Viernes, 17 de julio de 2009

Realiza S-22 y APPO una marcha-calenda

La Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) así como integrantes de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), realizaron ayer la marcha-calenda denominada “Por la justicia y libertad”, cuyo objetivo principal fue recordar el enfrentamiento de 2007 en el marco de la Guelaguetza, cuando resultara herido de gravedad, Emeterio Merino Cruz.
Durante la manifestación que partió desde el crucero del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), se realizaron tres paradas simbólicas, una en el penal de Ixcotel, para exigir la libertad de Juan Manuel Martínez Moreno, acusado de haber dado muerte al camarógrafo de Indimedya, Bradley Roland Will en 2006.
Además, también realizaron un mitin frente a la radiodifusora La Ley 710, en donde fuera asesinado en ese mismo año, José Jiménez Colmenares, y una parada más en las inmediaciones del cerro del Fortín resguardado por elementos de la policía estatal, donde fuera agredido Emeterio Marino en 2007, mismo que encabezó la movilización.
Durante el trayecto, los manifestantes lucieron pancartas y mantas en donde escribieron toda clase de consignas y peticiones, además, llevaron música de banda, grupos folclóricos, monos de calenda y marmotas, para invitar a la ciudadanía en general a que participen en las actividades de su Guelaguetza popular.
Al llegar al zócalo de la ciudad, realizaron un mitin en donde las hijas de Marino Cruz, Karen y Kerly Cruz Franco, aseguraron que no dejarán de lado las protestas hasta lograr que se haga justicia por las agresiones que sufriera su padre.
Señalaron que es necesario que las autoridades castiguen como corresponde a los responsables de esta agresión, así como por la situación que se vivió durante el conflicto de 2006.
Así también, otros activistas señalaron que es necesario que la población en general se una en contra de las autoridades, al considerar que se viven aún, momentos de represión y hostigamiento hacia la lucha social.
De la misma forma, señalaron que durante el próximo fin de semana y el lunes, estarán realizando actividades culturales alternas a las fiestas de la Guelaguetza, las que concluirán con un evento popular en el estadio del Instituto Tecnológico de Oaxaca (ITO).

Incumple la administración de Oaxaca convenio para resolver conflicto agrario

Carolina Gómez Mena

 

Habitantes de Santo Domingo Teojomulco, en la sierra de Oaxaca, acusaron ayer al gobierno de ese estado de incumplir un convenio suscrito con la Secretaría de la Reforma Agraria y la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) en diciembre de 2005, que comprometía a la administración de Ulises Ruiz a canalizar a esa comunidad 40 millones de pesos para resolver un conflicto por 6 mil hectáreas con San Lorenzo Texmelucan.

En conferencia de prensa, el síndico de Santo Domingo, José Láscarez, explicó que mientras la CDI y la SRA cumplieron lo dispuesto en el acuerdo y aportaron para obras en dicha comunidad 100 y 93 millones de pesos, respectivamente, el gobierno de Ulises Ruiz no entregó la parte que le correspondía.

Láscarez indicó que de esta forma violó la cláusula quinta del acuerdo, que estipulaba un plazo de dos años para pagar: 20 millones en 2006 una cantidad igual en 2007, pero hasta ahora no hay nada.

Integrantes de la referida comunidad viajaron al Distrito Federal para entrevistarse con el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, y añadieron que estudian la posibilidad de interponer una queja ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH). Asimismo anunciaron que este viernes a las 10 de la mañana otro grupo marchará del aeropuerto Benito Juárez de Oaxaca al centro de la capital.

También criticaron que los 100 millones de pesos que entregó la CDI hayan sido administrados en un principio por el gobierno oaxaqueño mediante un fideicomiso. Precisaron que con esos recursos se iniciaron obras de drenaje y agua potable, pero estas últimas no se concluyeron y todos los proyectos estuvieron sobrevaluados: los estaban pagando casi al triple de lo que costaban. Exigimos que regresen lo que queda del dinero. Para eso formamos una comisión de seguimiento del fideicomiso y finalmente nos entregaron 66 millones de pesos, pero no querían devolverlo.

Sin respaldo financiero, carretera a la Costa
J. Carlos Medrano / Tiempo

[07:00] Derivado de la situación económica, la empresa Omega responsable de los trabajos de construcción de la supercarretera a la Costa no ha logrado tener el respaldo financiero para iniciar con su responsabilidad, reconoció el director del Centro de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), José Luis Chida Pardo.
Lamentó el retraso en la ejecución de los trabajos en el tramo Barranca Larga-Ventanilla, al no haber recursos económicos.
Rechazó que haya riesgos de que se afecte la fecha de conclusión de los trabajos previstos para el 2011; pues “se otorgó una prórroga a la empresa Omega para iniciar las labores hasta el mes de septiembre”.
Dijo que hasta el momento se trabaja sin ninguna complicación en el libramiento de Ocotlán, en donde se construyen 7.4 kilómetros, aunado al proceso de licitación de 1.2 kilómetros.
El funcionario destacó que al final del presente año, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) deberá tener un total de 8.6 kilómetros del tramo Tilcajete – Ocotlán.
También expresó que el gobierno federal no ha dado la espalda a los oaxaqueños, por lo que mantiene la inversión programada para el presente año y que asciende a poco más de dos mil 110 millones de pesos.
Aclaró que el presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa hasta el momento no ha dado el banderazo de inicio de la construcción de la súper carretera a la Costa, como se ha especulado.

Aplican terrorismo telefónico a deudores
Sayra Cruz

[07:00] El delegado de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, Octavio Farias Gómez, sostuvo que persiste el “terrorismo” telefónico en contra de deudores de instituciones bancarias, así como cajas de ahorro, hechos que atentan en contra dela tranquilidad psicológica de las personas.
Esta forma “incorrecta” de realizar cobros se acompaña con la desacreditación personal, la divulgación de la cuenta de la persona, así como el hostigamiento y la amenaza, situaciones que “aterrorizan” a los cuenta habientes de las instituciones.
Ubicó a Banco Azteca, Financiera Independencia, así como a las cajas de ahorro, las cuales caen más frecuentemente en este tipo de actividades, pues al contratar una empresa para el cobro, no verifican la forma de operar de los abogados.
“Por eso se instruye a las instituciones que contraten despachos regidos por un código de ética, a fin de evitar trastornos en los clientes pues puede considerarse como agresión a la moral”, abundó el delegado.
A la semana acuden más de dos personas a esta instancias, mientras que vía teléfono, lo hace otro número igual, “no tenemos el registro completo, porque llegan quejas en contra de instituciones no registradas”.
La obligación de la Condusef luego de verificar que existe el “terrorismo” es comunicarse con las instituciones para dar a conocer las arbitrariedades cometidos por los cobradores de las deudas, “esto porque también los gerentes condicionan el pago de los cobradores al monto recuperado”, sostuvo.
Frases como “te voy a quitar tu casa”, o “te voy a meter a la cárcel”, son los más comunes que utilizan tanto al realizar las llamadas telefónicas, al hablar con las referencias, o en los últimos días han procedido a colocar recados en las paredes de las casas.
Los usuarios en dado momento se sienten desprotegidos, sin embargo, aseguró que al acudir a esta instancia se les ofrece la asesoría, así como el apoyo jurídico con el cual pueden enfrentar la problemática.
Además que el término de “embargo”, sólo aplica cuando el proceso ya pasó un proceso, en donde un juez haya tomado la determinación, pero en este caso, la personas no pierde automáticamente sus bienes sólo se van a remate.
Por eso, mencionó que debe existe una mayor información para los usuarios a fin de evitar que sean amenazados por las instituciones bancarias o de préstamos. En los últimos días acudieron personas de Mitla y San Pedro Güilá por situaciones similares, en donde existe acoso departe de las instituciones.
Octavio Farias, agregó que con la queja correspondiente, el diálogo con las autoridades financieras, incluso pueden llega a despedir al cobrado que utilizó de manera adecuada las formas de cobro.

Investigan a director de Cobao por posesión de especies en peligro de extinción
Se encontraron loros, guacamayas y un tucán, informa delegada 

Luis PARRA MEIXUEIRO
Luego de una inspección realizada en su domicilio, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) investiga a Cándido Coheto Martínez, por presunta posesión ilegal de animales en peligro de extinción, entre los que se encuentran guacamayas, loros y un tucán.

En entrevista, Laura Ernestina Aguilar Chagoya, delegada de Profepa en Oaxaca, informó que hace dos meses y después de una denuncia recibida, se realizó una visita de inspección a la casa del director del Cobao, donde se corroboró que tenía en su posesión los animales considerados en peligro de extinción.
Cuando le fue requerida la documentación, no fue presentada, por lo que dichos animales se aseguraron y se le dio un plazo de 5 días para acreditar la legal procedencia de los mismos.

Coheto Martínez presentó la documentación, por lo cual la Profepa está analizando con la institución que supuestamente dio a los animales, si la documentación tiene validez, un procedimiento administrativo que según la norma 059, lleva hasta cinco meses, por lo que se encuentra aún en proceso , para resolver la situación legal.
La funcionaria explicó que no le fueron decomisados los animales, puesto que se encontraban en buen estado, y según el procedimiento, no se puede recogerlos hasta que se compruebe que su procedencia es irregular.

Aguilar Chagoya detalló que de corroborarse que los documentos no son legales, procederían dos tipos de sanciones, la primera sería el decomiso y aseguramiento de los ejemplares, ya que son animales en peligro de extinción y es considerado grave extraerlos de su hábitat natural; en estos días guacamayas y loros son difíciles de ver en libertad, y al sustraerlos de su ambiente, es más difícil que se reproduzcan.

Por este motivo, explicó, la multa podría ir de 20 mil a 50 mil salarios mínimos, así como una sanción de tipo penal, pues retener fauna en peligro de extinción es considerado un delito del orden federal.

De igual forma, la delegada explicó que la Profepa cuenta a disposición en su página de Internet así como en los teléfonos 01 800 770 33 72 y al número local 51 6078 extensión 30 10 y 30 15 para denunciar a personas que posean fauna en peligro de extinción, así como pueden recibir denuncias personalmente en las oficinas de Profepa en Independencia 709, centro histórico, en Oaxaca de Juárez.

LO VIMOS, LO VIVIMOS: OAXACA 2006.

Soledad Jarquín E. Tomado de “Revolucionemos Oaxaca”.

 

Agradezco a mis amigas de Revolucionemos Oaxaca la confianza para presentar, junto con el escritor Fernando Lobo, el libro  Lo vimos, lo vivimos: Oaxaca 2006, producto del seminario de Periodismo Creativo realizado hace unos meses. Por supuesto también a la Universidad de la Tierra.

Leo las noticias. La vuelta del PRI a la mayoría en el Congreso. El revés al gobierno panista y a Felipe Calderón y la confirmación de una muerte anunciada en el PRD, tras la infiltración del veneno de la ambición humana en quienes se apoderaron de ese partido político. Leo las noticias, el funeral de Michael Jackson rompe record en internet, dice una empresa “periodística” a través del celular. Veo la noticia oculta, un proceso electoral donde no hubo electores, 58.8% de la ciudadanía con credencial de elector se reportó enferma, cansada y ocupada. “Imposible asistir a las casillas, que gane el que quiera. Total de todos modos hacen tanza”, dice la gente.

 Me pregunto porque la ciudadanía no asume su obligación de votar, se oculta tras el rostro de los que sí quieren cambiar las cosas o tras la imagen de los que quieren seguir igual. Total, nada va a pasar. 

Entonces leo este libro,  Lo vimos, lo vivimos: Oaxaca 2006, donde no vea a la APPO. No, a quien leo detrás de cada palabra son mujeres y hombres contando su propia historia y haciendo con ello la historia colectiva de un movimiento que cimbró todo el poder local y federal, es decir, a la clase política, la que gobierna hoy porque las y los electores no quieren ejercer el privilegio de elegir.

Se trata de más de 20 narraciones de periodismo creativo, testimonios de los hechos ocurridos en 2006, el desalojo del zócalo del 14 de junio, el enfrentamiento del 2 de noviembre y la intromisión de la Policía Federal Preventiva el 25 de ese mismo mes, así como otros enfrentamientos con policías estatales o federales, que narrados en este libro son la transcripción correcta del miedo, la ciudadanía de las mujeres en su marcha de las Cacerolas y la toma de las instalaciones de la Corporación Oaxaqueña de Radio y Televisión, las ganas que la gente tenía de cambiar el destino de Oaxaca, están aquí recolectados para la posteridad.

Ahí también está  reflejado el desencanto, el mirar atrás, el recuento de lo perdido, las vidas lastimadas, la traición de dirigentes  convertidos en diputados o fuera del país, como señala Ramón López Reyes, quien en poesía cuenta la Contraofensiva del 25 de noviembre de 2006, cuando “la noche esparce el incienso picante”, como dice su primer verso. 
 

Lo vimos, lo vivimos: Oaxaca 2006, esta escrita por la gente, la gente que no es escritora, la gente que no es historiadora, los que no son antropólogos ni sociólogos, es la gente la que cuenta cada hecho y se regodea ante las “batallas” ganadas o critica con ferocidad a quienes los traicionaron. Lo que se ha escrito aquí, se quedará para siempre y por supuesto no se habría escrito mejor que por los propios protagonistas, lo que develaban la carne viva del Oaxaca oprimido desde hacía mucho tiempo, por varias generaciones, como señala Ildefonso Reyes Soto, en Conocer Oaxaca, algo fascinante. 

La pobreza fue lacerando al pueblo generación tras generación, sin que las instituciones ni los gobernantes pudieran cambiar el rumbo.

Estas son las historias que los medios de comunicación contaron a su modo, un modo que no era siempre lo que la gente vivía y quería leer. Un modo distinto e irreal muchas veces. Es la historia que se pretendió dejar en el olvido. Es el sentir de un pueblo que salió a las calles, que luchó en cada manifestación a brazo partido, de gente que gritó hasta quedarse sin voz, para curar la impotencia personal o colectiva contra una autoridad que le dolía y que era ya una enfermedad crónica y que había recrudecido su “tiranía”, como esta misma gente había calificado. Es la historia que los hace visibles, que quedará en el para siempre.

Estos testimonios, narrados en ensayos, cuentos, poemas, se convierten desde ahora en el arma letal contra quienes pretenden escribir una historia distinta a la que se vivió en 2006…

Será la mejor defensa contra quienes aseguran que nada pasó entonces, que eran una bola de revoltosos encapuchados, es más que ni siquiera eran de Oaxaca. 

En el libro, no están los acuerdos de las cúpulas, ni los viajes de los líderes a la ciudad de México para buscar “acuerdos”, no.  Aquí está la vivencia de la gente que no entraba a las reuniones ocultas. La que no se contó en los grandes medios, porque esta gente no tuvo poder para ser escuchada. Está la experiencia de mujeres y hombres que fueron alcanzados por la más fuerte de todas las armas: la verdad personal y colectiva.

Así, su verdad, se escribió  y está será el testimonio de quienes contaron los hechos vividos, dolidos o gozosos, de derrota o de triunfo tras la ocupación cruenta de un pueblo que buscó ser solidario, acompañante de otra porción que se rebeló contra la miseria, contra la desigualdad social, pero también contra las inequidades de etnia, género, sexo o condición económica. Desigualdades que habían prevalecido mustias y dolientes,  carcomiendo la carne y el espíritu.

Cuando abrimos un libro de historia, encontramos las hazañas de los personajes centrales. La Independencia iniciada por Hidalgo. La Reforma por Juárez. La Revolución por Madero. Todo gira en torno a un héroe, dos quizá. Héroes y villanos. Pero nuestros libros de historia desdibujan al pueblo, al resto de los hombres y mujeres que estuvieron en todas las batallas. Estás mujeres y hombres se convierten en estadísticas de sobreviventes y muertos, gente “del pueblo”, sin rostros…

Pero aquí, en Lo vimos, lo vivimos: Oaxaca 2006, no hay un solo héroe o heroína. Aquí se narran las vivencias de personas que lucharon junto con los otros. Desde el que pegó propaganda en las paredes y la que llevó café a las barricadas, como escribe Itandehui Santiago Galicia, en Voces al aire, donde ella misma se descubre solidaria y combatiente, redescubre su derecho a ser escuchada.

En este libro que podría decir el libro de las ciudadanas y los ciudadanos de 2006, se describe a quienes marcharon por las calles y gritaron consignas, las que temblaron de miedo frente al miedo de los otros y luego con ese miedo que les ardía en la conciencia hicieron vallas humanas frente a los pefepos.

En este libro de las ciudadanas y los ciudadanos están los y las que rompieron los muros de sus casas y encontraron la ciudadanía en las calles siguiendo el hilo de la protesta. Esta es la historia colectiva del pueblo de Oaxaca en 2006 y quizá sea, por que no una primera parte.

Este libro es, sin duda, la mejor noticia de los últimos días y lo seguirá siendo al paso del tiempo que siempre en su irremediable transcurso apuesta al olvido y lo que se olvida se convierte en algo que nunca existió. 

Lo vimos, lo vivimos: Oaxaca 2006 nos permitirá entonces revivir aquellos días y nos debe permite desde ya cómo queremos que sea Oaxaca.

 


Publicado por solaripa69 @ 10:09
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios