Mi?rcoles, 21 de enero de 2009

En pobreza alimentaria 14.4 millones de mexicanos.

REGINA MARTíNEZ

MÉXICO, D.F., 20 de enero (apro).- El titular de la Secretaría de Desarrollo Social, Ernesto Cordero Arroyo, reconoció este martes que aún hay 14.4 millones de mexicanos en pobreza alimentaria, pese a que el gobierno federal ha destinado importantes recursos para disminuir el índice de marginación.
"La última medición que tenemos son 14.4 millones de mexicanos en pobreza alimentaria, y no hay un pronóstico de cuánto puede crecer debido a la crisis económica mundial", dijo en Hidalgo el funcionario federal, donde firmó -junto con el gobernador Miguel Ángel Osorio- tres acuerdos pactados en el marco del programa de Desarrollo Social y Humano, Hábitat y de Rescate de Espacios Públicos.
Al referirse al impacto de la recesión mundial en el país, Cordero Arroyo dijo que no obstante las limitaciones económicas, en Hidalgo ya hay algunos indicadores de un ligero avance en el sector social, ya que el municipio de San Bartolo Tutotepec dejó de pertenecer al grupo de los más pobres del país.
"En el año 2000, cerca de 10% de las viviendas no tenían energía eléctrica en el estado de Hidalgo y la última medición que se tiene es que esto ha disminuido y ahora ese dato disminuyó al 4% de viviendas que no tienen energía eléctrica", aseguró.
El funcionario federal también estuvo en Veracruz, donde signó un convenio con el gobernador Fidel Herrera para ejercer 102 millones de pesos en diversos programas de desarrollo social.
Ahí, el titular de Desarrollo Social desmintió la supuesta desviación de recursos de esa dependencia con fines electorales.
Son "meros rumores" de algunos personajes "para descarrillar el trabajo del gobierno federal", dijo Cordero Arroyo al referirse a las acusaciones vertidas por el gobierno estatal, diputados locales y sectores del PRI.
En conferencia de prensa, afirmó que hasta el momento no hay una sola denuncia formal interpuesta contra empleados ni funcionarios de la Sedesol, supuestamente por utilizar políticamente la entrega de recursos de los diferentes programas de combate a la pobreza.
Ante las reiteradas acusaciones de la dirigencia estatal priista, el secretario añadió que los padrones de beneficiarios de los programas federales, a cargo de la Sedesol, "son confiables y no están rasurados ni manipulados", y negó que haya delegados involucrados en precampañas electorales.
La aclaración la hizo tras conocer las acusaciones en las que se señala directamente a la delegada de la Sedesol en Veracruz, Alma Aida Lamadrid, de desviar los recursos a su cargo con tintes electorales, motivo por el cual el PRI estatal exigió su renuncia.
Cordero Arroyo mencionó que en la Sedesol "tenemos la convicción y la instrucción de aplicar los programas de política pública de manera transparente, oportuna y de cara a la sociedad".
Además, subrayó, los programas de política pública a cargo de la Federación están sujetos a auditorías, evaluaciones y fiscalizaciones por parte de expertos, "que evitan que se utilicen con otros fines distintos para los cuales fueron diseñados".
Las reglas de esos programas, dijo, pueden ser consultadas en el Diario Oficial de la Federación, "donde se establecen todos los controles que están en la ley, incluso hay sanciones penales".
En este sentido, insistió en señalar que las acusaciones contra el personal de la dependencia a su cargo "vienen de rumores para descalificar el trabajo del gobierno federal, durante este año que es electoral".

 

Desalojan a campesinos en Minatitlán; 30 lesionados

■ Demandan al gobierno estatal y al ayuntamiento obras urgentes

Andrés T. Morales (Corresponsal)

Minatitlán, Ver., 20 de enero. Cuarenta personas detenidas y 30 heridas –entre éstas 10 policías– fue el saldo de un desalojo que realizaron agentes municipales, estatales y federales contra 500 campesinos que bloqueaban desde el lunes las tres principales vías de acceso a la ciudad de Minatitlán, en el sur del estado.

Los uniformados utilizaron toletes y gases lacrimógenos para dispersar a los labriegos, quienes se defendieron con machetes, palos y piedras. Las autoridades locales informaron que hay al menos tres uniformados con lesiones graves por “arma blanca”.

El gobierno federal anunció que, junto con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), interpuso una denuncia penal por “atentados contra las vías de comunicación”.

Los campesinos, provenientes de congregaciones rurales, bloquearon el tráfico en las carreteras Costera del Golfo, Nuevo Teapa-Cosoleacaque y Minatitlán-Coatzacoalcos, para demandar al gobernador Fidel Herrera Beltrán y y a la alcaldesa, la también priísta Guadalupe Porras David, la realización de obras públicas.

Encabezados por Francisco Izquierdo Pérez y Ranulfo Cabrera Rivera, los inconformes dijeron que 85 por ciento de los caminos rurales están “destrozados” y hay poblados sin agua potable, energía eléctrica e infraestructura básica.

Recordaron que en 2004, cuando empezó el gobierno de Herrera Beltrán, les prometieron un paquete de obras que no se ha cumplido, y a pesar de que llevan 10 meses realizando gestiones y pidiendo audiencia con Porras David, la alcaldesa se niega a recibirlos.

También exigen obras de saneamiento y rehabilitación de caminos y poblados afectadas por las inundaciones de 2008, cuando se desbordó el río Coatzacoalcos. Ante la falta de respuesta, los labriegos bloquearon los accesos a la ciudad, lo que ocasionó pérdidas a empresas y retrasos en la entrega de combustibles de cuatro complejos petroquímicos de Petróleos Mexicanos.

La línea de pasajeros ADO informó que fueron canceladas 600 corridas al centro y el sureste del país.

La Cámara Nacional del Autotransporte de Carga calculó que 2 mil 500 unidades quedaron varadas en los tres tramos carreteros, y la SCT ordenó cerrar 20 horas de las carreteras que conducen a la “zona de conflicto” en los municipios de Sayula de Alemán, en Veracruz, y Cárdenas, Tabasco.

A las 10:30 de este martes, unos 600 efectivos de la policía intermunicipal Coatzacoalcos-Minatitlán-Cosoleacaque de la Secretaría de Seguridad Pública del estado y de la Policía Federal Preventiva llegaron para el desalojo, pero los labriegos los enfrentaron. Tras la refriega, que duró más de media hora, los campesinos fueron replegados.

Pedro Aguilar Medina, coordinador de la policía estatal, informó que 10 agentes y 20 campesinos fueron trasladados al hospital regional de Coatzacoalcos y a clínicas del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Rechaza la SEP informar sobre el sueldo de Elba Esther Gordillo; “dato personal”

■ También queda resguardada la información del fideicomiso creado para Líneas Aéreas Azteca

Elizabeth Velasco C.

Mientras la Secretaría de Educación Pública (SEP) se negó a entregar información sobre el sueldo que percibe la dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo Morales, a pesar de tratarse de recursos públicos, la Procuraduría General de la República (PGR) clasificó como reservas tanto el número de averiguaciones previas abiertas contra Genaro García Luna, titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal, desde 1990 a la fecha, como el contenido de los expedientes.

Asimismo, clasificó el expediente del líder del cártel del Golfo, Osiel Cárdenas Guillén. Por su lado, el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras) también decidió resguardar por 12 años la información sobre un fideicomiso creado a instancias del gobierno federal por la empresa Líneas Aéreas Azteca.

Dichos casos, junto con otros 50, se evaluarán hoy en la sesión pública del Instituto Federal de Acceso a la Información Pública (IFAI). En el primero, la SEP arguyó que el sueldo de la lideresa magisterial es un “dato personal”, clasificación que no existe en la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública (LFTAIP). Ésta establece que todo recurso del erario, independientemente de la figura que asuma (sueldo, fideicomiso, presupuesto, etcétera), tiene carácter público.

Por otra parte, para negar el acceso a las averiguaciones, o tan sólo dar a conocer el número de las indagatorias que se abrieron contra García Luna, la PGR aludió a los artículos 13, 14 y 15 de la LFTAIP que avalan, entre otros aspectos, el tiempo de máxima reserva: 12 años.

También alude a los argumentos presentados por el comisionado presidente del IFAI, Alonso Lujambio, al participar en la resolución de los recursos 187/07, 487/07 y 488/07. Según Lujambio, “el nombre de una persona asociado con la existencia o inexistencia de averiguaciones previas en trámite en relación con ella (sic), constituye información confidencial, pues permite conocer datos personales de dicha persona que inciden en su intimidad”. Con ese sustento, se ampara la clasificación en el artículo 18 de la LFTAIP.

Por último, la PGR se amparó en el artículo 16 del Código Federal de Procedimientos Penales, recientemente reformado por el Congreso de la Unión, que causó en diciembre pasado que el IFAI se manifestara en contra al señalar que es el “primer gran retroceso” en la materia, porque niega el acceso a las averiguaciones, incluso las concluidas.

Ese artículo da acceso a las pesquisas sólo al inculpado, su defensor y la víctima u ofendido y su representante legal. Y advierte que el servidor público que quebrante la reserva será sometido a un procedimiento de responsabilidad administrativa. La PGR usó argumentos parecidos para el caso de Osiel Cárdenas, aunque puso a disposición del solicitante los boletines de prensa que ha emitido sobre el tema.

Del fideicomiso para Líneas Aéreas Azteca, Banobras alegó que la Ley de Instituciones de Crédito prohíbe “dar noticia de cualquier operación o servicio a persona distinta al titular o su representante legal”, y de violar lo establecido, podría incurrir en “responsabilidad civil e incluso penal”.

El católico señor Calderón

Luis Linares Zapata

El Vaticano envió a este país de otrora sumisos oyentes a sus maniobreros de alto rango para transmitir, con precisa corrección, sus anticuados e injustos criterios sobre la familia. Varios cardenales y rotundos obispos hicieron gala de sus maneras de comportarse en distantes estrados, ordenar y vestir con gala y dispendio. Fue una fiesta diseñada para el despliegue de la alta burocracia eclesiástica, fuera nacional o salida de la misma curia romana. La intolerancia, el fundamentalismo y el desfase de la realidad fueron los distintivos impresos después de varios días de cónclave. Y no sólo eso, sino que la acompasaron con otras visiones tanto o más inaceptables: sobre la mujer, el Estado laico, la cultura (evangélica la llamaron) y la homosexualidad, entre otras cuestiones centrales.

El Vaticano quiere apropiarse del núcleo básico de la sociedad como su distintivo señero sin detenerse a pensar que existía antes de la Roma histórica y, con segura esperanza, prevalecerá sobre su final desvanecimiento. Desde su muy particular sello reaccionario pretende definir su comportamiento, valores y normas, todo ello dictado por las concepciones que ha pergeñado desde hace centurias. La clerecía desea situarse en el centro del debate y ser, de nueva cuenta, árbitro indisputable e infalible de la disputa, el sanctórum que diga la primera, la siguiente y última palabra, la que formule las sentencias e imparta absoluciones urbi et orbi a los pecadores. Sesgan, de su definición familiar (padre-madre e hijos) a, cuando menos, un cuarto de los hogares monoparentales (madres solteras e hijos). Nada dicen de la común violencia que se despliega en su interior.

Pero la curería de elite también afirma que las mujeres son las que, con sus modas y formas provocativas de conducirse, incitan a los hombres para que las agredan o falten al respeto. El recato, la discreción y la obediencia deberán ser sus patrones de conducta. La homosexualidad, para esta clerecía, es una desviación malsana y no puede ser reconocida y menos integrada a la convivencia social. Puede, tal vez, ser practicada en lo íntimo. Pero de ello se tiene que dar cuenta en la confesión, es decir, es materia de pecado grave. Al pronunciar tan rotundas como hipócritas sentencias se muerden la lengua (o la cola) y olvidan a incontables correligionarios que ven al prójimo (hombre, niña o niño) con una mirada lasciva y perversa y acuden, presurosos, a ocultar sus tropelías y delitos.

Pero los diplomáticos enviados por el Papa alemán no se detienen en las minucias mencionadas. En el fondo, también desean darle un zarpazo más al Estado laico, su peor enemigo. La iglesia romana no ha quitado el dedo de este molesto renglón desde que la modernidad los arrasó. Lo sigue combatiendo con todas sus fuerzas disponibles. Quiere volver a tener la capacidad decisoria que, hace ya varias centurias, tuvo sobre creyentes, gentiles y soberanos. No se resigna a ocupar el lugar que la conformación de los estados actuales le deparan: ocuparse de los sentimientos de trascendencia, es decir, la íntima religiosidad de las personas. Saben, porque lo pueden hasta medir, que las sociedades siguen una ruta cada vez más secular y van formando nutrido rebaño, alejado de los mandatos, prédicas, bulas y encíclicas que tan a menudo lanza desde su sede romana.

La Iglesia católica ha puesto mucho de su parte para alejar de su seno a los otrora creyentes. Es notorio su desfase respecto de las conductas y valoraciones que van adoptando los distintos pueblos de todos los países. México no es excepción.

En este contexto se dio la presencia del señor Calderón en tal evento confesional. Hizo, para tan solemne ocasión, gala de su catolicismo provinciano y recibió su título por aclamación: “presidente católico”. Citó, para subrayar su entrega y pertenencia de credo, todo un santoral: su mal catalogado patrono y a los santos colectivos a los que describió como mártires de la persecución, es decir, los cristeros que mataban en el nombre de su Cristo.

Nunca estableció Calderón su distancia como jefe de un Estado laico, logrado a golpes de sangre, decisión y valentía por parte de varios miles de mexicanos, entre los que no se cuenta él mismo. Su actitud fue la de uno de tantos asistentes, feligreses sumisos a los dictados de su jerarquía. Ahí, cardenales y obispos hicieron gala de sus potestades que reclaman divinas. Curas privilegiados que lucieron, con el desparpajo acostumbrado, sus ornamentadas vestiduras, sus joyas, símbolos inequívocos de poder y riqueza. Siguen permitiendo o solicitando ante su presencia, genuflexiones y besos de anillo y mano, tal como lo obligaron a partir de la Edad Media.

La administración del señor Calderón, con seguridad, captó el mensaje de su jefe. Y lo usará para reafirmar los rasgos que ya la distinguen. Quizá por esas mismas razones y pareceres es que los panistas se desfasan tan a menudo y cancelan, por decreto local, los besos. O le exigen, a cualquier ciudadano, para identificarse, la fe de bautismo como sustituto del acta de nacimiento.

Parten, burócratas y políticos panistas, del citadino preconcepto según el cual todos los mexicanos confiesan la misma religión. Se olvidan, o desconocen, que hay muchos pueblos abandonados que no cuentan con los servicios de un párroco o notario público que actualice las actas que catalogan como viejas. Esta actitud monacal de los panistas se ha ido trasluciendo en sus maneras de gobernar. Se hacen más recalcitrantes cuando se declaran creyentes, cuando creen ser portadores de los valores tradicionales de la familia mexicana, cualquiera que esto pueda significar en el Guanajuato o en el Jalisco de las mafias extremistas que ahí se han entronizado.

Poco a poco, paso a paso, dicho a dicho, el señor Calderón va sembrando lo que él y su partido habrán de cosechar en poco tiempo.

 


Publicado por solaripa69 @ 10:26
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios