Martes, 23 de diciembre de 2008

Diputados del PRD impulsan tope a intereses por tarjetas de crédito

■ Bancos y tiendas departamentales “mantienen ahorcados a los clientes”, denuncian

■ La tasa que cobra Wal-Mart es comparable a la de establecimientos “usureros”, señalan

■ Presentan iniciativa de reforma a las leyes del Banco de México y de instituciones de crédito

Roberto Garduño

La bancada del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la Cámara de Diputados propuso que el Banco de México (BdeM) imponga tope al cobro de intereses en las tarjetas de crédito bancarias y de tiendas departamentales.

El representante perredista Alejandro Sánchez Camacho refirió que entre las tarjetas de crédito de las tiendas departamentales y las emitidas por los bancos privados no hay diferencia.

Por esa razón, agregó, la Cámara de Diputados impulsará el establecimiento de topes a las tasas de interés impuestas por almacenes, grandes cadenas comerciales y bancos.

“El crédito otorgado por estas tiendas departamentales es de más de 200 mil millones de pesos, y representa casi 60 por ciento del total de sus ventas. Sin embargo, funcionan como bancos, sin serlo; no cuentan con ninguna norma jurídica que regule las tasas de interés, ya que no son propiamente instituciones de crédito, aunque operen como tales.

“Es momento de ponerles un alto, porque ganan de la venta de sus productos y con el cobro excesivo de intereses; es decir, que nunca pierden, mientras a los clientes los mantienen horcados a cada momento.”

El costo anual total (CAT) –que incluye el cobro de los intereses y las penalizaciones en caso de falta de pago– oscila entre 50 y 70 por ciento, dependiendo del establecimiento.

“Alto a abusos”

Por ejemplo, expuso, Wal-Mart cobra hasta 70 por ciento por el crédito que proporciona a sus clientes por comprar en sus tiendas. “Esto es comparable con los intereses que cobran los bancos usureros en México y, por tanto, vamos a ponerle un alto a este abuso”, abundó.

Por su parte, a nombre de Juan Guerra Ochoa, Javier Calzada Vázquez presentó una iniciativa que reforma diversas disposiciones de las leyes del BdeM y de instituciones de crédito.

El argumento redundó en el altísimo costo del rescate bancario, que desde 1998 comprometió el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), “dejando un limitado margen de maniobra para nuevos proyectos sociales, así como para el fomento de la actividad agropecuaria y de apoyo efectivo a las pequeñas y medianas empresas y muchas otras áreas del desarrollo social, las cuales cedieron ante la gravedad de la situación en que colocaron a la República autoridades financieras tolerantes, auditores contables complacientes y funcionarios financieros inexpertos”.

De esa forma, la discrecionalidad con que se otorgaron los apoyos financieros y la opacidad con que se llevaron a cabo las auditorías por el Instituto de Protección al Ahorro Bancario impidieron identificar a los responsables de los quebrantos y permitieron una indebida concentración de los subsidios canalizados al sistema financiero.

“Las multimillonarias sumas sólo alcanzaron a remediar la problemática de las clases privilegiadas y se decidió, en forma torpe e inadmisible, extremar las presiones de cobro, aplicando la cultura de pago a los de abajo, pero no a quienes dolosamente acumularon enormes pérdidas de capital. Los intermediarios no pedían, sino exigían un trato que no estaban dispuestos a dispensar a los deudores.”

Por tanto, se pretende dotar al BdeM con facultades y atribuciones para observar el comportamiento del diferencial entre las tasas activas y pasivas en los sistemas financieros de nuestros principales socios comerciales.

Es decir, se propone facultar al banco central para hacer efectivo el mandato contenido en el artículo 28 de la Constitución en materia crediticia y proveer al efectivo combate a los monopolios e indebidas prácticas.

Así, la Ley del Banco de México establecería en su artículo 26 lo siguiente: “en protección de los intereses del público, el banco recabará información de los intermediarios bancarios a efecto de determinar el margen financiero existente entre las operaciones activas y pasivas que realicen en territorio nacional. Al efecto se emitirán normas de carácter general para la recepción de los datos informativos respecto de las operaciones causantes de pasivo a corto, mediano y largo plazos, segmentados por importe, distinguiendo personas morales de personas físicas. Así como respecto de los financiamientos al consumo, hipotecarios y al sector agropecuario”.

La modificación al artículo 51 de la misma legislación consideraría que en marzo de cada año las instituciones de crédito presenten un informe acerca de la evolución de los márgenes financieros de la banca en territorio nacional.

Suben precios a mayor nivel en siete años
Durante la primera quincena de diciembre la inflación se ubicó en 0.45%, la mayor en siete años para este periodo; los productos con las mayores alzas fueron gas doméstico, jitomate, cigarros, huevo y servicios

José Manuel Arteaga
El Universal
Ciudad de México Martes 23 de diciembre de 2008
09:18

La inflación en la primera quincena de diciembre fue de 0.45%, nivel que se ubica por encima de los últimos siete años, informó el Banco de México.

Inclusive, la inflación subyacente, la que elimina para su medición la volatilidad, tuvo una variación de 0.44%, rango mayor al de los últimos nueve años.

Al presentar el Informe de Inflación a la primera quincena de diciembre, Banxico informó que los artículos que mostraron un incremento quincenal fueron el gas doméstico, jitomate, tomate verde, transporte aéreo, huevo, loncherías, cigarros y servicios turísticos en paquete.

La ciudad de Puebla fue la que tuvo la variación más alta, con un incremento de 1.06%, mientras Ciudad Juárez, en Chihuahua, presentó una deflación de 0.57%.

La disminución de las gasolinas en las ciudades fronterizas de México ayudaron a compensar el incremento en la inflación.

Peligran los planes de infraestructura del IMSS por la debacle económica: sindicato

■ Advierte sobre impacto negativo en recursos debido a la pérdida de 200 mil empleos

■ El dirigente Valdemar Gutiérrez propone estatizar las administradoras de fondos para el retiro

Elizabeth Velasco C.

De continuar el año próximo la pérdida de empleos las finanzas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) resultarán afectadas y, en consecuencia, se frenarán los proyectos avalados para la construcción de hospitales y clínicas, advirtió el secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS), Valdemar Gutiérrez Fregoso.

En conferencia de prensa, manifestó su preocupación por la pérdida de 200 mil plazas en el país y su impacto negativo en los recursos del IMSS. “La crisis financiera internacional, provocada por Estados Unidos, ha causado que se prendan los focos rojos en el instituto para principios del año próximo”, expresó.

El líder del SNTSS también habló sobre las Administradoras de fondos para el retiro (Afore) y se pronunció en favor de su estatización, tal como ocurrió en Argentina. Es necesario, resaltó, proteger los ahorros de la clase asalariada, porque hasta el momento las únicas beneficiadas han sido las instituciones financieras.

Al hacer un recuento de la pérdida de empleos, manifestó que por el momento las finanzas del IMSS no han resultado perjudicadas. Pero de continuar la tendencia decreciente de generación de fuentes de trabajo, añadió, se prenderán los focos rojos.

En cuanto a la situación laboral del IMSS dijo que las 40 mil plazas creadas este año “están garantizadas” y no hay riesgo de que sean eliminadas. Sin embargo, de no haber un aumento en 2009 podrían resultar afectados los programas de inversión, la construcción de nuevos hospitales y clínicas y la compra de ambulancias y equipo. Confió en que el preocupante panorama financiero no afectará al Seguro Social, pues “durante años ha enfrentado crisis y siempre ha salido adelante”.

Comentó que ha sostenido conversaciones con el director general del instituto, Juan Molinar Horcasitas, con el fin de buscar alternativas para hacer frente al deterioro económico.

Respecto de las outsourcing (plazas tercerizadas) declaró que el movimiento obrero organizado no está en favor de éstas. Se pronunció por que sean regularizadas, ya que los empleos que generan son precarios, en virtud de que quitan prestaciones sociales a los mexicanos y no aportan cuotas al Seguro Social.

Del manejo irregular de las Afore destacó que es necesario que el gobierno las estatice para dar seguridad a los trabajadores sobre el manejo y administración de los recursos.

Gutiérrez Fregoso consideró que el Congreso de la Unión debe tomar cartas en el asunto, realizar una investigación sobre el manejo de los fondos y modificar la ley. “No se vale que las operadoras salgan ganando y los trabajadores vean cómo sus ahorros van a la baja por la crisis y el mal manejo”, dijo Gutiérrez.

En todo caso, apuntó, “los bancos también deben cargar con las pérdidas y no solamente la clase obrera, como ocurre actualmente”.

Teodoro Petkoff: una izquierda a modo

Luis Hernández Navarro

La prensa internacional tiene especial debilidad por Teodoro Petkoff. Cada vez que un periódico fuera de Venezuela quiere publicar una declaración en contra de Hugo Chávez entrevista al ex guerrillero y ex comunista. No falla. Él les dice lo que quieren escuchar.

Teodoro Petkoff es el ejemplo vivo de lo que la derecha desea que sea un hombre de izquierda. Los medios de comunicación lo presentan como un izquierdista democrático y responsable, un socialdemócrata moderno. Él mismo, en su libro Las dos izquierdas, se presenta como un representante de la “otra izquierda”, distinta a la de Chávez y cercana a Lula y a Ricardo Lagos.

Su trayectoria política va del comunista ortodoxo a la apología del neoliberalismo en nombre de la izquierda. Opositor a modo durante la cuarta república, su proyecto político se convirtió, como afirma el periodista Ernesto Villegas, en la “tercera pata” del sistema bipartidista, constituido por Acción Democrática (AD) y el Comité de Organización Política Electoral Independiente (COPEI), además de ser el pro- cónsul del Fondo Monetario Internacional (FMI) en Venezuela. Justificó su trapecismo político diciendo que “sólo los estúpidos no cambian de opinión”.

Economista, periodista y, por encima de todo, político profesional, Petkoff tiene ahora 76 años de edad. Hijo de inmigrantes búlgaro y polaca, en 1949 ingresó al Partido Comunista de Venezuela (PCV). Junto a Douglas Bravo participó en la guerrilla. Detenido en tres ocasiones, se fugó de la cárcel en episodios que parecen extraídos de una novela. Gabriel García Márquez narró uno de ellos.

Crítico de la invasión soviética a Checoslovaquia, rompe con el PCV en 1970 y funda, meses después, el Movimiento al Socialismo (MAS). El nuevo proyecto político suscitó muchas simpatías internacionales por su planteamiento en torno a un socialismo con rostro humano y su distanciamiento del leninismo clásico. En poco tiempo, sin embargo, se volvió parte de la partidocracia tradicional y en uno de los beneficiarios de la renta petrolera.

Petkoff ha sido elegido diputado en distintas legislaturas. En 1983 y 1988 fue candidato a la Presidencia de la República, pero las votaciones que obtuvo fueron más bien modestas. Cuando en 1989 los habitantes pobres de Caracas se levantaron en contra de las medidas de austeridad del mandatario Carlos Andrés Perez, en lo que se conoce como el caracazo, y el gobierno respondió masacrando a civiles desarmados, guardó silencio. Corrido ya abiertamente hacia la derecha, en 1992 fue derrotado en las elecciones para la alcaldía de Caracas por un candidato de la izquierda radical. Un año después apoyó la carrera presidencial de Rafael Caldera, un socialcristiano que había roto con su partido, el COPEI.

El ex comunista fue integrado al gabinete del nuevo gobierno. Ocupó la dirección de Cordiplan (Oficina Central de Coordinación y Planificación) y fue el jefe de la política económica. Desde allí llevó adelante un agresivo plan de privatizaciones que la revista Producto resumió en una portada con el título: “Venezuela, país en venta”.

Sin ninguna mediación, anunció en 1997 que “apretaría más las tuercas a los venezolanos” en un momento en el que 67.8 por ciento de ellos eran oficialmente clasificados como pobres. Pidió comprensión y sacrificio a los trabajadores y las clases medias. Despidió a más de 50 mil empleados públicos. Modificó el régimen de las prestaciones sociales para eliminar su retroactividad, con la promesa de que ello permitiría aumentar los niveles salariales.

Petkoff avaló la apertura petrolera, mediante la que se privatizó, por la vía de los hechos, la columna vertebral de la economía venezolana, suscribiendo contratos leoninos en favor de las compañías trasnacionales. Como parte de esa política se apoyó la aplicación de descuentos en el precio de barril para refinerías de Estados Unidos. Petróleos de Venezuela (Pdvsa) entregó su sistema informático a una empresa mixta llamada Intesa, formada por la propia Pdvsa y SAIC, compañía fachada de la CIA, entre cuyos directores se encuentran varios ex secretarios de Defensa de Estados Unidos. Esa entrega fue clave en el paro/sabotaje petrolero de 2002.

El gobierno de Caldera despreció a la OPEP llamándola, según palabras del entonces ministro de Energía, “un cartel de Pinochos”. Violó sus cuotas de producción y propició la competencia entre sus integrantes. Las consecuencias no se hicieron esperar: el precio del crudo cayó estrepitosamente.

Petkoff fue el principal funcionario encargado de negociar un acuerdo entre el gobierno de Venezuela y el FMI. Sin resistencia alguna se allanó a los dictados del organismo financiero internacional. Poco después habló de que era necesario democratizar la institución.

Cuando en 1998 el MAS, el partido que había formado, decidió apoyar la candidatura presidencial de Hugo Chávez, lo abandonó entre abucheos. En el año 2000 fundó el vespertino Tal Cual, desde el que dedica al mandatario venezolano una crítica sistemática, visceral, amarga y facciosa. La publicación está muy lejos de ser el medio objetivo y equilibrado que sus apologistas dicen que es.

Desde entonces, en cada ocasión en que un medio de comunicación requiere de un comentario contra Hugo Chávez que pueda acreditar a un “izquierdista”, recurre a Teodoro Petkoff. Mientras tanto, la oposición venezolana lo utiliza como quiere. Y, a la hora en que hay que escoger a su candidato a la presidencia de la República, no lo deja llegar. A los que verdaderamente mandan dentro del bloque opositor les sirve donde está, haciendo lo que hace, pero no con más poder.

Quienes desde México ensalzan a Petkoff lo hacen no sólo para oponerse a Chávez, sino para promover dentro del país una izquierda institucional a gusto de la derecha. Es decir, una izquierda como la que hoy dirige al Partido de la Revolución Democrática (PRD).

 


Publicado por solaripa69 @ 10:37
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios