Lunes, 13 de abril de 2009

Calderón elevó la deuda pública casi en un billón de pesos en 2 años

Duplica los pasivos contratados en el primer bienio del sexenio anterior: SHCP. Entre 2006, cuando tomó posesión, y fines de 2008 el débito aumentó 28.7%

Cada mexicano debe más de $40 mil. Es la administración con mayor endeudamiento en ese lapso.

Susana González e Israel Rodríguez

 

Aun sin haber utilizado los 57 mil millones de dólares de las líneas de crédito del Fondo Monetario Internacional (FMI), de los bancos Mundial (BM) y del Interamericano de Desarrollo (BID), la administración del presidente Felipe Calderón incrementó la deuda pública en 968 mil 477 millones de pesos sólo en los dos primeros años de su gestión, monto que duplica a los pasivos contratados en el primer bienio del sexenio anterior.

Incluso equivale a 12 veces el endeudamiento contratado durante los dos primeros años del gobierno de Ernesto Zedillo, cuando el país enfrentó la crisis económica más severa de los últimos 60 años, revelan informes de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y del Banco de México (BdeM).

Cuando Calderón Hinojosa tomó posesión como presidente en diciembre de 2006, la deuda pública total (interna, externa y contingente) sumaba 3 billones 364 mil 650 millones de pesos.

Al finalizar 2008 los pasivos públicos totales ascendieron a 4 billones 333 mil 123.5 millones de pesos, lo que implica un aumento de 28.7 por ciento en 24 meses, indica el Informe sobre la situación de las finanzas públicas al cuarto trimestre de 2008.

En contraste, su antecesor y correligionario panista, Vicente Fox, inició su gestión en 2000 con una deuda pública total de 2 billones 318 mil 200.1 millones de pesos. Un par de años después el endeudamiento aumentó 17.75 por ciento, equivalente a 411 mil 641.9 millones de pesos, para situar la deuda pública total en 2 billones 729 mil 842 millones de pesos al final de 2002.

Sin embargo, la diferencia es más acentuada si se compara con la que hasta hoy es considerada la peor crisis económica de la historia reciente del país.

En 1995, cuando empezó la última administración priísta encabezada por Ernesto Zedillo, los pasivos públicos totales sumaban 837 mil 213.7 millones de pesos. Dos años después, en 1997, el endeudamiento creció 9 por ciento, unos 76 mil 523.7 millones de pesos, para ubicarse en un total de 913 mil 737.4 millones de pesos.

Con la deuda pública actual cada uno de los 107 millones 551 mexicanos que conforman la población debe 40 mil 289 pesos, cuando al arrancar el sexenio de Felipe Calderón la deuda per cápita era de 32 mil 44 pesos. Es decir que aumentó 8 mil 245 pesos por mexicano o 25.7 por ciento en 24 meses.

La administración calderonista se ha erigido así en la que mayor endeudamiento ha registrado en los últimos 14 años durante su primer bienio, según consta en los registros históricos de la SHCP.

No obstante lo anterior, la deuda puede incrementarse todavía más si se utiliza la totalidad de los líneas de crédito anunciadas en las últimas semanas y que provienen de organismos financieros multilaterales.

Se trata de un total 57 mil millones de dólares, equivalentes a 761 mil 793.6 millones de pesos al tipo de cambio registrado el 8 de abril para pagar deuda externa, y que provendría de tres fuentes distintas. El FMI puso a disposición de México 47 mil millones de dólares, que se prevé serán aprobados por su junta de directores esta semana, mientras los restantes 10 mil millones serán proporcionados por el BM y el BID.

Los 30 mil millones de dólares a través de las líneas de intercambio o swaps, que puso a disposición la Reserva Federal del Tesoro de Estados Unidos (Fed, por sus siglas en inglés) no forman parte de la deuda pública, ya que se trata de un intercambio de dólares por pesos y viceversa con el Banco de México, que ayudarán a proporcionar liquidez a las empresas que lo necesiten pero con previa garantía.

Deuda externa crece 38%

Las estadísticas oficiales muestran que durante los ocho años que cumple el Partido Acción Nacional (PAN) de gobernar el país, la deuda externa se incrementó 307 mil 975 .9 millones de pesos, lo que implica un aumento de 38 por ciento.

En 2000 los pasivos externos sumaban 802 mil 418.6 millones de pesos, pero al finalizar 2008 el monto se elevó a un billón 110 mil 394.5 millones, pese a que la administración de Fox se dedicó hacer pagos adelantados para liquidar los débitos externos.

En la SEP, el hombre de la opacidad

DANIEL LIZáRRAGA

Los servicios prestados a Calderón y la lealtad que mantuvo al jefe del Ejecutivo no le permitían a Josefina Vázquez Mota comprender. Pero los signos abundaban. La mayor aliada electoral del presidente, Elba Esther Gordillo, la descalificó como secretaria de la SEP; le impusieron al yerno de la lideresa del SNTE como subsecretario de Educación Básica, y el propio primer mandatario aprovechaba cualquier ocasión para reprenderla y avergonzarla públicamente. Pero Josefina no se iba… Calderón la despidió en un acto en el que ella, empalidecida, temblaba y estuvo a punto de desmayar. Seguramente tampoco entendía que con Alonso Lujambio tenían que llegar a la SEP los nuevos tiempos de opacidad…

El sábado 4 de abril, cuando se oficializó su salida del gobierno como secretaria de Educación Pública, Josefina Vázquez Mota, pálida y con los labios resecos, atravesó las puertas del Salón Manuel Ávila Camacho. Mientras caminaba junto al presidente Felipe Calderón, pretendió esbozar ante las cámaras algo parecido a una sonrisa. Ella no quería irse, pero 24 horas antes el propio mandatario la había citado en Los Pinos para notificarle que sería postulada por el PAN como candidata a diputada federal.
Aunque una encuesta de la Presidencia de la República y otra publicada en Excélsior dos semanas antes ubicaban a Vázquez Mota con los más altos índices de popularidad, sólo por debajo del propio Felipe Calderón, aquella mañana el presidente haría acopio de recursos retóricos para despedirse de una muy cercana colaboradora que, al oírlo, tembló y  estuvo a punto de desmayar.
Pese a que por lo menos en dos ocasiones el primer mandatario había reprendido y avergonzado públicamente a su secretaria de Educación, en esta ocasión no tenía más que elogios y palabras de agradecimiento para ella.
"Estoy seguro –decía– que su inteligencia, su sensibilidad, su conocimiento, su madurez elevarán el debate en la campaña electoral por venir, pero también dignificará enormemente el trabajo legislativo y la política misma, en las próximas semanas, en los próximos meses, en los próximos años, que serán cruciales para México." 
A su izquierda, Vázquez Mota parecía tener dificultades para mantenerse en pie, mientras el segundo presidente panista de México insistía:
"…Tengo la certeza de que ella sabrá imprimir su liderazgo, su capacidad, su talento para seguir avanzando, desde la trinchera más importante del país, la Cámara de Diputados, en la transformación de México."

 

Ocupa México último lugar de OCDE en gasto en educación por alumno

MIGUEL CABILDO

MÉXICO, D.F., 10 de abril (apro).- México ocupa el último sitio en gasto por alumno de los 30 países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Al dar a conocer los indicadores educativos de este año, el organismo precisa que, a pesar de que en el Presupuesto de Egresos de la Federación, el rubro que más gasto representa para el gobierno es el de la educación, el desembolso para ese ramo es insuficiente.

Y menciona que por cada uno de los 27 millones de estudiantes que hay en el país, el Estado destina al año sólo 37 mil pesos, cuando la media de las naciones que integran la organización es de 117 mil pesos.

         El estudio de la OCDE, con sede en París, Francia –país con el mayor número de miembros del continente europeo, además de Estados Unidos, Japón, Corea del Sur, Canadá y México–, indica que en cuanto al número de egresados de secundaria, México también ocupa la última posición, ya que sólo 41% de los inscritos concluye sus estudios.

         Además, sólo 39% de los mexicanos de entre 25 y 34 años ha terminado la preparatoria, lo que representa el segundo nivel más bajo de las naciones afiliadas a esta entidad de cooperación internacional.

         México, agrega, exhibe una gran disparidad entre la cantidad destinada a la educación superior y a la básica, ya que esta última recibe tres veces más y, a diferencia de las naciones que asignan montos similares a ambos rubros, este desequilibrio cierra las puertas a muchos jóvenes que desean cursar estudios profesionales.

         A la fecha, la Secretaría de Educación Pública no ha logrado aumentar la cobertura de jóvenes inscritos en el nivel superior, que apenas alcanza 23.7%, pese a que el presidente Felipe Calderón prometió cubrir por lo menos 30% de esta demanda, subraya la OCDE.

         La organización sostiene que los niveles requeridos para el gasto en educación, según los estándares internacionales, debe ubicarse al menos en 8% del PIB, pero en los últimos cinco México ha invertido en el rubro apenas el equivalente a 4% de este indicador.

         Más aún, revela que en el país hay 4 millones 100 mil niños sin educación básica –primaria y secundaria–, lo que representa 14.4% de la población de entre 6 y 15 años.

         En lo que respecta a educación media superior, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos puntualiza que el sistema educativo mexicano sólo atiende a 55.7% de la población en edad de cursar ese nivel.

 

 

Ignora el titular de Telesecundaria cuánto gasta el sistema por alumno

Desconoce el número de estudiantes a los que afecta asistir a escuelas que carecen de luz. Armando Becerril no sabe cuál es el déficit en infraestructura y modernización de equipo. Ofrece llevar ese modelo a la vanguardia, con lo que me quieran dar para subsanar rezagos.

Karina Avilés

 

Aunque la telesecundaria es uno de los modelos educativos más abandonados por el Estado –carecen de televisor más de 5 mil planteles, hay unos 2 mil sin luz y alrededor de 6 mil 300 no cuentan con biblioteca–, el coordinador nacional de Telesecundaria, Armando Becerril, afirmó que para 2012 este sistema estará a la vanguardia, para lo cual una de las estrategias es la introducción de nuevos manuales, que proponen al alumno utilizar agua, sosa o una moneda en lugar de un matraz.

Pese a esta visión, que reproduce el esquema de la desigualdad, el funcionario aseguró que la telesecundaria sin luz, sin televisores, sin libros, sin sustancias ni equipo de laboratorio pronto ya no va a existir.

Los maestros contradicen esos buenos augurios, ya que en pasadas administraciones, sin ser ésta la excepción, han denunciado que en sus escuelas no se observa alguna mejoría y, por el contrario, trabajan sin lo mínimo indispensable para atender una matrícula de cerca de millón y medio de alumnos.

Armando Becerril apuntó en entrevista que, de 18 mil planteles, nada más mil tienen descompuesto el televisor, y 5 por ciento, que significarían 900 escuelas, no tienen luz. No obstante, el diagnóstico más reciente del Instituto Nacional de Evaluación para la Educación (INEE) describe un panorama desolador en dicho subsistema.

Resulta alarmante saber que en 5 mil 180 casos se reporta carencia de televisor y que 17 por ciento de las escuelas cuentan con uno en mal estado; 4 mil 588 escuelas carecen de videocasetera y una notoria cuarta parte afirma que la recepción de la señal satelital no es buena. Por último, 10.3 por ciento (mil 707 planteles) de las telesecundarias reportan carencia de energía eléctrica, señala el INEE.

–¿A cuántos estudiantes impacta asistir a escuelas sin luz?

–No tengo el dato exacto –respondió Becerril.

–El déficit en infraestructura y modernización de equipo, ¿a cuánto asciende?

–El monto económico no sabría decirlo.

–¿Qué cantidad de recursos necesitarían para subsanar los rezagos?

–No quisiera hablar de montos.

–¿Cuál es el costo por alumno en telesecundaria?

–El gasto por alumno no lo tengo.

–¿Han bajado el índice de reprobación?

–No tengo el dato a la mano.

Becerril señaló que lo que me quieran dar para subsanar los rezagos es bueno, porque “tampoco espero que la Secretaría de Educación Pública, la Cámara de Diputados o Hacienda nos digan: ‘Armando, ¿qué quieres? Ahí tienes la bolsa abierta’. Sé que es imposible, pero en base a (sic) los recursos que nos dan, estamos haciendo el mejor de los esfuerzos”.

Para ello, en este ciclo escolar, añadió, el modelo fortalecido de telesecundaria entra a 100 por ciento, con equipamiento, material didáctico. Tenemos nuevos manuales de laboratorio, en los cuales no necesariamente tienen que tener (sic) los reactivos caros o los reactivos químicos. No sé cómo expresarme; o sea, no tienen que tener azufre, sino que tuvimos un químico que los experimentos los transformó, de tal manera que con agua, con sosa, con una moneda, puedas hacer el mismo experimento que pudieras hacer con un matraz, con equipo de laboratorio caro, por decirlo de alguna manera.

De este modo se pretende que la telesecundaria sea un modelo educativo de vanguardia al finalizar el sexenio.


Publicado por solaripa69 @ 10:01
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios