Lunes, 26 de enero de 2009

“Paren el daño a las pirámides”, reclaman cientos de visitantes

■ “No puede haber más espectáculo que la majestuosidad de Teotihuacán”, expresó una joven

Javier Salinas Cesáreo (Corresponsal)

Teotihuacán, Méx., 25 de enero. Hoy, la voz de cientos de turistas que visitaron la majestuosa Ciudad de los Dioses se escuchó y fue rotunda: “No al espectáculo de luz y sonido” y “Paren el daño a las pirámides” fueron algunas de las consignas que expresaron al firmar contra el espectáculo multimedia Resplandor teotihuacano.

“Jamás estaremos de acuerdo. Ese espectáculo es una falacia; no puede haber más espectáculo que las pirámides y su majestuosidad”, expresó la joven Ingrid Vallejo, una de las cientos de visitantes que firmaron contra el show.

Este domingo no fue como otros en Teotihuacán, porque justo en la puerta 1 de la zona arqueológica un grupo de sindicalizados del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) instaló una mesa receptora de firmas y repartió volantes donde se explicaban los daños que han causado a las pirámides del Sol y de la Luna al colocarles taquetes, tornillos, cableado y luminarias.

A su paso, visitantes nacionales y extranjeros escucharon la explicación de los activistas y firmaron sin dudar.

La familia de Eugenio Pirson rubricó la petición una vez que escuchó al dirigente sindical Lázaro Salvador Moreno, y que vio fragmentos de rocas dañadas. Expresó: “Como mexicano no estoy de acuerdo con que se destruyan nuestros monumentos nacionales. Venimos cada vez que podemos y traemos amigos extranjeros; es un orgullo traerlos a que conozcan las pirámides, y no quisiera que vieran todo lo que han hecho. Lo primero que dirán los extranjeros es que nos encargamos de destruir nuestro pasado, nuestra cultura y orgullo.

“Países como Francia o España cuidan sus monumentos, no los destruyen como nosotros; no hacen estos hoyos, que perjudican totalmente las pirámides”, dijo.

Otra de las familias que mostraron su desacuerdo fue la de Martha Mora, originaria del estado de México.

“Nuestros antepasados deben ser respetados. No estoy de acuerdo con lo que están haciendo; la zona arqueológica debe respetarse tal como está. Si quieren montar espectáculos de luz y sonido, ahí están los teatros y otros foros.

“Ese espectáculo se debe parar; no lo hacen para nuestros hijos, sino para ellos (los empresarios). Prefiero las pirámides tal como están, con su grandeza, y que nuestros hijos tengan idea de cómo vivieron los teotihuacanos.”

Contó que con frecuencia lleva a sus hijos a las pirámides para inculcarles el amor por la historia. “A mi hijo le he dicho que se dé cuenta del orgullo de ser mexicano, que si vienen de otros países a admirar nuestras pirámides, por qué nosotros no las valoramos”, apuntó Martha Mora.

Los trabajadores sindicalizados del INAH se instalaron sobre la Calzada de los Muertos, donde también repartieron volantes y recabaron firmas.

El dirigente sindical de la zona arqueológica y secretario general de la sección cinco del Sindicato Nacional de Trabajadores del INAH, Lázaro Salvador Moreno, explicó que durante los siguientes días continuará la recolección de firmas, las cuales se harán llegar con una solicitud de suspensión definitiva del show a la Presidencia de la República, a la Cámara de Diputados y al Poder Judicial de la Federación.

Expulsan a danzantes

Durante la mañana de este domingo, siete integrantes del grupo de danza prehispánica Quetzalcoátl Naucampa, originarios de Teotihuacán, se sumaron a las actividades de recolección de firmas.

Sin embargo, sólo permanecieron cerca de media hora, porque fueron expulsados de la zona arqueológica por personal de seguridad, con el argumento de que no estaba permitido su estancia en la zona con “esa vestimenta”, y porque “el sonido de sus caracoles daña los monumentos y molesta a los turistas”.

Primero fue un agente de la policía auxiliar, contratada para custodiar la zona, quien se acercó a los danzantes para exigirles que salieran, porque estaba prohibido hacer sonar sus caracoles.

Después fue el jefe de seguridad de la zona arqueológica de Teotihuacán, Manuel Cárdenas, quien casi a empujones los expulsó del área, con el argumento que ahí no podían estar vestidos con sus trajes típicos. “Aquí no pueden estar vestidos así; váyanse a vestir como se debe”, les dijo.

Los miembros del grupo Quetzalcoátl Naucampa narraron que desde hace tiempo se les prohíbe la entrada a la zona arqueológica y sólo pueden acceder si tramitan un permiso especial, cuya solicitud tienen que hacer por lo menos con dos meses de anticipación.

Anuncia AMLO estrategia nacional ante el empeoramiento de la crisis

■ Habrá movilizaciones en Hacienda, Luz y Fuerza, Comisión Federal de Electricidad y Asociación de Bancos de México

■ Se instalarán en todo el país “casas en defensa de la economía popular”, dice

Alma E. Muñoz y Enrique Méndez

Andrés Manuel López Obrador afirmó ayer que la crisis económica empeorará, y ante ello anunció una nueva etapa de la resistencia civil para buscar soluciones colectivas que eviten cobros indebidos en el consumo de combustibles, electricidad, agua, predial, tarjetas de crédito, hipotecas o cualquier otro abuso de autoridad o de prestadores de servicios, así como proteger las pensiones de los trabajadores que, afirmó, han perdido más de 50 mil millones de pesos en los meses recientes.

En asamblea general con miles de brigadistas reunidos en el Zócalo capitalino, el ex candidato presidencial llamó a nuevas movilizaciones ante la Secretaría de Hacienda, las oficinas de Luz y Fuerza del Centro, la Comisión Federal de Electricidad y la Asociación de Bancos de México, y manifestó que “la triste realidad” que viven miles de mexicanos se traduce en desempleo, carestía, pobreza, inseguridad y violencia, “pero sobre todo existe incertidumbre y empieza a manifestarse la angustia y la frustración”, frente a un ambiente de insensibilidad e indolencia del gobierno.

Agradeció el apoyo y expresó su reconocimiento a los dirigentes del Frente Amplio Progresista (FAP), en particular el petista Alberto Anaya, el presidente nacional de Convergencia, Luis Maldonado, y los perredistas Alejandro Encinas y Alejandra Barrales, presidenta del PRD capitalino, todos presentes en la reunión.

López Obrador debió aguardar 15 minutos para iniciar su discurso, pues justo cuando iba a tomar la palabra se inició el llamado a misa en Catedral; mientras algunos asistentes protestaron, otros aprovecharon para asistir a la celebración litúrgica, aunque debieron dejar en las puertas del atrio sus pancartas y propaganda. También destacó el operativo que desplegó la Policía Federal Preventiva, con elementos femeniles en toda la acera del Palacio Nacional, detrás de vallas metálicas.

En el discurso, López Obrador confirmó que a partir de febrero se instalarán 31 casas en defensa de la economía popular en las capitales de los estados, así como 16 en las delegaciones del Distrito Federal. Señaló que las acciones de resistencia civil permitirán “seguir presionando al gobierno usurpador” para que proteja al pueblo porque, dijo, “todo apunta a que la situación va a empeorar”. Ejemplificó que el peso se devaluó 40 por ciento respecto del dólar y continúa en aumento el despido masivo de trabajadores.

Cuestionó la falta de voluntad y capacidad del gobierno calderonista para enfrentar ese desafío, “porque está atrapado en la red de complicidades y componendas que se tejió desde el fraude electoral. Está atado de pies y manos. Además es muy inepto”.

Explicó que la crisis nacional se origina por la corrupción y la desigualdad, que derivan en un mal gobierno, y señaló como responsables a quienes se adueñaron del poder y de las instituciones. “En nuestro país existe una república aparente, simulada, falsa; hay poderes constitucionales, pero en los hechos un grupo los ha confiscado. Esta especie de dictadura encubierta no sólo nulificó la vida democrática, sino causó una profunda desigualdad económica y social”, resaltó.

Advirtió que en contraste “se ha creado una clase parasitaria de altos funcionarios públicos y políticos que gozan de privilegios”. Recordó que desde 2000 los gobiernos federales panistas aumentaron el gasto corriente en 72 por ciento, y que en los dos años de Felipe Calderón ha crecido en 400 mil millones de pesos.

“Ahora bien –se preguntó–, si no ha habido crecimiento económico, si hay una profunda desigualdad social y se padece de una dictadura encubierta, ¿cómo es entonces que no ha habido un estallido social? La respuesta tiene que ver con la nobleza y la vocación pacifista de nuestro pueblo, y con el papel de válvulas de escape que han jugado la economía informal y el fenómeno migratorio.”

Pero acotó que aun cuando no se ha desbordado el descontento, la manifestación más inequívoca del fracaso de la política económica vigente es “el crecimiento tan preocupante de la desigualdad y de la violencia”. Insistió en que un cambio económico no surgirá de la clase política en el gobierno, “empecinada en el lucro, en el discurso de la mentira y en el desdén, pensando que con el control de los medios de comunicación seguirá imponiéndose”. Por ello, dijo, la movilización debe continuar.

Antes, Alejandro Encinas detalló la estrategia de esta nueva etapa de la resistencia civil pacífica: campaña de difusión, del 26 al 30 de enero; martes 3 de febrero, a las 17 horas, mitin frente a Hacienda, en la avenida Hidalgo de la ciudad de México, para exigir un cambio en la política económica y demandar que bajen los precios de la gasolina, el diesel, la luz, el gas, se derogue el IETU y se protejan los fondos de pensiones; miércoles 17 de febrero, a la misma hora, asambleas del movimiento frente a las oficinas de LFC y de CFE, en las 31 entidades y el Distrito Federal.

El siguiente mes, apertura de las casas del movimiento; 3 de marzo, a las 17 horas, mitin frente a la AMB, en rechazo a las altas tasas de interés en las tarjetas de crédito; miércoles 18, a la misma hora, reunión de evaluación sobre la defensa del petróleo en el monumento a Lázaro Cárdenas, en el Eje Central, y el 22, a las 10 horas, en el Zócalo capitalino, asamblea informativa.

En la última parte de su discurso, Andrés Manuel López Obrador exigió la cancelación del proyecto multimedia Resplandor teotihuacano y protestó por los daños ocasionados a esa zona arqueológica. También expresó su solidaridad y la del movimiento con los familiares de los 65 mineros que murieron en Pasta de Conchos, y a los mineros de Cananea, en huelga desde hace 18 meses, que “sufren acoso, represión y confabulación entre autoridades federales y el dueño de Grupo México”.

Igual solidaridad expresó a los potosinos que defienden el cerro de San Pedro, explotado por la Minera San Xavier; al pueblo de Zimapán, Hidalgo, que rechaza la construcción de un basurero de residuos tóxicos, razón por la cual, afirmó, el tribunal electoral desconoció al alcalde electo del PRD, José María Lozano. También se refirió al caso del presidente municipal electo de San Marcos, Guerrero, a quien se le quitó, dijo, el triunfo para dárselo al PRI.

Exigió la libertad de los maestros de Mexicali Héctor Manuel Lara, Carlos Antonio Castro y Álvaro Escamilla, encarcelados “con la complicidad del gobernador panista José Guadalupe Osuna” por encabezar un movimiento en contra de Elba Esther Gordillo.

Demandó la libertad de los “presos políticos” de Atenco y de todos los luchadores sociales hostigados o privados de su libertad por la defensa de causas populares y del medio ambiente; reiteró su solidaridad a los periodistas Miguel Badillo y Ana Lilia Pérez; respaldó a los trabajadores técnicos de Pemex por organizarse y defender sus derechos, y expresó reconocimiento a campesinos y pescadores.

El cinismo corporativista de Acción Nacional

MIGUEL ÁNGEL GRANADOS CHAPA

En Nuevo León el consejo estatal del PAN está "explorando" una posible alianza con el Panal, el partido de Elba Esther Gordillo. Tres de los cuatro precandidatos al gobierno del estado están gozosamente de acuerdo con ese vínculo, del que esperan ser beneficiarios. Disintió uno solo de ellos, y el abanderado panista en la contienda anterior, que fue derrotado por el del PRI, se escandalizó por la unión electoral de su partido con la dirigente magisterial, a la que describió en términos crudos, tanto que el líder del Panal condicionó el nexo que se explora a que deje de insultarse a su jefa (que no tiene cargo alguno en ese partido y quizá tampoco milita en él, aunque sea de su propiedad).
De consumarse la unión, los dos partidos saldrían ganando. A Acción Nacional no le caerán mal decenas de miles de votos para recuperar la gubernatura, que ya ganó hace doce años, y el Panal se aseguraría posiciones que quizá no obtendría librado a su sola fuerza. Pretende que el PAN le garantice dos diputaciones locales, una alcaldía y dos docenas de regidurías en varios municipios. Hace tres años, en su debut comicial, el partido de Gordillo no alcanzó ninguna posición ejecutiva y sólo obtuvo dos curules, por la vía de representación proporcional, que es el mínimo que busca mantener ahora.
En el planteamiento de esa eventual alianza, el PAN neoleonés ha razonado con claridad lógica pero con perjuicio de su ética política. Calcula que el voto magisterial le permitirá volver a gobernar esa entidad. Da por sentado que el Panal es el brazo electoral del SNTE, y no sólo no le importa sino que apetece que esa fuerza sea ejercida a su favor. Esa pragmática posición es sólo una muestra más de que el partido blanquiazul padece una fascinación por el corporativismo que antaño detestó. O dijo detestar, porque ahora hay que preguntarse por la sinceridad de los principios panistas, que era posible honrar cuando no había posibilidad de deshonrarlos. Pero en cuanto la hubo fueron rotos fácilmente.
Uno de los móviles para la fundación del PAN fue precisamente la denuncia del corporativismo. El presidente Cárdenas, para desarrollar su política de masas, las organizó. Bajo el control del PNR primero y del PRM después, fueron creadas poderosas centrales, una campesina y otra obrera, la CNC y la CTM. Esas agrupaciones fueron escarnecidas por la crítica panista, que decía ver en ellas una esencial falta de respeto a la libertad personal en aras de un colectivismo tramposo.
Al paso de los años, y en cuanto llegó al poder, el PAN se ha beneficiado de ese colectivismo tramposo, del corporativismo que era una de sus bestias negras. Lo hace al menos de dos maneras. Por un lado, se ha avenido con las propias organizaciones priistas, a las que dejó de ver defectuosas y viciadas para encontrarles virtudes al grado de compartir con ellas el poder. Por otra parte, ha buscado crear sus propias corporaciones. Ese es el caso de la Confederación Sindical Mexicana (CSM) y de la Unión Nacional Integradora de Organizaciones Solidarias y Economía Social, un largo nombre ideado para que su acrónimo sea significativo: Unamos.
Ambas agrupaciones fueron creadas desde el gobierno. Sin recato alguno, el director del Fondo Nacional de Apoyo para las Empresas Sociales (Fonaes), ubicado en la Secretaría de Desarrollo Social, se convirtió en junio de 2004 en dirigente de Unamos, cuya planta fundadora estuvo integrada por grupos a los que el propio Fonaes patrocinó. Ese líder postizo, Javier López Macías, tuvo al menos un rapto de sinceridad cuando afirmó, en su discurso inaugural, que "el gobierno va a hacer el cambio de arriba hacia abajo".
Al recibir a los dirigentes de la Alianza Sindical Mexicana (precedente inmediato de la CSM), el presidente Vicente Fox se refirió a la tradición sindical de las agrupaciones reunidas en la nueva central. Se refería a los sindicatos propatronales que el sector privado de Monterrey organizó en los años treinta para evitar que los trabajadores de sus empresas fueran absorbidos por el sindicalismo oficial. La Federación Nacional de Sindicatos Independientes dio así pie a la Alianza favorecida por la Secretaría del Trabajo, entonces todavía bajo el mando de Carlos Abascal. Su sucesor, Francisco Xavier Salazar, fue un activista del nuevo corporativismo: amén de inventar un líder minero para sumarlo a este propósito, alentó una escisión en la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC) y el grupo disidente se adhirió a la alianza para constituir la Confederación Sindical Mexicana, a la que la Secretaría del Trabajo de la actual administración trata con delicadas deferencias, en contraste con el trato hostil que reserva a las organizaciones que no le son gratas.
No son redundantes, cumplen sus propios propósitos, pero no hubiera hecho falta que el PAN en el poder organizara su propio corporativismo. Su idilio con el que sirvió de puntal al régimen autoritario que presuntamente sería desmantelado tan pronto se instaurara la democracia panista es tan ardiente que ha permitido olvidar a casi todos los panistas la naturaleza que atribuyeron a los nuevos socios de su partido. Todavía en la elección de 2000 trabajadores petroleros panistas sufrieron castigo por su oposición al liderazgo del sindicato de Pemex, que precisamente ese año intermediaba para llevar a la campaña presidencial priista quinientos millones de pesos, parte de una cantidad mayor recibida de la dirección de la empresa pública. Poco después, el gobierno abandonó a esa militancia opositora y anudó su lazo con Carlos Romero Deschamps, que se volvió foxista y hoy está a partir un piñón con el nuevo gobierno, que sigue engrosando las cuentas bancarias del comité nacional y de su líder y le aseguró que sus privilegios no serán disminuidos en la organización de la industria que surja de la reforma aprobada el año pasado.
Ese trato complicitario entre el presidente Calderón y el sindicato petrolero se extiende a las otras agrupaciones obreras del corporativismo priista: los electricistas y los ferrocarrileros, los azucareros y los trabajadores de la radiodifusión, la CTM y el Congreso del Trabajo ven en el Ejecutivo a un jefe, ni siquiera un compañero, tal como vieron a los presidentes priistas en el arreglo satisfactorio para todos (menos para los asalariados) que caracterizó al régimen autoritario presidencialista.
El punto más alto del más que pragmático, cínico avenimiento del partido de la gente decente con el corporativismo de la gente que no lo es (según dictamen de los propios panistas) es el que une a Calderón con Elba Esther Gordillo. Ella lo ha apoyado desde la elección interna por la candidatura presidencial panista y, de varios modos, abierta y solapadamente, contribuyó a su llegada a la Presidencia. El pago explícito por ese invaluable servicio ha sido ceder una parcela de poder a la dirigente magisterial, que cada vez que puede ensancha su territorio a partir de pactos como el que está gestándose en Nuevo León y los que ya operaron en Guanajuato y Baja California. El abandono de los principios panistas en ese campo incluye tolerar a su voluble aliada el que se coaligue, cuando así conviene a su interés, con el propio PRI que echó de sus filas a la lideresa.
Cae más pronto un hablador que un cojo, reza un refrán que denuncia la incongruencia de un predicador. Así ha caído el PAN

 


Publicado por solaripa69 @ 10:20
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios