Martes, 27 de octubre de 2009

Hoy Barricada En Memoria De Brad Will    

 

Escrito por Lino Cervantes   

 

A tres años del homicidio de Brad Will, por parte de paramilitares, la APPO Y LA Sección 22 realizarán el día de hoy un acto para conmemorar la muerte del periodista estadunidense.


El evento se hará en Calicanto a las 16 hrs, en el cual se instalará una barricada.

 

Muerte en la Barricada.

Tomado de Milenio Semanal.

Ésta es la última carta escrita por Brad Will y enviada por e-mail el 17 de octubre de 2006. Traducida por Silvia Brandon-Pérez, se publica con autorización de la familia Will. Se respetan la redacción y el formato originales.

Primeras horas de la tarde del 16 de octubre...

Ayer fui a caminar con la buena gente de Oaxaca. En realidad, caminé todo el día. Entrada la tarde, me enseñaron el muro donde se impactaron las balas. Enumeraban cada una de las que iban encontrando. Me recordó la entrada de la casa de Amadou Diallos, pero en este caso los grafitis estaban desde antes de que ocurriera el tiroteo.

Una de las balas que no pueden ser contadas en la pared aún está en su cabeza. Tiene 41 años, y se llama Alejandro García Hernández, presente cada noche en la barricada del barrio. Una de ellas salió a unirse con su mujer y sus hijos para permitir el paso de una ambulancia. Pero una camioneta pick up trató de pasar inmediatamente después del vehículo de emergencia. Recibió la bala cuando dijo a los ocupantes que no podían pasar. Y nunca lo hicieron. Esos ocupantes, militares en ropas de civil, se abrieron el paso a tiros para salir del lugar.

Un joven que sólo desea ser conocido como Marco estaba con la familia cuando ocurrió el tiroteo. Una de las balas le atravesó el hombro. Se encontraba en un evidente estado de conmoción cuando nos conocimos. Tiene 19 años. Me dijo que aún no había informado a sus padres del hecho —como otros, se presentaba en las barricadas noche tras noche— y que, tan pronto como la herida sanara, regresaría a ellas. Definitivamente.

Pocos días antes llegó una delegación de senadores, cuya visita tenía por objeto determinar si había ingobernabilidad en el estado. Apenas tuvieron una probadita. Corrió la voz para cerrar el resto del gobierno. Docenas de personas salieron a pie del zócalo oaxaqueño empuñando grandes palos y cargando una caja con docenas de botes de pintura en aerosol. Se apoderaron de tres autobuses de transporte urbano y por la mañana recorrieron toda la ciudad para visitar los edificios gubernamentales e informar a la gente en su interior que quedarían cerrados. Y que agradecerían su cooperación voluntaria.

La gente salió, inquieta, aunque otorgando su colaboración. Mientras desalojaban el último edificio, tres pistoleros llegaron y abrieron fuego. Ya se habían retirado dos autobuses. Estalló el alboroto. Fue una batalla con piedras, tiros de resortera y gritos que duró diez minutos. Dos heridos, uno en la cabeza y otro en una pierna, fueron llevados al hospital mientras continuaba la refriega. La radio dio la alerta y llegó gente de todas partes. Los pistoleros estaban a la vuelta del edificio. Pero lograron huir. Nadie estaba seguro, pero parecía que estaban adentro, vigilando. Se informó de policías encubiertos cerca del hospital, y pronto salieron hacia allá varios hombres dispuestos a vigilar a los heridos.

Lo que se puede decir de este movimiento, de este momento revolucionario, es que está creciendo, aumentando, tomando forma —uno lo puede sentir—, tratando desesperadamente de lograr una democracia directa. En noviembre, la APPO sostendrá una conferencia para buscar conformar una Asamblea Estatal del Pueblo de Oaxaca, o AEPO. Hoy en día existen 11 de 33 estados que han anunciado la conformación de asambleas populares al estilo de la APPO. Y también unas cuantas al otro lado, en Estados Unidos.

Y los marinos han regresado al mar, aunque la policía federal que devastó Atenco permanece en las cercanías. Mientras, el reciente campamento (de la APPO) en la ciudad de México ha iniciado una huelga de hambre porque el Senado puede hacer renunciar a Ulises Ruiz Ortiz.

¿Qué sigue? Nadie está seguro. Es como si la luz atravesara el cristal. O bien lo quema o bien pasa a través de él. Lo que está claro es que esto es más que una huelga, más que la expulsión de un gobernador, más que un bloqueo, que la unión de diferentes elementos. Es una revuelta popular genuina. Y luego de décadas del priismo gobernando mediante el soborno, el fraude y las balas, la gente está cansada. Llaman a ese partido la tiranía, y está dispuesta a destruir ese autoritarismo.

En la calle se puede escuchar el murmullo de la selva lacandona. En las esquinas la gente decidiendo permanecer junta. Uno les ve las caras: indígenas, mujeres, niños, tan bravos y alertas en la noche, orgullosos y resueltos. Regresé caminando de la barricada donde me encontré con Alejandro, junto con un grupo de seguidores del movimiento, que vinieron de un distrito lejano, a media hora de camino. Iba hacia la morgue con un grupo enfurecido. Entramos y vimos al propio Alejandro. No había visto muchos cuerpos en mi vida. Tremenda sensación. En la esquina, una pila de cuerpos, casi todos los que han muerto, sin refrigeración. Y el olor. Tuvieron que abrirle el cráneo para extraerle la bala. Regresamos caminando todos juntos.

Y ahora Alejandro se mantiene a la espera en el zócalo, como los demás en los otros plantones. Espera una tregua, un cambio, un avance, una salida. Una solución. Esperando que la tierra cambie y se abra. En espera de noviembre, cuando pueda sentarse con sus seres queridos, el Día de Muertos, y compartir comida y bebida y cantar. Esperando que la plaza se le venga encima y arda. Sólo espera hasta la mañana, pero esta noche espera que el gobernador y su entorno se vayan para nunca regresar.

Una muerte más, otro mártir en esta guerra sucia, otro momento para llorar y lastimarse, otra oportunidad de conocer el poder y su horrible cabeza, otra bala rasga la noche, otra más en las barricadas. Alguien mantiene las fogatas. Otros se envuelven y duermen. Pero todos están con él mientras descansa, una última noche, bajo su mirada.

Brad Will

Tres años y la justicia no sabe quien mató a Roland
Misael Sánchez / Tiempo

El camarógrafo estadounidense, Bradley Roland Will, fue asesinado a balazos en Santa Lucía del Camino la tarde del viernes 27 de octubre de 2006, en pleno conflicto de la Sección 22 del SNTE y la APPO con el gobierno estatal.
Tres años después, ni la PGR ni la CNDH se han puesto de acuerdo en las investigaciones y están peor que la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) que inició las indagaciones el mismo día del crimen.

Por un lado, la PGR dice que el activista y camarógrafo de Indymedia fue herido y rematado a corta distancia con la misma pistola. Sin embargo, la CNDH se ha encargado de obstruir esta hipótesis planteada desde el día del asesinato por la procuraduría local. Según la CNDH, “los disparos fueron efectuados a una distancia de entre 35 y 50 metros.

Así, con las pruebas enredadas de la PGR y los cuestionamientos de la CNDH, el único detenido como presunto autor material del atentado, Juan Manuel Martínez Moreno, está a punto de obtener su libertad. Por un lado, la Sección 22 del SNTE, y por el otro, la APPO, demandan su excarcelación, pero al final, el mismo testigo protegido de la PGR, Iván Ilescas Reséndiz se retractó de lo dicho por lo que la defensa confía en su próxima excarcelación.

En plena confrontación, aquella fatídica tarde de fin de semana filmaba junto con otros camarógrafos y fotógrafos, un enfrentamiento entre activistas de la APPO y policías municipales de Santa Lucía del Camino. Ambos grupos se encontraban a unos 120 metros de distancia cuando ocurrió el incidente que ha visto la ciudadanía en la televisión.

Y es que el crimen de Bradley no fue para menos. A partir de aquella tarde la Embajada de Estados Unidos condenó el hecho y exigió justicia, al mismo tiempo que el entonces Presidente, Vicente Fox, envió a la Federal Preventiva para controlar la revuelta. El año pasado, la PGR respaldó su investigación publicada en el 2007. El periódico Tiempo lo hizo en noviembre de 2006 y un mes después las publicó en donde descubría fallas y omisiones de la PGJE en la investigación del crimen, así como poco interés por aclarar el asesinato.

Con el apoyo de jubilados de la Real Policía Montada de Canadá (Royal Canadian Mounted Police), la PGR confirmó que el estadounidense fue herido y rematado la tarde del 27 de octubre de 2006 a corta distancia y con la misma pistola.

Así como la PGR acudió a especialistas para confirmar su hipótesis, una Organización No Gubernamental (ONG), la Physicians For Human Rights (PHR), reafirmó este mes que la PGR “ha pasado por alto la evidencia científica” disponible en la muerte por arma de fuego del camarógrafo Brad Will.
La revisión de la evidencia disponible llevada a cabo por PHR, socava la teoría de la PGR de que el disparo fatal fue realizado desde las inmediaciones del activista, informó la organización. La revisión forense independiente, llevada a cabo por PHR en marzo de 2008, concluyó que uno de los proyectiles rebotó de un objeto rojo, transfiriendo restos de pintura roja al proyectil y deformándolo, antes de herir fatalmente a Brad Will.

Grupo de Derechos Humanos: México pasa por alto la ciencia forense.

 

Investigación defectuosa de la fiscalía pudo haber resultado en una

detención errónea y la posibilidad de que el asesino verdadero sigue libre.

 

(Cambridge, Mass.) - Expertos forenses de Physicians for Human Rights (PHR)

reafirman que la Procuraduría General de la Republica (PGR) ha pasado por

alto la evidencia científica disponible en la muerte por arma de fuego del

periodista estadounidense Brad Will, ocurrida en el año 2006. La revisión de la

evidencia disponible llevada a cabo por PHR socava la teoría de la PGR de que

el disparo fatal fue realizado desde las inmediaciones del periodista. Por lo

tanto, PHR está preocupado por la posibilidad de que permanezca en prisión la

persona equivocada, acusada de homicidio, mientras que el verdadero asesino

sigue en libertad.

 

Según PHR, el fiscal mexicano ha desechado preguntas serias planteadas por su revisión rigurosa de toda la evidencia disponible. Will fue uno de al menos 13 personas que fueron privados de la vida durante las protestas en Oaxaca en

2006.

 

"De la documentación que hemos recibido recientemente por parte de la PGR,

es evidente que no existe la intención de permitir que la ciencia forense sea

tomada en cuenta como un factor dentro de la investigación del caso", dice

Stefan Schmitt, Director del Programa Internacional Forense. "No veo nada en

las pruebas científicas que indiquen que Juan Manuel Martínez Moreno, quien

está acusado de haber disparado a Brad Will desde su entorno inmediato,

podría haberlo hecho físicamente. Al tergiversar los hechos, la intención de la

PGR es claramente hacer parecer la muerte de Will como un homicidio singular

y abstenerse de considerar la posibilidad de que podría estar vinculado a un

claro patrón de muertes por arma de fuego que ocurrieron en el momento en

Oaxaca, y que aún se encuentran sin resolver."

La revisión forense independiente, llevada a cabo por PHR en marzo de 2008,

concluyó que uno de los proyectiles rebotó de un objeto rojo, transfiriendo

restos de pintura roja al proyectil y deformándolo, antes de herir fatalmente a

Brad Will.

 

"No existe evidencia de un objeto rojo intermedio en las cercanías de la

víctima del cual el proyectil pudiera haber rebotado", continuó Schmitt.

 

La PGR ha continuado omitiendo la posibilidad del rebote en las

reconstrucciones de hechos que ha llevado a cabo. La teoría de la fiscalía es

que una persona, ubicada cerca de Brad Will, le disparó, y que la pintura roja

en el proyectil fue el resultado de que un perito marcó el proyectil para su

identificación.

Sin embargo, PHR afirma que, según la documentación presentada por la PGR, es claro que incluso la propia investigación de la PGR es incompatible con la afirmación de que la pintura roja descubierta en el proyectil por el perito en armas de fuego de PHR es el resultado de una marca de identificación. Una

declaración jurada del perito en armas de fuego en Oaxaca, el primero que

examinó los proyectiles, confirma que la pintura descubierta por PHR sobre el

proyectil de rebote no fue el resultado de las marcas del perito. Según esa

declaración, los proyectiles se marcan en la base, no en las zonas que son de

valor analítico. Esto es significativo porque los rastros de pintura roja

documentadas durante el análisis de los proyectiles en marzo 2008 por el perito

en armas de fuego de PHR no se encuentran en la base.

 

PHR también señala que los mismos informes forenses de la PGR indican que la composición química de la pintura encontrada en el proyectil en cuestión no

coincide con la pintura obtenida de la Procuraduría General de Justicia de

Oaxaca (PGJO) – presumiblemente la pintura que utilizan sus peritos para

marcar los proyectiles. Además, las fotografías del informe forense de la PGR

muestran experimentos utilizando un cincel en proyectiles calibre .38 donde

claramente no se reproducen los daños observados en el proyectil de rebote

extraído del cuerpo durante la autopsia. Estos experimentos contradicen la

afirmación de la PGR que un cincel en la autopsia causó el daño en el proyectil

de rebote.

"En un esfuerzo por legitimar sus afirmaciones sin fundamento, la PGR contrató

varios peritos canadienses, quienes reiteraron la hipótesis errónea de la PGR enun informe que falsamente fue presentado al público y la comunidad

internacional en julio de 2009 como una revisión del caso realizado por la Real

Policía Montada de Canadá (RCMP)," afirma Schmitt.

El Programa Internacional Forense, de PHR (PHR-IFP) llevó acabo su revisión dela investigación en marzo de 2008 a solicitud de Amnistía Internacional y del

abogado de la familia Will, este último con acceso total al caso y con derecho

de aportar pruebas en la investigación. El equipo forense de PHR-IFP es financiado por PHR.

 

Infectados con sarna más de 731 personas en Oaxaca.

Milenio.

El sector salud reportó que el foco de infección fue consecuencia de la relación que tenían los contagiados con perros además de que en esa zona la infraestructura de agua potable es ineficiente.

Oaxaca.- En Oaxaca en comunidades indígenas de la zona costera, lugares donde familias viven todavía en pisos de tierra y en condiciones insalubres, se registró un brote de sarna.

El padecimiento afectó a poco más de 731 personas, niños, bebés y adultos. El sector salud reportó que el foco de infección fue consecuencia de la relación que tenían los contagiados con perros además de que en esa zona la infraestructura de agua potable es ineficiente.

Se trata de los munbicipios de San Pedro Tututepec, Santos Reyes Nopal y San Pedro Mixtepec, éste último, cercano al destino turístico de Puerto Escondido.

Se informó que al principio las personas habían sentido alguna comezón en la piel, sin embargo, no tomaron en cuenta que estuvieron por lo menos dos semanas sin recibir ninguna atención médica. El foco creció y llegó a afectar el resto de las poblaciones aledañas.

En conferencia de prensa, el director de Servicios y Promoción de la salud Armando Altamirano, minimizó lo ocurrido y justificó que el problema fue derivada de la falta de higíene en las personas, sin embargo reconoció demostrar extrañeza al notar que en esa sola región se ubicó el más alto brote de sarna registrado en Oaxaca en los últimos 10 diez años.

DELEGADO FEDERAL EN CAMPAÑA POR EL PRI.

 

Por Francisco Jiménez Forte. Prensa libre, Oax.

 

El Consejo Nacional de Fomento Educativo (CONAFE) es un organismo del gobierno federal que atiende a niños de pequeños núcleos de población no mayores de 100 habitantes. Lo hace brindando educación básica  y becas a los niños de esas comunidades marginadas.  Al menos en teoría.

 

Resulta que con la llegada a Oaxaca como delegado estatal de un tal Enrique Pérez Franco, separado del mismo cargo en Guerrero por el manejo turbio de la delegación en ese estado, la política del organismo ha cambiado.

 

Pérez Franco es amigo cercano de Herminio Cuevas, presidente priísta de la Cámara de Diputados y con los buenos oficios de éste, se entrevistó con el tirano Ulises Ruiz para prometerle que participará en la campaña política del 2010. Lo hará haciendo proselitismo mediante el otorgamiento de becas FIDUCAR para los hijos de quienes voten por el PRI. De la misma forma promete la construcción de aulas.

 

Estamos ante el desvío y uso de programas sociales del gobierno federal para hacer proselitismo en la campaña política.

 

Pero no queda ahí la cosa. También hace esquirolaje en contra del magisterio democrático de la Sección XXII de Oaxaca. Sucede que ha enviado a instructores para apoyar los módulos de la sección 59 y más, crea escuelas ahí donde ya las hay, todo con la complicidad de la sección esquirola y a instancias de autoridades municipales priístas.

 

Parece absurdo que un delgado federal de un gobierno panista se comprometa a apoyar la campaña del PRI en Oaxaca.

 

 

La Asamblea Nacional de la Resistencia Popular

Luis Hernández Navarro

 

En los últimos 30 años, la izquierda ha sido prolífica en la gestación de siglas y membretes. También en sus intentos por dar una expresión organizada al descontento popular. La vastedad de acrónimos es un indicador del fracaso de su voluntad unitaria.

La más reciente iniciativa en esta dirección surgió el pasado 24 de octubre durante la efervescencia de las movilizaciones en defensa del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME). Fue bautizada como Asamblea Nacional de la Resistencia Popular. Se propone organizar un Frente Nacional de Lucha para revertir las decisiones del gobierno federal y pasar de las acciones aisladas a las colectivas. En unos días deberá decidir si convoca a una huelga o a un paro cívico nacional, en repudio al decreto de expropiación de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro y contra el aumento de impuestos.

Aunque proveniente de un tronco sindical distinto, no es la primera vez que los trabajadores electricistas proponen acciones similares. Una primera iniciativa en esta dirección fue esbozada en enero de 1972, cuando una decisión gubernamental acabó con el Sindicato de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana (STERM), encabezado por Rafael Galván, para asimilarlo en las filas del sindicato oficialista. El STERM lanzó entonces la propuesta de formar la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) a la que se sumaron tanto el Frente Auténtico del Trabajo como el Movimiento Sindical Ferrocarrilero, de Demetrio Vallejo. El proyecto abortó a los pocos meses de vida, cuando los electricistas democráticos acabaron negociando su sobrevivencia al seno de un nuevo sindicato nacional: el Sindicato Unico de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana (SUTERM).

Poco tiempo después, en 1975, el hostigamiento en contra de los trabajadores democráticos se recrudeció y las fuerzas oficialistas se lanzaron a aniquilar esta expresión dentro del SUTERM. Nació entonces la Tendencia Democrática (TD) y la propuesta de agrupar a la naciente insurgencia obrera, campesina, popular en un gran frente: el Frente Nacional de Acción Popular (FNAP).

En su origen, el proyecto pretendía reditar la experiencia de la formación del Comité Nacional de Defensa Proletario en tiempos de Lázaro Cárdenas, impulsado por el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME). El FNAP fue organizado alrededor de la columna vertebral de la TD y de su programa de lucha: la Declaración de Guadalajara. En ella se proponían una serie de reformas para relanzar la Revolución Mexicana encabezada por la fracción progresista del gobierno. El frente y sus principales impulsores fueron finalmente aplastados.

Simultáneamente a la experiencia del FNAP, una serie de fuerzas que después participarían activamente en la formación de las coordinadoras de masas, ensayaron un intento de convergencia paralela de organización, para diferenciarse, en parte, del proyecto de la TD. Estas fuerzas estaban organizadas básicamente como frentes populares regionales (Frente Popular Tierra y Libertad en Monterrey, Frente Popular de Zacatecas, Frente Popular Independiente en el DF, Coalición Obrera, Campesina, Estudiantil del Itsmo en Oaxaca) y buscaban articular un gran frente popular nacional. El proyecto desapareció sin pena ni gloria ante las dificultades de encontrar un eje de sustentación social efectivo.

Desde entonce, no pocos sectores del movimiento popular desconfían de los intentos de formar convergencias a partir de grandes programas de lucha y de aparatos centralizadores. Rechazan la idea de que la unidad política sólo es posible a partir de la unidad orgánica y de que existe una dirección del movimiento social prexistente –que es, simultáneamente, responsable de la centralización– en la medida en que ha elaborado el camino de la lucha materializado en un programa.

Años más tarde, en 1983 y 1984, al calor de la crisis económica y teniendo a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) como columna vertebral, se dio vida a nuevos proyectos que intentaron articular el descontento social: el Frente Nacional por la Defensa del Salario, Contra la Austeridad y la Carestía en el cual se integraron las organizaciones que se decían izquierda revolucionaria y la Asamblea Nacional Obrero Campesino Popular. Sin mucho éxito, estas convergencias llamaron a la realización de dos paros cívicos, en los que participaron alrededor de un millón de personas en todo el país. Se movilizaron los mismos de siempre, aunque, eso sí, todos juntos por primera vez.

Irónicamente, la crisis económica abonó el terreno para una crisis del movimiento popular. Si en la lógica de muchas de las direcciones del movimiento popular la crisis era el terreno nato para su expansión y un incremento en su protagonismo, los hechos mostraron lo contrario. La lucha reivindicativa sufrió un reflujo profundo –desigual en cada región del país y en cada sector social– y las organizaciones de masas quedaron reducidas a una trinchera defensiva.

Hoy, de nuevo, una parte muy importante de la izquierda popular se propone ensayar formas de acción en común. Tiene como antecedente inmediato los diálogos nacionales auspiciados por el SME. Como sucedió en 1972 y 1975, son los electricistas y la lucha por su sobrevivencia como gremio lo que anima la nueva voluntad unitaria.

La solidaridad con la lucha del SME es fundamental en este momento; independientemente de lo que se piense de su dirección, no puede regateársele. Sin embargo, cabe preguntarse si es factible unificar exitosamente en un gran frente nacional, en las actuales circunstancias, la solidaridad con los electricistas y la organización del descontento popular. La experiencia del pasado obliga a pensar que no. Una y otra vez, la lógica de la lucha inmediata del sector con mayor fuerza política ha terminado por dominar y absorber las demandas de sus aliados. Y sigue pesando entre diversos actores sociales la preocupación por ser utilizados como masa de maniobras por otros actores políticos y sus agendas electorales y parlamentarias.

 


Publicado por solaripa69 @ 10:24
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios