Viernes, 26 de junio de 2009

AGRESIÓN POLICIACA A PROFESORES.

 

Tomado de “Oaxaca en pie de lucha”

 

Profesores del sector periferia de la zona 098 fueron agredidos por elementos de la policía y transito municipal de San Jacinto Amilpas.
La agresión se inicio cuando los profesores llevaban a cabo su reunión delegacional, hasta el lugar se presentaron dichos agentes para pedirles que no estacionaran ningúan automovil en la vía principal, por tal motivo fueron movidos los autos, pero al no decidirse las agentes ni ponerse de acuerdo donde si podian estacionarse, y dejar las unidades en otra vía, fueron recogidas sus placas, motivo por el cual los profesores alieron a reclamar la actitud prepotente ya que los mismos policías no se ponian de acuerdo en el lugar donde si se podían estacionar. Fué en ese moementos en que el encargado de la clínica llamo a los agentes para darles un bote con gas pimienta para con el agredir a los profesores, resultado de esta agresión fueron 5 maestros "gaseados y golpeados por los policías incitados por el médico de esta población.
Los maestros se replegaron a la escuela donde decidieron al filo de las 11:00 hrs. bloquear por completo el crucero que comunica a este municipio con Brenamiel, exigiendo que sean destituidos: El Médico, los policias y agentes de tránsito agresores el sindico y presidente municipal de San Jacinto Amilpas.

 

Chocan en San Jacinto policías y maestros
Yadira SOSA

El retiro de placas a vehículos mal estacionados en las inmediaciones del palacio municipal de San Jacinto Amilpas, generó que ayer un grupo de profesores de la Sección 22 del SNTE bloqueara por varias horas el crucero del mismo municipio. Esta acción provocó también un severo congestionamiento vial en las inmediaciones del lugar, donde cientos de automovilistas tomaron vías alternas y avanzaron a vuelta de rueda.

El conflicto inició a medio día de este jueves, cuando un grupo de profesores de la zona 098 decidió estacionar sus vehículos a un costado de la escuela Basilio Rojas de San Jacinto Amilpas,. Por esta acción, agentes de Tránsito llegaron a la zona e iniciaron con el retiro de placas a los vehículos mal estacionados, lo cual provocó la molestia de los profesores, que exigieron la devolución de al menos 15 placas.

Ante la inconformidad de los maestros y la negativa de los agentes de Tránsito a ceder a las presiones, éstos últimos solicitaron la presencia de la policía municipal para evitar cualquier conato de violencia. Sin embargo, ésta no pudo ser evitada y los cuerpos de seguridad utilizaron gas lacrimógeno.


Ante esta situación, los maestros se reorganizaron y de manera inmediata secuestraron algunas unidades del transporte urbano para bloquear el crucero de San Jacinto, al mismo tiempo de exigir la intervención del Gobierno del Estado.

 

Reta PRI a Consejeros; no retira publicidad
De la Redacción. Tiempo.

[06:50] Consejeros Ciudadanos de la Vocalía distrital 08 con sede en Oaxaca capital, podrían iniciar procesos de responsabilidad en contra de los presidentes municipales de Oaxaca de Juárez, San Jacinto Amilpas, Santa Cruz Xoxocotlán y el Administrador Municipal de San Raymundo Jalpan por desacatar la Ley Electoral.
Durante la sesión ordinaria del organismo celebrada la mañana de ayer, el representante del Partido Acción Nacional (PAN), Omar Heredia Mariche, denunció que los ediles, José Antonio Hernández Fraguas, Domingo Eusebio Enríquez Torres, Argeo Aquino Santiago y Dámaso Nicolás Martínez se negaron a cumplir un mandato de la autoridad electoral para que en un plazo de 72 horas retiren la publicidad del PRI, donde se utilizan símbolos religiosos como son: la imagen de la Virgen de Guadalupe y la palabra Misioneros.
Según los artículos 347 y 355 del Código Federal de Instituciones Políticas y Procedimientos Electorales (COFIPE) establece iniciar procesos de responsabilidad contra aquellos funcionarios públicos que desacaten o violen la Ley Electoral.
Detalló que la originalmente la resolución es contra el PRI, pero el instituto político prefirió pagar los más de 100 mil pesos de multa que quitar su publicidad.
“Ya se les pidió una vez mediante un oficio y no lo hicieron, lo cual es desacató, por eso el siguiente paso es que se les finque responsabilidad a los tres presidentes municipales, José Antonio Hernández Fraguas de Oaxaca de Juárez, Domingo Eusebio Enríquez Torres de San Jacinto Amilpas, Argeo Aquino Santiago de Santa Cruz Xoxocotlán y a Dámaso Nicolás Martínez, administrador municipal de San Raymundo Jalpan por ignorar a la autoridad electoral, precisó.
Cabe recordar que el PAN presentó el una queja en contra del PRI por ocupar un símbolo y alusiones religiosas, por lo que después de darle la garantía de audiencia como lo marca la Constitución en su artículo 14 y 16 constitucional, la cual tuvo verificativo el 31 de mayo, del análisis del desahogo de esa audiencia que consistió en el ofrecimiento de pruebas y alegatos, el Consejo Distrital 08 encontró procedente la queja.
Por lo que el 2 de junio se pronunció por la sanción consistente en primer lugar de darle un termino de 72 horas a partir de la notificación que se le hiciera al PRI para que retirara toda su propaganda con este tipo de alusiones y como segundo punto se le sancionó con una multa de dos mil días de salario mínimo.

 

Detiene Sedesol revisión de Guarderías
Misael Sánchez / Tiempo

[06:51] La delegación estatal de la Sedesol no ha autorizado la revisión de más de 280 estancias infantiles que operan en Oaxaca, denunció ayer César Alberto Narváez Jarquín, jefe operativo de la Unidad Estatal de Protección Civil.
Asimismo informó la realización de 29 revisiones a guarderías y estancias infantiles, de las cuales 6 corresponden al ISSSTE, 14 al IMSS y 9 al sistema DIF estatal.
“Hemos detectado irregularidades que deben subsanarse. En algunas detectamos falta de señalización, en otras no existe un programa interno ni capacitación y también hicimos observaciones por guarderías que no tienen salidas de emergencia”, declaró.
Tras señalar que una vez realizadas las observaciones cada estancia infantil o guardería tiene un término de 30 días para corregir las irregularidades, advirtió que de no cumplir con la recomendación serán las autoridades federales las encargadas de aplicar la sanción, la cual podría consistir hasta en la clausura de la estancia o guardería.
Precisó que a la fecha la institución que no ha cumplido con autorizar el ingreso a las estancias infantiles es la Secretaría de Desarrollo Social, la cual cuenta en Oaxaca con 282 estancias, las cuales son atendidas por mil 600 madres, quienes atienen a 7 mil 147 niños.
REQUERIMIENTOS:
• Aprobar la prueba de perfil de tutora, cursar y aprobar la capacitación inicial básica.
• Tener una escolaridad mínima de secundaria o equivalente
• Obtener la Certificación de Competencia Laboral de Atención a niños otorgada por la SEP.
• Cursar y aprobar las capacitaciones, cursos y talleres en alimentación y nutrición,
• Cada espacio debe ser amplio para atender por lo menos a 10 niños, considerando 2 metros cuadrados de espacio por niño y contar con escaleras seguras para evitar que los niños puedan lastimarse.

 

 

Voto o no voto...

 

Massimo Modonesi

Rebelión

 

 

Tres argumentos de fondo se contraponen a los llamados o las posturas orientadas a la abstención y el voto nulo en las próximas elecciones legislativas del 5 de julio.

En primer lugar, se evidencia la distinción entre una y otro, en abstención activa y pasiva. Efectivamente la simple abstención confunde la indignación política con la apatía y despolitización, mientras que el voto nulo expresa una conciencia cívica, una voluntad de participación.

En segundo lugar, se argumenta que la campaña por el voto nulo está siendo, en esta ocasión, promovida también por sectores de la sociedad civil de corte liberal- conservador, bajo el manto de un discurso ciudadano, posiblemente ocultando un rechazo no sólo a los partidos sino a la política de masas, en particular al lopezobradorismo. Por lo tanto, las posturas de izquierda –moderada o radical- que opten por este camino se confundirán y serán aprovechadas por estos sectores, bien posicionados a nivel mediático y cercanos a intereses fácticos y políticos conservadores o reaccionarios.

En tercer lugar, se sostiene que hay que impedir o limitar la avanzada electoral de las derechas mexicanas –PRI y PAN- y defender el lugar de los partidos progresistas tanto en la oposición como, en particular, en el gobierno, desde donde impulsaron políticas sociales redistributivas o libertarias (el derecho al aborto en el DF).

El primer punto es teóricamente indiscutible pero concretamente ineficaz. El potencial despliegue de una campaña de masificación del voto nulo es muy limitado en el México de hoy, tanto por los acotados niveles de movilización (y considerando además que la dirigencia del movimiento popular más numeroso está llamando a votar) como porque la ausencia de politización en torno a una campaña electoral francamente de bajo perfil. Por otra parte, en este contexto, la suma entre abstención y voto nulo, sin caer en la ilusión de un volcán subterráneo de indignación e insubordinación, puede visibilizar la ilegitimidad del sistema político, incapaz de representar y de motivar la participación de la gran mayoría de los mexicanos. Sobre la evidencia de la ilegitimidad y el vaciamiento democrático de las instituciones, se puede montar un movimiento y un proceso de refundación, una irrupción destituyente que abra a escenarios constituyentes.

El segundo argumento presenta un dato cierto pero resulta paralizante. Siempre en la historia se producen convergencias espurias posturas antisistémicas de distinto color y orientación. En el terreno socio-económico el anticapitalismo socialista encontró fracciones de anticapitalismo religioso o fascista. En el terreno político, la crítica a los sistemas políticos liberaldemocráticos se topa constantemente con oposiciones reaccionarias, ultraliberales, reaccionarias o fascistas. Al mismo tiempo, en muchas ocasiones esta oposición abigarrada contribuyó a la crisis de las instituciones al servicio de las clases dominantes, abriendo oportunidades de transformación que, si bien no siempre tuvieron un desenlace progresista, pudieron ser aprovechadas por movimientos revolucionarios. De hecho, en el origen de toda revolución triunfante, encontramos extrañas y atípicas convergencias que, sin convertirse en monstruosas alianzas, contribuyeron a desatar crisis políticas. Aún cuando, el México de hoy parece lejos de éste tipo de escenario, la ruptura política representada por la abstención y el voto nulo no puede ser desacreditada sólo porque no todos los que la promueven o la practicarán están del mismo lado y tienen la misma visión del mudno. En el fondo, este argumento se encierra en la misma lógica del no voto: es un razonamiento que sostiene el no “no voto”, una doble negación en oposición a unos sectores disidentes del bloque dominante.

El tercer argumento es válido pero cortoplacista. Si bien es cierto que hay que distinguir, aún sin perder de vista las similitudes, entre las propuestas, los perfiles y las actuaciones de los partidos políticos, al mismo tiempo no se justifica el chantaje catastrofista. El alcance de la renovación de los órganos legislativos, en el contexto del presidencialismo mexicano, no permite pensar que se operen grandes cambios en las políticas públicas ni en un sentido ni en otro como tampoco se justifica una actitud defensivista cuando las políticas progresistas en México son granos de arena en el desierto, cualitativamente importantes pero cuantitativamente muy escasas. Además, en el lapso de año y medio, desde inicio de 2011, se impondrá la competencia en vista de las elecciones de 2012, no se sostendrán alianzas de fondo en PRI y PAN, ni los partidos tendrán la legitimidad ni el valor de proponer reformas significativas.

En conclusión, los argumentos esgrimidos en contra de la anulación del voto y la abstención son válidos pero no contundentes. Paradójicamente el debate que se abrió, politizó una campaña electoral vacía de contenidos y propició una mayor participación que la que suscitaban las propuestas y la credibilidad de los partidos. Resulta ahora que, más que la diferencia porcentual entre un partido y otro, los datos significativos serán la afluencia y la cantidad de votos nulos. Esta circunstancia abre una posibilidad que la simple rutina electoral, tal y como se había configurado, no permitía. Las elecciones legislativas de julio puede marcar una ruptura en la historia de la democracia mexicana: la crisis del electoralismo, la deslegitimación de una determinada clase política. Desde las cenizas del sistema de la alternancia puede empezar a surgir una alternativa fincada en un renovado protagonismo popular.

Los medios y los nuevos pactos de poder

JOSé GIL OLMOS. Proceso.

D.F., 24 de junio (apro).- Los medios de comunicación en México, o si se prefiere, la prensa mexicana, desde sus inicios han estado vinculados con los grupos de poder.

Hoy que supuestamente vivimos una transición política hacia la democracia, es decir, nuevos tiempos políticos que implicarían el rompimiento de los viejos lazos entre prensa y gobierno, lo que podemos percibir es que desde que el PAN asumió la presidencia se han formado nuevos pactos de poder en los cuales los dueños de las empresas periodísticas participan, pero ya no como alguna vez lo dijo Emilio Azcárraga Milmo, como "soldados del PRI", sino como socios del gobierno en turno.

Este nuevo papel de los principales medios de comunicación en el país representa un giro de 180 grados del rol histórico que venían desempeñando. Pues si bien es cierto que desde sus orígenes han tenido una participación en la política local o nacional, es hasta ahora que se les incluye en las decisiones de poder, no como testigos, sino como actores, con un peso determinado dentro del escenario político.

Martha Sahagún ha sido una de los responsables de impulsar esta nueva política de medios, pues fue ella quien desde que Vicente Fox era gobernador y, sobre todo, durante la campaña del 2000 y, después, en la Presidencia de la República, incluyó a los dueños más importantes de las empresas periodísticas en el proyecto político del guanajuatense; luego en el suyo, a través de la Fundación Vamos México.

Esta política ha seguido vigente en la administración de Felipe Calderón y también es practicada por otros políticos de distintos partidos y algunos gobernadores, como Enrique Peña Nieto, quien firmó un contrato millonario con Televisa para impulsar su imagen en noticieros, programas y revistas de espectáculos, y hasta en partidos de fútbol, con miras a la conquista de la candidatura del PRI para las elecciones presidenciales del 2012.

Si hacemos un repaso de la historia del periodismo en el siglo XX, que es cuando surgieron casi todos los medios de información que hoy tenemos, podemos ver que la prensa mexicana se ha sujetado voluntaria e involuntariamente al control gubernamental o a los distintos grupos de poder, como bien lo dice la investigadora Silvia González Marín en su libro Prensa y Poder Político, en el que analiza el papel que tuvieron los diarios en la elección de 1940, cuando fue elegido Manuel Ávila Camacho como presidente de
la República.

Quizá fue durante la campaña presidencial de Miguel Alemán Valdés (1946-1952) cuando se implantan los métodos de control de la prensa mediante las beneficiosas y cuantiosas inserciones pagadas (fotos, gacetillas), la venta de las ochos columnas y los manifiestos de plana entera.

Ya como presidente Alemán introdujo el modelo de relación del gobierno con la prensa para los regímenes siguientes: La abundancia de concesiones a los dueños de los periódicos; la entrega de la publicidad gubernamental; la institución de la autocensura y los telefonazos como ahorro de tiempo, y el ingreso de los políticos a la celebridad social.

De esta manera, durante los años del poder hegemónico del PRI la mayoría de los dueños de periódicos, así como de las estaciones de radio y televisión se volvieron comparsas del sistema político. Fueron testigos de honor de los diversos gobiernos que les dieron cierto margen de maniobra informativa, pero siempre bajo la mirada escrutadora del presidente de
la República.

No obstante, conforme el poderío priísta fue perdiendo fuerza, los medios fueron ampliando sus márgenes de acción y, al fin y al cabo empresas, descubrieron que la versión oficial por si sola no es creíble y no vende.

Paradójicamente, fue durante la administración de Carlos Salinas de Gortari --el presidente que en sus inicios tuvo más control de la prensa--, cuando se dieron los primeros elementos de liberación de la prensa mexicana con la venta de la Productora e Importadora de Papel (PIPSA), que representaba el monopolio para la venta e importación de papel de todos los periódicos y un medio de censura (a los medios que no se sujetaran a los cánones informativos, simplemente se les negaba la venta de papel); al mismo tiempo, con la decisión de que las empresas periodísticas cubrieran los gastos de sus reporteros en las giras de trabajo del presidente.

De igual manera, en 1994, con la detonación del conflicto indígena en Chiapas, los medios de información, en su mayoría, consiguieron mayores espacios de libertad ante el gobierno, porque, como decíamos anteriormente, se descubre que la versión oficial de los hechos no es creíble ni vendible, y por eso se difunde con mayor espacio y peso la versión de otros personajes incluido el EZLN.

Es, quizá, en ese año cuando la prensa mexicana cobra mayores espacios de lectura en el caso de periódicos y revistas que llegan a triplicar sus tirajes o de audiencia, como fueron los noticiarios de radio y televisión.

Por un cierto periodo la prensa mexicana se convirtió en actor y no sólo en testigo de los hechos; pero esa cierta independencia que se ganó frente al poder agónico del PRI, volvió a perderse con la llegada de Vicente Fox a la Presidencia de la República.

A partir del año 200, lo dueños de los medios ya no son los "soldados del partido", sino que la mayor parte de ellos se suma a la llamada transición democrática en su nuevo papel de socios, es decir, en partícipes y en beneficiarios de las ganancias millonarias que ahora representan el manejo de campañas políticas y de imagen.

Desde la campaña de Vicente Fox, su pareja Martha Sahagún aplicó un modelo de relación con la prensa que ya venía utilizando desde que estaban en el gobierno de Guanajuato: El trato directo con los dueños de los medios –ya no con el reportero ni con los jefes de redacción–, a quienes se les propuso contratos y convenios millonarios para difundir la imagen del exgerente de
la Coca Cola.

Cuando Fox gana la presidencia, Martha Sahagún se encarga de subir al escenario político a los dueños de algunos medios en su nueva calidad de socios del llamado "gobierno del cambio", dejando a un lado a los medios que no les interesaban por su línea editorial crítica, como fue el caso de la revista Proceso y el proyecto radiofónico y editorial Monitor.

En su calidad de directora de Comunicación Social de la Presidencia de la República, Martha Sahagún estableció una relación política y de amistad con los medios más representativos como La Jornada, El Universal, Reforma, Televisa, Multivisión, Televisión Azteca, Imagen, entre otros.

Casi todos ellos integraron el patronato de la fundación Vamos México y los invitaba a formar parte del proyecto foxista en el cuál ella tenía un papel fundamental: darle continuidad transexenal al gobierno de su marido, con ella como candidata presidencial en las elecciones del 2006, proyecto que se les cayó a la mitad del camino.

Los empresarios que estaban invitados al banquete en Los Pinos recibieron muchos beneficios. Además de los contratos de publicidad millonarios, tuvieron otros beneficios: el periódico La Jornada consiguió un préstamo para comprar un nuevo edificio que estaba embargado por el IPAB; Televisa y TV Azteca, las concesiones en los nuevos espacios digitales y los contratos millonarios de las campañas; Olegario Vázquez Raña compró el periódico Excelsior, tuvo la concesión del canal de Televisión Cadena Tres y amplio su cadena de hospitales de lujo "Ángeles" en varios estados; en tanto que los periódicos El Universal y Reforma obtuvieron los mejores contratos de publicidad oficial y el favor de los empresarios que apoyaban el proyecto foxista.

La ambición de algunos de estos empresarios fue tanta que, incluso, algunos de ellos pretendieron extender su riqueza en otros ámbitos, como el caso del dueño de El Universal, Juan Francisco Ealy Ortiz, quien negoció con Fox la creación de un Banco y la concesión de un canal de televisión. Sueño que siguen buscando ahora con Felipe Calderón.

Como nunca antes, los dueños de los principales medios de información tuvieron tanto acceso al poder económico y político. Sólo fueron marginados aquellos que criticaban directamente al foxismo –Monitor, Proceso, Canal 40– que fueron excluidos de la cobertura de las giras presidenciales, así como de la distribución de la publicidad, al estilo de José López Portillo.

Muestra de este poder es que por primera vez un representante de una empresa mediática llegó al Poder Legislativo, se trata de Jorge Mendoza, expresidente ejecutivo de TV Azteca, quien sin tener ninguna experiencia política ni partidista se convirtió en senador, bajo las siglas del PRI, y ahora busca la candidatura para el gobierno de Nuevo León.

Al final del foxismo, los dueños de la mayor parte de los medios mencionados quedaron mejor posicionados, política y económicamente. Hoy tienen el poder suficiente para retar al Poder Legislativo, desde la Suprema Corte de Justicia, exigiendo que cambien las nuevas leyes electorales que acotan la compra de los espacios publicitarios en tiempos de campaña. O también, nuevos espacios y concesiones para la televisión y la radio digital.

En esta nueva etapa de la relación entre el poder y la prensa, algunos empresarios tienen un doble juego. Tenemos el caso de Televisa que participó en la estrategia foxista del escándalo de los videos de corrupción de René Bejarano y del proceso de desafuero contra Andrés Manuel López Obrador. Y ahora en el gobierno de Felipe Calderón en la defensa a ultranza de su gobierno en los espacios de opinión como "Tercer Grado".

Pero al mismo tiempo juega con otros personajes, a quienes les cobra jugosos contratos por las campañas de promoción de imagen, como son los casos del priista Enrique Peña Nieto y del perredista Marcelo Ebrard.

Como nuevos socios del poder, los medios tienen sus propia agenda y a sus propios candidatos a quienes impulsan en sus respectivas campañas. El ejemplo más claro es el de Peña Nieto, con quien desde el 2001 Televisa estableció un contrato por 742 millones de pesos, sólo para el primer año de su gobierno, con la intención de manejar su imagen hasta que sea el candidato presidencial.

De acuerdo con una investigación del reportero Jenaro Villamil, de la revista Proceso, la millonaria estrategia de Peña Nieto se hizo a través de dos empresas pantalla TV Promo y Radar Servicios Especializados de Mercadotecnia, las cuales son dirigidas por Alejandro Quintero Iñiguez, vicepresidente corporativo de comercialización de Televisa. El contrato contiene lo más avanzado para evadir las leyes electorales: gacetillas electrónicas para que la publicidad aparezca en forma de notas periodísticas; el uso de actores profesionales para difundir la obra de gobierno; spots en los partidos de futbol; y reportajes especiales de la familia Peña Nieto en las revistas propiedad de la televisora.

En los hechos, Emilio Azcárraga Jean viene operando como el estratega de imagen de la campaña presidencial de Peña Nieto. Pero como buen empresario, en su agenda también están otros gobernadores como Eduardo Bours, de Sonora; Ney González, de Nayarit; Luis Armando Reynoso, de Aguascalientes; Emilio González, de Jalisco, a quienes les vende servicios similares.

Es así que en estos tiempos de transición política, los medios de comunicación en México están muy lejos de jugar su papel de intermediarios de la sociedad con el gobierno, más bien, están inmersos en su nueva tarea de socios del poder y como tal seguirán desempeñándose en el futuro.

 


Publicado por solaripa69 @ 10:09
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios