Lunes, 07 de diciembre de 2009

Dejan a Ejecutivo castigo a Ulises
Corte termina notificación sobre abusos en Oaxaca

Carlos Avilés
El Universal

La Corte notificó oficialmente al presidente Felipe Calderón, al Congreso de la Unión y al procurador General de la República, Arturo Chávez, la decisión que adoptó el 14 de octubre pasado cuando determinó que el gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, y otros funcionarios de su gabinete son responsables de las graves violaciones a algunas garantías, de mayo de 2006 a enero de 2007, durante el conflicto que se vivió en la entidad.

Con esta notificación, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) dejó en manos del Ejecutivo, de los legisladores y del procurador, la decisión de determinar si retoman o no el informe que elaboró para fincarle responsabilidades penales, políticas, civiles y administrativas al mandatario de Oaxaca.

A partir de ahora, de acuerdo con fuentes del máximo tribunal, dependerá de esas autoridades determinar si el asunto es enviado a “la congeladora y se le da carpetazo”, o si se aplica o no algún tipo de sanción.

La Constitución, en su artículo 97, sólo faculta a la Corte para realizar la investigación, determinar la existencia de violaciones graves de garantías y señalar a los responsables, sin establecer sanciones, porque esa atribución la dejó a otras autoridades.

El 2 de diciembre pasado, la Corte notificó al Presidente y al Congreso los puntos resolutivos que adoptó el 14 de octubre, y se preveé que esta semana les haga llegar el documento completo que terminó de redactar la ministra Margarita Luna Ramos.

Para el máximo tribunal, el informe refleja “la verdad” sobre lo que ocurrió durante el conflicto magisterial, social y político que se registró en la capital oaxaqueña, por lo que, para dejar testimonio, en los próximos días lo publicará en el Diario Oficial de la Federación y en su portal de internet para que cualquier persona pueda consultarlo.

Notifican a Ulises Ruiz

Derivado de la investigación encabezada por dos magistrados, la Corte concluyó que se violaron garantías en perjuicio de la sociedad civil, entre otras situaciones por la incapacidad de las autoridades para impedir que grupos de civiles “tomaran” edificios públicos, radiodifusoras y con violencia imposibilitaran el comercio y el trabajo pacífico, afectando el acceso a la educación, el libre tránsito y la justicia.

En ese periodo, afirma, se violaron gravemente 10 derechos y garantías: los derechos a la vida, al acceso a la justicia, a la integridad personal, a la propiedad y a la posesión, a la educación, a la paz y a la información, y las garantías de libertad de trabajo, de tránsito, de pensamiento y expresión.

Al gobernador se le responsabilizó por no intervenir ni garantizar la seguridad y la paz social a lo largo de nueve meses.

En opinión de la mayoría de los ministros, no existe ninguna atenuante en la participación que tuvo Ulises Ruiz en la violación grave de garantías.

El informe también se le hizo llegar al gobernador y al Congreso local de Oaxaca.

No utilizar presupuesto con fines electoreros pide PRD
Iván Castellanos / Tiempo

El diputado local del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Jesús Romero López, demandó que el presupuesto del 2010 no sea utilizado con fines electoreros, ya que debe tener un sentido social y no populista.
En tanto, Omar Blas Pacheco, vicepresidente de la Mesa Directiva del VI Consejo Político del sol azteca, consideró que la comparecencia del secretario General de Gobierno no es más que la representación de una obra teatral ante la evidente incapacidad por buscar la estabilidad en la entidad.
Romero López afirmó que el presupuesto debe utilizarse para abatir los altos índices de marginación y pobreza de Oaxaca, así como para reflejarse en más ingresos a los bolsillos de los ciudadanos.

“Vivimos tiempos de crisis económica, y ante ello es fundamental darle un rostro social y humano, de lo contrario abonaremos a la incertidumbre y desesperación de miles de familias al utilizarlo con fines electorales”, manifestó el diputado del sol azteca.
Destacó que el presupuesto de 48 mil millones de pesos para Oaxaca se integró por un golpe a la economía nacional, ante el incremento al IVA e ISR; como fracción parlamentaria vigilaremos que los recursos públicos no sean politizados por priistas y panistas, sostuvo.
Por su parte, Blas Pacheco avizoró una crisis de gobernabilidad en puerta por el autoritarismo de algunos funcionarios.
Detalló que las comparencias tienen un formato parco y con una actitud de simple trámite, sólo para dar cumplimiento a lo dispuesto por la ley, para darle paso a la glosa del quinto informe de gobierno.

Manifestó que las condiciones de desatención a la problemática política y social de la entidad, no son las más adecuadas. Se mantiene el control político y social en la entidad con fines electorales, con autoritarismo y falta de diálogo en la búsqueda de soluciones a los conflictos políticos y sociales de las comunidades, expresó.
Esto ha provocado una explosión de más inconformidades por doquier. “La Secretaría General ha dejado a un lado su encomienda de dar estabilidad y paz social a las comunidades en la búsqueda de la solución a sus conflictos. Ahora, las autoridades son verdaderas pandillas de ladrones, caracterizadas por la malversación y desvío de los fondos municipales, corrupción, tráfico de influencias, enriquecimiento ilícito y violación a las garantías individuales”, aseguró Blas Pacheco.

“Hechos Aislados”   

 

Escrito por Mario Arturo Mendoza Flores   

En la mayoría de los oaxaqueños, existe la percepción de que la inseguridad y la violencia se encuentran en niveles nunca antes vistos.

Asaltos a plena luz del día en céntricas calles de la ciudad, feminicidios sin responsables en la cárceles, asesinatos arteros de líderes sociales con total impunidad, enfrentamientos entre bandas juveniles sin intervención policial y muchos delitos más que no son denunciados por que la víctima simplemente ya no confían en las autoridades ministeriales o por que lo considera una pérdida de tiempo. Y no son hechos aislados, como algún despistado lo declarara recientemente; basta con leer los diarios de circulación estatal, o con platicar con un familiar o amigo, para corroborar que se trata de situaciones recurrentes y ordinarias.

Lo acontecido el día 1 de diciembre, al que ya se identifica como "martes rojo", viene a ser la confirmación de aquello que el propio Ulises Ruiz y sus mandos policíacos se niegan a ver: su rotundo fracaso en materia de seguridad. Es por eso que la ciudadanía les demanda resultados y justicia, y ya no declaraciones irresponsables y cínicas que lo único que provocan es la irritación de una población harta de ver cómo la estrategia de seguridad del gobierno estatal, se reduce tan sólo a asignarles los elementos de custodia suficientes a los funcionarios de primer nivel y a sus familias. Por lo que queda más que claro que quienes están "aislados" de la realidad que les aqueja a la mayoría de los oaxaqueños, lo son esos gobernantes que para poder transitar con tranquilidad por nuestras calles, disponen de todo un operativo de protección y de seguridad a sabiendas que de otra manera no podrían hacerlo. No son "hechos aislados", sino "gobernantes aislados" y en consecuencia desconocedores de la realidad que prevalece en el estado. Por eso terminan por declarar lo que declaran; de risa.

De ahí que la inseguridad haya aumentado, porque las medidas que con bombo y platillo se anuncian y se aplican en el estado son sólo sintomáticas y a menudo superficiales; su única finalidad es la de influir en la opinión publica para contener los comentarios que demandan la renuncia inmediata de los mandos policíacos y hasta del propio gobernador. De qué sirve -claro aparte del "ten per cent"-- que se adquiera mayor equipo y patrullas si enseguida estas son guardadas por que no hay presupuesto para más policías, ni para gasolina y para refacciones que permitan cuando menos que cada colonia o municipio cuente como mínimo con una unidad que les garantice rondines periódicos por sus calles. A eso se le llama demagogia abundante y no "hechos aislados". La percepción auténtica de la sociedad es que los jefes policiales no perciben nada de que lo sucede a su alrededor, con eso de que ni siquiera son oaxaqueños.

El arrebato de la vida en forma intencional y cobarde, no conoce de colores, ideologías, credo, sexo o estatus social; por eso es repudiable tanto la muerte de Leonardo García Cruz, humilde indígena y luchador social asesinado tan sólo por demandar mejores condiciones para su comunidad; o la de la doctora Alejandra Sandoval Carballido, por las razones que hayan sido; o la del dirigente de los vendedores ambulantes Roberto Mendoza López, quien aun contando con el afecto de quienes ostentan el poder, fuera acribillado en forma vil y cobarde. La interrogante que surge de inmediato entre la ciudadanía es la siguiente ¿si eso le sucede a un distinguido militante del partido del gobernador, entonces qué podemos esperar los ciudadanos comunes? No deseo omitir el condenable asesinato del joven Daniel Porras quien con su trabajo honesto sólo pretendía llevar un ingreso extra a su casa, así como la del policía privado Teófilo Martínez quien tuvo la mala fortuna de estar en el lugar y en la hora equivocados. Ojalá que sus muertes no vengan a engrosar esa interminable lista de homicidios impunes. Justicia es lo que se demanda y no declaraciones frívolas.

Abundando sobre el tema les comparto que platicando en días pasados con un grupo representativo de empresarios, uno de ellos me decía: "Se tiene la equivocada percepción que a un inversionista le gusta adquirir riesgos; nada más falso que eso. Por el contrario, buscamos seguridad para depositar nuestros recursos en empresas que generen nuevas fuentes de empleo, y en Oaxaca no contamos con esa seguridad; ni la social, ni la patrimonial" Y no se trató de un "hecho aislado" porque de inmediato los demás emprendedores se adhirieron a tal afirmación. Otro de ellos externó: "a poco no se han dado cuenta que muchas familias que tenían sus empresas en Oaxaca se han ido a vivir a Puebla, a Veracruz y hasta a Chiapas; por que en esos estados encuentran la seguridad y la paz que aquí en Oaxaca no se nos quiere brindar. La extorsión, los levantones y la venta de "seguridad" son las causas por las que han decidido retirarse y cerrar sus negocios" Sin palabras; pero sí muy preocupante.

No se trata pues, como equivocadamente lo declaró Ulises Ruiz, de "hechos aislados", sino de una constante y triste realidad que prevalece en todo el estado, quizá algunos delitos particulares como los levantotes han disminuido en la capital, pero se han movido hacia otras ciudades del estado, sólo que no tienen la misma difusión dada la carencia de medios informativos. Urge; remarco, ¡urge! que los Consejos Consultivos Ciudadanos en materia de seguridad cumplan con el propósito de su constitución y cuánto antes les informen a aquéllos que no conocen y no saben lo que sucede en el estado, el gran problema que la inseguridad les representa.

Bastaría con que les dijeran que no se trata de "hechos aislados"

 

 

 

El “Teletón” y sus artimañas

 

Fernando Buen Abad Domínguez

Rebelión

 

 

Además de recaudar las cifras record que los organizadores del TELETON [1] dicen necesitar, pretenden instalarse como lideres morales de una idea bizarra pergeñada por una burguesía filantrópica. Aunque los organizadores hagan maroma y media para relativizar los beneficios que recauda TELEVISA [2] , el espectáculo en su totalidad es denigrante y soez si, especialmente, se lo contrasta con el papel histórico de las empresas que, año con año, se camuflan de solidarias ante lo que en la realidad cruda les importa un bledo. Con el TELETON, y otros desplantes que ellos llaman “solidarios”, pretenden saldar su cuota de “Responsabilidad Social de las Empresas”. Y muchos aprovechan la pachanga para subirse al desfile de la bondad televisada.

Mientras tanto el gobierno espurio aplaude a sus padrinos y jefes mediáticos, les disculpa todo (incluso el pago de impuestos) y les prepara donativos que exceden los pertinentes al TELETON. Ya se anuncia la entrega disfrazada de negocios jugosos en televisión, radio, prensa, Internet, telefonía... el monopolio TELEVISA atendido cariñosamente por los burócratas que financia. Es decir, sus empleados con cargo al erario. Celebran alegremente su hipocresía y aprovechan todo para invisibilizar el desastre económico-político en que han hundido al país: “Las cifras hablan por sí solas. En 2009 el PIB mexicano cayó un 5,5 por ciento, según cálculos oficiales del gobierno. No obstante, la OCDE dice que la caída será aún más abrupta, un - 8 por ciento. El déficit fiscal está en aproximadamente 400.000 millones de pesos y el próximo año se prevé que suba hasta los 500.000 millones de pesos. El gobierno de Calderón está decidido a poner todo el peso de los recortes al gasto público sobre los hombros de las masas.” [3] Este en un negociado literalmente “espectacular” comercia con las donaciones, con la generosidad de las personas y con el déficit nacional de atención a la salud. Usan a los millones de discapacitados como señuelo de una estratagema mediática que les sirve de parapeto para esconder las millones de canalladas que hacen en las pantallas y detrás de ellas.

Exhibir “discapacitados” les resultó buen business

El desprestigio internacional de TELEVISA recibe un lavado de cara anual en el que se manosea sin pudor el drama de millones de personas carentes de toda atención pública en materia de salud. Esta payasada ocurre plagada con luces y sonrisas de farándula en un escenario de hipocresía monstruosa mientras el país entero se hunde en pandemias, desnutrición, obesidad, dengue, sida... las empresas patrocinantes, de la mano de TELEVISA, hacen un negocio estelar con imagen de humanitarios. Es falso que apoyen una causa noble, lo que hacen es usarla para alimentar a la bestia de la publicidad y la mercadotecnia que les mueve fortunas y les provee coartadas para evadir millonadas en impuestos. “La verdad de todo es que las empresas hacen un enorme negocio al aparecer en un horario estelar con el mayor rating de la televisión, y lo que las empresas buscan es precisamente esa imagen hipócrita de filántropos humanitarios, cuando en realidad se están haciendo publicidad a muy buen precio.” [4]

Escondido en toda esa parafernalia farandulera se incuba una moral discriminatoria que hace de los discapacitados un objeto de uso y exhibición obscena. Se deforma la realidad televisivamente con lloriqueo políticamente correcto. Obligan a los discapacitados a ser cómplices de un modo de pedir limosna de manera nice, moralista y discriminatoria. Aunque parece que todos se conduelen y solidarizan, aunque se dice y se aparenta un gesto fraternal... aunque pongan cara de compungidos y derramen lágrimas televisivas, en el fondo lo que están diciendo es que debemos “ayudar” a los discapacitados que están “mal” nosotros los que estamos “bien”. Que el abandono se arregla con dádivas, que la conciencia se lava con limosnas. Con la pedantería de clase que exudan sus inflexiones de voz, con el tonito gomoso de la “gente rica”, con el sonsonete bobalicón de los niños de papi... se infecta y empeora el moralismo burgués que muestra glamoroso su amor por el prójimo y sanciona a aquellos que se atreven a cuestionar los principios, los medios y los fines de este circo mediático de la sensiblería manipuladora.

No está mal hacer un bien... lo que está mal es comerciar vanidades con eso

La “discapacidad”, con sus penurias e injusticias, debe ser atendida con las exigencias éticas, médicas y psicológicas más avanzadas, y tal atención no puede ser obra de la “buena voluntad” burguesa sino del ejercicio socialista de un derecho que, precisamente, el capitalismo le ha conculcado a la humanidad. El gobierno comete un crimen social si abandona sus obligaciones en materia de salud pública en manos de comerciantes. El gobierno comete un crimen si abandona los conceptos y las ganancias de una mega-colecta al criterio mercantil de unos cuantos que deciden a su antojo mass media lo que vale y lo que no vale. Más temprano que tarde habrá que poner en su lugar ésta afrenta impúdica e impune y habrá que garantizar la obligación y el derecho de procurar justicia social y atención médica universal, no con dádivas. Hay personas “discapacitadas”, muchos son niñas y niños, presa de una farándula oportunista, hipócrita y racista. Tal cual la vemos en la tele.

 


Publicado por solaripa69 @ 10:09
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios