Mi?rcoles, 04 de noviembre de 2009

Mujeres y Paramilitares en Oaxaca.

 

Documentos desclasificados del archivo de George W. Bush ex presidente de los Estados Unidos, revelaron que el gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, utilizó mercenarios para perseguir y someter a líderes y a la sociedad durante el conflicto de 2006, donde califican al gobernante de incapaz de dar una salida pacífica y negociada al conflicto que cobró al menos 26 muertes


SARA LOVERA.

La madrugada del pasado 28 de octubre “encapuchados” y usando armas de alto poder asaltaron las instalaciones de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, (UABJO) llevándose equipo por 2 millones de pesos, luego de someter a los guardias. Una acción conectada con la existencia en la entidad de “ex mercenarios” que incluso han amenazado a empresarios de la entidad.

Dos días después del asalto, documentos clasificados del archivo de George W. Bush ex presidente de los Estados Unidos, revelaron que el gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, utilizó mercenarios para perseguir y someter a líderes y a la sociedad durante el conflicto de 2006, donde califican al gobernante de incapaz de dar una salida pacífica y negociada al conflicto que cobró al menos 26 muertes y provocó un conflicto que según la opinión del gobierno Estadounidense, “pudo incendiar al país”.

Ambos hechos sucedieron dos semanas después de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) declaró culpable a Ulises Ruiz de violaciones graves a las garantías individuales en Oaxaca durante el conflicto magisterial de 2006.

El gobernador de Oaxaca fue responsable de violaciones graves ocurridas en Oaxaca como los derechos al acceso a la justicia, a la integridad personal, a la vida, a las garantías, a la libertad y a las libertades de tránsito, de trabajo, de pensamiento y expresión, de educación, de propiedad, a la paz, y al acceso a la información.

Los mercenarios y las fuerzas federales atacaron un 19 de noviembre a una marcha de mujeres con el uso de gases “picantes” y detuvo a 44 mujeres que fueron llevadas inopinadamente a una cárcel especial en el estado de Nayarit, donde algunas declararon abusos sexuales y maltratos; durante meses maestras, mujeres de la sociedad y de los pueblos indígenas fueron y son todavía, hostigadas por ese gobierno.

A pesar de todo ello Ulises Ruiz se niega a renunciar y los dirigentes del Partido Revolucionario Institucional (PRI), lo protegen y cobijan, ante la posibilidad de un juicio político al que es acreedor, ello como un signo funesto en esta hora del país, donde menudean las denuncias de que los gobiernos mexicanos han fomentado la creación de grupos paramilitares, que hoy actúan en nombre de la persecución al crimen organizado.

En Oaxaca adicionalmente se libra una acometida social contra las modificaciones constitucionales en 16 entidades, incluida Oaxaca, para impedir la libertad de las mujeres a realizarse abortos legales y previstos en nuestras leyes desde el triunfo de la Revolución, cuyas fiestas centenarias se anuncian con bombos y platillos.

El panorama es inseguro y fatal. Hay una relación de hechos que no puede obviarse: gobierno autoritario, persecución de la protesta social que en Oaxaca escenificó algo cercano a una guerra civil; existen secuelas políticas y emocionales. Así recuerdan las mujeres de la Coordinadora de Mujeres de Oaxaca (COMO); hay militantes que emigraron por temor a ser apresadas; otras no han podido equilibrar su vida y ahora está ahí la funesta beligerancia contra las libertades femeninas, como es la de la legal interrupción del embarazo.

Y Ulises Ruiz y sus protectores, bien gracias. De ello no es inocente el gobierno federal, presidido en 2006 por Vicente Fox, hoy a cargo de Felipe Calderón, que parece no estar implicado y tiene oídos sordos.
Mientas la declaración de la SCJN dice textual que la resolución sólo tiene carácter de recomendación, se le notificó al ejecutivo y a la Procuraduría General de la República, las autoridades federales podrán ignorarla o no. Inaudito.

.

DOCUEMTNSO DESCLASIFICADOS

De acuerdo con la información del diario Milenio los documentos desclasificados – sin conocer aquéllos que están en manos de la CIA - establecen que el gobierno de los Estados Unidos estuvo alerta y dio seguimiento a la crisis social de Oaxaca en 2006.


Los cables obtenidos por la casa editorial de Milenio dejan en claro cuál fue la opinión del gobierno de Washington: Ulises Ruiz “usó mercenarios” para sostenerse en el poder; Elba Esther Gordillo quiso aprovechar el conflicto para su beneficio político personal y el gobierno federal se atemorizó ante el riesgo de un “estallido más amplio”.

Relatan que en las primeras horas del 30 de octubre de 2006 un mensaje urgente fue enviado por la embajada de Estados Unidos a distintas oficinas en Washington, entre ellas la Casa Blanca, el Consejo de Seguridad Nacional, la CIA, el Departamento de Seguridad Interna y los Comandos del Norte y el Sur del Pentágono.

El motivo de la comunicación: el inicio del fin de la revuelta oaxaqueña, la entrada de la Policía Federal Preventiva para retomar el control de Oaxaca y aplastar a la Asamblea Popular de los Pueblos (APPO).

“La crisis en Oaxaca ha alcanzado un nuevo nivel”, se leía en el mensaje, marcado como “sensible” y con “prioridad 3959”, argot empleado para definir documentos que sólo pueden ser vistos por los funcionarios de más alto nivel, dice la información publicada.


Los detalles de las comunicaciones diplomáticas hacen notar los intereses de la Casa Blanca, no obstante señalan que “… Vicente Fox realmente nunca consideró remover a Ulises Ruiz del gobierno de Oaxaca y señala que muchos en el gobierno federal temen que remover al gobernador sentaría un mal precedente. No quieren dar un enemigo común a los distintos grupos radicales de México”.

Para pensar cómo nos ven, la nota periodística añade que una de las reflexiones establece que la llegada de la PFP literalmente salvó el pellejo al gobernador oaxaqueño. “Por el momento no queda claro qué tanta presión pueda ejercer todavía la APPO (&hellipGui?o pero queda claro que la intervención federal ha salvado a Ruiz, al limitar la autonomía de la APPO en Oaxaca”, es decir la intervención a favor de Vicente Fox, al que dejó a salvo, también, la recomendación de la Suprema Corte de Justicia.

Por lo visto las secuelas serían aun graves el día de hoy. Empresarios de Oaxaca, han confiado a periodistas locales, cómo los “mercenarios” están actuando como “zetas” amenazándolos y cobrándoles “rentas para darles seguridad”.

Podría no estar lejos de estas versiones de la vida cotidiana la incursión en las instalaciones universitarias por “encapuchados” armados que siguen haciendo de las suyas. No se trata de la primera vez, según versiones de los grupos de mujeres y fuentes periodísticas. Lo grave es lo que sucede en la vida cotidiana, aún hoy, se viven momentos de temor, por un simple robo.

Una situación como ésta, a la que se niegan los prianistas a discutir y resolver, mientras asestan el golpe económico a la población trabajadora -los que pagan el ISR-, vuelven a poner en el centro la grave situación de confusión e ingobernabilidad que se vive en importantes sectores de la población mexicana.

Las revelaciones de los documentos desclasificados y las recomendaciones de la SCJN, en un país civilizado, en éste donde se habla del estado de Derecho, obligaría a juzgar a Ulises Ruiz, pero no, hoy los partidos políticos -todos- y como diría una amiga, los políticos de siempre, están ya enfrascados en el asunto de la sucesión gubernamental que en Oaxaca habrá de desarrollarse a partir de febrero de 2010, mientras los ojos y las palabras temerosas de las mujeres crecen.

Los cambios de la Constitución para darle derechos al feto, ya amenazan con encarcelar –como en Guanajuato- a las mujeres, verdaderas presas de conciencia, por interrumpirse un embarazo. Hoy, nadie puede transitar tranquilamente por las calles y las plazas de Oaxaca, donde se recrudece el recuerdo de días aciagos, que se cerraron y permanecen sin justicia.

 

En Oaxaca 2006 Ulises Ruíz “usó mercenarios para sostenerse en el poder”

México / The Narco News Bulletin]. Tomado de “Todo el Poder al Pueblo”.

Milenio obtiene información desclasificada

• Según documentos estadounidenses obtenidos por Milenio Ulises Ruíz “usó mercenarios para sostenerse en el poder”

Por Nancy Davies

El gobierno de los Estados Unidos, estaba preocupado por el conflicto de 2006 en Oaxaca, y temía que pudiera incitar a que otros “grupos radicales” se levantaran contra el gobierno, según algunos cables enviados por el entonces Embajador de los Estados Unidos, Tony Garza, al entonces presidente Bush.

La clasificación como “grupos radicales” muestra en dos palabras la perspectiva de los Estados Unidos: cualquiera que luche por algún tipo de justicia social o económica en contra de un gobierno en el bolsillo de los Estados Unidos.

El diario mexicanoMilenio obtuvo del Departamento de Estado de los EEUU alrededor de cincuenta páginas de información parcialmente desclasificada utilizando la Ley de Acceso a la Información de los Estados Unidos. La información fué también reproducida en Noticias el 30 de octubre de 2009, acompañada de una foto de archivo que muestra el edificio de Noticias sitiado por mercenarios que trabajaban para el gobernador Ulises Ruiz. Ese acontecimiento fué clasificado como una huelga laboral, aunque fue claro que era el intento de Ruiz por cerrar el periódico.

oaxaca-31-10-09

D.R. 2009 – Nancy Davies

Un intercambio de cables, ahora disponibles, enviados en 2006 revela que, en opinión de Washington, Ruiz “usó mercenarios para sostenerse en el poder, que Elba Esther Gordillo (líder vitalicia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, SNTE) quiso aprovechar el conflicto para su beneficio político personal y que el gobierno federal se atemorizó ante el riesgo de un ‘estallido más amplio’”. Los cables dejan claro que el gobierno de George W. Bush seguía los acontecimientos del conflicto social con comunicación constante entre los diferentes agencias de seguridad durante los seis meses que el movimiento controló Oaxaca en 2006, debido a que los Estados Unidos creían que México iba a explotar; ese también fue el año del movimiento político opositor de Andrés Manuel López Obrador luego de la elección del 2 de julio.

A pesar de que el Departamento de Estado desclasificó alguna información, la Agencia Central de Inteligencia (CIA por sus siglas en inglés) clasificó la información restante por los próximos 30 años, por orden ejecutiva. Uno podría pensar que gran parte de la información de la CIA representa un asunto en marcha, debido a que es conocido que el Ejército Estadounidense financia actividades tales como el Proyecto Bowman en la Sierra Norte, ayuda a los programas de privatización de la tierra, monitoreo los puntos clave del narcotráfico en todo México, y patrulla los puntos fronterizos marítimos y terrestres. Históricamente, los temores del gobierno estadounidense no están enfocados en la remota posibilidad de que hordas bárbaras puedan invadir Kansas City, sino en la posibilidad de que otro gobierno socialista en el hemisferio occidental pueda establecer un “mal” ejemplo.

En las primeras horas del 30 de octubre de 2006, un mensaje urgente fué enviado por Garza a distintas oficinas en Washington, incluyendo a la Casa Blanca, el Consejo de Seguridad Nacional, la CIA, el Departamento de Seguridad Interna, y el Pentágono. La razón: “la entrada de la Policla entrada de la Policía Federal Preventiva (PFP) para retomar el control de Oaxaca y aplastar a la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO).”

El mensaje clasificado como “sensible” y de “prioridad” decía: “La crisis en Oaxaca ha alcanzado un nuevo nivel”. Elaborado por el Embajador Tony Garza para que fuera leído solamente por el Presidente Bush y otros ocho funcionarios, decía también: “El gobierno mexicano interviene en Oaxaca. La crisis entró a una nueva fase crítica con el envío de la Policía Federal Preventiva al estado tras la muerte de tres personas el 27 de octubre, incluyendo la del periodista estadunidense Brad Will. El potencial de violencia en los próximos días es alto”.

Garza añade: “El gobierno mexicano tiene que contener ya el conflicto de forma efectiva. Por meses, una de las principales preocupaciones de la crisis política en Oaxaca ha sido la de que se derrame la inestabilidad a otras áreas de la nación”.

El contenido completo del cable permanece clasificado hasta 2016 con el fin de “’no poner en riesgo las actividades internacionales de Estados Unidos’, se estima además: ‘Lo que comenzó como una acción rutinaria de protesta ha escalado hasta un movimiento más amplio que podría estar siendo explotado por grupos radicales’”.

Además, el cable explica que el temor a una revuelta nacional hizo que el gobierno de Vicente Fox nunca considerara remover a Ulises Ruiz del gobierno del estado de Oaxaca: “Muchos en el gobierno federal temen que remover al gobernador sentaría un mal precedente. No quieren dar un enemigo común a los distintos grupos radicales de México”.

En otras palabras, los Estados Unidos vieron a México al final de octubre de 2006, en la antesala de una posible guerra civil. El gobierno de los EEUU dió instrucciones al embajador para que estuviera alerta de una posible propagación de ese peligro.

El embajador estadounidense comenzó a analizar si el conflicto social podría llevar a México a un levantamiento de amplia propagación. “Este cable analizará las implicaciones de la intervención federal, cómo podría impactar el balance del poder en México y cuáles son los posibles escenarios para el futuro de Oaxaca”, él escribió. Me pregunto ¿si estaba pensando en los zapatistas?

Una de las comunicaciones establece literalmente que la llegada de la PFP le salvó el “pellejo” al gobernador, “al limitar la autonomía de la APPO en Oaxaca”.

Sin embargo, el embajador estadounidense calculó que la “operación de pacificación” llevada a cabo por la PFP “podría funcionar” en el estado de Oaxaca “si los mandos de la policía lograban contener a sus subalternos de cometer violaciones a los derechos de la población civil”. “El gobierno mexicano mantendrá la legitimidad de la presencia de sus policías si esa presencia se mantiene relativamente pacífica y el gobierno mexicano sostiene que esta es la única forma de mantener el orden”, Garza consideró.

Los cables dejan clara la opinión negativa que Washington tenía con respecto al papel jugado por el gobernador Ulises Ruiz y por la secretaria general del SNTE, Elba Esther Gordillo.

Con respecto a Ulises Ruiz Ortíz, Garza informó que era “un hombre de mano dura sin apoyo popular” sostenido en el poder “en base a mercenarios”. El gobernador de Oaxaca era considerado en agosto, según uno de los cables, como un “fracaso”.

Uno de los cables dice que “Ruiz falló en incorporar sus programas las molestias de sus opositores y no tuvo la capacidad política de construir coaliciones capaces de gobernar”. En otro de ellos se puede leer que: “El ataque al periódico Noticias fue hecho por sus mercenarios, nos dicen observadores”.

Otros fragmentos de las comunicaciones dicen: “nuestros contactos nos dicen que el gobernador carece de toda legitimidad y está desesperado”. El gobernador “nunca recuperará su autoridad”. Con respecto a la muerte de un integrante de la APPO, asesinado el 10 de agosto de 2006: “se especula que la muerte de José Jiménez fue realizada por pistoleros leales a Ruiz”.

Con respecto a Elba Esther Gordillo, “Washington dejó en claro que su ingreso a las negociaciones hacia el final del conflicto, más que ayudar, terminó por complicar la crisis oaxaqueña.” El embajador Garza dice en un cable del 6 de octubre que “en vez de seguir con negociaciones infructuosas, el gobierno federal prefirió pedir apoyo a Gordillo, pero mientras los federales ofrecían la zanahoria, Gordillo les daba (a la APPO) con el palo”.

Mas aún, a Elba Esther Gordillo se le acusa de “haber saltado a las negociaciones por codicia: ‘La decisión de Gordillo de intervenir en la situación de Oaxaca fue influenciada, muy probablemente, por el hecho de que el gobierno mexicano ofreció al SNTE una gran cantidad de dinero (&hellipGui?o cerca de 3.8 mil millones de dólares a lo largo de seis años’”.

En cuanto a sucesos concretos, en las fotocopias de Milenio se pueden leer descripciones estadounidenses formales como: “…el fin de semana del 25 de noviembre, cuando provocadores convirtieron algo que comenzó como una protesta pacífica encabezada por la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) en una confrontación violenta con la Policía Federal Preventiva.”

Mientras que el gobernador de Oaxaca arroja mierda en todas las direcciones, la lucha continúa. Cinco mil personas, que se reunieron en el zócalo al atardecer, asistieron a una marcha conmemorativa de la invasión de la PFP el 26 de octubre. El acto político incluyó al secretario general de la Sección XXII del SNTE, Azael Santiago Chepi, quién hablo sobre acciones futuras, incluyendo la posible convocatoria a un paro nacional en respuesta al decreto del presidente Calderón de cerrar la compañia de electricidad paraestatal Luz y Fuerza del Centro, donde 44 mil trabajadores quedaron sin empleo de la noche a la mañana.

Los Estados Unidos deben estar todavía escribiendo frenéticos cables.

Traducción de inglés por Fernando León

The Narco News Bulletin
http://www.narconews.com/

 

PUBLICA ASOCIACIÓN ALEMANA INFORME DE VIOLACIÓN DE DERECHOS HUMANOS EN OAXACA.

                                                                                                                               

 

Escrito por Manuel León   

La coordinadora alemana publica informe acerca de la violación de los derechos humanos en Oaxaca, Chiapas y Guerrero, así lo dio a conocer la representante de esta organización internacional, Carola Hauster.

En conferencia de prensa, la representante de la coordinadora alemana, dio a conocer que la delegación enviada a México de 9 personas y concentrada en los estados de Guerrero, Chiapas y Oaxaca, detecto que en los estados antes mencionados existe un gran número de casos sintomáticos de violación de los de derechos humanos.

Detalló que en el estado de Guerrero la delegación se entrevisto con la organización de Mujeres Ecologistas de la Sierra de Petatlán (OMESP) y con representantes de la comunidad Mini Numa, así como con la Organización del Pueblo Indígena Me`phaa y cuyo caso considerado como el más grave, es el de Raúl Hernández Abundio presunto preso político y de quien piden liberación inmediata.

Mientras que en Oaxaca la delegación sostuvo reuniones con diversas ONG´S y donde los observadores apreciaron la creciente relación entre violación de los derechos humanos y la fuerte represión contra la protesta social, como ejemplo pusieron el caso de Abraham Ramírez Vázquez, a quien se le negó el procedimiento jurídico y criterios de un estado derecho.

Carola Hauster sostuvo que después de la fuerte represión en el año 2006 no busca la solución del conflicto en una manera alternativa y pacífica además de que ni fortalece el estado de derecho, ni intenta implementar una política social viable, enfatizó.

Mientras que en el caso de Chiapas, sostuvo que la delegación aprecio casos similares al de Oaxaca; la Alemana comentó que esta organización va profundizar en el análisis de su informe el próximo 5 y 7 de febrero del 2010 en Berlín, Alemania, en una mesa de debate titulada "México, ¿Quo Vadis? A 100 años de su Revolución" , finalizó.

 

¿Y SUS COMPROMISOS DE CAMPAÑA?    

 

Escrito por Benjamín Robles Montoya   

Bastaron menos de cuatro meses para que los diputados federales oaxaqueños pertenecientes al Partido Revolucionario Institucional mostraran su verdadera cara. Falsos y mentirosos como son dejaron atrás sus promesas de campaña para apoyar las necedades de su jefe; ese, que lo único que ha buscado desde que inició el actual gobierno es ver cómo consigue más dinero público para Oaxaca, pero no para impulsar la generación de obras y acciones que tanto necesitamos en este estado.

No, al jefe de esos malos legisladores priístas lo que le ha movido desde que asumió el poder producto de la más importante de las estafas electorales que se le acreditan en su ya larga carrera de mapache electoral es llenarse los bolsillos de dinero ajeno, en este caso de dinero público que pertenece a las y los oaxaqueños.

Por esa razón Ulises Ruiz ordenó a Franco, Pérez Magaña y compañía cambiar su voto a cambio de más recursos públicos que piensa embolsarse y que seguramente invertirá pero no a favor de los oaxaqueños, sino en más hospitales de lujo de su propiedad como el que recientemente se le descubrió en la ciudad de México mientras que en las miles y miles de comunidades que existen en nuestro estado la gente tiene prohibido enfermarse los fines de semana, por la sencilla razón de que no hay médicos que los atiendan, y cuando los hay (entre semana) no hay medicinas que el gobierno pueda poner a su disposición. Por eso el voto de tan desvergonzados diputados sólo fue una estrategia uliisista para "amarrar" más dinero público que el desgobernador oaxaqueño, después de ordeñarlos para su beneficio ´personal los utilizará para las campañas políticas del año entrante. Y es que parte de los más de 30 mil millones de pesos adicionales que recaudará la federación por el alza de varios impuestos se repartirán entre los gobernantes del PRI que presionaron para que el IVA se aumentara de 15 a 16%.

La verdad amigo lector es que las y los diputados federales oaxaqueños del PRI son una vergüenza para la sociedad de este estado, pues al momento de levantar su inútil dedo se les olvidó la pobreza y marginación en que viven la mayor parte de los oaxaqueños. En otras palabras estas señoras y estos señores viven del pueblo y traicionan al pueblo. Todo al mismo tiempo. Contradictorio pero real.

Los impuestos que nos han endosado no van a crear los empleos que tanto necesitamos; al contrario, se van a ir perdiendo paulatinamente, los pocos que quedan. Las empresas que medio han resistido la crisis están por vivir tiempos por demás complicados. Y es que contra toda lógica económica que previene no aumentar impuestos en épocas de crisis los diputados del PRI, particularmente los de Oaxaca, promovieron lo opuesto. Ignorantes de las teorías económicas, evidente. Pero más allá de su ignorancia está la desfachatez con la que olvidan sus compromisos de campaña y sus slogans publicitarios para enterrar su corrupto puñal en la espalda del pueblo que alguna vez le dio su voto, así haya sido a cambio de dinero público o de mercancías compradas con el presupuesto gubernamental. O sea, ignorantes, malosos y cobardes a la vez.

Nuestra posición respecto de tales impuestos ha sido clara y la reiteramos de nueva cuenta: rechazamos que sea el pueblo quien tenga que soportar la carga de la estrategia gubernamental para salvar parte de la crisis que enfrentamos como país, cuando unas cuantas de las grandes empresas continúan beneficiándose con el régimen de excepción el que fisco mexicano les ha concedido desde hace mucho tiempo a cambio de favores económicos en tiempos electorales. Favores que hasta el propio Calderón ha reconocido, tomando parte del discurso obradorista y del movimiento de izquierda del cual forma parte un servidor.

Por eso insisto, repudiamos el voto a favor de los diputados federales oaxaqueños del PRI que nunca entendieron que los ciudadanos de este estado siempre dijimos "No al aumento del Impuesto sobre la Renta (ISR) de 28% a 30%, porque afectará los ingresos de los asalariados y de las pequeñas y medianas empresas y deprimirá la inversión del sector comercial e industrial. No al aumento del Impuesto al Valor Agregado (IVA) de 15% a 16%, porque producirá más inflación y agravará principalmente la capacidad de consumo de la población de menores ingresos. No al aumento del Impuesto a los Depósitos Bancarios de 3% a partir de 15 mil pesos, porque promoverá más la informalidad. No a la contribución del 3% a las telecomunicaciones, porque junto con el IVA significará un 19% e impedirá la modernización y competitividad del país. No a las reformas del Código Fiscal de la Federación, porque agudiza el terrorismo fiscal, atenta contra los ahorros y depósitos de los mexicanos y amplía las excepciones fiscales para los grandes inversores y las grandes empresas. No al aumento en los Impuestos Especiales sobre Producción y Servicios (IEPS)".

No a esos impuestos por la simple y sencilla razón de que el aumento de los mismos retrasará la recuperación de la economía nacional, agudizará el desempleo y empobrecerá aún más a la población del país, y muy particularmente a la Oaxaca. Y como ustedes, diputados federales oaxaqueños del PRI no entendieron eso, me permito escupirles en su cara que son una vergüenza para Oaxaca.

 


Publicado por solaripa69 @ 9:49
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios