para perder, pero no para transar

Paco Ignacio Taibo II*

Escribimos desde la ciudad que amamos y que nos enloquece. La ciudad cuyas maravillosas luces del atardecer y cuyos ciudadanos de todos los días nos iluminan.

Solemos hacerlo desde la rabia que provoca la injusticia, el abuso del poder, la corrupción, el miedo, la doble moral mojigata de aquellos que bendicen con la mano derecha y se masturban con la izquierda.

Escribimos desde la vaga sensación mutante de que nada de lo que se pone en el papel ha de alterar la historia, ni siquiera la historia personal, y sin embargo desde la clara percepción y la esperanza de que en medio de la selva urbana de antenas de televisión, alguien nos escucha y todo está cambiando.

Escribimos desde las pasiones desgastadas, y no por ello menos intensas, de los que se saben propietarios de la letra en países dominados por la perversión de la falacia de las ondas y el analfabetismo funcional; bromeamos en las ferias del libro y decimos que 60 firmas nuestras, libro incluido, se canjean por una de Maradona y dos de Hugo Sánchez.

Escribimos desde las vocaciones de la voluntad, la leyenda, la utopía, el humor negro, la sátira, el melodrama involuntario, el realismo accidental.

Escribimos como si nos fuéramos a morir si no pudiéramos contar un cuento de hadas, los delirios del presidente, la ausencia del parque del Seguro Social, la cascarita futbolera de la esquina, la resistencia tenaz de los huelguistas; como si pudiéramos convocar los fantasmas de Pancho Villa, José Revueltas y el cura Matamoros. Y efectivamente nos morimos si dejamos de hacerlo.

Escribimos como si nos fuera el alma en el intento, como si fuéramos a perder el último tranvía nocturno si no ponemos el acento o encontrar la palabra que describe el smog en las noches, cuando no es posible verlo.

Y llamamos a leer, porque fieles a las tradiciones de la izquierda, pensamos que la lectura desata la imaginación, el pensamiento crítico, liquida a la soledad y que sin duda: “verbo mata a carita”.

Escribimos porque creemos en el poder de la palabra escrita, en su insinuante capacidad transformadora. Sabemos que la literatura es el gran instrumento de destrucción de las neuronas averiadas, que es el gran barco alienígena que navega en nuestras cabezas; que nadie será el mismo después de haber leído el diario de Ana Frank, que no se puede ser racista a los 40 si en la adolescencia fuiste sandoka-salgariano, que no está mal usar como los cuatro mosqueteros la palabra “honor”; que cuando Lenin fallaba Robin Hood era infalible, que se liga mejor con los poemas de Neruda y que el conde de Montecristo es el portador de algo tan sagrado como la vocación de la venganza, el mejor de los instrumentos políticos en estas tierras.

Escribimos desde el lugar que nos ha escogido y que hemos decidido nuestro, desde una ciudad cuyo nombre evoca temblores, represiones, gloriosas luchas populares y que a veces nos parece el último reducto de las pasiones en un planeta descafeinado y light.

No necesitamos una cuota extra de exotismo para que nuestros lectores nos quieran, compartimos con ellos el amor por cosas reales o inventadas, como el Ajusco al atardecer, la lluvia torrencial estimulada por Tláloc, el color escarlata de los cielos, el penacho de Moctezuma, los maratones de barrio, los personajes que se cortan las venas por amor, los puestos de comida callejeros a la salida del Hospital General, la rumbosa marcha de las obreras de Medalla por Reforma, segundos antes de que las reprimieran, la sensación de que un libro es tan útil como una hamaca en la selva amazónica peruana o la idea de que el sexo es una fiesta peligrosa.

Escribimos en una ciudad en la que sólo son inmutables la virgen de Guadalupe y el osito bimbo, en su eterna falacia virtual, los 40 ladrones de Alí Babá que cobran cheque en la tesorería federal y la certeza de que ni el futbol ni la lotería, ni el voto manchado por el fraude nos harán justicia.

Escribimos sonriendo cuando recordamos que nos hemos hecho una camiseta en cuyo frente reza: “Nacidos para perder”, pero a la que sagazmente le hemos puesto en la espalda: “Pero no para transar”. Y que la camiseta de tantos años de lavarla luce sus letras orgullosamente deslavadas.

No pedimos más de lo que ya tenemos: la posibilidad de escribir y que nos lean.

Y narramos por tanto, desde la feroz y divertida rabia de los que han perdido el avión tantas veces y en tantos aeropuertos, que empiezan a recobrar el sentido del viaje.

 


Publicado por solaripa69 @ 17:14
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios