Jueves, 02 de julio de 2009

Desmiente EPR a empresario, niega haberlo secuestrado.

J. Carlos Medrano / Tiempo

[05:04] El Ejército Popular Revolucionario rechazó haber plagiado al empresario Manuel Horacio Rodríguez Díaz y por el contrario precisó que desde hace más de tres lustros dejó de realizar este tipo de practicas para obtener recursos económicos para su lucha armada.
Mediante un comunicado suscrito por el Comité Central del Partido Democrático Popular Revolucionario (PDPR), Comandancia General del Ejército Popular Revolucionario (EPR), el grupo guerrillero precisa en seis puntos que esta organización armada “sustenta su trabajo político, económicamente por éste y sobre todo con el invaluable elemento humano por medio de nuestra estructura partidaria, simpatizantes y colaboradores de los distintos sectores sociales”.
Sostiene que su partido renunció a esas acciones de recuperación de fondos hace más de 15 años, determinación que se ratificó en su primer Congreso Nacional.
Asimismo, afirmó, que la fuente principal de sostenimiento de nuestro trabajo político de organización y dirección en el seno del pueblo es sustentado política, económicamente por éste y sobre todo con el invaluable elemento humano por medio de nuestra estructura partidaria, simpatizantes y colaboradores de los distintos sectores sociales.
Dice que “llama la atención la reciente declaración, dado el contexto de recrudecimiento de la Guerra de Baja Intensidad (GBI), tanto en México como en todo Latinoamérica y sobre todo de la oprobiosa falta de respuesta del gobierno ilegítimo de Calderón a través de su Secretaría de Gobernación, a la Comisión de Mediación con respecto a la exigencia de la presentación con vida y en libertad de nuestros compañeros Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez”.
Insistió en negar “rotundamente nuestra participación y en todo hecho de privación de la libertad por medio del secuestro y advertimos a la ciudadanía de la colusión de policías con bandas de secuestradores como se está dando en el trafico y distribución de drogas y otros hechos delincuenciales, donde por un lado u otro siempre brota un elemento policiaco o funcionario encargado de la “procuración de la justicia” involucrado como parte activa integrante de bandas de criminales. No somos delincuentes somos revolucionarios que nos movemos por principios ideológicos y ético-morales”.
El empresario Manuel Horacio Rodríguez Díaz acusó en medios de información españoles que los responsables de su secuestro hace casi un año fue el Ejército Popular Revolucionario (EPR).

Llaman militantes de la APPO a no votar; critica sistema de partidos
Iván Castellanos / Tiempo

[05:04] Integrantes de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), iniciaron este miércoles con una campaña en donde invitan a la ciudadanía en general a no votar el próximo domingo 5 de julio, al considerar que todos los partidos políticos han traicionado al pueblo.
Para lograr este objetivo, pararon camiones del transporte urbano en calles del Centro Histórico y la Central de Abasto, a los cuales se subían para entregar volantes con su postura, además solicitar una ayuda económica para fortalecer su movimiento.
Ernesto López, indicó que la medida es diferente a la que determinó la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), ya que están promoviendo que la ciudadanía no emita su sufragio.
Además, están pidiendo que el pueblo de Oaxaca salga a las calles a manifestarse en contra de las acciones que promueven los partidos políticos, las cuales solamente han afectado a los ciudadanos.
Por ello, se concentraron en calles como Tinoco y Palacios, Central de Abasto, Miguel Cabrera, entre otros para abarcar cinco puntos de la ciudad, “para promover que no se salga a votar el 5 de julio, porque esto puede significar coyunturalmente que mientras se lleve a cabo la jornada electoral se de un golpe al pueblo”.
Además, las elecciones están viciadas, porque los partidos políticos y los candidatos no representan realmente a los intereses del pueblo en el Congreso de
la Unión.
Por ello, convocaron a una concentración masiva en el zócalo de la ciudad en donde se llevará a cabo un foro-debate, en donde tendrán a una serie de conferencistas que darán a conocer la situación real que se vive en Oaxaca y el país.
Además, dijo, la población en general tendrá la oportunidad de poner de manifiesto sus inconformidades por esta situación, por lo que dieron inicio a una campaña para dar a conocer estas acciones, así como solicitar su apoyo económico.
Para lograr su objetivo, pararon a los camiones del transporte urbano a los cuales se subían y entregaban una serie de volantes con su postura, lo que generó nerviosismo entre los usuarios, muchos de los cuales pensaron que se trataba de un asalto.
Los activistas también indicaron que el 16 de julio realizarán una marcha-calenda desde la fuente de las 7 Regiones, el 18 y 19 de julio un convite en la plazuela del Carmen Alto y el 20 de julio la Guelaguetza popular en el estadio del Instituto Tecnológico de Oaxaca (ITO).

Acude Convergencia ante Fepadea a interponer denuncias contra PRI
Acudieron ante de Fiscalía Especializada para los Delitos Electorales a presentar la denuncia correspondiente por violar la constitución e insertar la imagen de Ulises Ruiz en las “Unidades Móviles” 

Carlos Alberto HERNÁNDEZ

El Partido Convergencia en Oaxaca, llamó ayer al electorado a reflexionar el sentido de su voto, toda vez que se requieren hombres y mujeres comprometidos con la sociedad en los 11 distritos.

Y es que minutos antes, el representante propietario del PC ante el consejo local del Instituto Federal Electoral, Benjamín Robles Montoya interpuso dos denuncias penales ante la Fepade en contra del mandatario estatal y el edil de San Agustín Loxicha.

Destacó que se encontró culpable al gobernador del estado, Ulises Ruiz Ortiz por incurrir en infracciones a la normatividad electoral que vulneran el principio de imparcialidad en el uso de los recursos públicos y propaganda pública.

Afirmó que presentó la denuncia ante la Fiscalía Especializada para Delitos Electorales de la PGR, a fin de que sea esta institución quien deslinde la responsabilidad penal que corresponda.

En compañía del líder estatal del partido naranja, Mario Mendoza Flores dijo que en Oaxaca no se puede permitir que se viole impunemente la Ley, de donde es necesario aplicar la ley sin distingo político.

“Acudimos ante de Fiscalía Especializada para los Delitos Electorales a presentar la denuncia correspondiente por violar la constitución e insertar su imagen en las “Unidades Móviles”, detalló.

Esperamos que sea esta institución quien valore objetivamente el caso e imponga una sanción ejemplar, apuntó.

De su lado, el secretario general del PC, Víctor Hugo Alejo Torres, expuso que también se presentó una denuncia por el caso de San Agustín Loxicha, donde autoridades municipales repartieron despensas a la población bajo condicionamiento electoral.

Por su parte, Mario Mendoza Flores, mencionó que los integrantes del partido naranja se mantendrán pendientes de los acontecimientos durante la jornada electoral del próximo domingo.

 

Tres Años Después

Víctor Raúl Martínez Vásquez (IISUABJO). Sobre las causas del 14 de junio y los sucesos que se dieron después hay diversas visiones.

Sobre las causas del 14 de junio y los sucesos que se dieron después hay diversas visiones.

Podríamos dividirlas en las que ponen el acento en factores estructurales y  las que lo hacen en factores coyunturales, aunque no necesariamente son excluyentes.

Hay quienes afirman que la pobreza, la marginación, las condiciones socioeconómicas son las que provocaron los sucesos del 2006. Entre quienes propusieron esta explicación encontramos algunos funcionarios de gobierno, así como  diputados federales priistas y el senador Adolfo Toledo Infanzón. Para ellos, la solución, como lo plantearon en el 2006,  sería un incremento en la transferencia de recursos al estado. Pedían  entonces 100 mil millones de pesos anuales. Actualmente el presupuesto, ya  incrementado, anda por los 44  mil millones. Era de 30 mil. Siguen sin conocerse sin embargo sus destinos. No hay transparencia, más bien existe bastante opacidad.

En mi opinión, esta visión es sesgada pues no quiere hacerse responsable de los errores cometidos por el gobierno estatal, mucho menos enmendarlos. Los asesinatos recientes de Beatriz López Leyva, la tortura sufrida por Marcelino Coache Verano, el desalojo de la mina de San José del Progreso, el encarcelamiento de Juan Manuel Martínez Moreno, chivo expiatorio del asesinato de Brad Will, así lo demuestran.

 Otros ven en la crisis del 2006 y sus consecuencias un efecto del modelo neoliberal que incrementa la pobreza, el despojo de los recursos naturales de las comunidades, el autoritarismo y la militarización generando por ende fenómenos de resistencia y movilización crecientes. La alternativa sería el fortalecimiento de la organización desde abajo y la lucha ampliada contra el neoliberalismo, el impulso de movimientos antisistémicos. 

Otros proponen hipótesis que acentúan lo coyuntural, algunos hablan de complot, otros por el contrario centran su atención las acciones autoritarias del régimen actual.

Algunos ven un propósito deliberado por derrocar a la autoridad, entre ellas se encuentra la de Samael Hernández Ruiz quien en su artículo “Insurgencia magisterial y violencia gubernamental” sostiene su “hipótesis de la radicalización de la XXII del SNTE”. 

Otras elaboraciones señalan a otros actores que unidos o por separado, serían los autores del complot, así por ejemplo, columnistas de distintos diarios, atribuyen los acontecimientos,  lo mismo a  Gabino Cué Monteagudo, a José Murát, a Diódoro Carrasco Altamirano o incluso  a Andrés Manuel López Obrador,  lo mismo al partido Convergencia que al PRD, o a los líderes de las organizaciones que, dijo el gobierno del estado, les dejó de dar 400 millones de pesos y por eso se levantaron contra este. Algunos responsabilizan a EPR y  hasta a las FARC.

Este tipo de hipótesis “complotistas”, interesadas, burdas, reduccionistas y simplistas, son peligrosas y dañinas pues se inscriben en la lógica de la criminalización del movimiento social, la represión  y el afianzamiento del autoritarismo.  

Otras interpretaciones, consideran que las causas estructurales son insuficientes en la explicación de la crisis y enfatizan las acciones  autoritarias de ejercicio del poder y la dominación de los últimos gobiernos del estado. El estallido posterior al 14 de junio del 2006, para algunos fue una autentica rebelión popular contra la imposición, la represión, la exclusión, la injusticia, el abuso del poder y la conculcación de libertades y garantías individuales y sociales realizadas por los gobernantes durante los últimos años. Reconocen que este modelo de ejercicio del poder está en crisis.  

La salida a la crisis que plantea cada hipótesis tiene caminos distintos, desde la perspectiva de la hipótesis del agotamiento del régimen autoritario, se plantea la urgente necesidad  del tránsito a formas de participación social más democráticas , de inclusión, respeto a los derechos y libertades garantizadas por la Constitución y los tratados internacionales, fortalecimiento de la cultura democrática en todos los campos de la vida social, instituciones apegadas al estado de derecho, justicia real y expedita (independencia del ministerio público y el poder judicial), respeto a la diversidad e inclusión de las minorías sociales  (desde luego cese de todo tipo de violencia de género, condición social, étnica, preferencia sexual o religiosa), respeto y políticas claras  en torno al medio ambiente, cambios en las forma de ejercicio del poder político, autonomía y libre determinación de los pueblos indígenas, mecanismos de transparencia y rendición de cuentas, respeto a la voluntad popular.

Esta interpretación, no rechaza que existan causas estructurales de la crisis, o que deban desdeñarse los efectos del neoliberalismo, tampoco que se requieren formas asociativas de organización que contribuyan a enfrentar los embates del modelo económico, político y social neoliberal,  solamente, pone énfasis también en factores coyunturales en la explicación de los sucesos del 2006 y en la necesidad de considerarlos en el análisis. En cierta medida es una propuesta complementaria. Con todo, el análisis es necesario para encontrar una salida hacia el futuro.

23 razones para anular

DENISE DRESSER

 Porque:
1. Los votos convencionales construirán gobiernos estatales, ayuntamientos, Congresos locales, Jefaturas Delegacionales, Asamblea Legislativa y una Cámara de Diputados que no tendrán el menor incentivo para rendir cuentas.
2. Los votos nulos cuentan como mecanismo de protesta, sobre todo si se levanta una encuesta de salida –como ha sugerido Federico Reyes Heroles– en la cual se puedan enlistar los motivos de la insatisfacción.
3.  Los sufragios cuentan desde hace muy poco, en efecto, pero esa no es razón suficiente para argumentar que el sistema electoral no puede ser mejorado usando la anulación como forma de presión. Sin duda, es mejor que los votos cuenten, porque en el pasado no era así, pero sería mejor aún que lograran producir una representación real que actualmente no existe y que la anulación busca impulsar.
4. Existen diferentes opciones, pero las diferencias ideológicas entre los partidos –a la hora de gobernar– suelen sucumbir ante la presión de los poderes fácticos, como ocurrió con la Ley Televisa, la ley de “acciones colectivas”, la iniciativa para aumentar las multas que puede cobrar la Comisión Federal de Competencia, la reforma energética que dejó sin tocar al sindicato de Pemex y tantas más.
5. Es una falacia que los partidos se diferencien notablemente a la hora de llegar al poder, sobre todo cuando la priización –el clientelismo, el corporativismo y la impunidad– afecta a todos.
6. Resulta una elaboración intelectual insostenible argumentar que la democracia electoral mexicana merece ser defendida sin las modificaciones sustanciales que aseguren la representación y la rendición de cuentas.
7. La derivación política de esa construcción intelectual recuerda a los discursos priistas en defensa de la “democracia a la mexicana”, que se reducía a la simple rotación de élites dentro del PRI. Ahora otros partidos participan en la rotación y el mecanismo se ha vuelto más competitivo, pero la falta de representación real, fundacional, persiste debido a la inexistencia de la reelección.
8. La anulación cuenta como un instrumento válido para sacudir, presionar, exigir, y empujar a la profundización democrática que los partidos tanto resisten.
9. La anulación y el voto independiente son formas de participación que se diferencian de la abstención.
10. La anulación se alimenta del humor público ante la persistencia de una democracia mal armada que funciona muy bien para sus partidos, pero que funciona muy mal para sus ciudadanos.
11. El voto nulo tendrá tantas vertientes y pulsiones  como el voto “normal”; habrá quienes anularán su voto para exigir las candidaturas ciudadanas y quienes votarán por el PRI en busca de “agua y paz”,  la promesa difusa de Fausto Zapata en el Distrito Federal.
12. El voto nulo expresará –en efecto– hartazgo, desencanto y malestar: el primer paso para diagnosticar lo que le falta a la democracia mexicana e impulsar los cambios indispensables.
13. El movimiento nacional en favor del voto nulo sin duda necesita articular una plataforma mínima de demandas consensuadas, que traduzcan el agravio en propuesta. Pero el agravio existe y es legítimo; basta con ver la última encuesta del periódico Reforma, en la cual el 79%  de los encuestados cree que los partidos actúan siguiendo sus propios intereses. Sólo el 12% piensa que vigilan los intereses de los ciudadanos que representan.
14. Los padres y las madres del voto nulo sin duda tienen en común eso: malestar. Ese malestar que es componente fundamental de la democracia participativa, en la cual los ciudadanos se organizan para componer algo que no funciona o exigir derechos que han sido negados. Subestimar ese malestar es no entender la realidad del país.
15. Votar construye la punta del iceberg civilizatorio, pero anular el voto también lo hace. Constituye un acto de deliberación tan válido como el voto tradicional, y representa una forma de participación política pacífica, ciudadana, que bien encauzada puede contribuir a ampliar las libertades conquistadas durante las últimas décadas.
16. El mundo de la representación real aún no se logra en un país que no ata a los legisladores a las demandas y preocupaciones de los ciudadanos. Es cierto, hay más pluralidad política, pero eso no es suficiente. Y no queda claro que los ciudadanos puedan mejorar la democracia mexicana tan sólo votando, ya que las demandas pendientes son ignoradas por los partidos una vez que llegan al poder.
17. El voto ha sido un instrumento inmejorable para ampliar el ejercicio de las libertades. Pero no es el único instrumento. La política no puede ni debe depender exclusivamente de la votación por o la participación en un partido, aunque Felipe Calderón y otros crean que es así. Las democracias funcionales se nutren de muchas fuentes de participación que buscan precisamente obligar a los partidos a hacer suyas demandas que de otra manera ignorarían.
18. Y sí, los que llaman a anular el voto tendrán que organizarse más allá del 5 de julio, pero eso no significa que deberán hacerlo en un partido. Quienes sugieren eso demuestran una visión demasiado estrecha sobre el funcionamiento de la democracia.
19. El voto nulo tiene el tufo del desprecio, no a la política como actividad en sí, ya que el movimiento está haciendo política al convocar y organizar como lo hace. Lo que el voto nulo critica es la forma prevaleciente de hacer política partidista en México hoy.
20. El voto nulo no implica un acto de abandono de la plaza; de hecho, busca ocuparla en nombre de una ciudadanía a la cual se le han negado derechos que forman parte de las democracias exitosas del mundo; derechos como la capacidad de sancionar a un diputado y removerlo del poder; como las candidaturas ciudadanas, el plebiscito, el referéndum, y la revocación del mandato, entre otros.
21. Los preocupados por la vida política del país están obligados a generar diagnósticos y propuestas de reformas, fórmulas de organización, agendas que graviten sobre la toma de decisiones, mecanismos de rendición de cuentas. El problema es que los primeros en asumir esa responsabilidad deberían ser los partidos, pero no lo hacen. No tienen el menor incentivo para modificar la situación política actual. Y, precisamente por ello, el voto nulo está intentando crear una trama civil que eleve la presencia de las organizaciones y las propuestas que emergen de la sociedad.
22. Los propios partidos han incorporado a sus listas a ciudadanos no afiliados a ellos, pero eso no basta para modificar el andamiaje institucional, ni para permitir las candidaturas ciudadanas independientes que podrían airear al sistema.
23. Porque, como escribe Milan Kundera, “todo lo que es puede no ser”. Y ojalá lleguemos al momento en que lo que es deje de ser. Espero que un día nos encontremos con partidos obligados a representar ciudadanos, elecciones que sirvan para algo más que rotar élites o familiares, un Congreso plural que no se doblegue ante los poderes fácticos en cada negociación legislativa, una división de poderes real, y súmele usted…
Ahora bien, si usted quiere tachar la boleta en favor de un candidato en vez de anular su voto o de votar por “Esperanza Marchita”, hágalo. Está en su derecho. Piense, sin embargo, en que probablemente jamás volverá a ver al diputado por el cual votó porque –en este sistema democrático trunco y parcial– usted no le importa. Él o ella dirá que lo representa cuando en realidad no podrá hacerlo.

 


Publicado por solaripa69 @ 9:53
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios