Lunes, 02 de marzo de 2009

Exige AMLO a Calderón declare al país en estado de emergencia.

Tratan de ocultar la pérdida de medio millón de empleos en tres meses y la grave caída del peso.

Demanda en Tamaulipas que se hable con verdad a los mexicanos sobre la gravedad de la crisis económica, que ya se convirtió en verdadera catástrofe, con más criminalidad y violencia

 

Andrea Becerril. La Jornada.

Enviada

Abasolo, Tamps., 1º de marzo. Andrés Manuel López Obrador exigió a Felipe Calderón que declare al país en estado de emergencia y hable con la verdad a los mexicanos sobre la gravedad de la situación económica, ya que “tratan de ocultar –dijo– que desde hace tres meses se pierden 6 mil empleos diarios y la devaluación del peso frente al dólar es ya superior a 50 por ciento”.

A punto de concluir su recorrido por todos los municipios del país, el político tabasqueño advirtió que aunque lo acusen de alarmista debe denunciar que se entró ya a una verdadera catástrofe en materia financiera, lo que va a ocasionar más criminalidad y violencia, sin que el gobierno usurpador tome las medidas requeridas para evitarlo.

Insistió en que Calderón está obligado a reorientar el presupuesto y aplicar medidas de austeridad en la administración pública, entre ellas bajar a la mitad los sueldos de la alta burocracia, a fin de destinar los recursos públicos a proteger a las mayorías frente a la crisis.

Ayer, cuando se dirigía a Abasolo para llevar a cabo su primer mitin del día, López Obrador se topó con un largo convoy de soldados que se dirigía a la octava Zona Militar de la ciudad fronteriza de Reynosa; al llegar a la plaza principal de Abasolo advirtió que sacar más soldados a la calle no va a frenar el problema de la inseguridad en el país.

Informó que incluso de acuerdo con datos oficiales, la pérdida de plazas de trabajo va en aumento en el país. Según los indicadores del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en los últimos tres meses cada día son 6 mil los mexicanos que han perdido su empleo, lo que significa que en ese lapso más de medio millón de trabajadores pasaron a las filas de los desocupados.

Los que se robaron la Presidencia de la República tratan de ocultar esta realidad, pero nosotros calculamos que este año habrá un decrecimiento de 5 a 8 por ciento en la economía, lo que se deduce fácilmente aunque maquillen las cifras, porque en estos dos primeros meses del año tiendas como Chedraui y Soriana han visto bajar sus ventas hasta en 12 por ciento.

Aunado a ello, detalló, las remesas que hacen desde Estados Unidos los migrantes a sus familias también han disminuido.

Más tarde, en Soto la Marina, hizo notar a sus simpatizantes que todo empeora, ya que no habrá crecimiento sino decrecimiento de la economía, lo que significa que no se van a crear más fuentes de trabajo y que habrá mucha mortandad de empresas pequeñas y medianas.

Después, en Villa de Casas, el último de los tres municipios de Tamaulipas que le faltaba por visitar, López Obrador insistió en el tema. El agravamiento de la crisis, dijo, debe ser motivo de reflexión y de preocupación, porque entre más desempleo y menos crecimiento haya, sobrevendrán más inseguridad y más violencia.

Consideró que el avance del crimen organizado no se va a detener con mayores contingentes de militares en las calles, ni con construir más cárceles o endurecer las penas, porque si la violencia ha crecido a los niveles actuales es por la aplicación de una política que ha cerrado las puertas a millones de jóvenes.

En la plaza central de la localidad, acompañado por los senadores perredistas Rosalinda López y Salomón Jara, el ex candidato presidencial recalcó que el gobierno usurpador, en una actitud irresponsable, no está haciendo nada para enfrentar esta situación que más que crítica ¡es ya una catástrofe!, para que se entienda, aunque nos acusen de alarmistas.

Es necesario, remarcó, parar la pérdida de trabajos y tiene que haber un mensaje en ese sentido con mucha claridad. Sin embargo, tanto en Abasolo como en Soto la Marina y Villa de Casas advirtió que el cambio no se dará de arriba abajo, ya que a la mafia de las 30 familias que se han apoderado del país les ha ido muy bien con la política neoliberal, que más bien es pillaje y por eso no quieren que nada cambie.

Sin título profesional, 56% de docentes de primarias indígenas

Revela estudio que algunos ni siquiera ha concluido sus estudios

Alto índice de reprobación y aumento en la deserción, otros problemas

Karina Avilés. La Jornada.

 

Un informe de la Dirección General de Educación Indígena reveló que el 56.4 por ciento de los docentes que dieron clases en el pasado ciclo escolar a unos 800 mil estudiantes de nivel primaria no se han titulado o aún no concluyen sus estudios.

Estos niños, quienes estudian en las condiciones más precarias –debajo de palapas, en enramadas o en espacios acondicionados como aulas– tuvieron una reprobación de 8.4 por ciento, el doble en comparación con el promedio nacional.

De igual manera, la primaria indígena reportó una deserción del 3 por ciento –en relación con el 1.5 por ciento a nivel nacional–, la cual fue superior a la del ciclo 2005-2006.

Con base en dicho documento, de un total de 37 mil 656 maestros contratados para enseñar a los niños indígenas en la primaria, sólo 13.23 por ciento, esto es, 4 mil 971 profesores, tienen el título de licenciado y apenas 3.23 por ciento, que significan mil 218 maestros, son titulados de la normal superior.

Dicho nivel educativo, sólo cuenta con seis doctores y 311 profesores con maestría que se han graduado. Pero también destaca que hay 23 mentores que no terminaron el nivel de estudios que imparten, la primaria, y otros 22 no concluyeron la secundaria. A su vez, 368 docentes registran el bachillerato incompleto.

El 31.91 por ciento, 11 mil 991 maestros, son pasantes de licenciado, y 17.44 por ciento, que ascienden a 6 mil 554 docentes, no terminaron la licenciatura.

En este estudio, que incluye la información correspondiente al inicio del ciclo escolar 2007-2008, destaca también una importante caída en la matrícula de atención en los albergues escolares, donde se brinda alimentación y hospedaje a los pequeños.

Así, la cobertura disminuyó en 23 por ciento en comparación con el ciclo anterior, al atender a 45 mil 71 niños, en relación con los 58 mil 928 que fueron registrados en el periodo pasado.

Por otro lado, la educación indígena, distribuida en tres niveles –inicial, prescolar y primaria– atendió en total a un millón 283 mil 49 estudiantes en el ciclo pasado. La mayoría de la cobertura se concentró en la primaria, con 65.3 por ciento, ya que en prescolar y en educación inicial apenas se alcanzó el 29.8 por ciento y 4.9 por ciento, respectivamente.

En el informe se señala que de las 68 agrupaciones lingüísticas consideradas en el país por el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI), 57 se cubren en la primaria, 51 en el prescolar y 47 en la educación inicial.

Colima: Todos están en el narco

JORGE CARRASCO. Proceso.

 En Colima, la elección del 5 de julio pone en juego más que intereses económicos y políticos: expedientes judiciales muestran que los núcleos de poder formal en el estado y en su capital, encabezados por el gobernador Silverio Cavazos y por el alcalde con licencia Mario Anguiano –precandidato del PRI a la gubernatura–, están implicados con poderosos grupos de narcotraficantes.

El narcotráfico domina las elecciones del 5 de julio próximo en Colima. Candidatos a presidencias municipales, a diputaciones federales y al gobierno del estado tienen vínculos familiares, empresariales o profesionales con los cárteles de Joaquín El Chapo Guzmán y de los hermanos Amezcua.

De acuerdo con expedientes judiciales, el principal señalado es el precandidato del PRI a la gubernatura y desde el miércoles 25 presidente municipal con licencia de la capital de Colima, Mario Anguiano Moreno.

Según reportes de inteligencia, también están en la mira de las autoridades el ahora diputado local y candidato a una diputación federal Roberto Chapula de la Mora, del PRI, y la candidata a la presidencia municipal de Manzanillo, Esmeralda Cárdenas Sánchez, del PAN. Identifican además a los hermanos del gobernador Jesús Silverio Cavazos Ceballos, Francisco y Rafael, como operadores de El Chapo Guzmán, aunque ellos no son candidatos.

Mario Anguiano Moreno es el precandidato con mayor fuerza para ser nominado por el PRI, pero también el que más lazos tiene con el narcotráfico. Familiares suyos han sido condenados en México y Estados Unidos por tráfico de drogas.

Su hermano Humberto, apodado La Rana, fue condenado en 2004 a diez años de prisión por vender metanfetaminas, y su primo Rafael Anguiano Chávez purga en Estados Unidos una pena de 27 años por ser considerado jefe de la organización de los Anguiano en Los Ángeles, California, vinculada con los hermanos Amezcua, Los Reyes de las Metanfetaminas.

A pesar de esos antecedentes, el alcalde aspirante tiene el respaldo del gobernador Cavazos Ceballos, cuyo entorno también ha sido vinculado con el narcotráfico. Antes de asumir la gubernatura, cuando era diputado local por el municipio de Tecomán, sus hermanos fueron procesados por la Procuraduría General de la República (PGR): Francisco por consumo de cristal y Rafael por distribución de metanfetaminas. Además, éste es señalado como operador del Chapo en esa demarcación.

Este es un extracto del reportaje que publica la revista Proceso en su edición 1687 que empezó a circular este domingo 1 de marzo.

Astillero

Las deudas del PRD

Chucho colabora. Confusión y desgaste

Julio Hernández López. La Jornada.

 

Lo que queda del Partido de la Revolución Democrática está en quiebra. Y no sólo por las revelaciones contables hechas en el reciente consejo nacional del sol azteca, con un oportunísimo sentido de intencional depreciación electoral y un tufo inocultable de amago escandaloso hacia Andrés Manuel López Obrador, sino por el desfonde ético, ideológico, político y electoral de esa opción administrada deficitariamente por Jesús Ortega.

El perredismo chucho está hoy más cercano al calderonismo que a la izquierda social. Ayer mismo, entrevistado por Notimex, Ortega anunció que el PRD colaborará para lograr un acuerdo entre el gobierno federal y otras fuerzas políticas a fin de sacar adelante al país ante la crisis económica. Civilizado, moderno y comprensivo, es decir, responsable y nada egoísta ni sectario, el amigo Jesús hace saber que antepondrá los intereses del país a los partidistas y que buscará la instalación de una mesa de diálogo seria y formal. La agencia del gobierno, perdón, del Estado mexicano, indagó sobre un posible encuentro con el presidente Felipe Calderón, a lo que el colaboracionista Ortega (sí, es pleonasmo político) dijo, sincerote, franquísimo (autodelator): No veo necesidad de una reunión cuando estamos en vías de comunicación con representantes del gobierno del más alto nivel, aunque los legisladores valorarán por qué otras vías se puede continuar con el diálogo.

Pero no se están asfixiando en solitario los chuchos devaluados, sino también las opciones más o menos sensatas de rescate y mantenimiento de ideas de izquierda. En un forcejeo que ha sembrado confusión, López Obrador promueve en el país candidaturas contrarias al PRD, bajo los escudos de los partidos del Trabajo y Convergencia, mientras en las plazas que considera de gran influencia personal suya, como Tabasco y la ciudad de México, ha accedido a sobrellevar un matrimonio de conveniencia con el chuchismo bajo la tesis lombardista de no abrirle camino a la derecha (aunque muchos de los presuntos izquierdistas que emerjan victoriosos de las venideras contiendas internas a despensa limpia acaben siendo una vergüenza pública, como ha sucedido con muchos delegados y diputados locales del trienio en vías de fenecer). En el fondo, el gran problema es que por razones logísticas se sigue posponiendo la gran definición que sería el rompimiento con el cascarón chucho y la convocatoria a la creación de un nuevo partido, aunque a 2009 y 2012 se llegue con PT y Convergencia.

Sólo para agregar un botón de muestra a la mercería chuchista: ayer renunciaron a Convergencia quien desde 2006 era secretario nacional de organización, Jesús Paredes Flores, y su esposa, la diputada federal Patricia Castillo Romero (él es de Nayarit y ella está avecindada en esa entidad). La familia Paredes Castillo se retira porque se siente desplazada por la corriente de López Obrador, pues en primer lugar de la lista de candidatos de Convergencia por la primera circunscripción plurinominal va Bertha Luján, funcionaria del gobierno capitalino encabezado por AMLO y del legítimo actual, y el esposo Jesús había pedido que en ese sitio fuera él, para así heredar la curul de su cónyuge Patricia. Jesús había sido presidente de Convergencia en Nayarit (sus cuentas electorales fueron desastrosas) y dejó en su lugar a su hermano Édgar Saúl, mientras su esposa Patricia ha sido, además de diputada, delegada del comité nacional de Convergencia en el mismo Nayarit. Todo en familia. Pero ahora, muy dignos, renuncian a su partido y se pasan... al chuchismo perredista.

 


Publicado por solaripa69 @ 10:03
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios