Viernes, 26 de diciembre de 2008

Salen a la luz más anomalías de la alianza por la educación

■ En ninguno de los acuerdos oficiales aparece la rúbrica de algún representante de la SEP

Emir Olivares Alonso

Aun cuando las autoridades educativas federales han hecho hincapié en que la Alianza por la Calidad de la Educación (ACE) se aplicará con base en las necesidades y particularidades de cada entidad del país, el documento con el se pone en marcha el acuerdo no plantea esas especificaciones.

La documentación oficial de la alianza es prácticamente idéntica para todos los estados del país, revelaron fuentes educativas, como se puede comprobar en los pactos firmados tanto en Nuevo León como en Puebla, de los cuales este diario tiene copia.

En ambos documentos se indican los cuatro principales lineamientos de la ACE: modernización de los centros escolares, profesionalización de profesores y autoridades educativas, bienestar y desarrollo integral de los alumnos y evaluación para mejorar, sin que se haga mención a las particularidades de cada región.

Además, pese a ser una iniciativa del gobierno federal, el acuerdo formal no es firmado por autoridades de la SEP, sino sólo aparecen las rúbricas de los mandatarios de Nuevo León, José Natividad González Parás, y de Puebla, Mario Marín Torres; las autoridades educativas de cada entidad; la dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, Elba Esther Gordillo, y de los secretarios de las dirigencias seccionales.

El tópico de modernización abarca la infraestructura y equipamiento de las escuelas, en las que en ambos estados se hace referencia al impulso de mecanismos para la “dignificación” de los establecimientos escolares; también incluye lo relacionado con tecnologías de la información y la comunicación, donde se incluye el desarrollo de habilidades digitales para docentes y en la que la única diferencia sustancial es que mientras en Puebla se pretende que para 2011 al menos 75 por ciento de las escuelas de educación básica cuenten con cobertura de conectividad, en Nuevo León ese objetivo se estableció para 2012 y a 80 por ciento de los planteles de ese nivel, además de que en la entidad norteña se construirán más de 5 mil aulas de habilidades digitales.

En el pacto educativo la participación social también se incluye dentro de la modernización. En sendos documentos se hace hincapié en el fomento del programa Escuela segura, de tal forma que la comunidad escolar debe convertirse en centro de la atención de las políticas educativas; así como que tanto las secretarías de Educación y las secciones magisteriales de cada entidad fomentarán mecanismos participativos de gestión escolar en los que intervengan los padres de familia, organizaciones de la sociedad civil y académicos; la diferencia más destacable en este punto es que en Nuevo León se adoptarán “las medidas necesarias” para que las escuelas abran los sábados para “la promoción de las actividades extraescolares”.

En lo referente a la profesionalización de maestros y autoridades educativas, la ACE, en ambas entidades, coincide en la obligatoriedad de que éstos sean sometidos a un examen de oposición para concursar las plazas de base del personal docente de nuevo ingreso y la promoción de los directivos; en que se fortalecerán los programas para la enseñanza del español, matemáticas, ciencias e historia, “a fin de contribuir en la eficiencia del sistema educativo”. En este punto la diferencia radica que en Nuevo León se creará un instituto de investigación, innovación y estudios de posgrado, en el que se impartirán estudios avanzados de maestría y doctorado en educación.

Los documentos son prácticamente idénticos en lo referente al bienestar y desarrollo integral de los alumnos, ya que modificar y mejorarlos es “condición esencial para el logro educativo”. En este tópico las autoridades de ambas entidades y las secciones sindicales se comprometen a garantizar que la niñez y juventud de educación básica “tengan cubierto el derecho constitucional a la salud y a la alimentación”; asimismo, prometen que se impulsarán programas en áreas de nutrición, atención oportuna de sobrepeso y obesidad, detección de adicciones, entre otras.

Además, en los dos acuerdos los firmantes se responsabilizan de favorecer el acceso, permanencia y egreso oportuno de los alumnos de hogares en situación de pobreza, así como fortalecer los programas de becas.

En cuanto a la reforma curricular la documentación oficial pone énfasis en el impulso que se debe brindar a la enseñanza del inglés desde nivel prescolar hasta el término de la educación básica y la reforma integral en los contenidos del nivel básico para que se “garantice una educación moderna y pertinente, más orientada al desarrollo de competencias y habilidades para la formación de ciudadanos íntegros”.

La orden

Luis Javier Garrido

El hallazgo de ocho militares decapitados en las inmediaciones de Chilpancingo (Guerrero) el domingo 21 ha sido el detonador de una nueva crisis en las fuerzas armadas mexicanas y en el gobierno de facto de Felipe Calderón, que parece hundido en la más absoluta incapacidad ante la situación de violencia que él mismo ha generado y ahora ante las amenazas de Washington.

1. La primera constatación que tiene que hacerse al analizar el escenario de violencia institucional con el que culmina 2008 en México es que éste ha sido generado por el gobierno de facto calderonista y que la responsabilidad por lo que acontece debe ser asumida plenamente por quien es el principal culpable: Felipe Calderón.

2. Los hechos son irrefutables. La estrategia de lucha contra el narco del gobierno panista en acatamiento a la Iniciativa Mérida impuesta por la Casa Blanca ha fracasado por completo y en el plano institucional sólo ha conducido a debilitar al Ejército al utilizarlo como fuerza policiaca en contra de los dispuesto por la Constitución: obligándolo a someterse a la DEA y a otras agencias estadunidenses, mermándolo con decenas de miles de deserciones, penetrándolo cada vez más por el narcotráfico, haciéndolo cometer innumerables violaciones a los derechos humanos, y ahora exhibiéndolo en su fracaso en una tarea para la cual no está preparado.

3. Los discursos de Felipe Calderón en La Ciudadela y del general Enrique Alonso en las exequias de las víctimas el lunes 22 hablando con amenazas son, por lo mismo, inadmisibles y sólo evidencian el desastre institucional de la administración panista. ¿Venganza contra quién? ¿Contra las decenas de miles de campesinos empobrecidos por las políticas de los gobernantes y que se dedican a esas actividades ilícitas como única salida?

4. El airado boletín de prensa enviado por la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena) a los medios, publicado el miércoles 24, lamentándose de la forma en que los medios informaron de las ejecuciones en Guerrero, no hace por otra parte más que evidenciar el malestar de la cúpula militar. La alta oficialidad no puede, sin embargo, ignorar que el Ejército Mexicano está cumpliendo un papel anticonstitucional al actuar como Ministerio Público y policía ministerial o judicial, que si su papel lo entendieron, equivocadamente, como “una guerra”, la están perdiendo; que han cometido innumerables violaciones a los derechos humanos, y, lo más grave, que han sufrido más de 100 mil deserciones por lo que la lucha contra el narco es en buena medida una serie de absurdos enfrentamientos armados entre militares y ex militares ahora al servicio de los capos.

5. Los grupos más activos de la extrema derecha mexicana se hallan en tanto en la más absoluta desazón. No pueden exigirle nada a Calderón en materia de seguridad pública porque ellos lo impusieron y son corresponsables de todo, de ahí su extravío y que ahora anhelen una mayor fascistización del gobierno y vean a Colombia como su modelo sin entender lo que está pasando. La locutora Denise Maerker del Canal 2 de televisión se quedó por eso pasmada cuando el martes 23 preguntó en su programa a Ingrid Betancourt si el gobierno de Uribe podía ser “un ejemplo para México” y la recién liberada le contestó tajante, para vergüenza de Televisa: “el gobierno de Colombia no puede ser un ejemplo para nadie”.

6. La entrevista dada por George W. Bush a The Washington Times el 22 de diciembre, reproducida parcialmente por El Universal del día siguiente, no deja, sin embargo, lugar a dudas. A menos de un mes de abandonar la Casa Blanca, el gobernante más turbio que ha tenido Estados Unidos y cuya familia ha sido vinculada desde el gobierno de su padre con los grandes intereses del narcotráfico, hace una advertencia al futuro gobierno de Barack Obama que más parece ser una tétrica advertencia a la administración de facto de Calderón. Obama, dice Bush, “tendrá que enfrentar a los cárteles del narcotráfico en el propio vecindario”, y “la primera línea de esa guerra debe ser México”.

7. La sumisión del gobierno de facto de Calderón al plan de la administración republicana de llevar a cabo una supuesta “guerra contra el narco” ha llevado, en consecuencia, no sólo a instaurar una violencia generalizada en distintas zonas del país, a quebrantar el orden jurídico atentando contra las instituciones, a violentar los derechos humanos fundamentales y a dañar la convivencia social y la economía nacional, sino que entraña además otra consecuencia muy grave: comprometer seriamente la soberanía de la nación. Una semana después de que el gobierno estadunidense declarara a los cárteles mexicanos como “la mayor amenaza del crimen organizado contra Estados Unidos”, Bush exige que las políticas que él instauró sean permanentes, y abre la vía para que la intervención de Washington sea cada vez mayor en México.

8. El futuro gobierno de Obama no va a ser tan diferente en su política exterior como muchos están empeñados en creer y es previsible que en esta materia, gracias en buena medida a las políticas erróneas del gobierno panista, va a continuar viendo a México como un peligro para su país y, en función de la doctrina de seguridad nacional de Estados Unidos impuesta por Bush –que ya es institucional–, a hacer valer el privilegio que Washington se otorga a sí mismos para intervenir en cualquier país donde exista una supuesta amenaza a sus intereses.

9. La supuesta “guerra contra el narco” de Calderón, vista desde Washington como una vía para acelerar el proceso de desmantelamiento del Estado mexicano, y entendida por Calderón como una pantalla para ocultar su ilegitimidad y su incompetencia, así como sus políticas antinacionales y antipopulares –que tanto están dañando al pueblo de México–, no ha conducido a los objetivos que vislumbraron los ambiciosos panistas. El narco se ha fortalecido y armado como nunca antes en su historia, y Calderón no sólo no se ha legitimado, sino que su incompetencia y venalidad se han hecho cada vez más evidentes con un saldo patético para México en el que el desprestigio y la crisis gravísima por la que atraviesan las fuerzas armadas como consecuencia de haber transgredido su papel constitucional, no son más que un ejemplo.

10. El dilema por el que atraviesa el gobierno de facto es muy claro, pues de negarse a retirar ya al ejército de esas tareas y persistir en su sometimiento a las políticas dictadas por las agencias estadunidenses, el narco se fortalecerá aún más y se seguirá armando sin límites, la crisis interna de las fuerzas armadas mexicanas continuará ahondándose y el país irá cada vez más a un despeñadero de violencia y a una mayor crisis social y económica, y desde luego institucional.

 


Publicado por solaripa69 @ 17:41
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios