Martes, 28 de abril de 2009

Académicos demandan preservar disciplinas filosóficas en escuelas

Error, desproteger a la sociedad al suprimir la formación humanística, dicen en carta a Székely

La SEP debería incluirlas como obligatorias en programas de bachillerato nacionales, afirman

Karina Avilés. LA JORNADA.

 

En una carta enviada al subsecretario de Educación Media Superior, Miguel Székely, integrantes de la comunidad filosófica y académica del país, entre ellos Pablo González Casanova, Adolfo Sánchez Vázquez y Luis Villoro, expresaron que des- de la República Restaurada hasta la actualidad, la filosofía ha sido uno de los principios rectores de los planes de estudio del bachillerato; sin embargo, hoy, por primera vez, en forma inconsulta e injustificada se decide eliminar las materias filosóficas de la reforma educativa a nivel preparatoria.

Luego de destacar que los rasgos generales de la llamada Reforma Integral de Educación Media Superior (RIES) se fundamentan en indicadores de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y de los acuerdos de Bolonia para la Unión Europea, subrayan que México debe hacer su propia transformación, después de un debate donde aflore el tipo de país que deseamos construir, partiendo de las características propias como nación.

En la misiva enviada al subsecretario Székely el pasado 23 de abril, avalada por representantes de asociaciones, universidades, centros, seminarios y destacados académicos como Juliana González Valenzuela, Octavio Rodríguez Araujo, Enrique Dussel, entre muchos otros, señalan que el gobierno mexicano no puede ir en contra de los principios y orientaciones de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), los cuales impulsan la enseñanza de la filosofía no solamente en el nivel medio, sino en todos los ámbitos de la sociedad.

Sostienen que en contra de la tradición histórica y fructífera del México moderno y de las recomendaciones de la UNESCO, la RIES impulsa la desaparición paulatina de la filosofía y contribuye a su desaparición en las universidades.

Enfatizan que no debe abandonarse la formación humanística y filosófica del joven bachiller en un país donde los problemas sociales, económicos, políticos, culturales, ecológicos, están a la orden del día.

“No debe desprotegerse a la sociedad suprimiendo la reflexión filosófica y humanística en un nivel educativo formado por millones de jóvenes mexicanos de entre 15 y 18 años de edad, a punto de ser ciudadanos votantes, a punto de emprender una profesión…”

Y advierten que de continuar con la eliminación de disciplinas filosóficas –lo cual ha sido una tendencia en las últimas dos décadas–, esta reforma estaría atentando contra una educación que ponga como centro la humanización de los seres humanos en un mundo que ha propiciado enormes desigualdades, destrucción de los sistemas ecológicos, automatización, problemas en bioética, crisis de los valores y un complejo tránsito hacia una nueva democracia.

Por lo anterior, se pronunciaron enérgicamente en contra del desplazamiento y la desaparición de las disciplinas filosóficas” y reiteraron su exigencia a la Secretaría de Educación Pública de que las incluya como disciplinas básicas y obligatorias en los planes y programas de estudio de nivel medio superior en todo el país.

Diputados del PRD propondrán reponer asignaturas de lógica y estética en planes de estudio de preparatoria

El gobierno federal privilegia la formación de empleados autómatas y no reflexivos, afrman

Enrique Méndez

 

El grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la Cámara de Diputados presentará un punto de acuerdo para exhortar al gobierno de Felipe Calderón Hinojosa a volver a incluir las asignaturas de lógica, estética y filosofía en el nivel medio superior, que han sido suprimidas del plan de estudios.

El diputado Alfonso Suárez del Real aseguró que la política educativa del gobierno federal privilegia el desarrollo de facultades mecánicas y deja de lado la formación humanística.

Esta situación no es gratuita, responde al interés del gobierno de Estados Unidos de proveerse de trabajadores formados, sin costo para su erario, capaces de responder a los retos tecnológicos que enfrenta. Es por ello que la formación reflexiva, crítica, humanística, ha sido cada vez más castigada en el sistema educativo nacional, señaló en el documento que se presentará en la sesión de hoy.

La reforma educativa en el nivel medio superior impulsada por el gobierno del Partido Accón Nacional, que promueve la eliminación de materias humanísticas, estrecha dramáticamente la formación de millones de mexicanos, y perfila una educación como herramienta para formar técnicos o empleados autómatas y no ciudadanos reflexivos, científicos o investigadores, agregó.

Al eliminar materias que son, por excelencia, en las que se aprende el valor del pensamiento, del conocimiento y de los valores éticos y estéticos, afirmó, se frenará el proceso de formación de las capacidades de reflexión de los individuos.

El legislador del sol azteca manifestó que además esa reforma contradice las necesidades del país en este siglo y está en discordancia con los cambios educativos que se llevan a cabo en el mundo. Política y cívicamente, el nuevo siglo demanda de una sociedad participativa y reflexiva, capaz de emprender el avance de la democracia, que entienda y se interese por los asuntos públicos y sepa analizar críticamente las opciones y alternativas políticas, sostuvo.

Para México, dijo, cuya historia es particularmente compleja, es necesario que no se marginen de sus planes de estudio la historia de las ideas de los filósofos mexicanos que han contribuido a que los jóvenes entiendan la sinuosa construcción de la soberanía nacional, de las instituciones, la sociedad y su identidad, así como su cultura.

Eleva la OMS a fase 4 la alerta por influenza porcina en México.

Incremento significativo del riesgo de pandemia, señala el organismo internacional

Aún no se han aplicado restricciones de viaje, pero ninguna región del mundo está a salvo, dice

Los países más pobres son especialmente vulnerables, advierte el secretario general de la ONU

Afp, Reuters, Dpa y Notimex

 

Ginebra, 27 de abril. La Organización Mundial de la Salud (OMS) elevó hoy aquí su nivel de alerta de 3 a 4, en una escala de 6, equivalente a un incremento significativo del riesgo de pandemia de la influenza porcina que afecta a México y Estados Unidos, y comienza a extenderse a otras naciones.

El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, advirtió poco antes que los países más pobres son especialmente más vulnerables al brote del virus A/H1N1, e hizo un llamado a demostrar solidaridad global.

Keiji Fukuda, director general en funciones de la OMS, declaró que bajo consejo del comité de emergencia (del organismo), la directora general (Margaret Chan) decidió primeramente que el nivel de alerta pasaría de 3 a 4. Esta decisión es un paso significativo hacia la pandemia de gripe, pero también es una fase que dice que todavía no hemos llegado ahí. Una pandemia no se considera inevitable en este momento, dijo.

Los expertos del Comité de Emergencia de la OMS sostuvieron un encuentro de cuatro horas –al adelantar una reunión convocada inicialmente para el martes– para definir nuevos pasos ante la epidemia de influenza porcina que afecta a México y Estados Unidos, aunque se han registrado casos confirmados del virus A/H1N1 en Canadá, España y Gran Bretaña.

La organización, dependiente de Naciones Unidas, no había recomendado al cierre de esta edición restricciones de viaje, pero advirtió que ninguna región del mundo está a salvo.

En una época en que la gente viaja en avión muy rápidamente a través del mundo, no hay ninguna región en que el virus no pueda expandirse, explicó Fukuda.

Pero cerrar las fronteras o restringir los viajes tiene realmente pocos efectos para detener el movimiento de este virus. Tendríamos que instalar restricciones realmente draconianas sobre los viajes para que tuviera un impacto, añadió.

Fukuda dijo que no se sabe exactamente cómo evolucionará este nuevo virus y que se debe tener la fotografía completa para establecer un nivel de alerta más alto, si fuera necesario. Además, reconoció el impacto económico y político que conlleva elevar el nivel de alerta, pero dijo que la decisión se tomó con base en cuestiones técnicas relacionadas con la enfermedad.

El comité de emergencia se mostró cauto al elevar el nivel de alerta, porque si bien el virus A/H1N1 cumple con uno de los criterios de transmisión entre humanos para ser calificado de pandemia, no cumple con la condición de que haya dos focos de expansión.

La escala de niveles de alerta de la OMS va de 1 a 6. El sistema fue establecido en fase 3 en 2005, cuando la organización lo introdujo para monitorear la gripe aviaria. El nivel de alerta máxima de pandemia nunca se había modificado.

Los expertos consideran que el panorama global parece consistente con una transmisión sostenida de humano a humano. De acuerdo con los parámetros de la OMS, en la fase 2 el virus de la gripe de origen animal ya contaminó a los primeros seres humanos; se declara el nivel 3 cuando el virus está activo en varios focos, pero aún no se transmite masivamente entre los humanos. En este punto, los expertos consideran la pandemia como posible.

La fase 4 indica un incremento significativo del riesgo pandémico, con la transmisión comprobada de hombre a hombre de un virus capaz de provocar una epidemia en el seno de una comunidad. Los países afectados deben informar a la organización lo más rápido posible. No obstante, ese nivel no implica que la pandemia sea inevitable, precisa la OMS.

Según la organización, la activación del nivel 5 es una señal fuerte de la inminencia de una pandemia, y de que queda muy poco tiempo para prepararse a enfrentarla. A ese nivel, la enfermedad tiene focos en más de dos países de una misma región.

Finalmente, el nivel 6 se activa cuando la pandemia es declarada oficialmente. De acuerdo con los criterios fijados por la OMS, es necesario que dos regiones distintas del mundo sean afectadas por el virus.

Por lo pronto, sobre la producción de vacunas, que podrían ser cruciales en caso de agravarse la situación, Fukuda indicó que la OMS había sido invitada por los expertos a tomar medidas para facilitar su desarrollo.

Hasta ahora, la OMS recomendó la utilización de un antiviral, Tamiflu, del que dispone de 5 millones de dosis. Con respecto a la existencia del medicamento en México, el experto señaló que las autoridades de esa nación informaron que contaban con un millón de dosis del antibiótico.

De ser necesario, precisó, la OMS tomaría medidas para proveer a México con más medicamentos, y también señaló que los fabricantes están alertados para aumentar su producción.

El grupo farmacéutico suizo Roche, que elabora el producto, dijo estar listo para enviar al mundo 3 millones de dosis. La OMS también sostuvo que la elaboración de la vacuna de influenza estacional debe continuar, especialmente porque el hemisferio sur está entrando al invierno.

Fukuda agregó que podría tomar entre 4 y 6 meses desarrollar una nueva vacuna y poner a disposición la primera serie; generar grandes cantidades demorará muchos meses más, precisó.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, alertó que los países más pobres son especialmente vulnerables al brote de gripe porcina, e instó a demostrar solidaridad global, al comparecer hoy brevemente ante la prensa en la sede del organismo en Nueva York para leer un comunicado sobre la influenza porcina.

Mostró la preocupación de la ONU de que este virus pueda causar una nueva pandemia, que, añadió, podría tener efectos moderados o potencialmente severos, y lamentó que la mayoría de muertos en México por la epidemia fueran personas jóvenes y de buena salud.

La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja anunció hoy que está en completa alerta global ante el brote de influenza porcina, declaró Paul Conneally, vocero del organismo en Ginebra.

Señaló que los voluntarios se aprestan a asistir a los gobiernos, llegando a comunidades más apartadas y distribuyendo medicinas y equipos de prevención donde sea necesario.

La desinformación como plaga

A

nte el incremento de los casos de influenza porcina en México y la expansión de ese padecimiento en distintos países –Estados Unidos, Canadá y España con casos confirmados; Brasil, Colombia, Francia, Reino Unido, Australia, Israel y Nueva Zelanda con casos por confirmar–, la Organización Mundial de la Salud (OMS) elevó ayer su alarma epidemiológica del nivel 3 al 4 –en una escala de seis–, fase que considera un incremento significativo en el riesgo de una pandemia. Al respecto, el responsable de seguridad sanitaria del organismo, Keiji Fukuda, señaló que el virus A/H1N1, causante de la influenza porcina, está tan extendido que ya no tiene sentido intentar contenerlo, aunque afirmó que aún se encuentra en una etapa suave y que las muertes registradas en México se deben a que las personas infectadas padecían otras patologías.

Por su parte, el titular de la Secretaría de Salud federal, José Ángel Córdova Villalobos, afirmó en conferencia de prensa que el país vive el momento más álgido de la epidemia causada por la gripe porcina; informó que el número de muertes posiblemente causadas por esta enfermedad asciende a 149 y que cerca de dos mil personas han ingresado en los hospitales a causa de neumonías severas. A raíz de lo anterior, dijo, el gobierno federal decidió suspender las actividades escolares en los 32 estados de la República hasta el próximo 6 de mayo. En tanto, el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, decretó la alerta máxima en la capital del país, declaración que es de suponer generó justificadas y comprensibles inquietudes en la población capitalina, pese a que hasta el momento no se han suspendido los servicios de transporte público, no se ha ordenado el paro total de las actividades económicas ni se ha instaurado un estado de cuarentena para la población civil, aunque sí se decretó el cierre de los 35 mil restaurantes de la ciudad.

En el momento presente puede apreciarse en amplias franjas del territorio nacional, sobre todo en la capital del país y su área conurbada, un sentir generalizado de zozobra social que, paradójicamente, no ha derivado en sentido estricto de la existencia y difusión del virus mencionado, sino que ha sido inducido por la opacidad con que se han conducido hasta ahora las autoridades de salud de todos los niveles, desde los organismos internacionales hasta los gobiernos federal y estatales.

En menos de una semana, las autoridades sanitarias en México han transitado de la caracterización de los primeros brotes de influenza porcina como casos habituales fuera de temporada hasta la adopción de medidas como la ya comentada suspensión de clases en todo el país que hoy por hoy constituyen el principal indicador para la población en torno a la gravedad del asunto. Fuera de eso, los encargados de la salud pública han omitido proporcionar datos concisos y oportunos sobre las personas fallecidas, como edad, género y condiciones de salud previas, información que resulta de suma relevancia para explicar el desenlace fatal de muchos de los casos que se han registrado en el país, de acuerdo con lo señalado por el funcionario de la OMS. De igual forma, no se han proporcionado mapeos de los lugares de las muertes ni de los brotes de la enfermedad –que permitirían a la población evitar potenciales focos de infección–, ni se ha atinado a responder por qué un mismo padecimiento ha derivado en decenas de muertes en nuestro país y no ha ocurrido otro tanto en Estados Unidos ni en países desarrollados en los que se ha hecho presente el virus.

La falta de transparencia en la información oficial constituye, en la actual circunstancia, un factor de riesgo adicional para la salud pública. Es necesario, en suma, que las autoridades de todos los niveles de gobierno entiendan que, en situaciones como la actual, la calma de la población es un elemento indispensable para el pleno acatamiento de las medidas de prevención que se promueven, y que ésta depende, en buena medida, de la pulcritud, la veracidad y la oportunidad con la que las autoridades cumplan con su deber de informar.

Influenza ¡Cuándo el destino nos alcance!

Enrique Cisneros Luján

Da coraje ver a Felipe Calderón dando consejos sobre cómo enfrentar la pandemia de moda: la influenza. Juega el mismo papel de los españoles que hace 500 años, en el tiempo de la barbarie conocida como colonización, aconsejaban a los nativos sobre lo que deberían de hacer para no contraer la epidemia de la “cocoloztli”, cuyo nombre original español era viruela. Los españoles la trajeron y se ufanaban de salvadores de los indios dándoles consejos.

La influenza es un virus que tiene su origen en la explotación y la pobreza, virus resultado de transformaciones genéticas cuyo único objetivo es aumentar la ganancia de los grandes capitalistas.

Calderón acaba de endeudar a todos los mexicanos con más de 47 mil millones de dólares (más de un billón de pesos en lo que va de su sexenio) y casi nada de ese dinero se ha dedicado a salud, ni educación, ni vivienda. Por el contrario, ese neoliberal sigue obstinado en seguir privatizando la salud, lo que significa, que el que tenga dinero se cure y el que no… que se rasque.

La influenza y otras grandes plagas que aterrorizarán al pueblo mexicano (y mundial), nacen de un sistema donde la salud de los trabajadores no es prioritaria, donde se endeuda a todo el país para rescatar banqueros, empresarios y para que con el pretexto de la “seguridad” y la lucha contra el narcotráfico, varios vivales, empezando por los altos jerarcas militares, se hagan millonarios.

Mientras esto sucede en México, otros países con menos recursos naturales como Cuba, están libres de estas plagas, o como en el caso del SIDA sus índices de contaminación son mucho más bajos.

Calderón y sus jilgueros engañaron al pueblo al no prevenirlo, por el contrario, gastaron millones de pesos en publicidad, tratando de convencerlo de las bondades del sistema de salud neoliberal bautizado como “Seguro Popular” y ¡zas!... toda su fantasía se les vino abajo cuando el gobierno de Canadá les dijo: ¡señores, su país está a punto de una epidemia!

El sistema de salud calderonista no tuvo la capacidad de detectar lo que era un secreto a voces: que con tanta pobreza se creó un campo de cultivo para virus nuevos que ni siquiera provienen de los seres humanos, sino que son virus que la supuesta ciencia (ciencia mercantilista de alteraciones genéticas), ha propiciado en la cría de cerdos.

Y todo esto sucede cuando el gobierno calderonista acaba de legalizar la contaminación de las más de 30 variedades del ancestral maíz mexicano con maíz transgénico, de ese que se usa para alimentar puercos en Estados Unidos y que aquí, por la pobreza, muchos mexicanos se lo comen.

Cuando se le reclamó al Secretario de Agricultura, Alberto Cárdenas Jiménez, sobre los riesgos que traería para la salud del pueblo mexicano permitir la siembra y consumo de maíz transgénico contestó: no está demostrado que su consumo traiga algún mal o genere enfermedades. O sea que hay que esperar a que surja algún virus, que en México sería epidemia (pues el maíz es el alimento básico popular), para empezar a averiguar si genera enfermedades.

La verdad es que el único objetivo de esos neoliberales al autorizar la contaminación irreversible del pueblo mexicano con maíz transgénico, es arruinar a tres millones de campesinos nacionales para que se hagan ricos los grandes consorcios internacionales, productores de transgénicos, donde ellos participan como socios.

Y todavía así se quieren mostrar como salvadores del pueblo, tal cual habla en estos días Calderón y sus corifeos.

Por más que les demos vuelta no hay otra alternativa para enderezar el rumbo: “o se van o los sacamos”, pues de lo contrario, pronto en México se repetirán las pilas de cuerpos humanos quemadas en grandes hogueras como en la conquista por el mal del cocoliztli, o como aconteció con los guerrilleros zapatistas durante la revolución en que miles de campesinos fueron quemados junto a todas sus pertenencias, cuando la influenza española azotó a las zonas pobres campesinas.

Hay que hacer algo ¡ya!, no esperemos a que “el destino nos alcance”.

 


Publicado por solaripa69 @ 11:51
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios