Lunes, 28 de diciembre de 2009

 Ruta segura a la alternancia.

 Esfuerzo De Partidos y Ciudadanos Por Alianza, Ruta Segura Hacia La Alternancia: Gabino Cué        

RIOaxaca.
 El esfuerzo de los partidos políticos, pero sobre todo de la ciudadanía organizada para conformar una gran alianza opositora que dispute con amplias posibilidades los poderes estatales en el 2010, es una ruta segura hacia la alternancia tantas veces anhelada.
Así lo consideró Gabino Cué Monteagudo de visita en comunidades rurales de la sierra norte para dar a conocer los trabajos realizados durante su gestión en el senado de la República.
En este marco, saludó de manera entusiasta las decisiones que recientemente han tomado o están por tomar sus órganos de gobierno interno, y a través de sus dirigencias estatales, los partidos PAN, PRD, PT y Convergencia rumbo a la integración de un solo frente electoral con miras a los comicios del próximo 4 de julio.
Asimismo, reconoció la incesante actividad que han realizado en los meses recientes ciudadanos y actores políticos y sociales comprometidos con la lucha por la democracia, misma que se ha cristalizado en varios documentos y propuestas que pretenden ser ejes sobre las cuales gire un programa para la transición democrática.
"Vista la perpetuación de camarillas y grupos de poder que a lo largo de ocho décadas han sumido a la entidad en una pobreza insultante, la única forma de cambiar de raíz este estado de cosas es unificándose por objetivos comunes, y en este esfuerzo nadie debe quedar fuera", estimó Cué Monteagudo.
"En la lucha por la democracia, la libertad y contra la injusticia, todas y todos los oaxaqueños son indispensables, porque cada quién puede aportar un granito de arena por la construcción de un mejor presente y futuro para todos", finalizó diciendo el senador de la República.

 No más prebendas al “pulpo” camionero, dice legislador perredista
Iván Castellanos / Tiempo

El coordinador de la bancada del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el Congreso local, Jesús Romero López, aseguró que aprobar un incremento al costo del pasaje será una nueva lesión a la economía de las familias oaxaqueñas, ya que se está buscando reducir las rutas, lo que generaría un doble gasto.
El incremento contemplado, indicó, se tiene proyectado en un peso con 50 centavos, lo que llegaría a 6 pesos. Esto sería otorgarle más prebendas al “pulpo camionero”.
Manifestó que por el incumplimiento de los propietarios de las líneas de transporte urbano, de mejorar la calidad en el servicio a los usuarios, el sol azteca, no permitirá un incrementó pretendido para el 2010, en 1 peso con 50 centavos, para quedar en 6 pesos.
Por ello exigió a las autoridades de la Cotran desechar toda pretensión de los empresarios transportistas de incrementar el precio del pasaje, más aun “con argumentos falaces de reordenar la rutas dividiendo los trayectos largos”.
“Eso no es más que una ambición desmedida de los transportistas al ocasionar que los usuarios aborden más autobuses para llegar a su trayecto y con ello provocar un aumento al doble, señaló Romero López.
Expresó que a dos años de aprobarse el incremento al precio del pasaje del transporte urbano, a cambio del compromiso de los transportistas de mejorar el servicio y sacar de circulación autobuses con más de 20 años de operación, éstos han incumplido, señaló.
Exigió un reordenamiento eficiente hecho por profesionales, para que junto con las autoridades se establezca un orden en las rutas y se someta a los transportistas al estado de derecho.
Sin embargo, hasta el momento los propietarios de las cuatro líneas de transporte urbano en la capital, no han cumplido cabalmente lo que ellos mismos firmaron en minutas de acuerdo con las autoridades, y ahora pretenden reordenar, a su juicio, las rutas y endosar a la economía familiar el incremento al precio del pasaje a 6 pesos”.
Desde aquel 25 de diciembre del 2007, cuando la Coordinación del Transporte (Cotran) avaló el alza de un peso al precio de la tarifa de los autobuses urbanos, los acuerdos sólo se han cumplido administrativamente, explicó.
Hasta el momento no ha existido un compromiso de palabra por parte de los propietarios de las cuatro líneas de transporte, “porque en la vía de los hecho no se puede esconder la irresponsabilidad de los transportistas”.
Acusó que siguen contaminando, prestando el servicio de transporte con unidades en muy malas condiciones, generando caos vial, contaminación auditiva y ocasionado la pérdida de vidas humanas por corren a exceso de velocidad”, aseguró.

Tercera, última llamada

Gustavo Esteva

 

Este miércoles 30 empezará en San Cristóbal un seminario internacional de reflexión y análisis. Se presentará ahí el libro que recoge las intervenciones en el coloquio internacional en memoria de Andrés Aubry que tuvo lugar hace poco más de dos años. Se prolongará hasta el 2 de enero, por lo que es también, sin proponérselo, una celebración del aniversario zapatista.

En el inmenso legado de Andrés destaca especialmente Chiapas a contrapelo, que es sobre todo una agenda de trabajo. La publicó en 2005 –dos años antes del infortunado accidente, el 20 de septiembre de 2007, ocurrido cuando se aprestaba a viajar 3 mil kilómetros, manejando su automóvil, para asistir al Encuentro de los Pueblos de América, en Vícam, Sonora, y alcanzar a la otra. Estaba celebrando sus 80 años…

Acostumbrado a empacar en el presente el pasado y el futuro, Andrés tenía de por sí anticipaciones notables. Vio con claridad lo que se venía.

Estos tiempos terribles y militarizados dibujan una crisis. Nada funciona porque nada puede funcionar como antes; esta crisis no se parece a las muchas en que la pericia del sistema supo sortearlas, ya tiene visos de estar en la fase terminal. No sabemos si es solamente un escalón del declive caótico del sistema, el anuncio de un colapso, o la lenta agonía de los robustos longevos, piensa Andrés. Pero sabemos que es un tiempo de transición y que ya se divisa un después.

Son instantes de peligro, un trágico momento de oscilación, porque algo que era indispensable para el funcionamiento del sistema se está quebrando o desestabilizando. Se trata, empero, de dolores de parto. Viene algo nuevo, tierno, vulnerable, frágil, pero inevitablemente otro: un mundo nuevo.

El viento sopla a nuestro favor. Estamos ante el relámpago “que ilumina al sujeto histórico en el instante de peligro, porque son tiempos en los que la libertad y la iniciativa tienen más oportunidad exitosa que en las crisis rutinarias de los periodos de robustez sistémica. Este momento fugaz e irrepetible solicita la responsabilidad y el compromiso, porque es el de la elección… que normará otro orden mundial, aquel del cambio social”. Todo depende de que se logre la elección que se hace colectivamente. Todo es cuestión del tino con que se viva este tiempo irrepetible.

Es hora de Chiapas, Chiapas pivote, Chiapas bisagra, Chiapas puente ístmico… Lo que será es imprevisible, tan sólo se puede inferir que el futuro de Chiapas, y de todos los Chiapas del mundo, depende del tipo de mundo elegido en este momento excepcional.

Necesitamos como nunca la memoria. Tampoco los muertos estarán a salvo del enemigo si éste vence. Si se apaga nuestra memoria, los muertos que construyeron nuestra historia no tienen cómo interpelarnos.

Para tomar con tino la decisión en este tiempo único, necesitamos pensar el mundo desde el sujeto histórico formado en el lento proceso de acumulación de fuerzas. Entre quienes lo forman están algunos que han vivido siempre en crisis: han participado activamente en la guerra más larga de la historia, una guerra de 515 años. Otros son recién llegados: fueron creados por la estrategia neoliberal. Sus memorias son diferentes, pero su experiencia es similar. El grado de destrucción y estupidez a que ha llegado el sistema no tiene precedentes. La degradación moral de las clases políticas alcanzó ya extremos insoportables.

El sujeto histórico, esa agregación variopinta y multiforme de los oprimidos de siempre, enfrentó en los 90 otro instante de peligro. El alzamiento zapatista fue el relámpago que le permitió despertar, como reconocieron todos los movimientos antisistémicos en Seattle, hace 10 años, cuando tomó la calle una peculiar coalición de anarquistas, ambientalistas, sindicalistas, monjas, gays, chicanos, indígenas y muchos más. Parecían venir de ninguna parte, pero procedían de multitud de movimientos sociales bien experimentados que empezaron finalmente a vincularse, sufrieron sus propias crisis internas y preparan ahora, desde sus tejidos locales, nuevas propuestas de acción.

La segunda llamada llegó en 2005. El zapatismo puso en riesgo cuando había conseguido para impulsar una alternativa eficaz a la obsesión electoral, que atraía de nuevo la atención pública en México y otros países latinoamericanos. Contra toda experiencia, se abrigaba de nuevo la ilusión de que bastaba un líder carismático y un diseño de ingeniería social para generar el cambio. Parecía posible renovar la desprestigiada tradición estatalista. Fue una llamada urgente y ruda que muchos no quisieron escuchar, entretenidos con el canto de las sirenas electorales.

Ha llegado el momento de la tercera y última llamada. Es la hora de comenzar. Como dijo el Sup, al menos una vez, cada siglo, el pueblo mexicano dice No.

México: Despilfarro en “Seguridad”.

 

Escrito por Pedro Echeverría V.   

1. Los mexicanos pierden cada año 106 mil millones de pesos a consecuencia de la comisión de delitos en sus diversas modalidades, se trata del costo que representa para las víctimas directas e indirectas de los crímenes. De acuerdo con un estudio realizado por el especialista en seguridad pública Carlos Mendoza se determinó cuál ha sido el costo de la inseguridad en México y asegura que, además de los costos que deben pagar las víctimas, el gobierno invierte el equivalente a 60 mil millones de euros. Con base en las Encuestas Nacionales sobre Inseguridad realizadas por el ICESI, que encabeza José Luis de la Barreda, Carlos Mendoza desarrolló una serie de estudios en los que encontró que México gasta ocho por ciento de su Producto Interno Bruto en el combate a la inseguridad y la violencia, publicó hoy el periódico La Jornada.

2.  México gasta en seguridad el ocho por ciento de su PIB que es exactamente el porcentaje que, según la UNESCO, desde hace más de 50 años nuestro país debió aplicar en educación nacional reduciéndolo al 4 por ciento. También ese dinero que se derrocha en “seguridad” le hace mucho más falta a los servicios de Salud, pues de acuerdo con las principales conclusiones del informe anual de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), titulado "Panorama de la Sanidad" presentado, México se encuentra entre los países socios que destina menos a la salud, tan sólo 675 dólares por persona al año en comparación con los 6 mil 41 dólares por persona en Estados Unidos o los 5 mil 352 en Luxemburgo. O sea, los dos renglones más importantes: los servicios de salud y educación están abandonados.

3. Si hacemos memoria podríamos recordar que otra vez México aparece entre los últimos lugares en inversión en educación y salud reconocido por organismos internacionales; pero también no se puede olvidar que, por el contrario, ocupa los primeros lugares en corrupción gubernamental, en distribución injusta, totalmente desigual de la riqueza (multimillonarios en las listas de los hombres más ricos del mundo y primeros lugares en población con miseria y desnutrición) y ahora en inversión en fuerzas de seguridad nacional. Imagínese: EEUU invierte 10 veces más en la salud de cada persona y lo mismo sucede en producción de profesionistas, investigadores y porcentajes de estudiantes matriculados donde países como EEUU y Canadá tienen porcentajes muy elevados. Esta situación les otorga enormes ventajas.

4. Pero estas inversiones en seguridad significan el criterio represor, por no decir fascista, de los gobiernos mexicanos que en vez de procurar por el camino pacífico y civilizado de la salud y la educación de nuestro pueblo, han tomado el camino de la violencia al buscar “acabar con la inseguridad” mediante la represión. Los únicos aplaudidores de incrementar las fuerzas del ejército, la marina y las policías, así como el establecimiento de Estados de sitio son los poderosos empresarios que no saben como esconderse tras los gigantescos capitales que han acumulado como producto de la explotación y los negocios. Estas inversiones multimillonarias para “la seguridad” empezaron a crecer al mismo ritmo que el desempleo, los miserables salarios y la miseria entre la mayoría de la población comenzaron a incrementarse.

5. Ningún tonto puede ser engañado con la creencia de la derecha reaccionaria que piensa que “de pronto los seres humanos de las colonias pobres y miserables o los campesinos se hicieron malos y comenzaron a asaltar y secuestrar” o que “simplemente se convirtieron en flojos que buscan el dinero fácil”. Hasta principios de la década de los ochenta, antes de la plena imposición de la economía neoliberal privatizadora, la situación económica y política era “soportable”. ¿Qué pasó después? Vino la gran devaluación, en gigantesco endeudamiento, la supervisión de nuestros programas económicos por los EEUU y el FMI, la asunción al poder del proyecto empresarial, el desplome de los empleos por el cierre de empresas micros y pequeñas y todo el “río revuelto” que entregó el poder a banqueros y negociantes de las bolsas de valores.

6. ¿Alguien pensó que las millones de familias desempleadas se iban a morir de hambre junto a sus hijos mientras los ricos se hacían súper millonarios con las devaluaciones, los bancos y las bolsas? Como alivio surgió el ambulantaje y el trabajo informal siempre calumniado y perseguido por los empresarios. Se incrementó a más de medio millón anual en número de mexicanos que arriesgaban la vida cruzando la frontera en busca de ingresos en los EEUU; creció enormemente el número de niños de calle, los limosneros, la prostitución, todo tipo de negocios chuecos, los asaltos y los robos; pero también el número de creyentes de las diferentes iglesias que iban a refugiarse a su religión. ¿Podría algún argumento estúpido seguir hablando de flojera e irresponsabilidad de los trabajadores cuando las estadísticas de desempleo señalan lo contrario?

7. Los gobiernos neoliberales de De la Madrid, Salinas, Zedillo, Fox y Calderón, en lugar de establecer la concordia, los acuerdos, los proyectos para incrementar las inversiones y los empleos; en vez de abaratar los créditos e impulsar proyectos campesinos, ciudadanos, etcétera, para instrumentar la ocupación del mayor número de personas, hicieron exactamente lo contrario. Fortalecieron a una clase política ávida de ocupar cargos gubernamentales para que avale sus posiciones y entregaron mayor poder a una clase militar para reprimir el descontento que ha surgido a varias partes del país por la agudización de los problemas económicos. El actual gobierno panista –que llevó al ejército a las calles y que amenaza con su discurso de “mano firme” y de “ni un paso atrás”- ha extremado la represión y las amenazas contra todo tipo de protestas.

 


Publicado por solaripa69 @ 9:47
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios