Lunes, 16 de noviembre de 2009

"Es un empleado de la mafia": Lopez Obrador

LA REDACCIóN. Proceso.

El excandidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador calificó hoy a Felipe Calderón como "empleado de la mafia", al censurar las declaraciones de éste en contra de los empresarios, a los que acusó de no haber apoyado su paquete fiscal.    

           De acuerdo con un comunicado de la oficina del "gobierno legítimo", López Obrador afirmó:

          "Felipe Calderón es un empleado de la mafia porque declaró que no pudo hacer los cambios fiscales porque no se lo permitieron los potentados".
          En gira por los municipios oaxaqueños San Miguel Panixtlahuaca, San Juan Quiahije y Santiago Yaitepec y Santos Reyes Nopala, López Obrador se refirió también a la discusión en la Cámara de Diputados sobre el Presupuesto de Egresos de la federación, al afirmar que PRI y PAN "negocian cómo beneficiarse".
          Añadió: "Mañana se van a repartir el botín".
          Y dijo que ambos partidos, que apoyaron el aumento al IVA y al ISR, ahora enfrentan presiones de sus gobernadores "para ver cómo se reparten lo que van a recaudar", a raíz de esos aumentos.
           Señaló: "Ahora ya hay muchas presiones, porque como aumentaron los impuestos el PRI y el PAN ahora quieren que el presupuesto se quede sólo en sus gobiernos estatales y municipales".
           Según ese comunicado oficial, López Obrador informó que el próximo 22 de noviembre se realizará una "asamblea informativa" en el Zócalo de la ciudad de México "para conmemorar tres años de resistencia" y de haber asumido la llamada "presidencia legítima".

Prevén acoso tras la anulación del permiso a Minera San Xavier

Opositores a la empresa temen represalias de personas que resulten afectadas

Angélica Enciso L. Periódico La Jornada

Cerro San Pedro, SLP, 15 de noviembre. Este poblado histórico, fundado en 1592, sobrevive a las explosiones que hace la Minera San Xavier. A la orilla del monte devastado están la antiguas construcciones, atractivo turístico de la región, que este día llegaron a visitar centenas de visitantes. ¿Dónde está el cerro?, preguntan. Ya no existe, era la respuesta.

Este día –como cada fin de semana– los turistas arriban a este sitio, las operaciones de la empresa continúan y los integrantes del Frente Amplio Opositor (FAO) a New Gold-Minera San Xavier, esperan la resolución a la denuncia popular que presentaron ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

Confiaron en que la respuesta del organismo sea la clausura de la mina, luego de que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) le revocó el permiso el viernes pasado, y a pesar de esto continúa con sus operaciones.

Temen que ahora comience una campaña de hostilidad en contra de los opositores a la minera, sobre todo si los trabajadores de la empresa ven amenazadas sus fuentes de empleo. Por ello, dijeron que para evitar enfrentamientos, pedirán vigilancia estatal en el poblado.

Aseguran que no hay más de 50 pobladores del municipio que trabajan en la explotación del yacimiento y se desempeñan en las actividades más pesadas. Si la empresa cumple con la ley y deja de operar, ya hay proyectos turísticos que se pueden poner en marcha, debido a que el pueblo es un atractivo por sus construcciones antiguas y ya los hemos presentado a las autoridades, señala la ejidataria Ana María Alvarados.

El FAO invitó a legisladores y autoridades estatales a visitar el poblado, con el fin de que conozcan el sitio y para explicarles la situación de la comunidad, sin embargo, ninguno acudió.

A lo largo del día la afluencia de visitantes no cesó. Constantemente pasaron vehículos por los caminos estrechos que llevan al pueblo. El museo estuvo abierto. Por la tarde, se ofreció un concierto en el restaurante El Nopal. La casa ejidal, donde se exponen fotografías y la historia del movimiento del FAO, fue otro centro de atención para los turistas.

El panorama en este sitio ha cambiado en los dos años pasados, más de la mitad del cerro ha desaparecido, y atrás del templo San Nicolás ahora se levanta una nueva montaña. Son los desechos de la explotación de la mina que ya han llegado al lecho de un río y que los pobladores temen que genere contaminación ambiental y problemas de salud, además de una inundación.

La presencia de medios de comunicación internacionales es frecuente en este lugar. Han hecho reportajes periodistas italianos, franceses y canadienses. El más reciente fue divulgado por la cadena de televisión árabe Al Jazeera.

Esto, considera el FAO, servirá para hacer presión a escala internacional. Que se conozca que quieren desaparecer un pueblo histórico para explotar una mina, dijeron.

Fibra óptica: obras en lo oscurito

ROSALíA VERGARA

En las calles de las colonias Cuauhtémoc y San Rafael de la Ciudad de México, donde los extrabajadores de Luz y Fuerza del Centro protestan por la extinción de la compañía, cada noche cuadrillas de obreros con maquinaria trazan en el suelo una alambicada ranura. Se trata del tendido de fibra óptica que lleva a cabo WL Comunicaciones, la empresa con la que pretendía competir el Sindicato Mexicano de Electricistas en el mercado del triple play antes de que Calderón lo sacara de la competencia.

El martes 10 de noviembre, alrededor de las 22:00 horas, una decena de trabajadores perfora con taladros hidráulicos el concreto en la acera de la calle de Sullivan esquina con Sadi Carnot, en la colonia Cuauhtémoc de la Ciudad de México, para instalar una red de fibra óptica propiedad de WL Comunicaciones.

         Un letrero pintado en una manta y colocado sobre la excavadora, lo confirma: "La empresa WLCOM construye obra para WLCOM que cuenta con una concesión de la SCT para construir una red pública de fibra óptica".

         Al preguntarle qué tipo de obra están realizando, un trabajador contesta: "La delegación Cuauhtémoc nos dio permiso". Otro interviene: "No podemos decir nada, hable con el supervisor".

Sólo trabajan de noche. En esas calles los obreros colocaron unos plásticos fosforescentes color naranja para advertir de su presencia a los automovilistas; instalaron unos focos con luz blanca. Alguien vigila en un automóvil Jetta negro, placas 530-RWF, sin logotipo.

No hay letreros convencionales para informar qué tipo de obra se realiza ahí, ni avisaron a los vecinos. El encargado de una sastrería ubicada en Sadi Carnot y el mesero del restaurante Sully Barignoran que lo que están haciendo los hombres que trabajan en la acera es instalar un red de fibra óptica.

Los trabajadores no están bien equipados. Un hombre joven que corta el concreto se cubre del polvo con la capucha de su chamarra; los que cavan la línea con picos, los que barren el cascajo y lo recogen con palas, sólo se abrigan con un chaleco, también naranja.

         La reportera y el fotógrafo de Proceso siguen la línea de fibra óptica recién instalada en la colonia Cuauhtémoc. En la esquina de Río Marne y Río Lerma está una coladera de concreto que dice: "Peligro: fibra óptica. WLCOM".

Irónicamente, hay otra de estas coladeras en la esquina de Río Lerma y Río Neva, cerca de la entrada principal del Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM), liderado por Francisco Hernández Juárez, diputado federal por el PRD. Otra más está en Río Rhin y Paseo de la Reforma. La fibra óptica está colocada de manera paralela a la red eléctrica de la extinta Luz y Fuerza del Centro.

La línea tiene cinco centímetros de ancho por ocho centímetros de profundidad, aproximadamente, y está construida a un metro 25 centímetros de la banqueta, dejando espacio para que se estacionen los coches en la calle. Se nota que se está perforando el concreto de manera apresurada porque la línea serpentea.

         Esta instalación va dirigida a dependencias del gobierno federal, su clientela potencial. Por ejemplo, sobre Paseo de la Reforma la perforación lineal se detiene frente a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), en La Palma, donde se construye el Arco Conmemorativo del Bicentenario de la Independencia.

 

Lucha de clases

Carlos Fazio

El golpe de mano del régimen espurio de Felipe Calderón contra el organismo público Luz y Fuerza del Centro (LFC) y el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) responde a un vasto proyecto de ingeniería social. En la coyuntura los que mandan se sienten fuertes y creen poder llevar a cabo una estrategia de rollback: dominio y vuelta atrás. Por eso, las grandes empresas y sus aliados políticos están agitando la lucha de clases de manera implacable contra los trabajadores. Buscan reducir todo lo referente al contrato social que los trabajadores y los pobres habían conseguido tras un siglo de lucha. Quieren regresar a los obreros a los días de las fábricas satánicas del siglo XIX, cuando los salarios eran casi de esclavos. Creen tener armas suficientes para eliminar los contratos colectivos de los trabajadores y destruir los derechos humanos, políticos y sociales de la población en general. Apuestan a destruirlo todo y aumentar el poder privado.

Los grupos monopólicos, oligopólicos y multinacionales mexicanos quieren un Estado de bienestar poderoso, que les proporcione recursos, subvención y protección. Un Estado niñera dirigido a los ricos exclusivamente. La filosofía de los poderosos es robar lo más posible y olvidarse del día de mañana. Hoy, como siempre, el capitalismo depredador y parásito necesita privatizar el beneficio y socializar los costes y el riesgo. Que las facturas las paguen los de abajo. Además, como en los tiempos de Ricardo y Malthus, las opciones para el trabajador y el pueblo pobre son cárcel o hambre, o lo que puedan ganar en un mercado laboral sin derechos, desregulado, flexibilizado.

La crisis profunda del actual sistema de dominación es el espacio para la recuperación del modelo de acumulación capitalista. Para reactivar el capital, los barones del Consejo Mexicano de Hombres de Negocios y sus porros en el gabinete calderonista necesitan una gran derrota obrera. Por eso la asonada policial-militar y multimediática contra el SME y la ruptura del contrato social emanado de la Constitución de 1917. Pero al quebrar el orden previsto en la Carta Magna, Calderón también rompió el pacto nacional. La actual ofensiva clasista es un salto cualitativo en la ruptura de los pactos social y nacional posrevolucionarios.

La clase dominante está profundamente imbricada con el Estado. En épocas de crisis del sistema político, cuando los mecanismos de gobernabilidad tienden a agotarse, suele producirse una regresión neoligárquica. La dominación oligárquica elimina las mediaciones conciliatorias y es ejercida directamente por los grupos propietarios, aunque se haga por medio del Estado (ley Televisa). Esa estrategia de administración de la descomposición política es sustentada por una alianza de poder, que aunque mantenga violentas disputas internas y genere inestabilidad política y vacíos de poder (verbigracia, en la coyuntura, la disputa interoligárquica por la fibra óptica y el triple play, y las escaramuzas mediáticas entre Calderón y el Consejo Coordinador Empresarial por el paquete fiscal), mantiene una coherencia de intereses dominantes. Pese a las diferencias interoligárquicas, los desplazamientos de los grupos de poder y los cambios en la correlación de fuerzas, existe una real estabilidad en la inestabilidad; la estructura de poder de clases no se modifica de manera sustancial.

A pesar de estar imbuida de la lógica vertical y autoritaria propia de las corporaciones, la elite gobernante suele hacer la defensa retórica y demagógica de la democracia. Igual ocurre con el estado de derecho, la ciudadanía y los pobres versus la antipatria y la subversión, encarnada hoy, en el discurso oficial, por los delincuentes holgazanes del SME. No puede haber una democracia construida sobre la mentira. Tampoco se puede gobernar sólo con propaganda. El estado de derecho en México es una ficción. La colusión delincuencial entre empresarios y gobierno se ha profundizado. Las bandas cleptocráticas operan desde el poder.

La clase dominante necesita encubrir su poder bajo el concepto democracia, aunque ésta sea hueca, formal, de baja intensidad. Para eso tiene bajo control a la industria ideológica de la propaganda. Todo un sistema doctrinal que incluye a los medios de difusión masiva, la industria del espectáculo, el sistema educativo, el político, sus papagayos orgánicos y todo lo que se ha dado en llamar la industria de relaciones públicas. El papel de los medios electrónicos es clave para manipular, engañar a la población y generar una falsa conciencia. El sistema de propaganda del régimen y sus patrocinadores no quiere que la gente piense; debe mantener a las masas estúpidas e ignorantes. Usan el concepto democracia como una forma de control de población. No en balde el golpe gubernamental contra LFC y el SME fue precedido de una intensa campaña de guerra sucia y linchamiento mediático contra la dirigencia del sindicato de electricistas, que adquirió rasgos de una intoxicación informativa.

Es falso que el gobierno de facto actúe en función de los intereses de la población. Calderón administra los intereses de una tiranía privada. Usa al pueblo, sirve al capital. Él y sus amos odian lo colectivo, lo social organizado, la democracia popular. Pero eso no se le puede decir a la gente. El candidato del empleo no podía prometer en campaña, vótenme, voy a despedir a los 44 mil trabajadores del SME, perder un millón de empleos en un año y dejar en la informalidad a 28 por ciento de la fuerza laboral.

Este México no da más. El país requiere un nuevo pacto social, que sólo podrá ser arrancado mediante la lucha y organización populares. Ante el desafío de los de abajo, Calderón apuesta a un Estado de nuevo tipo autoritario y militarizado. Así están las cosas.

 


Publicado por solaripa69 @ 9:31
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios