Lunes, 13 de julio de 2009

Impugna la CNDH artículos de la Ley de la Policía Federal.

Las operaciones encubiertas violan los principios básicos: Soberanes

Víctor Ballinas

 

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) presentó una acción de inconstitucionalidad contra las leyes de la Policía Federal, Orgánica de la Procuraduría General de la República (PGR), y de Fiscalización y Rendición de Cuentas, en virtud de que algunos de sus artículos son contrarios a la Carta Magna y discriminatorios; en el caso específico, de la Policía Federal, se cuestionan las operaciones encubiertas o usuarios simulados, ya que violan los principios de certeza y seguridad jurídica, y pueden llegar a tener una injerencia grave en los derechos de particulares.

El ombudsman nacional, José Luis Soberanes, impugnó los artículos 7, fracción I; 8, fracción VII; 10, fracción XII; 17, inciso A, fracción I, y 22, fracción I, inciso A, de la Ley de la Policía Federal.

En la acción de inconstitucionalidad 48/2009, Soberanes precisa que en lo relativo a los artículos impugnados referentes a la Ley de la Policía Federal, en concreto del artículo 8, fracción VII, al normar sus facultades, considera llevar a cabo operaciones encubiertas y de usuarios simulados para la prevención de los delitos, pero señala que los lineamientos mínimos de esa actividad estarán regulados en el reglamento respectivo.

Advierte que esto implica una violación al artículo 14 constitucional, pues violenta el principio de certeza y seguridad jurídica, por lo cual no debe permitirse que sea un reglamento el que dé certeza jurídica a las operaciones encubiertas.

Explica por qué impugnó la validez de esa ley ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación: la norma no contiene los lineamientos mínimos bajo los cuales se deben regir las operaciones encubiertas y de usuarios simulados; en realidad constituye una ley en blanco que deslegaliza la materia, ampliando el margen de actuación de la norma reglamentaria.

Sobre la figura del policía encubierto, Soberanes sostiene que la ley de igual manera resulta omisa en cuanto a los lineamientos de su actuar en estas operaciones. Existe total incertidumbre respecto de las limitaciones de su actuar, es decir, no se sabe si la labor del agente encubierto sólo podrá realizarse con la anuencia del mismo o bien eventualmente podría obligársele a realizarlo y a cometer conductas en perjuicio de su libertad de conciencia.

No queda claro, subraya, si un agente estaría legitimado para cometer delitos durante las operaciones encubiertas; no regula la protección de la identidad e integridad de quienes trabajarían bajo esa modalidad ni prohíbe que en su misión inciten o provoquen un delito, que en condiciones normales no se cometería.

Insiste en que “es de suma importancia que la ley considere una regulación detallada al respecto, ya que, desde la perspectiva de los derechos fundamentales, resulta relevante contar con un régimen legal claro y detallado, no sólo en cuanto a los derechos y protección con que deben de contar estos policías, sino también sus obligaciones, límites y responsabilidades.

Hace notar que una interpretación que fácilmente se desprende de la redacción de la actual ley, es que una medida tan extrema se utilizara para la prevención de absolutamente todos los delitos, y no sólo para los delitos graves o de la delincuencia organizada.

Sobre la impugnación de las leyes Orgánica de la PGR y de Fiscalización y Rendición de Cuentas, precisa que lo que se cuestiona es que son violatorias de los derechos a la no discriminación por origen nacional, y de los ciudadanos para acceder a cargos públicos.

Guardería ABC: Testimonios de la ignominia.

MARCELA TURATI

Los testimonios recogidos por Proceso en torno al incendio de la guardería ABC de Hermosillo, Sonora, son elocuentes. Al reconstruir los hechos, esas voces nos revelan cómo la negligencia de las autoridades y la falta de cuidados de los socios de ese inmueble provocaron una de las peores tragedias de las que se tenga memoria en el país. Son relatos dramáticos, gritos desesperados que no tienen eco, pero también son preguntas sin respuestas ante la infamia.

"Escuchamos el grito. '¡Saquen a los niños!'… El techo se desprendía en pedazos y caía sobre los menores que dormían sobre colchonetas en el piso… Unos tenían quemaduras en brazos, cabeza, frente; otros se asfixiaban con el humo". Educadora RC de la guardería ABC.

"Movía sus cuerpos pero batallaba para des".pertarlos; lo hice varias veces pero no dio resultado. En cuestión de segundos se llenó la sala de humo negro… me llevé a los niños despiertos hacia el baño, mojé las sábanas y se las puse en su nariz para que no aspiraran el humo. Era imposible sacar a todos porque ya había salido parte del personal y sólo quedábamos unas 27 personas". AM, educadora.

"Araceli gritó que allá había muchos niños. Cuando llegué a la puerta se me juntaron muchos de ellos que venían saliendo de las áreas de Maternal, de 2 a 4 años, que son los que ya caminan; sentí cuando se me abrazaban de las piernas. No puedo decir cuántos ni quiénes, para ese momento ya estaba cayendo del techo los trozos ardiendo de una lona de colores que estaba colgada sobre el comedor. Como pude me iba quitando a los niños, por eso tengo los brazos quemados". EC, jefa de pedagogía.

"No podíamos abrir la puerta porque abre para adentro no para afuera... se batallaba ya que la jaladora de la chapa se quebró y en eso andaban que la iban a arreglar pero no lo hicieron". GT, cocinera de la guardería.

"Miré  a siete niños tirados en el pavimento enfrente de la puerta de la guardería… La Cruz Roja no se daba abasto… Procedimos a acordonar el área, ya que empezaron a llegar familiares de los niños que querían ingresar a la guardería. Tuvimos que negarles el paso para no interrumpir las labores de los bomberos". Reporte policiaco.

"Había mucho humo espeso, empecé a tentar, tenté carnita, la agarré, cuando pude vi que era una niña, estaba toda quemada, no hacía nada; no lloraba, tenía los ojos grises. Nomás se me quedó viendo, nada más abría la boca y la cerraba, como los peces". Empleado de llantera ubicada en las inmediaciones del edificio siniestrado.

"Hiram se sentía muy mal. Él quería agarrar parejo y llevarse a todos los niños; veía a varios de ellos en el piso, pero tomaba a los que veía llorando y no a los que veía silenciosos. Y estuvo bien porque salvó a los que tenían posibilidad de vivir": AA, bombero.

"El cuarto niño que saqué me partió el alma: iba todo descarapelado, como cuando a un tomate le quitas el cuerito, la bata del uniforme se me quedó la carne cocida del niño. Lloraba, respiraba forzado, yo le iba diciendo que aguantara que ya íbamos a llegar al hospital". CC, despachador de gasolina.

"Sacamos como a 30, pero no vi uno vivo; todos iban negritos, sus brazos sin fuerza. LL, vecino.

"No estaban muy quemados, sino intoxicados. El humo del poliuretano es muy tóxico, es muy pesado, si acaso te da cinco minutos para seguir respirando". AA, bombero.

 

Temen que se politice el proceso para otorgar las plazas a docentes.

Recomiendan que el órgano de evaluación sea integrado por especialistas en educación

Si se designa a representantes sindicales se pretenderá tapar el ojo al macho: académico

Considera que pese a las supuestas mejoras en la materia, son pocos los cambios reales

Karina Avilés

 

Especialistas en educación advirtieron que si el órgano de evaluación independiente que organizará el concurso de plazas docentes –el cual será instalado hoy por Elba Esther Gordillo y Alonso Lujambio– es de carácter técnico tendría que estar conformado por especialistas, pero si es político estará integrado por representantes de los estados y del sindicato, con lo cual se pretendería de nueva cuenta taparle el ojo al macho, como parte de la política efectivista del gobierno de Felipe Calderón.

A las 11 de la mañana, el titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Alonso Lujambio, y la presidenta del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo, presentarán el Órgano de Evaluación Independiente con Carácter Federalista (OEIF), que tiene entre otras tareas el diseño del contenido del examen que se aplicará en agosto próximo, así como la definición de los lineamientos, plazos y fechas del concurso, según lo ordenado por la Alianza por la Calidad de la Educación (ACE).

El OEIF estará conformado por 70 miembros, de acuerdo con lo expresado por Lujambio el pasado 9 de junio, en una gira de trabajo en Metepec. De acuerdo con secretarios de Educación estatales, en la representación de las entidades hay líderes del SNTE, maestros, universitarios, especialistas en evaluación y miembros de la sociedad civil. En los meses pasados quedó instalado un comité técnico independiente –antecedente del OEIF– conformado, entre otros, por los especialistas Armando Loera Varela, Lucrecia Santibáñez Martínez y Silvia Schmelkes, por parte de la SEP, y más de una veintena de integrantes por las entidades federativas.

Al respecto, Ángel Díaz Barriga, miembro del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación, observó que, para empezar, la SEP ni siquiera sabe el número de plazas vacantes, porque esa información la tiene el sindicato.

Por otro lado, es absurdo que se pretenda hacer un segundo examen de oposición, cuando ni siquiera se ha realizado una reforma curricular en las normales y México es el único país del mundo en el que se echaron abajo las materias básicas para la formación del maestro, como sicología del aprendizaje o sicología grupal.

Preguntó: ¿para qué quieren el OEIF?, ¿es un órgano técnico o político? Si es técnico se buscaría a los especialistas, pero si es político no entendería una integración en la que estén todos los sectores, como el sindicato y los estados, porque es taparle el ojo al macho otra vez. Esto, añadió, se enmarcaría en esta política efectivista, en la que cada año se escucha que se han realizado muchas acciones, pero son pocos los cambios reales.

Según la ACE, el OEIF tendrá una sede central y contará con 32 subsedes en los estados y el Distrito Federal. Sus objetivos son dar transparencia, objetividad e imparcialidad al concurso por oposición y tendrá seis funciones como la aplicación de los exámenes, su evaluación y la publicación de sus resultados.

De igual manera, tendrá que definir el puntaje para aprobar dicha evaluación. El año pasado, la SEP y el SNTE determinaron que para ocupar una plaza los docentes tenían que alcanzar 70 por ciento como mínimo respecto del puntaje más alto, lo que significaba que con calificaciones incluso reprobatorias podrían acceder al sistema educativo.

En 2008, de un universo de más de 71 mil aspirantes, 47 mil 809, 67 por ciento, reprobaron la prueba de 80 preguntas. De acuerdo con las convocatorias del año pasado para plazas de nuevo ingreso y para docentes en servicio, se concursaron 6 mil 275 plazas y 23 mil 712 horas. Ahora, según lo señalado por Alonso Lujambio, se pondrán a concurso 30 mil plazas para profesores de enseñanza básica.

 

La educación pública: de Vasconcelos a Gordillo

RODRIGO VERA

Lejos quedaron los tiempos en que el país formaba a sus ciudadanos con base en contenidos humanísticos y en valores sociales y éticos; hoy, todo gira en torno a evaluaciones constantes que sólo buscan ganar puntos para parecer competitivos. Alberto Arnaut, investigador de El Colegio de México, hace un recuento de aportes y retrocesos de los secretarios de Educación Pública desde José Vasconcelos hasta nuestros tiempos, cuando el control de la SEP ha sido entregado a Elba Esther Gordillo.

El contenido humanista en la educación básica que impulsó José Vasconcelos cuando estuvo al frente de la Secretaría de Educación Pública (SEP), en los años veinte, se ha visto menguado hoy ante las hiperevaluaciones de los programas de estudio que privilegian las habilidades técnicas y cognitivas sobre la formación en los aspectos sociales y éticos de los alumnos.

         De aquella época posrevolucionaria a la fecha, otro importante cambio se produjo en la educación básica que imparte el Estado: ya no va dirigida al México rural y analfabeta de tiempos de Vasconcelos, sino a un país urbano cuyos nuevos marginados son, sobre todo, los migrantes de todo tipo y las poblaciones hacinadas en los cinturones de miseria.

         México cambió. Y con él, la política educativa adquirió un nuevo rostro.

         Alberto Arnaut, investigador de El Colegio de México y uno de los más prestigiados historiadores de la educación en nuestro país, comenta:

         "Actualmente, las evaluaciones se han convertido en el parámetro principal para medir la calidad y los resultados educativos. ¡Hay mil maneras de evaluar! Y estas evaluaciones privilegian los aspectos cognitivos, como el cálculo y la lecto-escritura. Son metas cuantitativas para ganar puntajes. Tan mala es la falta de evaluación como la aberrante hiperevaluación que hoy estamos padeciendo.

         "Ésta puede producir el efecto perverso de que se abandonen los contenidos humanísticos y los valores esenciales de la educación –relacionados con la convivencia social y con aspectos morales– en aras de obtener una buena calificación en las evaluaciones nacionales e internacionales a que está sujeto nuestro sistema educativo. ¡Es algo escandaloso y alarmante! La evaluación debe ser un instrumento, no un fin para mejorar la educación."

         Arnaut es autor de La federalización educativa en México, historia de una profesión; los maestros de educación primaria en México, así como de La evolución de los grupos dominantes del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

Hace un breve repaso del devenir de la educación básica: desde Vasconcelos y su impulso a la Escuela Rural Mexicana, pasando por la "educación socialista" del régimen de Cárdenas, la aparición de los libros de texto gratuito a fines de los cincuenta, con Jaime Torres Bodet, hasta llegar a la época actual, con la fuerte injerencia en la SEP por parte de la líder sindical de los maestros, Elba Esther Gordillo.

         Asegura el especialista que, inspirado en la labor educativa de Justo Sierra, "José Vasconcelos es el fundador del sistema educativo posrevolucionario. Y durante su paso por la Secretaría de Educación Pública, de 1921 a 1924, puso énfasis en la expansión de la llamada Escuela Rural Mexicana".

         Aquel era un México rural y analfabeta, recuerda. "Por eso Vasconcelos emprendió una rápida alfabetización del pueblo, imponiendo un modelo pedagógico con un fuerte contenido social, pese a que, en términos personales, le interesaba mucho más la educación superior y el fomento a la cultura y el arte".

         –¿Era muy distinto el papel del maestro?

         –Sí, pues entonces los maestros rurales no sólo debían enseñar, sino también consolidar la integración nacional. El maestro era una figura polifacética: hacia las veces de agrónomo, ingeniero, abogado, gestor y líder de la comunidad, con el fin de mejorar la calidad de vida de la población. Era otro México. Y la escuela rural se convirtió en una de las creaciones más originales de los primeros gobiernos salidos de la Revolución.

 

 

Después de las elecciones. El bloque en el poder.

Arnaldo Córdova

Es un hecho que en los comicios del 5 de julio ganaron los que siempre ganan –independientemente de a qué siglas partidistas se asignan los votos–, desde hace por lo menos 20 años. Son los poseedores de la riqueza y del poderío ideológico, mediático, religioso y cultural del país, que forman el bloque en el poder. Son los herederos de los 300 de Legorreta, que en 1987 fueron definidos por este banquero como las fuerzas motoras de la vida nacional. Como dije en una entrega reciente, para este efecto es irrelevante saber si el ganador fue el PRI o el PAN, los partidos a través de los cuales ejerce el poder ese bloque, con algunos agregados de ocasión como el PVEM.

Lo verdaderamente crucial en este momento es, por tanto, saber en qué se vio afectada la dominación sobre la sociedad mexicana de ese bloque en el poder y es un dato que estamos obligados a registrar. En los últimos 10 años, todo mundo lo ha podido ver, ese bloque ejerció el poder político a través del PAN y sus grupos gobernantes. Ese partido ha fallado ostensiblemente en su tarea y es hora de que esa dominación pase a ejercerse por el otro partido, el PRI que, más que cambiar como tal, como organización política, se ha visto fortalecido por el mal gobierno del PAN y ahora toma la estafeta. Se trata, en sí, de un cambio muy importante, porque está probado que ambos partidos desarrollan funciones peculiares a cada uno.

Lejos está de mi ánimo, empero, afirmar que las elecciones fueron una farsa insustancial y sin importancia. Las elecciones son siempre competencias en las que se opera una redistribución del poder político y una particular hegemonía partidista. El PRI se levantó con una victoria de verdad espectacular, aunque ya esperada y pronosticada. Pocos pensaron, sin embargo, que, si bien en alianza con el PVEM en 50 distritos, se llevaría una mayoría absoluta en la Cámara de Diputados.

Ese partido feudalizado en los cotos de poder de sus gobernadores, en los aparatos corporativos (ahora auténticos negocios empresariales) y en sus grupos de poder nacional que sólo cumplen funciones de coordinación entre los primeros, supo actuar unido y con su poderío territorial arrolló a todos sus contendientes, arrebatándoles bastiones que parecían inconquistables. En las elecciones de 2000 los priístas, traumatizados por la pérdida de la Presidencia de la República, se dieron cuenta de que su último refugio eran sus gubernaturas y ese poder territorial que ellas representaban. Si en esa ocasión hubieran perdido una buena mayoría de los estados, su desaparición habría sido inevitable.

La pugna por la transferencia de cada vez mayores recursos federales, fiscales y petroleros y de obra pública, por ejemplo, en lo que los gobiernos panistas, ya aliados históricos de los priístas, fueron extremadamente obsequiosos, fortalecieron desmedidamente a los gobernadores priístas, en ciertos casos, más que a los mismos panistas. Con ello el Revolucionario Institucional preparó su nuevo despegue, que ahora se ha consumado. Ya es muy difícil saberlo con exactitud, pero el peso del dinero en los comicios recientes fue abrumador y por todos lados se ha podido ver. Los gobernantes, hay que decirlo, no obedecieron a sus intereses partidarios, sino a sus compromisos históricos con el gran aliado priísta. Era la hora del PRI.

Lo que impresiona en el actual escenario es la capacidad de relevo pacífica, sin roces dañinos y sin aristas, de los dos grandes partidos del bloque dominante. No creo que alguien les diga qué es lo que deben hacer. Más bien actúan hasta ganar la última batalla en cada caso y, por instinto, me atrevería a decir, ceden el turno al contrincante cuando se saben perdedores. Los casos de Nuevo León y Sonora lo ilustran palmariamente. En Nuevo León, evidentemente, los poderes locales pertenecientes al bloque, los que mandan, entre otros los herederos del viejo Grupo Monterrey, dejaron que los contendientes dirimieran la contienda según sus fuerzas reales. Los priístas ganaron.

En Sonora, el diablo metió la cola, dando a los panistas una oportunidad de oro para vencer al PRI, con el siniestro incidente de los 48 niños intoxicados e incinerados en una bodega habilitada como guardería infantil. Ese crimen incalificable fue tolerado increíblemente por el gobierno federal panista y protegido por la abyecta acción del procurador general. El jefe del bloque económica y políticamente dominante, el gobernador priísta, no pudo responder a la ola inaudita de indignación que recorriendo la República y el mundo. El candidato panista, se dice que apoyado por Manlio Fabio Beltrones, en riña con Eduardo Bours, ganó la gubernatura. Todo se resolvió en un litigio de familia, dentro del mismo bloque.

Los gobernadores priístas en todo el país apabullaron a los contrincantes con manejos ilegales de dinero y de influencias políticas. De ellos será la mayoría de los diputados federales electos. A la dirección nacional, acompañada por los viejos organismos corporativos sindicales y de masas, se les deja una buena mayoría de los diputados de elección proporcional. No es difícil saber quién va a marcar la ruta en el próximo trienio. Tal vez Beatriz Paredes sea la próxima lideresa de la bancada priísta en la Cámara. Ha hecho bien su papel de coordinadora y de árbitra de los intereses feudales de su partido, aunque aceptando siempre lo que se le impone de todos lados.

El PAN ha cosechado una derrota de tal calibre que será difícil que recomponga sus filas y recobre el ánimo de lucha. La idiotez autoritaria de su dirigencia nacional (encabezada por el propio presidente) deshilachó al partido y lo sumió en confusiones y divisiones como no se habían visto antes. La principal tarea de su próximo dirigente será darle una real autonomía al PAN, también muy feudalizado y regionalizado y, a través de ella, recomponer el tejido interno de la organización partidaria y un reacomodo de los intereses locales y de grupo.

Los poderosos miembros del bloque dominante deben estar felices. Sus dos partidos les han funcionado de maravilla para sus intereses y, además, saben comportarse. Los dueños de las televisoras, por si fuera poco, se han hecho de un nuevo instrumento, el PVEM, cuyo éxito es innegable y puede servir para futuras tareas sucias que les interesen. De cómo le vaya por el resto del sexenio a Felipe Calderón no parece importarles, pues de todas maneras el poder del Estado sigue en sus manos. Ya se verá cómo sobrellevar su ineptitud y sus costosos errores. De la izquierda ni se preocupan. Fue derrotada en toda la línea. Por lo menos, eso creen. Lo trataré en mi próxima entrega.


Publicado por solaripa69 @ 10:18
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios