Martes, 17 de marzo de 2009

Entra en vigor bando moralista en Culiacán

Impone sanciones a piropos, palabras y ademanes altisonantes

El proyecto del alcalde priísta Jesús Vizcarra es recaudador, afirma regidora perredista

Señalan deficiente difusión de las disposiciones

Javier Valdez Cárdenas

Corresponsal. La Jornada.

Culiacán, Sin., 16 de marzo. Este lunes entró en vigor el nuevo bando de policía y buen gobierno de Culiacán, aprobado en enero, que prohíbe usar en la vía pública palabras altisonantes, hacer ademanes groseros, atentar contra la moral y las buenas costumbres, decir piropos y realizar manifestaciones públicas sin avisar a las autoridades municipales con 24 horas de anticipación.

Las nuevas disposiciones sancionan a quien no pinte frecuentemente la fachada de su vivienda, arroje basura desde la ventana de un vehículo particular o de transporte público, porte armas de aire comprimido y sea propietario de animales agresivos o peligrosos. También se penará a dueños de establecimientos que ofrezcan servicio de Internet y permitan a sus usuarios ver pornografía.

Las sanciones incluyen arrestos de 36 horas y multas hasta de 40 salarios mínimos.

El bando fue aprobado por la mayoría de los regidores, a partir de una propuesta del alcalde de la capital sinaloense, Jesús Vizcarra Calderón, ganadero y exportador de carne de extracción priísta, considerado uno de los más fuertes aspirantes a la gubernatura de Sinaloa, que se renovará en 2010.

La presidenta del Frente Cívico Sinaloense y ex diputada local del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Mercedes Murillo Monge, calificó el ordenamiento municipal de moralista y recaudador; sostuvo que afecta la sana convivencia ciudadana y atenta contra todos los sectores sociales.

No se sabe si este reglamento lo hicieron en el seminario o en el cabildo. ¿Quién dicta la moral y las buenas costumbres? ¿Qué son para los políticos y para todos los millonarios la moral y las buenas costumbres? ¿Qué va a pasar con los almanaques que traen mujeres semidesnudas?, cuestionó Murillo. La autoridad municipal, agregó, no difundió entre todos los sectores el nuevo bando, lo que dificultará su aplicación.

En esto coincidió el regidor del Partido Acción Nacional (PAN) César Guerra, quien señaló que hubo descuidos y negligencia de la administración municipal para dar a conocer las nuevas disposiciones.

Sólo para ellos (el alcalde Jesús Vizcarra y la secretaria del ayuntamiento, Gabriela Chaín) la promoción fue satisfactoria, pero la fracción de regidores panistas cree que se quedaron cortos, que les faltó mucho por informar, comentó.

Gabriela Chaín informó a su vez que se repartieron 25 mil trípticos sobre el bando en escuelas, cruceros y comercios de Culiacán; además, los trabajadores del área de barandilla recibieron cursos de capacitación.

El ordenamiento incorpora dos figuras innovadoras: el mediador social, que ofrecerá asesoría y defensa ante problemas vecinales, y el consejo de participación, que ayudará en conflictos menores.

Otras acciones penadas son tirar escombro en lugares prohibidos, atentar contra el patrimonio ajeno, molestar de cualquier forma a los vecinos, usar medios de transporte contaminantes, circular en bicicleta provocando desmanes y participar o apoyar en carreras de autos callejeras.

El bando anterior se aprobó en diciembre de 1999. Las autoridades actuales insistieron en actualizar la normatividad para atender las demandas ciudadanas y dar prioridad al reclamo de seguridad pública.

El nuevo reglamento busca clasificar las conductas antisociales que constituyan infracciones administrativas; estipular el procedimiento a que deberá sujetarse la autoridad para la aplicación de sanciones; determinar las sanciones y procurar la convivencia armónica entre los habitantes del municipio.

Carta abierta a Ricardo Salinas Pliego.

DENISE DRESSER. Proceso.

Quizás le interese conocer la reacción de una estudiante ante la conferencia que usted dio recientemente, en la cual habló sobre su visión del país y de sí mismo. “Una dosis de cini$mo para el ITAM”, es el título del artículo que publicó esa joven en el periódico universitario después del encuentro. Allí escribe que las palabras de usted despertaron “la aprobación de unos y el efervescente descontento de muchos”. Y yo me sumo a aquellos que salieron del recinto pensando que usted se había dedicado a pitorrearse del gobierno; a mofarse de la ley; a tergiversar la realidad; a engañar a quienes lo estaban escuchando, a demostrar la actitud desafiante que le ha permitido llegar a ser quien es ahora. Porque usted fue a hablar del exitoso modelo empresarial que ha inaugurado en México. Pero es una forma de acumular riqueza, hacer negocios e influir en la política con efectos nocivos para el país. Por ello vale la pena examinar el modelo Salinas Pliego a fondo y a través de sus propias palabras.
–Usted dice que “rompe esquemas” al ofrecer bienes y servicios a los millones de mexicanos que habitan la base de la pirámide. Usted insiste en que está incorporando a los excluidos a la modernidad a través de tiendas como Elektra e instituciones como Banco Azteca. Usted ataca a los do-gooders, que lo califican de usurero, diciendo que son un peligro para los pobres porque quieren acabar con los beneficios que usted provee. Pero al mismo tiempo se ampara cuando el gobierno le exige que usted haga público el costo anual total del financiamiento de sus productos. Si no está aplicando tasas que resultarían escandalosas, por qué no hace explícito a sus clientes lo que acabarán pagando por un refrigerador, una licuadora o un crédito con las tasas de interés que cobra?
–Usted dice que es falso que se opone al ingreso de Wal-Mart al mercado de los servicios financieros que Grupo Salinas ofrece a través de Banco Azteca. ¿Pero no es cierto que mediante su operador en el Senado –Jorge Mendoza– usted logró doblegar a los legisladores para que aceptaran colocar candados sobre los llamados “corresponsales bancarios” –Wal-Mart, Banca Coppel, Famsa– que hubieran competido contra usted y contravenido sus intereses? ¿No es cierto que linchó en el noticiero de TV Azteca a José Esteban Chidiac, el diputado que luego frenó la iniciativa en contra de la competencia que usted había logrado impulsar? ¿No es cierto que usa la pantalla para intimidar a los legisladores y así vetar leyes que afectan sus intereses?
–Usted argumenta que “es necesario reforzar los contratos” y “ofrecer seguridad” en México. Pero su trayectoria no revela que haya cumplido con lo que exige. Según la acusación formulada hace algunos años por la Securities and Exchange Commission torno al caso Codisco-Unefon, entrega reportes a las autoridades regulatorias estadunidenses en los que no revela las transacciones de compañías que controla. Usted entrega reportes falsos en los que esconde su involucramiento en esas transacciones. Usted rechaza hacer públicas las operaciones que deben ser reportadas de acuerdo con las leyes de Estados Unidos. Usted rehúye entregar información crucial para quienes invierten en sus compañías. Usted viola la ley del país en donde vive una parte de sus inversionistas y se enriquece personalmente a sus expensas. Usted después se ve obligado a pagar una multa por ello y a sacar a su compañía de la Bolsa estadunidense. Usted incluso logra evadir la sanción en México, valiéndose del apoyo político de Marta Sahagún.
–Usted sugiere que en México es imperativo “combatir la corrupción” y sin duda eso es cierto. Pero parecería que en diversas ocasiones usted no sólo la ha promovido sino también se ha beneficiado de ella. Como botón de muestra está la devolución gubernamental de 550 millones de pesos que le hace la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, por intereses supuestamente mal cobrados, un día antes del fin del sexenio de Vicente Fox. He allí un gesto de agradecimiento del presidente saliente a quien le había prestado la pantalla a él y a su esposa. Un ejemplo del “capitalismo de cuates” que usted y sus amigos en el gobierno le han ayudado a construir.
–Usted afirma que le “gusta competir”. Pero cómo olvidar la campaña de satanización que –desde la pantalla– desata contra cualquiera que piense en promover la idea de una tercera cadena de televisión. Cómo olvidar el denuesto a Isaac Saba cuando contemplaba la idea.
–Usted reitera que es indispensable “proteger la propiedad privada”. Pero usted mismo ignoró ese imperativo con la toma ilegal de las instalaciones televisivas del Cerro del Chiquihuite y las del Canal 40 durante el gobierno de Vicente Fox. Como lo escribe Fernando Gómez Mont, actual secretario de Gobernación, en un desplegado publicado en abril del 2008: “Como bien recuerda, fue usted quien, amparado en su relación equívoca con la pareja presidencial, en el año 2003 ordenó impunemente la agresión de las instalaciones y el personal del Canal 40”.
–Usted afirma que “nunca le han dado nada”; que la televisión no es un bien público sino una concesión que compró y que le costó muy cara. Quisiera recordarle los pormenores de esa transacción. Como lo escriben Sam Dillon y Julia Preston de The New York Times su libro Opening Mexico, usted ganó sorpresivamente la licitación de TV Azteca, pagando mucho más que sus competidores. Pero lo hizo con 25 millones de dólares enviados por Raúl Salinas de Gortari –hermano del entonces presidente– a tres cuentas en Suiza controladas por usted. Cuando esas transacciones irregulares salieron a la luz, usted mintió sobre ellas. Y sólo después, confrontado con documentos de las cortes suizas, admitió que había recibido un “préstamo”. Por cierto, nunca hubo una investigación para determinar el uso de información privilegiada.
 –Usted insiste en que no hay monopolios o duopolios en la televisión; que hay “mucha oferta televisiva”, como Sky; que la concentración se debe a que la gente prefiere ver TV Azteca. Su postura es de una falsa ingenuidad arrolladora. Ignora el hecho, verificado y contundente, de que dos empresas televisivas concentran el 95% (437 canales) de las concesiones. Y ese problema no se va a resolver “apagando la televisión al que no le guste”, como sugiere. Haría falta una nueva ley de medios para lograrlo.
–Usted argumenta que la concesión a TV Azteca se la dieron “con ciertas condiciones que ahora pretenden cambiar” con la reforma electoral. Eso es válido en cualquier sistema democrático: una concesión para el uso y aprovechamiento del espectro no implica que el Estado abdique de su dominio sobre ese bien público.
–Usted dice que la reforma electoral es un “robo legalizado”, una “expropiación”, algo similar a salir con la bolsa del mercado llena y sin pagar. Pero lo que se le olvida mencionar es que los spots los partidos se transmiten en los tiempos de que desde hace años el Estado dispone en la radio y en la televisión. A usted no le han robado un peso aunque quiera hacernos creer que es así.
Habría mucho más que escribir y debatir en torno a su caso, pero basta decir que al escucharlo aquel día en el ITAM recordé el diálogo en la novela de Oscar Wilde, El retrato de Dorian Gray, donde Cecil Graham pregunta “Qué es un cínico?”, y Lord Darlington le contesta: “Un hombre que conoce el precio de todo y el valor de nada”. Es obvio que usted no le concede el menor valor a la responsabilidad corporativa, a los procesos democráticos, a la transparencia, a la construcción de un país con una clase empresarial que sepa competir en vez de bloquear, innovar en vez de expoliar, respetar la ley en vez de violarla.
Pero al mismo tiempo reconozco que usted –paradójicamente– le hace un bien a México. Su desdén por todo es tan obvio que rompe, extrae, mutila, ignora y pervierte las reglas de la manera más abierta. Más evidente. Más clara. Y al hacerlo revela lo que está mal; pone en evidencia la podredumbre que hemos permitido, el chantaje que hemos padecido, la debilidad gubernamental que hemos presenciado, la complicidad institucional que ha creado a personajes como usted. Y sí, usted es un hombre –en muchos sentidos– creativo, visionario, emprendedor, que toma riesgos, invierte y crea empleo. Pero también es alguien que no ha tenido el menor reparo en recurrir a las peores prácticas sin que el gobierno alce un dedo para impedirlo.
Usted innegablemente es una criatura del sistema que urge cambiar. Y lo lograremos; lo supe al leer el texto crítico de aquella joven estudiante; lo supe al presenciar el hubriscon el cual usted se comportó y que lo llevará a excederse algún día. Pero mientras llegue ese momento, cuando el país reconozca que usted no es modelo a emular sino síntoma a combatir, quisiera pedirle un favor: por lo menos, cuando hable, no insulte nuestra inteligencia.

 

 

Entrevista/ Edith Encalada víctima de Jean Succar Kuri,

Nunca imaginé el tamaño del lío en que estábamos

Quiero grabar un disco con canciones de mi autoría

Todo se derrumbó a mi alrededor, recuerda la joven sobre los momentos posteriores a la denuncia de su agresor: la ruptura del núcleo familiar, la fuga de Succar, y nosotras quedamos totalmente expuestas y desprotegidas

Blanche Petrich /II y última. La Jornada.

 

Antes de entrar a la adolescencia, Edith Encalada fue convertida, como centenares de niñas como ella, en una mercancía sexual por el pederasta Jean Succar Kuri. Cuando se desmoronó el negocio criminal de prostitución y pornografía infantil del inmigrante libanés, las pequeñas víctimas no se liberaron de sus agresores. Al contrario, lo que ocurrió, en palabras de Edith, fue la catástrofe.

A partir de su denuncia ante el Ministerio Público todo se derrumbó a mi alrededor. Nos quitaron a mi hermanita (Estefanía Encalada) y la metieron al DIF, sin que mi mamá tuviera derecho a verla. Nos amenazaron con cárcel como cómplices de Succar. Y mi mamá, aterrada. Ella no sabía nada de lo que pasaba en las villas de Solymar. Él era su patrón, tenía una relación laboral con él porque le hacía artesanías que se vendían en sus tiendas.

–¿Por qué tomó ese curso el caso?

–Nunca imaginé el tamaño del lío en el que estábamos. Todo se envició por culpa de Leydi, de la procuradora, del ex procurador, de la prensa local. Cuando el 29 de octubre de 2003 sale la orden de aprehensión contra Succar y él se escapa, nosotras quedamos totalmente expuestas y desprotegidas. Su familia envía a sus guarros a mi casa; Gloria Pita, su esposa, me habla por teléfono para amenazarme. Yo, aterrada. Dos o tres días después conocí a Lydia Cacho.

¿Cómo? ¿Como un padre?

Desde ese momento, reconoce Edith, la directora y el personal del CIAM se hacen cargo de las demandantes y sus madres. Diseñan una estrategia para su seguridad, terapias de crisis, apoyo médico y legal.

“Esos días –recuerda– yo estaba como fuera de mí. Trataba de sobrevivir, de entender. Cómo era posible que una persona que había sido como un padre me amenazara de muerte por haberme atrevido a confesar las cosas que me hacía, las cosas que había yo vivido con él.”

–¿Cómo un padre, dices?

–Es lo que él me decía, eso es lo que yo creía. Yo me sentía como de su familia, él decía a la gente que iba a su casa que yo era como su hija. La cosa estaba tan tensa en Cancún que al mes se tomó la decisión de llevarme al Distrito Federal, lejos de mi hermanita, sin poder hablar con mi mamá.

En la capital, alojada en un departamento resguardado permanentemente por la AFI, el periodista Ricardo Rocha, solidario, ofreció un empleo temporal a la joven. Era como una practicante. Pero me costaba mucho trabajo relacionarme ahí, no entendía nada. Me la pasaba en el Sanborns. O leyendo. Engordé 16 kilos en cuatro meses.

Su único contacto con el mundo era Lydia Cacho. La veía como amiga, mi única amiga. Iba con ella a todos lados, a conocer a las feministas, a las ONG, a la SIEDO. Eran los únicos momentos en los que me sentía segura. Supe, por primera vez, lo que son los derechos humanos, los derechos de las mujeres y los niños, la violencia de género, palabras que no había escuchado jamás. Hasta ese momento me cayó el veinte de que había sido una víctima. Aprendí muchos conceptos y definiciones, como estrés postraumático, síndrome de Estocolmo.

Las víctimas pasaron cuatro meses bajo la protección del CIAM. En este punto hay versiones divergentes. Según las trabajadoras del centro, las madres de las niñas decidieron alejarse del albergue y de la protección de la institución. Según Edith Encalada, Lydia Cacho nos dio de alta.

Relata: Nos dijo que era parte del protocolo de los albergues que no podíamos estar ahí más de tres meses. Y ya llevábamos cuatro. Me dio como alternativa aceptar la protección de un albergue en Texas. Yo no quería seguir encerrada, y menos tan lejos. De regreso en nuestras casas, pensamos que las cosas se habían calmado. Pero no. Nos llovían a cada rato citatorios, teníamos que hacer un montón de diligencias. Sin el CIAM y sin la asesoría de Protégeme, otra organización que nos ayudó al principio, tuvimos que buscar otros abogados particulares.

–¿Abogados afines a Succar?

–No sé.

Lo cierto es que a partir de entonces, Edith Encalada y un grupo de víctimas vuelven a depender económicamente y a acatar órdenes del entorno del pederasta.

En abril de 2005, se publica el libro de Cacho Ribeiro. “En ese tiempo ella me mandó un email diciendo que tenía el proyecto de escribir un libro y me mandó un cuestionario larguísimo. Yo le pedí que no lo hiciera. Nunca le contesté el cuestionario. De pronto brincó, de defensora de nuestros derechos a escritora. ¿Eso se vale?”

–El libro fue muy importante porque reveló cómo operan estas redes, sus contactos políticos, las complicidades del poder.

–¿Pero te imaginas lo que se siente que de pronto en un libro, en la televisión, en todos lados, estén hablando de tu vida íntima, cosas de ti de índole sexual, de tu hermanita? Yo le tenía, le tengo, mucho cariño a Lydia, pero las consecuencias de su libro fueron catastróficas en mi vida. Se me fueron encima los abogados y los hijos de Succar con amenazas de muerte.

De nuevo con los colmilludos

Para escapar de eso regresé a México. Y me volvieron a encontrar.

–¿Quiénes?

Los colmilludos, gente de Succar. Un día en casa de mi tía contesto el teléfono y era él, desde la cárcel de Phoenix. Me quedé helada, me había encontrado. Me ordena que contacte a su gente.

“Fue cuando aparece Enna Rosa Valencia (ex directiva del PRI estatal) en Cancún. Ella no figura como abogada de Succar, sino que se encarga de contratar los despachos para su defensa. Me dice que tengo que deslindar a todas las personas que Lydia cita en su libro como cómplices o protectores de la red pederasta: a Miguel Ángel Yunes, a Emilio Gamboa, a Magali Achach (ex alcaldesa de Canún), a Kamel Nacif. Hasta me preparó un escrito para que leyera ante los medios. Lo tengo guardado, de su puño y letra. Quería que atacara a Lydia, que dijera que había inventado todo, que Succar nunca me había hecho nada. No quise mentir. Sólo me deslindé del libro.

Allí me dicen que es necesario evitar la extradición de Succar y para eso tenemos que ir a un notario en San Diego.

–Donde te retractas de tu denuncia inicial.

–No me retracto.

–Se han publicado esas actas notariales, formalizadas por el bufete de Arsenio Farell Campa y Jorge Castro Trejo en dos despachos de juristas de San Diego y Phoenix. Están las transcripciones, en español e inglés, en las que ustedes dicen que sus declaraciones ministeriales en la averiguación previa AP7151-2003-5 fueron forzadas e inducidas por los funcionarios locales, que sus dichos fueron falseados y que firmaron documentos sin conocer su contenido y por miedo.

–No sé, yo sólo hablé del momento en que se me tomó la declaración, dije que no era tutora de mi hermanita y cosas así.

–¿Qué les ofrecieron a cambio?

–Firmamos un convenio, que en inglés se dice agreement, donde decían que iban a pagar los gastos y el resarcimiento de los daños.

–¿Cuánto?

–Ni idea. Pero también nos obligaban a guardar silencio de por vida. Ellos no cumplieron su parte. No nos dieron nada; por lo menos a mí, nada. Dicen que dieron el dinero a Enna Rosa para que creara un fideicomiso para nosotras. Ahora ella tiene una notaría en Cancún, camioneta del año, una oficinota. Pero no nos atrevíamos a decir nada, por lo del acuerdo de confidencialidad. Ahora ya sé que estos documentos no tienen validez jurídica.

–Al poco tiempo detuvieron a Cacho en Cancún y la llevaron a Puebla.

–Sí, fue espantoso. Yo me sentí muy mal.

–¿Es verdad que viviste en casa de los Succar en Los Ángeles?

–No. Es decir, sí. Vivir, vivir no. Estuve ahí mientras se hacía el trámite de San Diego. Lo cierto es que después los Succar se desafanaron. Aparecieron en su lugar otros abogados. Al final ellos también traicionan y sacan las cosas a su manera en su libro. Por eso estoy tan cansada: todos hablan de mí, menos yo.

–¿Cuándo te sentaste a escribir tu libro?

–Cuando Lydia saca su segundo, Historia de una infamia, donde ya no usa los seudónimos, sino nuestros nombres verdaderos.

–¿De dónde salió la idea de demandar a Lydia por daño moral?

–Nadie me dijo que demandara, fue una decisión personal. Kamel Nacif no tuvo nada que ver. Nadie piensa en lo que me afectó lo que ella dice de mí, lo que dice la sicóloga del CIAM, que violó el secreto profesional al hacer públicas las terapias; lo que escribe Lydia, revelando nuestras testimoniales, rompiendo el sigilo obligatorio de una investigación. La demandé porque no me cuidó, expuso mi integridad, mi intimidad vulnerada de niña y adolescente, por lucrar con mi dolor.

–El libro no tiene afán de lucro, fue una denuncia que ayudó a desmantelar una red criminal.

–¿Cómo saberlo? Succar ya estaba preso cuando se publicó.

–¿Te malacostumbraste a tener dinero?

–No. Succar nunca me mantuvo, como mujer, quiero decir; más bien como una hija. Lo que salga de la demanda, si la juez me da la razón, es para resarcir el daño moral.

–Además del dinero, ¿qué esperas de esta resolución?

–¿Qué puedo esperar? Apenas ahora estoy entendiendo qué significa que te quiten tu niñez, tu adolescencia, tu libre albedrío, el derecho a decidir sobre tu sexualidad.

–¿Cómo se sobrevive a ese daño?

–Se sobrevive. Estoy apenas aprendiendo. Estoy en terapia. Me pregunto si alguna vez podré alcanzar mi sueño.

–¿Y cual es tu sueño?

–La música. Grabar un disco con canciones de mi autoría. Escribir un libro de superación personal. Ayudar a otras niñas que hayan sido violadas.

En Puebla se respeta y se defiende el Estado laico y los derechos de las mujeres

 

Centro Independiente de Noticias

 

 

El carácter laico del Estado Mexicano es un logro de la sociedad que da un marco de respeto a la pluralidad. La vigencia del Estado laico en nuestro país y en Puebla es fundamental para la preservación y consolidación de los derechos humanos de todas las personas, incluidos, claro, los sexuales y reproductivos.

Las organizaciones civiles y las personas que firmamos el presente, suscribimos el concepto amplio de familias que el comité científico del Seminario “Familias en el siglo XXI: realidades diversas y políticas públicas” —llevado a cabo en el Colegio de México en enero pasado y que está plasmado en la Declaratoria de la Ciudad de México—, en el que se determina que las familias no son parte de un proceso natural sino “producto de la evolución histórica y cultural de las distintas sociedades.” Por lo que nos parece fundamentalista y doctrinario hablar de un solo modelo familiar y a partir de este concepto, de “derechos de la familia”, dejar fuera de la Constitución de Puebla a cualquier otra forma de organización familiar, como todas las que existen en la realidad de nuestro estado.

Además tenemos el convencimiento de que ninguna iniciativa de ley o reforma, como la presentada por el diputado priista José Othón Bailleres ante la LVII Legislatura del estado de Puebla para reformar la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Puebla, puede estar por encima de los tratados y acuerdos internacionales que ha firmado nuestro país en materia de derechos de las mujeres como la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación hacia las Mujeres o la Convención Americana sobre Derechos Humanos o el Protocolo de San Salvador y por supuesto, los artículos 1 y 4 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Por lo tanto, exigimos a las y los diputados, representantes de la sociedad poblana y no de grupos religiosos, dogmáticos y con intereses lejanos a las leyes que rigen nuestro estado y nuestro país, a que garanticen el Estado de Derecho, fundamentado en el reconocimiento, goce y ejercicio pleno de los derechos humanos desde las perspectivas laicas y de género, las que suponen la armonización de tres principios esenciales: el respeto a la libertad de conciencia y a su práctica individual; la autonomía de lo político y de la sociedad civil frente a las normas religiosas y filosóficas particulares; y la Igualdad ante la ley y la no discriminación directa o indirecta hacia las mujeres. Estos tres principios y el respeto a los derechos que tutelan: libertad de conciencia; igualdad y no discriminación y autonomía, son imprescindibles para garantizar que ninguna reforma legal menoscabe, restrinja o anule el ejercicio de los derechos reproductivos de las mujeres en Puebla.

El concepto de vida y la definición de persona, se entiende de dos maneras, una objetiva, crítica, reflexiva, científica, y otra dogmática e integrista; la primera respeta las decisiones individuales y la moral personal y de cada grupo, no obliga a nadie a adoptarla, ni condena a quien no lo haga; la segunda visión busca imponerse, aún a costa de la libertad y la vida de las mujeres. Preguntamos a las y los legisladores ¿Cuándo consultaron a las personas expertas en estos temas para definir en la iniciativa que la vida humana comienza en el momento de la concepción?

No podemos soslayar lo que dice el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos en el numeral 6.1 que establece que el “derecho a la vida es inherente a la persona humana”, éste no autoriza a interpretar que tal derecho es reconocido al producto de la concepción, de acuerdo al Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas, instancia supervisora del cumplimiento del Pacto. De hecho, el propio Comité ha señalado reiteradamente su preocupación por las medidas restrictivas en materia de interrupción del embarazo y ha sostenido que los Estados están obligados a adoptar medidas que aseguren la interrupción del embarazo en condiciones seguras, pues reconoce el grave problema de salud pública que conlleva el aborto clandestino. ¿Entonces, en cuales acuerdos internacionales se basa esta reforma?

La visión que acompaña esta iniciativa retrógrada, es una visión en la que las mujeres no tienen derecho a decidir sobre su vida, pues de facto echa para atrás los avances en cuanto a las formas legales para abortar que hay en nuestro estado. Las consecuencias de introducir criterios religiosos fundamentalistas en las discusiones de orden público y en las legislaciones, son la exclusión, la discriminación y la violación de derechos y libertades. No permitiremos que esto pase en Puebla.

La Reforma Constitucional, disfrazada de protección a la familia, lo que busca en el fondo es criminalizar a las mujeres que interrumpan su embarazo aún cuando éste sea producto de una violación o ponga en riesgo la vida de la mujer, quedando en absoluto estado de indefensión.

La reciente resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación a favor de la constitucionalidad del aborto, mostró que la penalización es más una herramienta simbólica que un mecanismo para evitarlo y que lejos de impedir que las mujeres recurran a esta solución, las orilla a arriesgar su vida y su salud incluso hasta la muerte.

Es por ello que exigimos de manera contundente la inclusión total de la sociedad en la discusión de esta iniciativa; el respeto irrestricto al Estado laico, la contemplación de los acuerdos internacionales que ha firmado nuestro país en todas y cada una de las leyes y reformas que emanen de esta legislatura.

La realidad de nuestro estado requiere leyes a su altura, a la altura de sus habitantes, no leyes cocinadas en la oscuridad y la clandestinidad de las doctrinas más retrógradas y fundamentalistas.

A todas y todos ustedes, integrantes de la LVII Legislatura del Congreso del estado de Puebla, les exigimos y demandamos votar en contra de la “Iniciativa Bailleres” y al hacerlo así, votar a favor de la sociedad, del Estado laico y del respeto a los derechos humanos, como es su deber.

Atentamente,

RED DEMOCRACIA Y SEXUALIDAD PUEBLA: Centro de Atención e Incidencia para la Salud y los Derechos Sexuales AC La Manta de Puebla AC Asociación de Estudiantes de Medicina del Estado de Puebla AC El Taller, Centro de Sensibilización y Educación Humana AC Asociación Jurídica Juvenil del Estado de Puebla AC Colectivo El Torito AC Vida Plena Puebla Jóvenes al Encuentro con la Sexualidad Edupares-Puebla.

 


Publicado por solaripa69 @ 9:33
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios