Lunes, 29 de diciembre de 2008

A partir del próximo año incrementarán cada mes las tarifas para el servicio doméstico

Retiran subsidio al consumo de luz a viviendas y lo ceden a la IP

■ Los grandes industriales contarán con mejores condiciones de pago para que no les afecten las “variaciones inflacionarias”

■ Podrían contar incluso con un esquema de cargos fijos, señala el SME

Patricia Muñoz Ríos

Ampliar la imagen Las protestas por los excesivos cobros de luz aumentarán el próximo añoLas protestas por los excesivos cobros de luz aumentarán el próximo año Foto: Cristina Rodríguez

En forma subrepticia, el gobierno federal modificó en el último bimestre de este año las tarifas del servicio eléctrico para beneficiar a los grandes industriales y mayores consumidores del país y darles mejores condiciones de pago, e incluso está trasladando a los empresarios subsidios que tenían los usuarios domésticos, mientras para los ciudadanos en 2009 las tarifas de luz se incrementarán en forma mensual.

Además, a partir de febrero y marzo del próximo año cambiará radicalmente el esquema de cobro de energía eléctrica en el Distrito Federal y estados colindantes, y entrará en operación un nuevo sistema que incluye la instalación de cajeros automáticos en los que se podrá pagar el servicio las 24 horas del día, así como tres call centers, o centros de atención telefónica, en los que se podrán realizar trámites y quejas sobre el servicio, según detalló el líder Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), Martín Esparza Flores.

En cuanto a la modificación de las tarifas a escala nacional, información de las secretarías de Hacienda y Energía revela que desde la última semana de noviembre se cambió el esquema tarifario para “eliminar el efecto de la volatilidad de los precios de los combustibles y (evitar) que las variaciones inflacionarias” afectaran a los industriales del país que tienen elevados consumos.

Según Hacienda, se trata de “atenuar” el impacto del mayor costo de la energía para los grandes productores del país –tanto nacionales como extranjeros–, ampliar las opciones de pago y adoptar un esquema de cargos fijos para los usuarios industriales de alta tensión.

Para el líder del SME, Martín Esparza, de nueva cuenta se trata de beneficiar a las empresas privadas y darles mejores condiciones de pago, e incluso se trasladan subsidios que tenían los usuarios domésticos a los industriales. Sin embargo, para los consumidores domésticos durante 2009 seguirá incrementándose el costo de la energía eléctrica, ya que los cobros se determinan tomando como referente el costo de la unidad de medición del gas internacional y no el costo de producción nacional.

Asimismo se modificará el recibo de pago y los trabajadores de Luz y Fuerza del Centro que realizan la tarea de tomar las lecturas del servicio portarán equipos electrónicos especiales para procesar en tiempo real los consumos y emisión de recibos de luz y hacer más eficientes los cobros.

En entrevista, el dirigente señaló que desde finales de noviembre el gobierno federal modificó una serie de tarifas eléctricas para favorecer a los industriales, darles mejores condiciones de pago e incluso apoyarlos con subsidios. En tanto, para los usuarios domésticos continuará incrementándose el costo del servicio durante todo el próximo año, porque las tarifas aumentan prácticamente cada mes.

En cuanto al nuevo esquema que Luz y Fuerza del Centro establecerá a partir de febrero o marzo de 2009 para aplicar el cobro, realizar la toma de lecturas y atender al público, el líder del SME indicó que el Instituto Politécnico Nacional desarrolla el modelo, que modificará desde las gestiones para la solicitud de contratos hasta la verificación de lecturas, facilidades para los pagos y demás.

Este programa está muy avanzado e incluye modificaciones a las estructuras del sindicato y algunas cuestiones administrativas, ya que, por ejemplo, los tres call centers que se van a instalar darán servicio para que los usuarios vía telefónica realicen reclamos de por qué llegó alto el costo del servicio en el recibo y se pidan visitas de trabajadores para verificar instalaciones. Los cajeros automáticos se instalarán en establecimientos comerciales.

Las sucursales también van a contar con máquinas touch screen, o sea con pantallas táctiles que darán información a los usuarios. Los tomadores de lectura van a contar con pantallas portátiles, en las que ingresarán los datos del consumo desde los domicilios de los usuarios, y procesarán en línea las facturas o recibos; incluso vía Internet se podrán realizar consultas sobre el servicio.

Según informó Esparza Flores, también se va a cambiar la factura, el recibo tradicional de luz, el cual se hará más amplio y contendrá información sobre el historial del consumo, el costo real del servicio y los subsidios que se reciben.

Agregó que incluso ya se cuenta con recursos para iniciar el programa de licitación de compras, y los trabajadores van a comenzar un plan de capacitación para poner en marcha este nuevo sistema de gestión comercial.

En breve se constatará que el país ha entrado en recesión, vaticinan expertos de Banamex

Desaparecen 34 mil 244 empleos formales en un año, dice el IMSS

■ La economía nacional decrecerá 0.2 por ciento en términos reales en 2009, estiman analistas

■ Se crearán 80 mil plazas en 12 meses, prevén; entrarán al mercado laboral 700 mil personas

Juan Antonio Zúñiga e Israel Rodríguez

Ampliar la imagen Analistas estiman que en diciembre se elevó el número de despedidos. En imagen de archivo, asistentes a una feria del empleoAnalistas estiman que en diciembre se elevó el número de despedidos. En imagen de archivo, asistentes a una feria del empleo Foto: Marco Peláez

La generación de empleos formales se estancó en 2008 a partir de noviembre e incluso sufrió una caída anual de 34 mil 244 puestos de trabajo en el undécimo mes de este año respecto a los existentes en el mismo mes de 2007, revelan informes del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) difundidos por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).

Es la primera ocasión desde 2001 en que ocurre una caída absoluta en el número de trabajadores inscritos en el Seguro Social, el cual se redujo de 14 millones 539 mil 497 que había en noviembre de 2007 a 14 millones 505 mil 253 en el mes pasado.

Los empleados de empresas más afectados por los recortes de personal son quienes contaban con contratos permanentes.

De acuerdo con los informes oficiales del IMSS, en noviembre de 2008 había 51 mil 262 empleados “permanentes” menos de los que existían en el mismo mes de 2007.

Esa reducción fue parcialmente compensada con una elevación de la cifra de trabajadores eventuales en las áreas urbanas, que aumentaron 9 mil 535, mientras en las áreas rurales hubo un incremento de 7 mil 483.

Así, la pérdida anual de puestos de trabajo fue de 34 mil 244 en noviembre de 2008.

En la práctica, este año ha sido de nula generación de puestos laborales en el sector formal de la economía mexicana, con lo cual la promesa de campaña del actual jefe del Ejecutivo de convertirse en el presidente del empleo ha sido ampliamente contrariada por la realidad.

Constante aumento del desempleo

Se estima que en diciembre los recortes de personal aumentaron aún más la desocupación.

Asalariados que contaban con protección social y las mejores condiciones laborales son los afectados por dichos recortes, hechos por las empresas para absorber la elevación de costos provocada por la devaluación del peso y la ineficacia de las medidas puestas en marcha por el gobierno federal para atenuar el impacto de la crisis.

El crecimiento del desempleo durante esta administración ha sido una constante.

De acuerdo con informes del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en el cuarto trimestre de 2006 la desocupación abierta afectaba a 1.6 millones de personas que buscaban un empleo sin encontrarlo; mientras, en el tercer trimestre de 2008 ese universo se amplió a 1.9 millones de desocupados.

Con los despidos efectuados en diciembre el desempleo debe de ubicarse por arriba de 2 millones de personas.

El crecimiento de la desocupación es uno de los fenómenos que más preocupa a académicos, especialistas y analistas económicos del sector privado.

Ante dicho escenario, expertos del Grupo Financiero Banamex aseguraron que en 2009 la creación de empleos formales (asegurados en el IMSS) será prácticamente nula, e incluso se perderán plazas laborales.

Consideraron que lo anterior será consecuencia de un decrecimiento de la economía el próximo año de 0.2 por ciento, por lo que existe la probabilidad de que en breve se constate que el país entró en recesión al final de 2008.

Los especialistas estimaron un incremento anual de apenas 0.6 por ciento del empleo formal en 2009, equivalente apenas a 80 mil plazas, mientras más de 700 mil personas entrarán en el mercado laboral el próximo año.

Advirtieron que este desequilibrio podría ser mayor debido al posible regreso de migrantes de Estados Unidos, como resultado de las menores oportunidades de empleo y el endurecimiento de la política de ese país en la materia.

En su publicación especializada Examen de la situación económica de México, el Grupo Financiero Banamex, filial del global Citigroup, al comentar sus perspectivas para 2009, destaca:

“Estimamos que ahora el avance del PIB del país será de menos 0.2 por ciento en términos reales que lo producido el año previo. Tal caída implicará que en el año no se genere ningún empleo formal adicional, y que incluso se pierdan empleos.”

Los especialistas subrayaron que el deterioro del empleo formal se acentúa. Explicaron que durante 2008 la creación de puestos formales ha sido cercana a la mitad de los generados en 2007, mientras los salarios crecen marginalmente en términos reales.

Recordaron que a partir de septiembre de este año la crisis financiera se exacerbó a escala internacional y aparecieron síntomas en México.

Las caídas de la bolsa han sido las peores desde 1998, la percepción del riesgo crediticio del gobierno mexicano y su deuda subió fuertemente, las tasas de interés de largo plazo aumentaron de modo considerable, el mercado de deuda de empresas entró en crisis y durante semanas fue difícil refinanciar los vencimientos –aun de corto plazo–, así como el de los bonos IPAB, mientras la depreciación cambiaria fue la más aguda desde 1995.

En relación con las perspectivas sobre el dinamismo económico, el crecimiento del PIB habrá sido de 1.8 por ciento anual en 2008, el cual es menor al de los dos años previos, así como al de las últimas tres décadas, de 2.5 por ciento.

La economía marchó a un ritmo anual de 1.6 por ciento en el tercer trimestre del año, producto del avance de 36 de las 60 actividades productivas en que se reporta el PIB del país.

El avance anual de ese tercer trimestre contrasta con el último de 2007 y los dos primeros de 2008, en los que también hubo un mayor número de actividades con crecimiento, entre 40 y 44.

Ante estos hechos, los expertos señalaron: “con la evidencia actual, con datos retrasados sobre muchas variables, podríamos decir que es probable que en poco tiempo constatemos que el país entró en recesión al final de 2008”.

Acerca de la recuperación, vaticinaron que en 2010 no será muy acelerada: “estimamos que el PIB crecerá 2.3 por ciento”.

Lo anterior se debe en buena parte a que nuestro principal mercado, Estados Unidos, sólo tendrá también un repunte moderado, pues la crisis financiera y sus secuelas debilita de forma prolongada la economía productiva.

“Si las estimaciones se muestran medianamente correctas, tendremos ya que esta década el avance del PIB de México habrá sido de solamente alrededor de 2.1 por ciento anual”.

Es decir, otra década pérdida para el desarrollo del país.

Develan red de secuestradores de la AFI

PEDRO ZAMORA BRISEñO

COLIMA, Col., 23 de diciembre (apro).- La detención de un presunto secuestrador arrojó nuevas evidencias que podrían confirmar la implicación de un "madrina" y algunos elementos de la Agencia Federal de Investigación (AFI) en el secuestro de varios comerciantes del municipio de Tecomán.
En tanto, el procurador general de Justicia de la entidad, Arturo Díaz Rivera, declaró que es probable que el hallazgo de un arsenal en una residencia de Colima, el fin de semana pasado, esté relacionado con el caso de las personas plagiadas.
El acusado del secuestro fue identificado como Jesús Campos Arias, conocido como El Callejas, primo de Héctor Castrejón Campos, El Chueco, quien es señalado por la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJE) como "madrina" de
la AFI.
En su declaración ministerial, que este martes la PGJE difundió en parte, Jesús Campos dijo que en una ocasión su primo le comentó que trabajaba como "madrina" para agentes de la AFI y que se dedicaba a hacer levantones de comerciantes de Tecomán, para después pedir dinero a sus familiares a cambio de la liberación.
Campos Arias, un campesino de 34 años de edad, recluido en el Centro de Readaptación Social (Cereso) de Colima, mencionó que a finales de noviembre fue invitado por Castrejón Campos a participar en un secuestro, con la responsabilidad de cuidar y alimentar a las víctimas -recluidas en una vivienda de Tecomán-, entre ellas los comerciantes José Luis Mojarro Carrillo y Horacio Zanic Jurado.
De acuerdo con el detenido, después de varios días su primo y otra persona le informaron que iban a cambiar de casa a los plagiados, porque las autoridades andaban muy cerca y no querían correr riesgos, de manera que los trasladaron a la ciudad de Colima.
La noche del 17 de diciembre, narró Jesús Campos, llegaron varios agentes de la AFI e indicaron que había cambio de planes, que la orden era dejar en libertad a los secuestrados, a quienes se llevaron en un vehículo.
De acuerdo con la PGJE, las dos víctimas de secuestro, José Luis Mojarro y Horacio Zanic, coincidieron en que agentes de la AFI, junto con el "madrina" Castrejón Campos, intervinieron en los hechos.
Mojarro manifestó que el 27 de noviembre, cuando se dirigía a su casa, fue interceptado por un vehículo tipo Malibú, del que descendieron cuatro hombres armados que, sin decirle nada, lo subieron al vehículo, luego de identificarse como agentes de la Policía Judicial Federal.
A Mojarro le colocaron esposas, le cubrieron la cabeza y lo llevaron a una vivienda, junto con otra persona que luego supo se llamaba Horacio Zanic, por quien pidieron 50 mil pesos a cambio de su liberación.
Según José Luis Mojarro, los secuestradores le pedían un millón de pesos por dejarlo libre, para lo cual lo obligaron a hacer llamadas desde su teléfono celular a fin de que se comunicara con sus familiares y les informara de las exigencias de sus captores.
Mojarro afirmó que fue golpeado por sus secuestradores en diversas partes del cuerpo y amenazado de muerte, supuestamente por negarse a darles información sobre unos contenedores con mercancía que habían sido robados.
Abundó que, de manera sorpresiva, el día de su liberación llegaron varias personas y le dijeron, a él y a Zanic, que se los iban a llevar para dejarlos libres. En ese momento los sacaron de la casa y los trasladaron en un vehículo, junto con otras dos personas, hasta una brecha de la comunidad Los Asmoles, a un costado de la carretera a Manzanillo.
La PGJE informó que existe una orden de detención en contra de Héctor Castrejon Campos, El Chueco, por su probable responsabilidad penal en el delito de secuestro en agravio de José Luis Mojarro Carrillo y Horacio Zanic Jurado.
La dependencia estatal también informó que la Procuraduría General de la República continúa con las investigaciones por el delito de privación forzada de la libertad, ya que "las dos víctimas afirman en sus declaraciones que agentes de la AFI intervinieron en este delito, además de señalar a El Chueco como 'madrina' de dicha corporación".

 

La tramoya

Carlos Fazio

Se denomina tramoya a la maquinaria teatral para figurar o fingir prodigios o transformaciones. En sentido figurado, alude a un enredo hecho con ingenio, disimulo o maña. A su vez, tramoyista es una persona embaucadora, que usa engaños. Tramposa, pues. Con su gran peso simbólico, el concepto de tramoya explica el pasado reciente, lo acontecido el último bienio y la tendencia en México. Ésa ha sido la senda transitada en los últimos ocho lustros, que desemboca en la configuración del México actual: antidemocrático, excluyente, violento, con sus tramoyistas incluidos. Un país de corrupción, impunidad, fraudes y simulaciones sumergido hoy en el caos sociopolítico y en una guerra ininteligible, reguladora.

Como otras regiones del mundo, el gran enredo mexicano es un laboratorio de los planes de control militar, económico y geopolítico de Estados Unidos. Pero además, en un plano de subordinación a los designios del imperio, la guerra contra los malos de Felipe Calderón, mediante un calculado uso del terror enmascarado como limpieza, es funcional a las elites nativas trasnacionalizadas.

Se trata de una estrategia del Estado y de las elites para fabricar enemigos internos y descomponer los conflictos sociales, con un saldo costoso para todos, menos para ellos. Pero esto no empezó en 2007. Viene de antes. Cambiaron, sí, algunas formas de la violencia. Y aparecieron nuevos protagonistas. Aunque muchos vienen del pasado; han estado incrustados en los intersticios de los poderes fáctico e institucional durante años. A comienzos de los 90 se rompieron pactos y reglas entre ellos y vinieron las traiciones violentas. Por eso, no hay que engañarse con la charlatanería y las tramoyas perversas de los que mandan y sus administradores.

Veamos. En 1968, la rebelión de los estudiantes, con Tlatelolco como epicentro, propició una respuesta violenta, desproporcionada, del Estado. Fue el inicio de una fase regresiva, contrarrevolucionaria. Como dice Paolo Virno, literalmente empezó una revolución a la inversa, que consolidó y relanzó el mando capitalista en el país. Igual que su opuesto simétrico, la contrarrevolución no dejó nada intacto.

Amparado en el estado de excepción, el diazordacismo construyó de manera activa un peculiar “nuevo orden”, reforzado después por el echeverrismo y su guerra sucia paramilitar. Excedidos en su capacidad de disuasión, utilizando a los medios masivos para inducir a la degradación, los pacificadores de antaño intentaron invisibilizar la comprensión del conflicto. Pero frente al negacionismo del régimen con sus envolturas y confusiones, los críticos del sistema fueron capaces de subvertir el orden de la falacia, para hilar verdades. Aunque los criminales sigan libres e impunes todavía.

Volvamos al paramilitarismo como herramienta de la contrainsurgencia y la guerra sucia que en los años 70 devino en terrorismo de Estado. La estrategia implicó desarrollar estructuras criminales encargadas de eliminar al “enemigo interno”, por la vía de operaciones encubiertas y el accionar paramilitar. Bajo la coordinación de mandos del aparato de seguridad del Estado (Ejército, policías, organismos de inteligencia), agentes estatales sufrieron un proceso de mercenarización y se convirtieron en guerreros clandestinos e irregulares, coludidos muchas veces con sicarios, delincuentes comunes y narcotraficantes. Con lo que se rompieron los nexos entre ambos extremos de la cadena criminal.

Como brazo armado de la guerra sucia planificada por el Estado, el paramilitarismo jugó un papel clave en la regulación del conflicto interno. Pero después, quienes realizaron la limpieza reclamaron “lo suyo” al gobierno, el parlamento, la justicia y las distintas instancias de la nueva hegemonía nacional. Así, los “salvadores” de la patria, los que ordenaron, aplicaron y consintieron las ejecuciones sumarias extrajudiciales, las desapariciones forzadas, la tortura y se quedaron muchas veces con los bienes de las víctimas como botín de guerra, fueron recompensados y quedaron impunes e inmunes. Desde la cadena de mando, el presidente Luis Echeverría, para abajo.

Reciclado, difuminado o lavado el recurso paramilitar en el interior del Estado; convalidado el mercenarismo; normalizados y legitimados los viejos guerreros sucios y sus crímenes; premiados en lo jurídico, se construyó la ficción de un “Estado de derecho”. Funcionó la tramoya, pues. Impunes e inmunes los benefactores, hacedores y beneficiarios del mercenarismo-paramilitarismo de ayer (gobernantes, empresarios, banqueros, políticos, parlamentarios, ex jefes y comandantes de la Dirección Federal de Seguridad, la Procuraduría General de la República y las Fuerzas Armadas, incluidos desertores de elite del Ejército), muchos hacen parte hoy de los círculos de poder, y otros más abajo integran amplísimas redes de (in)seguridad gubernamentales, articuladas con cuerpos de informantes y organizaciones criminales en el marco de un Estado de tipo delincuencial y mafioso.

La violencia actual, con todo su horror y sus renovados niveles de degradación e ininteligibilidad –con sus policías, soldados y civiles degollados, sus avionazos, granadazos y civiles asesinados en los retenes militares–, es fruto de aquellos lodos. Con su guerra reguladora, Calderón “calentó” las plazas y desorganizó, en la etapa, el negocio criminal; su administración y protección institucional. Por eso, ahora, los mensajes y los tramoyistas de ocasión hablan de volver a pactar y negociar. De administrar la criminalidad organizada como antaño. Se trata de desenredar los pleitos entre famiglias, mafias y reguladores a sueldo, en el marco de una pugna por territorios y ganancias, donde nadie tiene las manos limpias.

Frente a eso, desde la ética, sólo queda la resistencia legítima. La búsqueda de una utopía de cambio social y político, desde abajo y a la izquierda, sumando la horizontalidad de las luchas cualquiera sean sus formas.

 


Publicado por solaripa69 @ 9:51
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios