Mi?rcoles, 09 de septiembre de 2009

Los pobres pagarán 2% más en sus compras, para abatir la pobreza

Se incluyen alimentos y medicinas; propone Carstens elevar en dos puntos la tasa del ISR

Se busca aumentar impuestos a cerveza, vinos, licores y cigarrillos

En 2010 volverán los incrementos mensuales a gasolina y gas LP

La tasa a depósitos bancarios subiría de 2 a 3% a partir de 15 mil pesos

Roberto González Amador, Juan Antonio Zúñiga, Roberto Garduño y Enrique Méndez

 

Un ajuste doloroso y difícil, lo llamó el secretario de Hacienda, Agustín Carstens, quien reveló ayer que el gobierno de Felipe Calderón buscará combatir la pobreza a partir del cobro a toda la población, pobres incluidos, de un nuevo impuesto de 2 por ciento a todos los bienes y servicios que se intercambian en la economía, también alimentos y medicinas, hoy exentos del pago de un tributo al consumo.

Es una de las alzas que el Ejecutivo pretende que el Congreso –donde no tiene la mayoría– apruebe y que ayer fueron dadas a conocer por Carstens. Otras son: elevar en dos puntos, de 28 a 30 por ciento, la tasa del impuesto a los sueldos de las personas y a las ganancias de las empresas inscritas en el padrón de contribuyentes. Además, aumentar los gravámenes que ya se aplican a cerveza, vinos, licores, cigarrillos y servicios de telecomunicaciones, como telefonía celular o Internet, así como a los juegos de azar y apuestas.

El gobierno puede solicitar sin rubor la cooperación de la sociedad en esta hora difícil, dijo Carstens anoche en Palacio Nacional, después de entregar la propuesta en la Cámara de Diputados. Esto, justificó, porque la administración también va a hacer su parte al reducir el número de dependencias, congelar plazas y salarios de altos mandos y acotar el gasto en operación.

Así que la contrapartida será elevar los impuestos, en un momento en que el país vive la peor recesión económica en siete décadas, cuando el desempleo ha tocado máximos no registrados desde la crisis de 1995 y el número de pobres, de acuerdo con un cálculo hecho por el Banco Mundial el mes pasado, aumentó en 4.2 millones de personas a partir de que estalló la crisis financiera el otoño pasado.

Aun con la reducción de gasto, por 218 mil millones de pesos, el gobierno federal enfrentará el próximo año una brecha de 299 mil 800 millones de pesos entre egresos e ingresos. Y para cerrarla es que la administración de Felipe Calderón propone cobrar más y nuevos impuestos. La propuesta presentada por el secretario Carstens –los documentos completos no habían sido hechos públicos por Hacienda hasta las 11 de la noche– no planteaba acotar o eliminar los regímenes de tributación especial para grandes empresas o sectores de actividad económica, como habían planteado legisladores de la oposición.

La novedad para combatir la pobreza es la creación de un nuevo impuesto. El secretario de Hacienda lo llamó contribución para el combate a la pobreza y consiste en un nuevo impuesto que gravará sobre una base de efectivo, con una tasa de dos por ciento, a los ingresos derivados de la realización de ventas, aplicándose en todas las etapas de la producción de manera no acumulativa. En otras palabras, también de Carstens, es un tributo que se aplica a todo bien y servicio, incluido a los alimentos y medicinas.

Este nuevo impuesto para combatir la pobreza, según explicó, es distinto y adicional al impuesto al valor agregado (IVA), que grava con 15 por ciento el consumo de todo tipo de bienes y servicios, excepto alimentos, medicinas y libros. Pero estos bienes que ya están gravados con IVA también deberán tributar el otro 2 por ciento.

Además de incluir a todo tipo de bienes y servicios, Carstens explicó que el nuevo impuesto para combatir la pobreza es de aplicación general, para que no se concentre en sectores específicos. Es decir, lo tendrá que pagar todo mundo. Según la lógica del funcionario, quien más consuma más pagará. Incluso, aseguró, este nuevo impuesto no va a afectar a los pobres porque lo que se recaude se va a destinar a mejorar su situación.

En 2010, según explicó el secretario Carstens, volverán las alzas mensuales en el precio de la gasolina y el gas LP, que habían sido congelados desde la primavera pasada. Los incrementos de precio, apuntó, serán deslices moderados, para ajustar el costo a precios internacionales.

Sobre los cautivos

Otra forma que encontró el gobierno de Calderón de aumentar los recursos del Estado es aumentar la carga fiscal sobre los contribuyentes cautivos, una constante en las últimas décadas, y terreno en el que el gobierno panista no se diferencia de sus antecesores priístas.

Así, detalló Carstens, si los legisladores aprueban la propuesta gubernamental, a partir de enero los trabajadores pagarán un impuesto sobre la renta (ISR) de 30 por ciento de su salario, en vez del 28 por ciento actual. Igual las empresas que no gozan de los regímenes preferenciales. La tasa del ISR subirá también a 30 por ciento de sus utilidades. Lo que ofreció el gobierno es reducirla, un punto cada año en 2011 y 2012, y mantener sin cambio una tarifa preferencial de que gozan los trabajadores con ingreso de hasta cuatro salarios mínimos, 219.2 pesos diarios en el centro del país.

El ISR es la columna vertebral del sistema tributario. Junto con el impuesto empresarial a tasa única (IETU), que también grava los ingresos, y el impuesto a los depósitos en efectivo, aporta una cuarta parte del total de los ingresos públicos.

La propuesta del gobierno busca que la tasa que se aplique a los depósitos bancarios en efectivo suba de 2 a 3 por ciento y que el monto a gravar sea a partir de 15 mil pesos, en vez de los 25 mil pesos actuales. Esto es, cualquier monto depositado en efectivo por una persona en un banco, que supere 15 mil pesos, sería gravado con 3 por ciento.

Cervezas, cigarrillos, licores: dinero fácil

Uno de los gravámenes de más fácil recaudación es el llamado impuesto especial sobre producción y servicios (IEPS). Según Hacienda, la idea de aumentarlo es limitar el consumo de bienes nocivos para la salud de la propia persona y de terceros, o para capturar la renta asociada al uso de un bien propiedad de la nación.

En esa línea, Carstens detalló las ideas que se le han ocurrido al gobierno:

Primero, dijo, establecer un impuesto, hasta ahora no existente, de 4 por ciento al uso de servicios de telecomunicaciones: teléfono celular, televisión de paga o conexión a Internet. Otro más, incorporar una cuota específica de 80 centavos por cajetilla de 20 cigarrillos, que aumentaría a dos pesos por cajetilla en el transcurso de cuatro años.

Un tercero, para los bebedores de cerveza: si los legisladores no deciden otra cosa, el IEPS aumentará de 25 a 28 por ciento, tasa que estaría vigente tres años y disminuiría otra vez a 25 por ciento en 2013, cuando este gobierno ya se haya ido. La propuesta agrega aplicar un impuesto de tres pesos por litro de bebidas alcohólicas con graduación mayor a 20 grados.

Y para los que gustan del juego y las apuestas, el gobierno propone que en 2010 aumente de 20 a 30 por ciento el IEPS que se aplica a los juegos con apuestas y sorteos.

El conjunto de propuestas fiscales del gobierno, según Hacienda, generarían en 2010 recursos permanentes adicionales por 175 mil 700 millones de pesos, que equivalen a 1.4 por ciento del producto interno bruto.

Que paguen los jodidos, grito unánime

Los privilegiados de siempre, a salvo.

Carlos Fernández-Vega / México SA

Consciente del lamentable estado que guardan las finanzas públicas y la grave enfermedad social que padece el país, la siempre propositiva e innovadora iniciativa privada nacional, por medio de sus órganos de representación, le toma la mano al gobierno calderonista y, junto a él, concluye que para salir del hoyo y cambiar "lo que haya que cambiar" no hay mejor fórmula que no cambiar nada.

Así es: los que "promueven el cambio" se niegan a cambiar, y tras el tercer "Informe" la alternativa de cambio es dejar exactamente las cosas tal cual, y de nueva cuenta pasarle la factura a los de siempre, porque "las cosas no pueden seguir igual" (Calderón dixit, con ovación de fondo de la cúpula empresarial).

Madre de todas las "reformas" habidas y por haber en este país (el padre tiene varias caras: Banco Mundial y FMI, entre ellas), el empresariado cúpula presume neurona y micrófono en mano propone "universalizar IVA y desaparecer secretarías" del Ejecutivo, como fórmula mágica para salir del hoyo, dejar las cosas tal cual están, evitar a toda costa que les desaparezcan los privilegios fiscales, quitarse de encima engorrosas cuan inútiles dependencias públicas y de pasadita presentarse como salvador de la patria.

Al grito de "que paguen los jodidos, nuevamente", el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) –dependiente del Consejo Coordinador Empresarial, el mismo que tres años atrás inventó aquella frase de "apostar a algo distinto sería retroceder"– le pone la cereza al pastel de su propuesta: que "se compense con programas sociales el gravar con 15 por ciento medicinas y alimentos", además de exigir la revisión "a fondo de subsidios y eliminar dependencias".

Tan novedosa propuesta no es otra que el famoso "pilón" que, por la misma vía, prometió Vicente Fox cuando dormía en Los Pinos; idéntica a la promesa aquella del señor de la lengua larga y las ideas cortas, en el sentido de que gravar alimentos y medicinas (y libros, y transporte, y todo lo que se mueva) "es la solución y en nada afecta a los sectores más desfavorecidos" (léase a los jodidos).

Lo más llamativo de la "propuesta empresarial" es que deja a un lado la única salida real que tienen las finanzas públicas para lograr su oxigenación a corto plazo: erradicar del mapa los regímenes tributarios especiales que a la nación le cuestan 500 mil millones de pesos anuales, en promedio, y a los empresarios cupulares les significan miles de millones en utilidades.

La nación, vía exportación petrolera, durante muchos años cubrió lo que ese tipo de empresarios dejó de pagar al fisco, pero resulta que la gallina de los huevos de oro negro a punto está de sucumbir, porque en la intentona privatizadora –que a punto está de cumplir dos décadas– a ningún genio gubernamental se le ocurrió invertir para que la susodicha gallina tuviera un futuro más prometedor. Agotóse el petróleo –ergo se acabó el dinero para financiar fiscalmente a los ricos–, de tal suerte que hay que exprimir aún más a los exprimidos: que paguen IVA en medicinas y alimentos, que total se los regresan con "pilón" marca Fox-Calderón (derechos reservados), toda vez que "se podrían aplicar medidas compensatorias a través de programas como Oportunidades". Imaginativos, sin duda.

Que otros sean los que paguen, porque los privilegiados empresarios de siempre de plano se niegan a hacerlo. Y se les podría obligar, como establece la ley, aunque para proceder en tal sentido lo primero que debe existir es un gobierno, no una gerencia con oficina principal en Los Pinos, y un Sistema de Administración Tributaria que hiciera su trabajo (ampliar la base de contribuyentes, combatir la evasión y elusión fiscales, acabar con el aberrante régimen de consolidación, etcétera, etcétera). Lamentablemente México carece de eso, de tal suerte que la pelota está en la cancha legislativa, que tampoco garantiza.

Mañana martes se despejarán las dudas –si existen– sobre el rumbo a seguir propuesto por el inquilino de Los Pinos, con el fin de que nada cambie en este país al que le urge cambiar, según su propio comercial. Por ley, el 8 de septiembre vence el plazo para que el gobierno federal presente su programa económico (2010, en este caso), que incluye criterios generales de política económica, miscelánea fiscal, proyecto de Ley de Ingresos y proyecto de presupuesto de egresos.

Se supone que en el marco de ese paquete se propondrá la desaparición de algunas secretarías del Ejecutivo y la fusión de otras. Entre las primeras estaría la de la Función Pública, creada por el autodenominado gobierno de la "renovación moral", el de Miguel de la Madrid, y originalmente denominada Secretaría de la Contraloría General de la Federación (que estrenó Francisco Rojas, actual "líder" de la bancada tricolor en San Lázaro, para la ridícula pretensión de "supervisar, desde el gobierno, al gobierno mismo"), la cual nunca cumplió con el objetivo planteado, convirtiéndose no sólo en un onerosísimo elefante blanco dentro de la de por sí ineficiente administración pública, sino en tapadera de las corruptelas y excesos del presidente en turno, con toda la banda que lo acompaña.

En un rápido ejercicio de memoria (Federico de la Madrid, Raúl Salinas de Gortari, Carlos Cabal y sus andanzas financieras en la campaña zedillista, las atrocidades de la familia presidencial en turno, Amigos de Fox, Pemexgate, Sahagún & Co, Mouriño, Hildebrando, las manos limpias y lo que se deje en el tintero), la SCGF-SFP ha sepultado todas las corruptelas de los clanes De la Madrid, Salinas, Zedillo, Fox y, lo más reciente, Calderón (sin olvidar a los Zavala). Así, esta dependencia podría desaparecer, para que de la nada surja otra semejante, pues el inquilino de Los Pinos no piensa descobijarse así nada más porque sí.

Familiares de víctimas de Acteal rechazan diálogo con Sabines

ISAíN MANDUJANO

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., 8 de septiembre (apro).- El grupo civil de Las Abejasrechazó un acercamiento con el gobernador Juan Sabines Guerrero y denunció que éste pretende dividir a los indígenas de Chenalhó, "regalando pollitos, molinos de mano para nixtamal y herramientas de labranza".

         Los indígenas respondieron con una negativa a la carta que les envió Sabines Guerrero, en la que les pidió un acercamiento para dialogar con el grupo al cual pertenecen los familiares, amigos y sobrevivientes de los 45 ejecutados por un grupo paramilitar la mañana del 22 de diciembre de 1997.

         Los indígenas respondieron a Sabines que lo úncio que desean es que se ha "justicia" y lamentaron que estén a punto de quedar en libertad "más indígenas paramilitares que fueron sindicados de participar en la matanza" de los 45 tzotziles, la mayoría mujeres y niños.

         En la carta firmada por Sebastian Pérez Vázquez, presidente de la mesa directiva de La Abejas, acusaron a Sabines de faltar a su palabra de impartir justicia para los pueblos indígenas que la reclaman:

"Nunca habrá paz y democracia si no imparten justicia como están obligados a hacerlo y, sobre todo, a respetar los derechos humanos", señalaron en su carta.

         Los indígenas criticaron el reparto que hicieron el domingo pasado operadores políticos del gobierno entre miles de indígenas, a quienes regalaron herramientas de labranza "así como pollitos y molinos de mano para nixtamal para las mujeres".

         Sobre ese acto político, al que asistieron más de dos mil indígenas procedentes de diversas comunidades de Chenalhó, el grupo Las Abejas dijo Sabines pretende provocar a los grupos que no tienen acercamiento con el gobierno estatal y con ello dividirlos aún más.

         "Tenga claro, señor gobernador: seguiremos luchando siempre por paz, democracia, justicia y por el respeto a nuestros derechos, aunque sea lo último que hagamos pero siempre con dignidad", advirtió la organización.

         Esta no es la primera vez que Sabines Guerrero pretende llegar a Acteal. Desde que asumió el gobierno en diciembre del 2006 intentó estar en el noveno aniversario de la matanza, pero le fue impedida su presencia.

En México, a mayores estudios, más riesgo de desempleo: OCDE

Aquí el fenómeno afecta a 3.8% de universitarios, contra 2.1 de los que sólo tienen primaria

En Eslovaquia la proporción es de 41.3 de los de nivel básico contra 3.3 de quienes tienen educación superior

Nuestro país, último lugar en el organismo en cuanto a gasto anual por alumno

Karina Avilés

 

De los 30 países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México es la nación donde los ciudadanos con estudios universitario tienen mayores posibilidades de estar desempleados, en comparación con quienes sólo tienen el nivel básico, de acuerdo con el informe Panorama de la Educación 2009 del organismo internacional.

Así, mientras la tasa de desocupación entre los mexicanos con estudios superiores es de 3.8 por ciento y de 2.1 entre quienes sólo tienen primaria o secundaria, en Eslovaquia el nivel de desempleo para aquellos con educación básica se incrementa hasta 41.3 por ciento, y desciende a 3.3 en los egresados universitarios.

En los jóvenes, el mayor efecto

En videoconferencia desde París con motivo de la presentación de los resultados del estudio, el jefe de la División de Indicadores y Análisis de Educación de la OCDE, Andreas Schleicher, advirtió que una de las consecuencias sociales de la crisis financiera la pagarán los jóvenes, ya que los egresados de las instituciones de enseñanza superior tendrán menos oportunidades de emplearse ante una competencia mayor y el fenómeno también afectará a quienes tienen poca preparación.

En un contexto de crisis económica –señaló–, la educación es una de las mejores inversiones. Sin embargo, México ocupa el último lugar entre los 30 países de la OCDE en cuanto al gasto por estudiante, pues mientras el promedio es de 93 mil 775 dólares en los niveles básico y medio superior, aquí se destinan 26 mil 29 dólares.

Naciones como Hungría y República Checa se colocan por encima de México, al erogar 50 mil 215 y 58 mil 548 dólares, respectivamente, según el estudio. La primera posición la ocupa Luxemburgo, con una inversión de 209 mil 60 dólares.

Y aunque de acuerdo con el organismo México invierte en educación 5.7 por ciento de su producto interno bruto (PIB), con lo que se acerca al promedio del conjunto de los países miembros del organismo mundial, cuyo gasto es de 6.1 por ciento de su PIB en este rubro, la erogación anual por estudiante en el nivel superior es de 5 mil 393 dólares, mientras Brasil –país asociado a la OCDE– invierte más de 10 mil dólares.

Sobre el establecimiento de cuotas, Schleicher dijo que se trata de un costo que deben compartir la población y el gobierno, con el argumento de que también se comparten los beneficios.

Y pese a que sugerencias de organismos externos –en el sentido de imponer cuotas– llevaron, por ejemplo, a la Universidad Nacional Autónoma de México a la huelga más grande en su historia, el director interno del centro de la OCDE en el país, José Antonio Ardavín, dijo que ese organismo nunca ha recomendado que las universidades cobren colegiatura.

 


Publicado por solaripa69 @ 9:53
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios