Jueves, 03 de diciembre de 2009

Migrantes, nuevos esclavos en Estados Unidos: RIIO
IGABE

Para salir de la pobreza en la que viven miles de personas de las comunidades marginadas de la región Mixteca, Adolfo Gómez Hernández, coordinador de la Red Internacional de Indígenas Oaxaqueños (RIIO), señaló que esto orilla a que las personas emigren de sus poblaciones rumbo a los Estados Unidos principalmente, para buscar una mejor alternativa “pero es muy triste la situación de muchos migrantes mixtecos ya que ahora son los esclavos modernos de los estadounidenses, que por miedo a ser deportados y no hablar Inglés y muchos de ellos tampoco español, se quedan a laboral en los campos de fresa y hortalizas principalmente”.
Mencionó que esta situación ha existido desde que los migrantes empezaron a trabajar en la Unión Americana, “pero la esclavitud de migrantes mixtecos se agudizó más por el efecto de la crisis económica ya que muchos patrones están lucrando con esta situación para exprimir a los migrantes en jornadas de trabajo de hasta 16 horas, por lo cual la discriminación es terrible para nuestros paisanos”.
De igual forma dijo que en los migrantes mixtecos y de otros estados, al momento de estar en sus largas jornadas de trabajo apenas tienen tiempo para tomar agua con el fin de que saquen el trabajo para ganar al día 90 dólares “los cuales son insuficientes para sufragar los gastos con los que cuentan”.
Gómez Hernández expresó que “conocemos los campos agrícolas de tomate o uva, los cuales se concentran principalmente en los estados de Oregon y California, donde existe esta discriminación mayor, por el simple hecho de que los migrantes tienen el temor a ser deportados a sus comunidades de origen”.
Manifestó que han hecho pronunciamientos al gobierno del presidente Barack Obama, sin que se tenga respuesta positiva, ya que “la gran mayoría de representantes, tanto republicanos como demócratas, defienden sus intereses, mientras que por otro lado el gobierno de México no hace valer su papel para acabar con esta situación, ya que está esperando que Estados Unidos dé un paso en esta materia, la cual se ve difícil y quizás imposible, que exista una reforma migratoria en el periodo de Obama”.
Mientras tanto, el coordinador de RIIO señaló que no solamente en los Estados Unidos se da este tipo de actos vergonzosos, si no que de igual forma en los campos de Sinaloa, Baja California y Sonora, existe “el coyotaje interno, donde patrones de los campos de uva y hortalizas contratan a indígenas de Oaxaca, Puebla y Guerrero, a quienes les ofrecen sueldos decorosos y una mejor vida, y sólo es un gancho para envolverlos y al final de cuentas, están esclavizados en los campos mexicanos”.
Aseveró que específicamente en la ciudad de Hermosillo, en la colonia 13, existen grandes extensiones de campos de uva “donde se da este tipo de actos vergonzosos de esclavizar a los migrantes mixtecos, sin que ninguna autoridad se preocupe por hacer algo, ni en México ni en Estados Unidos, por lo cual esto no se le puede llamar de otra manera: es esclavitud moderna”, puntualizó.
Cabe señalar que de acuerdo a Lauro Barajas, director de la organización de la Unión de Campesinos de America (UFM, por sus siglas en inglés), fundada en 1962 por César Chávez, el más emblemático líder agrario que ha tenido Estados Unidos, señalan que los migrantes “son trabajadores sin los cuales Estados Unidos no podría vivir y sin embargo son invisibles, nadie les oye, nadie les defiende, nadie se preocupa por ellos, a no ser por las organizaciones que buscan el reconocimiento de sus derechos laborales”.

Asimismo la UFM calcula que más de un millón de trabajadores agrícolas son empleados tan sólo en California, del cual 80 por ciento son indocumentados, la mayoría son individuos temerosos, dice Barajas. Tienen miedo a ser despedidos y deportados. Esa condición de vulnerabilidad permite que sean sometidos por contratistas y propietarios de los campos agrícolas. Encerrados en un puño y explotados muchas veces hasta morir.

Demandan reestructurar la AEI ante inoperancia
Misael Sánchez / Tiempo

El mando único en las corporaciones policiales es un fracaso y ante el embate de la delincuencia los oaxaqueños se encuentran en riesgo, opinaron abogados entrevistados por Tiempo.
Ante la incapacidad de la Agencia Estatal de Investigaciones del Estado (AEI) para esclarecer un gran número de crímenes ocurridos en Oaxaca durante los últimos meses es urgente reestructurar a la corporación, dijo ayer Luis Manuel Rueda Alcalá, presidente del Colegio de Abogados de Oaxaca.
“Ya es tiempo de investigar la presencia de elementos foráneos, traídos del Distrito Federal y otros estados de la República Mexicana porque todo parece indicar que cada vez hay más corrupción en la corporación”, señaló.
A su vez, el penalista Martín Aragón Martínez manifestó que la corporación no ha dado resultados porque los cambios sólo han sido de nombre ya que pasó de ser la Policía Judicial del Estado (PGJE) a Policía Ministerial del Estado y luego AEI.
“La separación de la policía investigadora, de la Procuraduría para que esté al mando de la Secretaría de Seguridad Pública no ha dado resultados”, apuntó.
Rueda Alcalá, por su parte, dijo que desde hace 20 meses en que Alan Loren Peña Argueta asumió la dirección de lo que fue la Policía Ministerial no se han tenido resultados en las investigaciones de varios crímenes de alto impacto.
Refirió que los excesos de los elementos de la corporación siguen estando a la orden del día y la ciudadanía todavía no ha olvidado la participación de elementos de la AEI, hace medio año, en el asalto con armas de cargo a la terminal de autobuses AU, con un saldo de 2 muertos.
El abogado penalista Martín Aragón dijo que la corporación debe reestructurarse y también que sus elementos deben capacitarse para ser una policía científica.
Manifestó que la corrupción ha sido un freno para la investigación de muchos delitos, pero también se pronunció en contra de la intervención de las fuerzas castrenses en la persecución de los ilícitos en Oaxaca.
“Es indispensable que se depure a la policía auxiliar del agente del Ministerio Público en la investigación de los delitos, porque aunque ya no dependen del Procurador sí le restan credibilidad a la procuración de justicia”, dijo.
Por último, indicó que gran parte de los hechos delictivos que ocurren en Oaxaca son una responsabilidad de las policías municipales y estatales, las cuales deben garantizar mediante la prevención la comisión de delitos, sin embargo, al final, una vez cometidos los ilícitos corresponde a la Agencia Estatal de Investigaciones detener a los responsables.

Condena Gabino Violencia Y Pide Seguridad Para Ciudadanos                        

 

Escrito por Lino Cervantes   

Miércoles 02 de Diciembre de 2009 16:56

Lino Cervantes. 02/12/09. A la luz de los recientes asaltos y crímenes que han sucedido en fechas recientes en el estado, el senador Gabino Cué Monteagudo advirtió que corresponde al ejecutivo estatal investigar y dar con los responsables para que haya castigo ejemplar a quienes cometen este tipo de delitos.

Con investigación exhaustiva y la aplicación de la justicia sin miramientos se pueden esclarecer éstos y otros crímenes de muchos oaxaqueños y oaxaqueñas que han quedado sin resolver, es decir impunes, dijo el legislador.

Para el político oaxaqueño el rebrote de actos de violencia tienen que ver con el fracaso de la política de seguridad del gobierno de Ulises Ruiz, pero además por la falta de resultados en las áreas encargadas de procurar e impartir justicia.

Remitió a los ciudadanos el sinnúmero de casos sin esclarecer desde el más connotado personaje hasta el más modesto ciudadano.
Cué Monteagudo consideró que el aumento de la violencia está directamente relacionada con la falta de eficacia y profesionalización de las policías, con la impunidad que para castigar el delito prevalece en la entidad y con la corrupción de cuerpos y jefes policiacos, que son males que en el caso de Oaxaca se acrecienta en la medida que hay un gobierno frívolo y divorciado de la sociedad.

De igual forma, estimó, las condiciones de pobreza y desigualdad existente son el caldo de cultivo para que la delincuencia aumente, por lo que el gobierno estatal debe garantizar condiciones para el empleo y de inversión que repercutan en la economía y en un reparto equitativo de la riqueza.

Por último, Gabino comentó que el gobierno de Ulises Ruiz debe ofrecer garantías a los ciudadanos de que se atiende su seguridad física y de patrimonio, y no se desvían recursos humanos y armamento para vigilar a funcionarios mientras el hampa sigue desatada en diferentes puntos de la entidad.

 

 

Así debe ser el nuevo gobierno democrático de Oaxaca.                                             

 

 

Escrito por Eliseo Alonso   

 

Un gobierno ilustrado que proteja los derechos fundamentales en su sentido más amplio. Un Estado de Derecho Constitucional y Democrático.

Hablar del Estado de Derecho Constitucional, no es lo mismo que hablar del Estado de Derecho Constitucional y Democrático.


Para hablar del Estado de Derecho Constitucional hemos de partir de una premisa indispensable. No todo Estado en la configuración moderna constituye en sí mismo un Estado de Derecho Constitucional toda vez que se impone no sólo la existencia de un Ordenamiento jurídico fundamental, que sea la norma de normas, causa motor del Estado, sino que tal Ordenamiento debe estar impregnado de valores humanistas en favor de los derechos y libertades fundamentales y de todo el conjunto de técnicas y procedimientos que hacen posible su existencia y disfrute ante la invasión, intromisión o actuaciones nugatorias en su contra, sea del poder público o de algún sujeto privado en su dimensión física o jurídica.

Características del Estado de Derecho Constitucional


El Estado de Derecho, se remonta a las proclamaciones de los Derechos Humanos, tanto en Inglaterra, pasando por la Revolución Norteamericana y su Declaración de Independencia (4 de julio de 1776), hasta llegar a la Revolución Francesa y la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789.


El Estado de Derecho se desenvolvió, entonces, en el contexto del discurso liberal por los derechos y libertades individuales, para lo cual jugó un papel de primera importancia el derecho a la propiedad y a la libertad de mercado de la oferta y la demanda.

Por esto, si bien en el siglo XIX se concentró la atención en las libertades individuales, con adherencia de la libertad de propiedad, el siglo XX, en cambio, abrió su puerta en favor de las libertades materiales en la tesitura de los derechos sociales garantizados por el Estado, no sólo en función protectora y controladora, sino ya en función planificadora, interventora, distribuidora y redistribuidora de la riqueza.

Ciertamente, el Estado Social surge a partir de la gran crisis de los años treinta con la caída de las más importantes bolsas de valores de la articulación financiera del sistema capitalista. Empero, la balanza histórica en su favor, venía madurando desde el siglo XIX no ya sólo a través de los pensamientos socialistas, sea utópico, democrático, anarquista o acaso simplemente científico en la visión de Carlos Marx; sino por hechos revolucionarios que constituyeron verdaderas afrentas al status quo: como la Revolución de 1848 y la Comuna de París de 1871.


La entrada al siglo XX dio pase a la Revolución bolchevique de 1917, siendo que en 1918 se proclamó en la Unión Soviética la Declaración de los Derechos del Pueblo Trabajador y Explotado.

Nuestro País, por su parte, con la Constitución de 1917 conectó la libertad individual con los derechos sociales, siendo el primer país que elevó a grado constitucional ambas dimensiones como síntesis entre libertades formales y libertades materiales.

El Estado Social de Derecho se convirtió en la preferida formulación política y jurídica, la cual no fue más que la consecuencia necesaria de un devenir histórico en permanente conflicto verbal y armado entre sistemas, países e ideologías antitéticas.

La permanencia debilitada de regímenes fascistas, luego de la Segunda Guerra Mundial, tanto en España bajo la dictadura de Franco o en Portugal con Salazar, sin olvido de la dictadura de Grecia, permitió el afinamiento de conceptos, perspectivas y alcances para un potencial y seguro proceso Constituyente en favor de la democracia, una vez fenecidas las dictaduras. Y así, los respectivos procesos Constituyentes dieron a luz Constituciones bajo la tonalidad del Estado Social de Derecho, pero con agregado directo y expreso de la democracia no ya sólo como sistema donde se garantiza la voluntad mayoritaria en los procesos electorales, en sus distintas modalidades, sino como parte de la organización interna del Estado y de la sociedad civil.
Además, se resalta de forma implícita pero necesaria, la presencia de la democracia como sistema único y garante de los Derechos Fundamentales, sin que pueda concebirse el Estado de Derecho en forma distinta o antagónica a la democracia.

Qué significa entonces el Estado de Derecho Constitucional y Democrático


Los derechos sociales responden a una serie de cuestionamientos que pueden hacerse para entender el por qué de su incorporación en las constituciones de los países, estos cuestionamientos pueden argumentarse así:

De qué me sirve a mí como ciudadano la libertad de mercado, es decir, que yo pueda dedicarme a cualquier actividad económica lícita, para ser competitivo en el mercado de la oferta y la demanda, si no existe la posibilidad de un salario justo que cubra las necesidades mínimas de mi subsistencia, si no existen empleos para todos, cuándo podré entonces capitalizarme para ser un empresario y competir con los dueños de la industria, por ejemplo.

 

Cuál es el significado de mi derecho individual de libre tránsito si no obtengo el suficiente dinero para viajar ni siquiera en mi propio país. Si no hay vías de comunicación que conecte mi población marginal con las grandes ciudades.

Es decir, no puede haber derechos individuales sin derechos materiales, económicos. La desigualdad económica en el mundo, es un hecho. El estado tiene que procurar disminuir esa desigualdad si se dice democrático para que los gobernados entonces si puedan gozar de sus derechos individuales.

Significa pues que el Estado de Derecho Constitucional además debe ser democrático, en el sentido de proporcionar a los gobernados los recursos necesarios para vivir en armonía y en sintonía con el sistema económico o sea, con el mercado.

Uno de los grandes teóricos contemporáneos del estado garantista de los derechos fundamentales es el maestro Italiano Luigi Ferrajoli quien sostiene correctamente, entre otras cosas, que no hay formas legales de hacer efectivo los derechos sociales en su gran mayoría, pensemos en el derecho al trabajo por ejemplo, cómo hacer valer mi derecho al trabajo cuando hay un desempleo generalizado. El Estado debería estar obligado a darme empleo pero nadie le hace cumplir esa obligación.

O el derecho a una vivienda digna, cómo obligar al Estado a que proporcione a cada mexicano una vivienda digna, si es necesario tener un trabajo para cotizar en las instituciones de crédito de a la vivienda de los trabajadores, por ejemplo. Y en ese mismo sentido mi derecho a la educación.

El nuevo gobierno democrático en Oaxaca debe ser

 

Así pues la transformación social y democrática de Oaxaca y de todo México, debe tener como principio rector el respeto a los derechos fundamentales.

El gobierno que encabece o emane de la transición a la democracia en Oaxaca no puede seguir soslayando el respeto a tales derechos fundamentales como lo ha venido haciendo el actual gobierno priísta.

Ya no es posible aceptar que el gobierno sólo tenga en mente que los derechos fundamentales a proteger son aquellos llamados de primera generación como la vida o la libertad de tránsito, o la propiedad de las personas. Existen estos otros derechos de segunda generación que son los derechos sociales que el Estado debe procurar su satisfacción.

El Estado debe satisfacer el derecho a la educación, el derecho a una vivienda digna, a la salud, al trabajo, al acceso al mercado de la oferta y la demanda, etc.

El gobierno que emane o que encabece la transformación social y democrática de Oaxaca debe, en ese mismo sentido, impulsar leyes que sancionen a los funcionarios sino satisfacen la exigencia de cumplimiento de esos derechos sociales por lo menos en una parte mínima de tales demandas de la sociedad.

No puede en Oaxaca seguirse dando la violación sistemática de los derechos fundamentales por parte del gobierno y por parte de la misma sociedad organizada.

Se tiene que poner fin al círculo vicioso de la violación sistemática de los derechos fundamentales, que consiste en que el gobierno no atiende ni satisface las demandas más sentidas de justicia social por parte de grupos organizados de la sociedad civil y por esta ineptitud del gobierno, a estos grupos no les queda más que manifestarse, y sin que sea su objetivo ni su intención, violan algunos derechos fundamentales de la otra sociedad civil no organizada, y finalmente para completar el círculo, el gobierno reprime a esos grupos organizados con la supuesta y falsa intención de restablecer el Estado de Derecho y termina violando de forma triple los derechos fundamentales, pues violenta dos veces los derechos de esos grupos organizados de la sociedad civil y deja en la inseguridad personal, en la inseguridad de sus bienes y su económica a la otra parte de la sociedad civil no organizada, violando sus derechos fundamentales como consecuencia....

Termino diciendo que, los oaxaqueños organizados o no, en la búsqueda de la democracia tenemos que buscar también el respeto a nuestro derecho fundamental de tercera generación: nuestro derecho a vivir en paz.

 


Publicado por solaripa69 @ 10:55
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios