Viernes, 06 de marzo de 2009

LOGRA LA CENTE FOROS SOBRE APLICACIÓN DE LA ACE.

 

Marcharon en el D.F. y lograron ser recibidos en la Cámara de Senadores

El Cambio


Durante el día de ayer miles de integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) provenientes de diversas entidades del país se dieron cita en el Zócalo de la Ciudad de México para después de un breve mensaje de representantes de los contigentes, desplazarse a la Cámara de senadores para manifestarse.

A su llegada al recinto dio inicio un mitin en la que participaron diversos líderes de organizaciones sociales y populares de procedencia nacional e internacional entre los que destaco la presencia de un contingente de Argentina quien se pronuncio a favor de las causas del magisterio disidente.

El secretario general de la Sección XVIII de Michoacán, Artemio Ortiz Hurtado se dirigió a los ahí reunidos

enarbolando una enérgica protesta por la aplicación de la Alianza por la Calidad de la Educación. "Nos encontramos en una posición de emplazamiento al régimen del gobierno federal para detener la agresión en contra del pueblo de México y la entrega de mas de 500 mil millones de pesos que nos robaron de nuestro fondo de ahorro y principalmente echar atrás la criminal ley del ISSSTE. Para decirles a Diputados y Senadores que no aceptaremos los centros de certificación, la aplicación de la Alianza por la Calidad Educativa y las nefastas reformas en nuestro país ya que atentan contra el artículo tercero constitucional, el constituyente de 1917 y los derechos de los trabajadores como lo es un derecho a la jubilación entre otros, agresión que significa la muerte de las escuelas normales en nuestro país", apuntó.

Fue al medio día cuando una veintena de secretarios generales fue recibida al interior de dicha cámara y no fue hasta pasadas las 16:00 horas cuando salió la comisión negociadora y al grito de “sí se pudo, sí se pudo”.

Los acuerdos a los que se llegó, a decir de Ortiz Hurtado, destaca la suspensión de la aplicación de la Alianza por la Calidad de la Educación hasta que no se lleve acabo un debate nacional en cada uno de los estados, escuelas y centros de trabajo.

Informó que los diputados recién recibieron la propuesta de minuta de los senadores el pasado día 4 de febrero y que no se ha iniciado la discusión de dicha minuta.

Lo que de inmediato se acuerdó es comenzara trabajar dicha ruta de discusión en el país con padres de familia, intelectuales, pedagogos, alumnos y pueblo en general; por lo que se acordó además una cita para el próximo 17 de marzo al medio día en el Senado de
la Republica.

 

 

Gobierno de los ricos.

La Jornada.

 

De acuerdo con información divulgada por la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés), el ex propietario y actual presidente de Banamex, Roberto Hernández, adquirió a principios de esta semana seis millones de acciones de Citigroup, dueño, por hoy, de la institución financiera que opera en México. El movimiento refuerza las versiones, difundidas hace dos semanas por el rotativo estadunidense The Wall Street Journal, de que Hernández, acompañado de otros inversionistas, planea readquirir Banamex, en un momento en que las acciones de Citigroup se ubican a un nivel ínfimo: ayer llegaron a menos de un dólar, cuando a principios de año costaban 7.08 dólares.

Por su parte, senadores de los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y de la Revolución Democrática (PRD) reiteraron ayer su disposición a imponer límites a las tasas de interés y comisiones que los bancos en el país cobran a los usuarios de los servicios financieros. El presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, Manlio Fabio Beltrones, subrayó la necesidad de que realmente existan tasas de interés acordes al mercado mundial y que se evite el saqueo del que están siendo objeto muchos quienes utilizan, sobre todo, el crédito al consumo. La declaración tiene lugar un día después de que, en un foro realizado en el Senado de la República, autoridades de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Servicios Financieros (Condusef) expresaron su rechazo a fijar topes a los costos de los servicios bancarios, por considerar que tal medida podría inhibir el crédito y perjudicar sobre todo a los más pobres.

Los hechos que se comentan dan cuenta, desde distintas perspectivas, del carácter antipopular y pro empresarial del grupo que ostenta el poder público, su favoritismo hacia los ricos y su exasperante tolerancia a prácticas bancarias que merecen calificarse de agio y usura. Por un lado, el intento de recompra de Banamex por Roberto Hernández hace obligado recordar los términos en que se dio la venta de ese banco a Citigroup en 2001: mediante una operación bursátil, avalada por el entonces titular de la SHCP, Francisco Gil Díaz –quien había sido director de Avantel, propiedad de Roberto Hernández–, que significó que tres mil 500 millones de dólares no ingresaran, en calidad de impuestos, al erario. El episodio es botón de muestra de una política fiscal profundamente inmoral e inequitativa que se ensaña con los pequeños contribuyentes y los sectores productivos y es, en cambio, condescendiente y obsequiosa con los altos potentados, quienes tendrían la obligación de pagar mayores impuestos. Tales directrices constituyen, en el momento presente, un factor de descontento social por cuanto castigan a los sectores más afectados por la crisis económica y profundizan las enormes desigualdades sociales que recorren el país.

Por lo demás, es evidente que las instancias burocráticas supuestamente encargadas de regular a la banca se han erigido, desde hace tiempo, en defensoras de facto de los banqueros, no de los usuarios, pues de otra forma no se puede explicar que toleren los exorbitantes cobros que se realizan en el país por concepto de servicios financieros: según datos de la propia Condusef, el costo anual de una tarjeta de crédito de Banamex-Citigroup es ocho veces superior en México que en Estados Unidos; Scotiabank cobra a los tarjetahabientes un interés de 60 por ciento anual en México, cuando ese costo no rebasa 16 por ciento en Canadá, y mientras los usuarios de plásticos de HSBC en Inglaterra pagan alrededor de 18 por ciento de interés anual, el costo para los clientes en México es de 71 por ciento.

La actual crisis económica ha puesto de relieve la necesidad de reactivar los motores de la economía y expandir el mercado interno, pero eso difícilmente se podrá lograr cuando la gente tiene que destinar altas cantidades de sus recursos a saldar deudas impagables y cuando el Estado no puede obtener recursos de donde los obtienen la mayoría de los países modernos: del cobro de impuestos a las grandes empresas, a los propietarios de las grandes fortunas y a los grandes capitales. Ante la falta de voluntad política y el cariz oligárquico del gobierno federal, es necesario que compromisos como el expresado ayer por los senadores de la República se traduzcan en acciones, y que no se queden en el ámbito declarativo, como ha ocurrido en ocasiones anteriores, pues ello contribuiría a que crezca la frustración de la población hacia el conjunto de la clase política. Hechos, no palabras, es lo que se requiere en el crítico momento actual.

Ni para frijoles

SARA LOVERA. Proceso.

MÉXICO D.F., 5 de marzo (apro).- La nación mexicana y muchos de sus habitantes vivimos y vimos cómo se empezó a perder la vergüenza y el pudor en los años 70, época de las represiones sin cuartel; en los años 80 perdimos el salario y nos copó la palabra crisis. En 1984 pude documentar como se cerró una empresa cada tres días y hubo miles y miles de despidos. Se fracturó el aparato productivo, se abrieron las fronteras para las importaciones más sorprendentes y nunca más se recuperó un milímetro de alegría en el campo. Y, sin embargo, no oímos de hambruna.

Dicen que en su despacho de ministro, como de la época de Don Porfirio Díaz, Pedro Aspe, Secretario de Hacienda y Crédito Público, en 1989 decía que los mexicanos aguantábamos cualquier cosa, teníamos un colchón económico, redes familiares solidarias, costumbres y una cultura de idiotez, que aseguraba el éxito del proyecto salinista de "modernización".

Obreros y campesinos no protestarían, ni clases medias, sostenía Aspe. Y eso lo fundaba en su convicción de que en todas las casas se comían frijoles, mismos que rendían mucho con un poco de agua y combinados con las tortillas quitaban el hambre y las ansias de protestar. Pero, sobre todo, recuperaban la energía. Era como una inyección de sangre.

Frijoles. Negros bien aguados. Ricos, abundantes. Decía mi madre que habiendo frijoles en una casa, no hacía falta nada.

En México se cultivan 70 variedades de esa leguminosa y dice doña Edelmira Linares, del Jardín Botánico de la UNAM, que los frijoles tienen el doble de proteínas que los cereales; además tienen hierro – la vitamina para la sangre- y con el maíz, hacen una cadena proteica, que ha impedido la hambruna, aún en las peores épocas.

Tal vez por ello me ha parecido tan cruel, tan terrible, en medio del ventarrón económico que estamos viviendo, una noticia doble: el fríjol ha subido de precio hasta 60% en el último año y al mismo tiempo se ha reducido su producción de la que dependen 570 mil campesinos mexicanos. Eso, dicen los especialistas, como resultado del tema agropecuario del Tratado de Libre Comercio que acaba de cumplir un año en operación.

La información, además, señala que lo más sorprendente no es que se roben por los caminos trenes completos de maíz sino que hay un asalto semanal a trailers que transportan frijoles. Un robo que también se atribuye al crimen organizado. Porque se supone que es un producto de venta inmediata, sin mayor trámite, cada tonelada cuesta 18 mil pesos. Un trailer suele transportar 10 toneladas. Negocio redondo.

Pero me preocupa más que sea por hambre. Me preocupa su precio, su escasez, la desgracia de que el fríjol, de origen mexicano, que dio al mundo una leguminosa llena de fibra, de proteínas, que combate la anemia, que se repartía barato en las tiendas Consaupo en los años 60, tiendas de las que había una a la vuelta de cada casa en el Distrito Federal, resulta ahora un artículo de lujo. El último pedacito del colchón a que se refirió Aspe. Ya no habrá nada más después de que eso sea imposible de comer y conseguir.

Me preocupa la indiferencia como se van acumulando las notas del desastre económico. Me asusta que ya ni siquiera haya frijoles para enfrentar lo que viene. Que, de acuerdo con el genio económico de Immanuel Wallersteini, todavía no vemos ni una punta de lo que será esta etapa de la crisis del capitalismo, que en tiempos electorales se combinará con populismo y proteccionismo para mitigar lo duro de la falta de todo y de la escasez del dinero. Lo dijo el día que subió el dólar a más de 15 pesos.

Y si ello no es suficiente, pienso en que ya ni frijoles habrá para nada, ni para nadie en un país que perdió la vergüenza, que está a punto de perder su historia, que no puede sino tener discursos vacíos de igualdad social, igualdad entre los sexos, cuando no hay nada o muy poco qué repartir de bienestar, de alegría, de esperanza, donde los líderes políticos piensan que alguien los va a escuchar.

Al despuntar marzo de 2009, 99 años después de que Clara Zetkin nos llamó, a las mujeres a unirnos por el derecho al trabajo, la sindicalización y un salario digno, me pregunto si tenemos fuerza para salvar los cultivos de fríjol, en esos campos militarizados de México, de guerra sin fin, de ejecutados y muertos. Donde a la tristeza ya no se la calma con nada.

No podemos hablar de igualdad, ni de espacios políticos para las mujeres, si como dice mi madre, no habrá frijoles para comer y empezarán a contarse historias de hambruna.

 

 

Gobernadores defienden su tenencia.

Desempleo: viene lo peor

Enrique Galván Ochoa.

 

Como era de esperar, la respuesta de los gobernadores perrepripánicos a la iniciativa de derogar la tenencia vehicular fue violenta. Actuando bajo sus órdenes, los secretarios de finanzas de las 32 entidades federativas del país –incluido el izquierdista (¿será?) del Distrito Federal– enviarán hoy una carta al Congreso y a la Secretaría de Hacienda rechazando la posibilidad de que se les prive de ese ingreso que calculan en 22 mil millones de pesos anuales. No mencionan, por supuesto, que en los últimos meses los automovilistas fueron sacrificados con 36 gasolinazos y una parte de la recaudación es para los gobernadores. Caso cerrado, seguiremos pagando la tenencia y los gobernadores dándose una vida de jeques árabes.

Viene lo peor

‘‘En economía estamos pasando una etapa difícil –dijo con toda crudeza Ismael Plascencia, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales–, pero creemos que todavía lo peor está por llegar. El desempleo como ustedes han visto ha sido brutal en los primeros meses del año, a finales del año pasado también. En el mes de enero 128 mil desempleados”. Hasta ahí lo que dijo Plascencia. A pesar de los esfuerzos del gobierno calderonista, no por resolver el problema sino por maquillar su dramática realidad, todo apunta a que para finales de año se habrán cancelado un millón de puestos de trabajo de los registrados en el IMSS. México es uno de los países con mayor desempleo del mundo: pertenece a los que tienen más del 40% de la población en edad de trabajar sin una ocupación formal.

 

El tema de la tenencia

Miguel Ángel Rivera.

 

Todavía hay suficiente tiempo para que se dictamine en el actual periodo ordinario de sesiones del Congreso la derogación del impuesto de tenencia de automóviles, pero vale advertir a los propietarios que no empiecen a festejar y mejor hagan sus ahorros para cumplir este año con esa obligación.

En efecto, como lo advirtió el secretario de Finanzas del Gobierno del Distrito Federal, Mario Delgado, todas las entidades federativas se han manifestado en contra, porque suspender ese gravamen les representaría una pérdida de ingresos en este año por casi 30 mil millones de pesos.

Debido a ello, las bancadas del PRI y del PVEM impulsan una reforma que condicione la derogación de la tenencia a un aumento por parte del gobierno de Felipe Calderón de las participaciones federales por el equivalente de lo que dejarían de recibir los estados y el DF.

Lo más probable es que ocurra lo propuesto por el senador Carlos Lozano (PRI) de que la tenencia se quite a partir de enero de 2010, para realizar previamente los ajustes presupuestales.

 

 


Publicado por solaripa69 @ 9:44
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios