Lunes, 29 de junio de 2009

Zelaya, secuestrado por comando militar y expulsado a Costa Rica

Detrás de la asonada se encuentra una elite corrupta, acusa el mandatario constitucional

Dpa, Reuters y Afp

 

Tegucigalpa, 28 de junio. El presidente de Honduras, Manuel Zelaya, fue secuestrado al filo de las cinco de la mañana por un comando militar que, tras enfrentarse durante unos 20 minutos con su guardia personal, le apuntó con fusiles al pecho y la cabeza, para después, aún con ropa de dormir, expulsarlo vía aérea a Costa Rica, donde hizo un llamado a la sociedad hondureña a resistir pacíficamente el crimen de Estado, pidió a la Iglesia católica clarificar su posición y demandó a Estados Unidos definir si apoya a los golpistas.

Estamos en un momento de prueba para los gobiernos de América. Soy el presidente de Honduras. Sólo el pueblo me puede poner o quitar. He sido secuestrado a la fuerza. Es una bofetada a la democracia y un retroceso de 40 o 50 años, a la doctrina de la seguridad nacional (característica de las dictaduras militares de la guerra fría), aseveró Zelaya en conferencia de prensa, realizada cerca del mediodía en el aeropuerto Juan Santamaría de San José, Costa Rica, acompañado por el presidente de ese país, Óscar Arias.

Si Estados Unidos no está detrás de este golpe, estos golpistas no podrán mantenerse ni 48 horas en el poder, afirmó Zelaya minutos antes en entrevista con la cadena Telesur.

Las primeras versiones sobre el plagio de Zelaya circularon en Honduras poco después de las seis de la mañana, a través de radiodifusoras y tres televisoras oficiales, que antes de ser bloqueadas por los golpistas difundieron declaraciones del secretario particular del mandatario, Enrique Reina, y miembros de su gabinete, quienes trataron inútilmente de impedir las acciones militares.

Unos 200 soldados agrupados en cuatro comandos y transportados en tres vehículos llegaron en la madrugada a la colonia Tres Caminos y rodearon la residencia particular de Zelaya, según el testimonio de un vecino, quien dijo haber escuchado disparos de armas de fuego.

Vestido con camiseta blanca, Zelaya narró que entre ocho y 10 soldados irrumpieron en su casa, tras una refriega con sus custodios. El presidente fue obligado a salir de inmediato, sin cambiar de ropa ni recibir explicaciones.

El mandatario fue subido al avión presidencial –un modelo ejecutivo de pocas plazas, conducido siempre por personal militar– y estuvo en todo momento bajo custodia de uniformados armados, que no le notificaron adonde irían.

Se ocultan familiares

La nave hizo escala en la base militar de Comayagüela, en el centro de Honduras, y luego se dirigió a San José, donde recibió una expedita autorización para aterrizar por tratarse del transporte oficial del mandatario hondureño. Arias aseguró no haber sido notificado del ingreso sorpresivo de Zelaya hasta que su par se encontraba en la base 2 del aeropuerto costarricense, administrada por el Ministerio de Seguridad Pública.

La esposa de Zelaya, Xiomara Castro, y sus cuatro hijos no estaban en la residencia familiar en el momento del asalto militar; todos están a salvo, pero escondidos por el temor de ser detenidos.

Al menos ocho ministros del gabinete, incluida la canciller Patricia Rodas, fueron arrestados por militares.

Zelaya, nacido el 20 de septiembre de 1952, asumió la presidencia en enero de 2006 para un periodo de cuatro años, tras ganar las elecciones presidenciales de noviembre de 2005 con la promesa de ampliar la participación popular en las decisiones del gobierno.

Esa práctica, denominada poder ciudadano, fue promovida por Zelaya durante el periodo en que dirigió el Fondo de Inversiones de Honduras, bajo la presidencia de Carlos Flores (1998-2002) y trasladada a su administración presidencial hace tres años y medio.

Empresario maderero y agricultor en el departamento norteño de Olancho, Zelaya llegó a la presidencia con el apoyo del derechista Partido Liberal, pero ya en el poder giró hacia la izquierda, impulsando políticas sociales –incluido un reciente aumento de 20 por ciento al salario mínimo– que apoyaron organizaciones sindicales, campesinas, indígenas y estudiantiles, tradicionalmente enfrentadas a los gobiernos civiles establecidos en 1982 y coludidos en esa década con la guerra antisandinista de Nicaragua.

En política exterior, Zelaya decidió sumar a Honduras a la Alianza Bolivariana para las Américas, creada por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

Las decisiones de Zelaya al frente del gobierno provocaron choques con sus correligionarios del Partido Liberal.

Este año, Zelaya emprendió una campaña para realizar una encuesta no vinculante que determinara si el 29 de noviembre, en las elecciones generales (presidencial, legislativa y local), se agregaría una cuarta urna, a fin de convocar de inmediato a una asamblea constituyente, que debatiría la posibilidad de introducir la figura jurídica de la relección presidencial.

El rechazo de las fuerzas políticas tradicionales derivó el miércoles pasado en una crisis política, un enfrentamiento con los poderes judicial y legislativo y con la cúpula castrense.

Lo que estoy deduciendo es que esto no es un golpe militar, sino una conspiración política apoyada por el golpe militar y por una pequeña elite política y económica, corrupta, que tiene miedo a las manifestaciones públicas, señaló Zelaya después de enterarse en San José de que el Congreso había divulgado una supuesta renuncia, presentada en una carta que calificó de falsa.

Zelaya expresó que su canciller, Patricia Rodas, se encuentra en un destacamento militar y que él mismo gestiona que sea trasladada a México.

Al cierre de esta edición, Telesur afirmó que la canciller se comunicó con sus familiares, a quienes dijo que está bien, pero aún de desconocía su paradero.

Enfrentan normalistas pobreza y guerra de baja intensidad

Denuncian la inseguridad que padecen en zonas de alta marginación

Caciques y narcotraficantes nos tienen en la mira, afirman

Laura Poy Solano. La Jornada.

 

Normalistas rurales denunciaron que en las zonas de mayor marginación y pobreza del país cada vez hay menos maestros, no sólo por la falta de personal capacitado, sino por las condiciones de violencia e inseguridad que padecen, pues caciques, narcotraficantes y explotadores de bosques y tierras son los primeros en ponernos en la mira.

En la sierra o las regiones de montaña, agregaron, son muy pocos los profesores que llegan, y menos todavía los que deciden quedarse y no ir de comunidad en comunidad porque las condiciones son muy difíciles.

Alumnos de las normales de Ayotzinapa, Guerrero; Amilcingo, Morelos, y Saucillo, Chihuahua; afiliadas a la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (FECSM) –que agrupa a las 15 escuelas rurales del país– afirmaron que enfrentan una guerra de baja intensidad.

En las poblaciones, indicaron, el maestro normalista no sólo enseña a leer y escribir; también orienta y organiza a la comunidad, y ante una creciente abandono de los derechos del campesino, esta tarea es cada vez más peligrosa.

Sumidas en el abandono económico y el deterioro de infraestructura, las normales que subsisten en Campeche, Chihuahua, Durango, Aguascalientes, Guerrero, Jalisco, estado de México, Michoacán, Morelos, Oaxaca, Puebla, Sonora, Tamaulipas, Tlaxcala y Zacatecas enfrentan un acelerado proceso de reducción en su matrícula, con lo que en los hechos se elimina el derecho de los más pobres a recibir educación, pues en las comunidades hay adolescentes de 14 años que no saben leer ni escribir, afirman.

Por ello, anunciaron que ante la negativa de las autoridades federales y estatales a atender sus demandas para garantizar mejores condiciones en los internados, aulas y espacios deportivos de las normales rurales del país, y frenar el avance de la privatización de la educación pública, la FECSM no va a quedarse cruzada de brazos ni vamos a permitir que desaparezcan las escuelas rurales, a pesar de todo el empuje que le quieren dar a la Alianza por la Calidad de la Educación, y sus Planes Estatales de Fortalecimiento a la Educación Normal.

En las normales rurales, afirmaron, sabemos que estamos en la mira del Ejército y los cuerpos represores en los estados, pero eso no ha impedido que nos movilicemos, y si no se cumplen los acuerdos pactados, como el caso de la normal de Mactumactzá, Chiapas, donde desde hace tres años el gobierno estatal nos prometió la reapertura del internado, vamos por nuevas acciones de protesta.

Los estudiantes aseguraron que las condiciones de deterioro y abandono no se limitan a las normales, sino también ocurren en planteles multigrado y comunitarios, donde acuden la mayoría de niños que viven en condiciones de pobreza y en zonas muy alejadas.

En las prácticas profesionales, indicaron, llegamos a comunidades donde ni siquiera hay escuela ni aula de carrizos, y a veces hasta nos toca dar clase en pleno rayo del sol, lo que hace injustificable que la Secretaría de Educación Pública afirme que no se necesitan ni más escuelas ni maestros rurales, porque ya no hay niños.

Honduras: ¿está escrito?

José Steinsleger

 

En los comicios presidenciales de 2005, en pleno escrutinio, el candidato Porfirio Lobo (Partido Nacional, conservador, oficialista) visitó al embajador de Washington en Honduras y le propuso que vigilara el conteo de votos.

Actúe con mesura. La tendencia demuestra que hay un ganador, comentó Charles Ford. Cabizbajo, el presidente del Congreso Nacional abandonó la legación diplomática, aceptando los hechos: el liberal Manuel Zelaya, ganadero y directivo de la banca privada, sería el nuevo gobernante del país más pobre del continente, después de Haití. Nacional, liberal, políticos corruptos… ¿qué más da?

Hitos del siglo veinte hondureño: en 1924, un milico de la United Fruit, Vicente Tosta, fue proclamado presidente provisional a bordo del buque de guerra estadunidense Milwaukee; en 1944, un tirano, Tiburcio Carías Andino, proclamó como único candidato al ilustre patriota Franklin D. Roosevelt (sic), y para hacerla corta, en el decenio de 1980, políticos y militares convirtieron a Honduras en una gran base de agresión militar contra los pueblos de El Salvador y Nicaragua sandinista.

Llegó el nuevo siglo, y las cosas siguieron tal cual. Aunque no tan igual: 80 por ciento de pobreza, éxitos del trabajo semiesclavo en maquiladoras estadunidenses, notables récords en asuntos de explotación sexual infantil, y ejecución a mansalva de niños y jóvenes criminalizados como pandilleros. Tan sólo de 1998 a 2005, la institución Casa Alianza de Tegucigalpa contabilizó por lo menos 2 mil 720 asesinatos de adolescentes y jóvenes, entre 12 y 22 años.

Simultáneamente, el pueblo hondureño se iba organizando: marchas y concentraciones masivas contra el desempleo y los salarios de hambre, protestas de fiscales contra la corrupción institucional y combativa solidaridad de pueblos, aldeas y comunidades perdidas que cerraron filas con los médicos cubanos hostigados por los colegios de profesionales.

Lobo, Zelaya. Hijos del mismo tronco. Para la contienda, Lobo contrató a Mark Klugmann (ex consejero del presidente republicano Ronald Reagan), y Zelaya se entendió con Ted Devine, estratega de la campaña del demócrata John Kerry. Los empresarios hondureños, tranquilos. Limándose las uñas, la democracia respiraba en paz: ¡qué buen tratado de libre comercio tenemos con Estados Unidos!

Y de súbito… el comandante mandó a…No, nada de comandantes. Por arriba y desde la derecha, Zelaya empezó a tomar distancia de la gente linda. Y cometió el gran error de preguntarse por qué si en los folletos de turismo Honduras es comparada con Suiza, el ingreso per cápita de un hondureño asciende a 2 mil 793 dólares anuales, y el de un suizo a 53 mil 352 dólares.

Zelaya llegó a una conclusión obvia: siete millones de suizos, siete millones de hondureños. Está claro: Honduras no es Suiza. ¿Qué tal si hacemos una república socialmente integrada, y a tono con los grandes proyectos latinoamericanos de integración en marcha?

Luego, el presidente cometió varios actos de alta traición: viajó a Cuba, se entrevistó con Fidel, y dijo: vengo de la patria de Francisco de Morazán. Viajó a Venezuela, se entrevistó con Chávez, y dijo: vengo del país cuna del constitucionalista bolivariano José Cecilio del Valle. Por enésima vez, un discurso que no encajaba con los manuales de izquierda: “soy liberal, pero socialista…”

La oligarquía y lumpeburguesía hondureña, olfatearon que tan sólo ese discurso preanunciaba un camino sin regreso. Zelaya apuró el paso: Honduras ingresó a la Alternativa Bolivariana para las Américas (Alba), firmó acuerdos petroleros con Venezuela, se enfrentó a toda la partidocracia, aumentó el salario mínimo y profundizó su alianza con los sectores populares. En suma, hizo todo aquello que odian Washington, Madrid, y las áureas firmas de Vargas Llosa & asociados.

Hace menos de un mes, en la histórica reunión de cancilleres de la OEA (San Pedro Sula), el presidente de Honduras dijo lo que ningún gobernante puede decir en las narices del imperio: No podemos irnos de esta asamblea sin reparar la infamia contra un pueblo (Cuba, “naturally&rdquoGui?o.

Principio del fin. En la noche del viernes 15 de junio, a las 6 de la tarde, en la colonia Satélite del anillo periférico de Tegucigalpa, un par de tiros perforaron el vidrio panorámico del coche que llevaba al gobernante. Y ayer, en la madrugada, Zelaya fue derrocado por un golpe de Estado.

Un día antes, el genio que conduce la OEA declaró al periódico Reforma de México: a pesar de lo que se observa (sic), hoy en día hay instituciones. Y aunque en algunas partes son muy frágiles, no se pensaría en un retroceso de ningún tipo.

Voto nulo: Más allá del 5 de julio

ÁLVARO DELGADO

A fin de mostrar que su movimiento no es antipolítico ni se limita a la próxima jornada electoral, el martes 30 diversas organizaciones civiles, ciudadanos desencantados de los partidos, así como analistas políticos celebran la primera Asamblea Nacional por el Voto Nulo. A decir de Denise Dresser, tratarán de articularse para adquirir "capacidad de presión y de incidencia más allá del 5 de julio".

La noche del jueves 25, en una cena, Josefina Vázquez Mota, candidata a diputada federal y aspirante a la coordinación del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional (PAN), se encontró con Denise Dresser, activista del movimiento para anular el voto, y le reclamó:

–Ustedes están fortaleciendo el voto duro priista y Manlio Fabio Beltrones está muy contento...

–¿Por qué no pensaron en eso cuando negociaron con él todas las reformas y ayudaron a limpiarle la cara al priismo? –respondió Dresser.

Vázquez Mota ya no dijo nada, pero la analista interpreta que el gobierno de Felipe Calderón está "muy nervioso" porque prevé que el movimiento anulacionista beneficiará al priismo, cuando en realidad se trata de resolver un problema sistémico: la arquitectura institucional que carece de mecanismos de rendición de cuentas y sanción ciudadana.

Tal preocupación gubernamental se materializa también con la convocatoria del secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, a reuniones privadas para conocer la opinión de analistas, académicos y activistas sobre el voto nulo.

Dresser participó en una de ellas hace un par de semanas, en la que estuvieron además Lorenzo Córdova, Carlos Elizondo, Juan Pardiñas y Leo Zuckerman. "Inclusive quienes critican el voto nulo comparten el diagnóstico sobre la disfuncionalidad del sistema", dice Dresser.

–¿En qué términos se expresó Gómez Mont?

–No, él de hecho sólo escuchó. Fue un esfuerzo de auscultación y diálogo. Lo reconozco como tal.

El movimiento anulacionista es acusado de neutralizar el voto de castigo, no sólo a diputados y partidos, sino a los gobiernos, como el de Calderón, pero Dresser lo niega: "El PAN no está feliz con el voto nulo, no está pensando que va a evadir el voto de castigo. Al contrario, piensan que están haciendo las cosas tan bien que lo que necesitan es el voto de recompensa y que, al no darse ese, se va acabar empoderando a los priistas. Esa es la preocupación del gobierno."

Aclara: "Esto va más allá de castigar a un gobierno en particular en este momento. El voto nulo es un castigo a un sistema político que carece de elementos esenciales de representatividad y de rendición de cuentas."

–Pero afirmar que todos los partidos son iguales implica que todos son responsables, por ejemplo, del desastre económico del país…

–Esta idea de que todos son iguales no es responsabilizar a todos del desastre del país. La crítica de que todos son iguales tiene que ver con el hecho de que no tienen incentivos para rendir cuentas y tomar decisiones en nombre de la ciudadanía, ni para explicar lo que hicieron durante su paso por el poder.

Juventud descarriada

Carlos Fernández-Vega / México SA

El predicador de Los Pinos

Herejes, 60% de los desempleados

Torquemada


¡Alabado sea el señor, que él será generador de empleos, educación, desarrollo, seguridad y bienestar social para la hereje cuan descarriada juventud de este país! Ya lo dijo su representante personal en México, el apóstol San Felipe de Jesús Calderón Hinojosa (quien lamentablemente despacha en un gobierno constitucionalmente laico): los jóvenes se drogan, porque no creen en Dios. Ora pro novis.

Y por si hubiera dudas, el predicador de Los Pinos remató, con su correspondiente sic: "una juventud que por sus condiciones sociales, familiares, educativas, por falta de oportunidades, tienen pocos asideros trascendentes, que tienen poco que creer, que no creen en la familia, que no tuvieron; que no creen en la economía o en la escuela, que no creen en Dios, porque no lo conocen. Que no creen en la sociedad, ni quien la representa. Esta falta de asideros trascendentales hace, precisamente, un caldo de cultivo para quienes usan y abusan de este vacío espiritual y existencial de nuestro tiempo".

Esa es la realidad de las cosas, la neta del planeta, no es que la juventud mexicana sea una las grandes víctimas de un modelo económico depredador, de una clase político-empresarial corrupta y voraz ni de un gobierno mediocre e ineficaz. No, hermanas y hermanos, si los jóvenes mexicanos están jodidos es por su falta de fe, por su conducta hereje, "porque no creen en Dios". ¡Aleluya!

Apóstata irredimible, la juventud mexicana paga el precio de su osadía. Y para demostrarlo, va la numeralia que lo sustenta: al cierre del primer trimestre de 2009, alrededor de 60 por ciento de los desempleados en México tienen entre 14 y 29 años, es decir cerca de un millón 280 mil personas, de acuerdo con el Inegi; de este total, alrededor de 870 mil tienen edades que van de 20 a 29 años. La mayor parte de la población económicamente activa es joven, y 56 por ciento de ella obtiene un ingreso de entre uno y tres salarios mínimos, al tiempo que 64 por ciento carece de seguridad social. De enero a marzo de 2009, el año del "catarrito", alrededor de 200 mil jóvenes de entre 14 y 29 años perdieron su empleo. Desde que el citado predicador se instaló en Los Pinos, más de 300 mil mexicanos en las edades referidas han perdido su plaza, sin considerar los que en el periodo se incorporaron por primera vez al mercado laboral y muchos de ellos lo consiguieron, pero en Estados Unidos.

El Banco Mundial advierte que "el desempleo en México crecerá en 2009, y es una tragedia la cantidad de jóvenes que año con año se incorporan al mercado laboral y sufren por la falta de un campo o lugar donde puedan ejercer su carrera. Pobreza, informalidad y crisis económica son altamente preocupantes, y el país debe fijar una meta en la creación de empleos para atender la demanda de los 900 mil jóvenes que terminan su carrera esperando crecer laboralmente y que son rechazados".

De acuerdo con los datos del último Censo General de Población y Vivienda (2000), de casi 10 millones de mexicanos con edades de entre 15 y 19 años, casi 54 por ciento no asistía a la escuela, es decir, alrededor de 5.4 millones de jóvenes. Se registraron entidades con mayor cantidad de jóvenes fuera del sistema educativo: Zacatecas (70 por ciento), Guanajuato (65), Michoacán (64), Chiapas (62) y Puebla (60). De los que logran incorporarse al sistema educativo, 35 por ciento termina desertando por motivos económicos.

El mismo censo arrojó el siguiente resultado: 88 por ciento de los jóvenes se declaró católico; 4 por ciento protestante; 3 por ciento cristiano y 5 por ciento ateo. El 89 por ciento declaró "creer en la existencia del alma"; 88 por ciento "en la Virgen de Guadalupe"; 66 por ciento "en el infierno"; 26 por ciento "en el horóscopo" y 21 por ciento "en amuletos". Uno de cada cinco jóvenes "consideró que sus creencias religiosas influyen en su actitud hacia el trabajo, hacia los problemas sociales o hacia la sexualidad", y 8 por ciento "que tiene efectos en sus preferencias políticas".

Según la Encuesta Nacional de Juventud 2005, los jóvenes de entre 18 y 29 años realizan principalmente actividades de estudio y/o trabajo, siendo más común que los de 18 a los 24 años se dediquen solamente al estudio, y los de los 25 a los 29 años solamente al trabajo. En ambos casos existe 30 por ciento que no estudia ni trabaja. Alrededor de 38 por ciento de los jóvenes abandonan los estudios entre los 15 y los 17 años, seguidos de quienes tienen una edad de entre 18 y 20 años (26 por ciento), y en tercer lugar los de 12 a 14 años (22 por ciento). El primer motivo de abandono de los estudios es la necesidad trabajar (43 por ciento), intento que en la mayoría de los casos fracasa, y cuando milagrosamente no es así lo encuentran en el sector informal con ingresos ínfimos.

En efecto, con qué verdad habló el predicador de Los Pinos (marca Torquemada), pues como se constata, los agudos y crecientes problemas económicos y sociales de los herejes y descarriados jóvenes mexicanos se dan por un solo factor, aunque de un peso incuestionable: "no creen en Dios".

Las rebanadas del pastel

Duda resuelta para todo aquel que airadamente reclama: ¿a quién se le ocurrió designar como coordinadora de Guarderías del IMSS a una licenciada en "diseño de interiores" por la Universidad de Guanajuato y ex gerente del restaurante El Gallo Pitagórico, de nombre Carla Rochín Nieto? Fácil, no busquen más: al mismo que decidió nombrar a dos politólogos al frente de Comunicaciones y Transportes y Educación Pública; a una ex gerente de fábrica de pinturas como titular de la SEP; a un ingeniero mecánico como secretario de Seguridad Pública Federal; a un bocón abogado corporativo como titular de Gobernación; a un ingeniero electricista en la Sagarpa, y a un ex baterista de Timbiriche en Comunicación Social de Los Pinos. También es el mismo que, para conservar la amistad Zavala-Rochín, le puso nombre y rejas de por medio al primer chivo expiatorio del incendio en la ABC de Hermosillo (Irma Crescencia Díaz Gómez, coordinadora zonal de guarderías del IMSS)… Convocatoria: "Por nuestros niños, contra la impunidad, el sábado 4 de julio a las 10 horas vamos a marchar del IMSS (Paseo de la Reforma 476) a la representación del estado de Sonora (Goldsmith 228, Polanco). Al frente de la marcha estará un grupo de padres de los niños de la guardería ABC de Hermosillo. Únete a la marcha, nadie podrá callarnos. Por nuestros niños y niñas, todas las voces: no a la impunidad. Únete al grito de los padres".

 


Publicado por solaripa69 @ 9:50
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios