Lunes, 11 de enero de 2010

Radio y televisión alimentan el aborregamiento de la gente

Han hecho creer que no había otra que aumentar precios

Lo que padece hoy la economía popular es resultado de la prepotencia, el cinismo y la saña del grupo que gobierna al país. Priístas y panistas aprobaron los impuestos y el aumento a las gasolinas, y de manera mafiosa los gobernadores del PRI se repartieron el botín

Ciro Pérez Silva

 Periódico La Jornada.

El aborregamiento que alimentan los medios electrónicos de comunicación entre millones de mexicanos ha hecho creer a la gente que no había más alternativas ante la crisis que aumentar impuestos, incrementar el costo de las gasolinas y por ende el de todos los productos. Nosotros presentamos más de una vez un proyecto alternativo que, sin impuestos ni aumentos, resolvía el déficit de las finanzas públicas, promovía la producción y protegía el empleo, aseguró Andrés Manuel López Obrador.

Lo que padece hoy la economía popular es resultado de la prepotencia, el cinismo y la saña del grupo que gobierna al país, afirmó en entrevista con La Jornada.

Son prepotentes porque desde septiembre, al margen del Congreso, decidieron los aumentos, y son cínicos porque saben que con el control de los medios, principalmente de la televisión, pueden tripular las decisiones, manipular y determinar el modo de pensar de ese grupo de mexicanos que todavía está adormilado y que sigue creyendo que en México no hay de otra, que sólo existe la voluntad de la mafia que gobierna al país.

–¿Qué parte de la crisis se resolvió al aumentar impuestos y precios?

–No resolvieron siquiera el déficit fiscal. Nosotros denunciamos, y hay constancia de ello, que los aumentos los acordó la cúpula que encabeza Carlos Salinas y que operaron sus empleados Manlio Fabio Beltrones en el Senado, Francisco Rojas en la Cámara de Diputados, Felipe Calderón desde Los Pinos y el gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto.

Y no sólo nos manifestamos dos veces en la Cámara y una en el Senado en contra de los aumentos, sino que presentamos dos iniciativas: una para promover la austeridad republicana y otra para terminar con los regímenes especiales, particularmente la consolidación fiscal, cerrándole el paso a la cantaleta de que no hay de otra.

Con la primera iniciativa se hubieran conseguido ahorros por 200 mil millones de pesos y con la segunda se obtendrían 300 mil, es decir, 140 mil millones de pesos más que el déficit de las finanzas públicas, indicó.

No resolvieron siquiera el problema de los recursos del gobierno, menos aún el de la carestía para millones de mexicanos.

–¿Qué pasó con sus propuestas?

–Al final, priístas y panistas se pusieron de acuerdo, aprobaron los impuestos y el aumento a las gasolinas y al gas, y de manera mafiosa Peña Nieto y los gobernadores del PRI se repartieron el botín o lo que van a obtener con este nuevo sacrificio de los mexicanos, especialmente en los estados donde este año habrá elección a gobernador.

–Usted advirtió desde septiembre de ese aumento de los combustibles y de lo que eso significaría para el costo de bienes y servicios.

–Dijimos que el aumento a las gasolinas era lo que iba a propiciar más carestía. Entonces preguntaban que de dónde sacaba yo eso, cuando nosotros sabíamos ya de ese pacto de la mafia. Ahora la gente está padeciendo mucho por esos aumentos, y el PRI y el PAN se echan la culpa unos a otros de manera hipócrita, y todo esto con el acompañamiento de los medios de comunicación. De repente aparece como noticia principal en todos los periódicos que Manlio Fabio Beltrones se queja de los aumentos a las gasolinas, cuando él fue parte de quienes pactaron esos aumentos. Sin embargo, aparece como el paladín de la defensa de la economía popular, y en la mayor parte de los medios no se dan los antecedentes ni se le cuestiona para nada.

–¿Por qué trata de desmarcarse el PRI de ese acuerdo?

–Porque es parte del recambio que ya echaron a andar los de la mafia del poder. Ahora está permitido ningunear a Calderón, cuestionar al PAN, pero ya no se toca al PRI ni a Peña Nieto, porque es su proyecto para 2012 y en eso tienen mucho que ver los medios de comunicación.

–¿De qué forma?

–Hay que ver cómo promueven a un actor como virtual presidente de la República. Peña Nieto es el candidato de la tele, es el candidato de Emilio Azcárraga y de la mafia de la política, con todos los riesgos que eso implica. Al mismo tiempo que impulsan a este actor, en una operación de recambio han dejado caer al PAN y a Calderón.

–Ante esto, ¿que es lo que hace su movimiento?

–Nosotros tenemos que concientizar a la gente sobre cómo opera esta mafia que ha venido medrando a costa del sufrimiento de la mayoría de los mexicanos, y llamar a su integrantes por su nombre. Hablar de Carlos Salinas, Claudio X. González, Roberto Hernández, Emilio Azcárraga, de los 10 hombres más ricos del país.

La gente se enoja con los políticos o con los voceros de las cadenas de televisión o radio, cuando ellos sólo son empleados. La culpa del desastre nacional es de ese grupo de potentados que no vamos a poder frenar si la gente no participa de manera ordenada para buscar una verdadera democracia. Hay que crear conciencia de que las instituciones están al servicio de esa cúpula, de que no hay estado de derecho.

–¿Cómo hacerlo con la presencia tan fuerte de los medios electrónicos?

–Hay que entender que el hombre es producto de su circunstancia y no menospreciar el poder de los medios electrónicos. Es mucho mayor de lo que uno se imaginaría la influencia que tienen sobre la población. Esa especie de aborregamiento que se está dando, de falta de conciencia, de adormilamiento entre la gente, es producto del incesante bombardeo de los medios, sobre todo la televisión.

“Ahí está la clave de todo, el principal sostén del régimen opresor es el control que ejercen a través de la televisión. No olvidemos que 75 por ciento de la población en México se entera por este medio, y cerca de 15 por ciento a través de la radio.

“Emilio Azcárraga y los dueños de Televisa, que son al mismo tiempo los 10 hombres más beneficiados de la política económica que se ha aplicado, son los que tripulan el pensamiento de millones de mexicanos.

A pesar de esta tremenda influencia, yo estoy convencido de que la gente va a terminar por despertar. Depende mucho del trabajo de concientización que nosotros hagamos. Por eso es importante que este año sea el de la revolución de las conciencias. Mientras no haya un despertar de conciencias, desgraciadamente las cosas no van a cambiar.

"El Vicentillo" desnuda al Ejército
Ricardo Ravelo

MEXICO, D.F., 9 de enero (Proceso).- La declaración ministerial que el año pasado rindió ante la PGR Vicente Carrillo Leyva  vuelve a evidenciar que en las operaciones de los cárteles del narcotráfico no es excepcional la participación de mandos policiacos y militares, incluso de alto rango. En este revelador documento, El Vicentillo, acusado por la PGR de lavar dinero para el cártel de Juárez, menciona qué empresarios, funcionarios y oficiales se asociaron con su padre, Amado Carrillo Fuentes, y cómo se quedaron con parte de la fortuna que amasó en sus actividades delictivas.

Desde que lo encabezaba Amado Carrillo Fuentes, El Señor de los Cielos, el cártel de Juárez –una de las organizaciones criminales más antiguas del país– siempre ha contado con la protección de efectivos del Ejército, así como de las policías estatales y federales.

Estos elementos “cuidaban a mi padre y a mi familia” durante los viajes que realizaban en México y en el extranjero, recuerda Vicente Carrillo Leyva, hijo del capo.

         Agrega que, tras la muerte de su padre, la dirección del cártel fue asumida por su tío Vicente Carrillo Fuentes, El Viceroy, quien ahora  cuenta con una célula de sicarios “mayormente compuesta por exmilitares, siempre fuertemente armados, que se transportan en convoyes, están asentados en Chihuahua y se asociaron con Los Zetas, encabezados por Lazca o Lazcano, para atacar y defenderse del cártel de Sinaloa”.

         Lo anterior forma parte de la declaración ministerial que rindió  Carrillo Leyva ante la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) el 1 de marzo de 2009. Este testimonio se halla integrado en la averiguación previa PGR/SIEDO/UEIDCS/097/2004, cuya copia tiene Proceso.

         Conocido como El Ingeniero o El Vicentillo, Carrillo Leyva dice tener 32 años y fue considerado por la Procuraduría General de la República (PGR) y la Drug Enforcement Administration (la DEA, agencia antidrogas estadunidense) como el prototipo de la nueva generación de narcotraficantes y lavadores de dinero en ascenso dentro del crimen organizado. Se le acusa de varios delitos tipificados en la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada, como tráfico de drogas y lavado de activos.

Su captura derivó en polémica: la PGR afirma que lo detuvo en un parque cuando realizaba su rutina matinal de ejercicios, pero su esposa, Celia Quevedo Gastélum, sostiene que los agentes lo sacaron de su departamento de la Ciudad de México (Proceso 1711).

Carrillo Leyva declaró a la SIEDO detalles sobre las complicidades de su padre con altos mandos militares; habló de los negocios que su progenitor realizó con policías federales y de los empresarios que, según dice, lo estafaron cuando intentó comprar acciones en la Bolsa Mexicana de Valores, primero, y del Banco Anáhuac después.

Carreras técnicas, espejismo promovido por gobierno e IP

La mayoría de los jóvenes que consiguen trabajo perciben bajos salarios y carecen de prestaciones

Karina Avilés / I

 

Periódico La Jornada
Lunes 11 de enero de 2010, p. 34

Cada vez más vulnerables frente a un mercado laboral que les promete a los jóvenes trabajo, dinero y felicidad si se adaptan a los requerimientos, en su mayoría de corte técnico, cerca de un millón 200 mil menores de 25 años no tienen trabajo, los profesionistas desocupados aumentaron en un año de 235 mil a 391 mil, y 2 millones 300 mil profesionales laboran en actividades ajenas a sus estudios.

Pero las carreras de corte técnico tan socorridas por el mercado tienen índices de desempleo igual y a veces mayor que las actividades desdeñadas por la ley de la oferta y la demanda.

Por ejemplo, los egresados del Colegio Nacional de Educación Profesional (Conalep), la institución por excelencia para formar cuadros técnicos, deben enfrentar, al igual que profesionales universitarios, escasas oportunidades para emplearse. De acuerdo con las últimas cifras disponibles, 42 por ciento de los egresados de las carreras técnicas de informática, 48 por ciento de los que estudiaron salud y 39 por ciento de quienes cursaron comercio y administración no trabajan.

Sin embargo, el empresariado insiste en que aquellos que tienen el empleo asegurado son quienes estudian para técnicos, ingenieros y prácticos, pues según Hugo Ítalo Morales, asesor laboral de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), quienes estudiaron historia, letras o filosofía sólo tienen un futuro si se casan con una heredera rica, pues de lo contrario su destino es dar clases en secundaria o preparatoria. Según el Observatorio Laboral de la Secretaría del Trabajo, las ocupaciones que van en franco descenso son, entre otras, las de escritores, críticos, periodistas y redactores.

Aunque las opiniones se dividen y hay quienes insisten en que cursar carreras demandadas en el mercado es tanto como comprar un seguro de vida, algunos expertos, como Aurora Loyo Brambila, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), advierten que ceñir la formación de los estudiantes a lo que en el momento son las necesidades de la iniciativa privada resulta muy peligroso y arriesgado, porque lo que hoy pide el mercado no será igual a lo que exija mañana.

En riesgo de desaparecer

Desde la perspectiva de la política educativa, el subsecretario de Educación Superior, Rodolfo Tuirán, rechaza que la estrategia implementada por la Secretaría de Educación Pública (SEP) sea disminuir o acabar con cierto tipo de formaciones desvalorizadas por el mercado, como las humanidades, en aras de fortalecer las ocupaciones técnicas.

La estrategia, dice el funcionario, es la diversificación de la oferta educativa, con el objetivo de que esto se traduzca en mayores niveles de ocupación, de ingreso y menores niveles de desempleo.

Lo cierto es que con todo y este viraje hacia lo que se ha denominado pertinencia o mayor vinculación de la educación media superior y superior con el mercado de trabajo, los jóvenes no tienen mejores perspectivas. De hecho, alerta el investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Alfredo Nateras, el sector juvenil es el más explotado.

De los 606 mil 500 menores de 25 años que terminaron sus estudios profesionales y tienen empleo, 23 mil 615 no reciben ningún ingreso, otros 23 mil apenas perciben un salario mínimo y su percepción mensual es, en promedio, de 5 mil 264 pesos, de acuerdo con datos de la Subsecretaría de Educación Superior (SES) basadas en la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE).

Por si fuera poco, según estas estimaciones, de ese total de jóvenes, 159 mil 254 carecen de algún tipo de prestación y poco más de 50 por ciento, esto es, 324 mil 100, laboran de 35 a 48 horas.

El proyecto del mercado ha sido muy claro, dice Nateras. No sólo abarca lo económico (a través de contratos por honorarios, sin base, sin derechos de antigüedad, sin aguinaldo o primas vacacionales), sino también lo cultural. De tal suerte que desde el ámbito educativo se ha fortalecido la formación para producir y no para pensar.

En la lógica mercantil, debe existir una sobreoferta de técnicos para saturar el mercado y hacer contrataciones flexibles, es decir, sin seguridad laboral y a bajos sueldos. Así, añade el experto en juventud, de mil técnicos en computación, 100 dirán que sí a lo que la empresa les ofrezca y el resto engrosará las filas del desempleo.

La tasa de desocupación abierta entre los profesionistas es de 5.74, que representa casi 400 mil personas, cantidad similar a la del número de egresados de las universidades al año (430 mil), apuntan las estadísticas de la SES.

No obstante, el desempleo de jóvenes de 25 años o menos con estudios superiores se dispara a una tasa de 14.53; esto significa que más de 103 mil chavos no tienen trabajo. En total, hayan estudiado o no, un millón 162 mil 400 integrantes de este sector no tienen una fuente laboral.

La apuesta gubernamental desde los años 80 ha sido por las carreras técnicas. Tan sólo en los tres años de la administración de Felipe Calderón se han creado 34 institutos tecnológicos, 14 universidades tecnológicas y 19 politécnicas. En un año, de 2008 a 2009, la matrícula de las universidades tecnológicas creció en casi 30 mil jóvenes, ampliación que nunca se había registrado.

En el Conalep se implementaron nuevas carreras en agosto del año pasado para que fueran los empresarios básicamente quienes diseñaran el plan de estudios, confiesa su director general, Wilfrido Perea Curiel. Por ejemplo, añade, en la carrera de operador de aerotransportes, la parte en la que participó el Conalep en el diseño curricular fue mínima, pues casi la totalidad de los estudios los elaboró la Cámara Nacional de Aerotransportes de Carga.

Hoy día, estamos desapareciendo otras carreras que no tienen ninguna pertinencia con el mercado, como por ejemplo, según opina, la de salud comunitaria. Para el directivo, es un mito que ha hecho bastante daño, productivamente hablando, el que se diga que sólo a través de la educación superior el joven tendrá acceso al empleo, al éxito y a la movilidad social.

Sin embargo, la especialista Aurora Loyo enfatiza que los estudios han demostrado que ni la educación técnica, ni tampoco la universitaria, proporcionan hoy día certidumbre sobre la cual se pueda construir un proyecto de vida. No se debe jugar con las expectativas de los jóvenes.

De acuerdo con el informe final de la Encuesta de Inserción de Egresados 2003-2006 del Conalep, 63 por ciento de ellos trabaja y el restante 47 por ciento está desempleado.

De los técnicos con empleo, sólo 47 por ciento tienen un contrato escrito por tiempo definido. Persisten los contratos de forma verbal o de palabra (21 por ciento), mientras que los contratos de tiempo determinado (20 por ciento) son otra forma socorrida por los empleadores de los egresados. Dichos resultados aunados a que sólo las dos terceras partes de los egresados que trabajan tienen seguro social, muestran la relativa precariedad en el empleo de poco más de la mitad de los que laboran, apunta.

Para los empresarios aún es necesario profundizar más esta política. Hugo Ítalo Morales señala que la regla debe ser el trabajo temporal y no el definitivo, porque la industria sólo necesita de un staff de trabajadores y la ampliación de su planta debe ser por breves lapsos.

Para los jóvenes que, como Erick Javier Córdoba, buscan un empleo, lo anterior no es comprensible. Estudió una carrera técnica en electrónica y otra más como maestro de inglés. A sus padres los despidieron hace poco. Dice que no hay opciones para ninguno de la familia porque si hay trabajo sólo es por periodos, además siempre piden experiencia y él no tiene. Por lo menos deberían darte la oportunidad, exige.

Caso Beltrán Leyva: el gobernador de Morelos bajo sospecha
Daniel Lizárraga

CUERNAVACA, Mor., 9 de enero (Proceso).- La PGR ha recabado más indicios de que el gobernador de Morelos, el panista Marco Antonio Adame, pudiera estar implicado en la protección de los hermanos Beltrán Leyva. Sin embargo, la dependencia no ha abierto ninguna investigación sobre una cuenta bancaria que, a nombre del mandatario, traía registrada en su teléfono BlackBerry el exsecretario de Seguridad Pública del estado, Luis Ángel Cabeza de Vaca, al ser detenido bajo la acusación de recibir sobornos del cártel.

La Procuraduría General de la República (PGR) ha robustecido los indicios de que el actual gobernador de Morelos, el panista Marco Antonio Adame Castillo, está involucrado con la red de funcionarios locales encarcelados bajo la acusación de proteger al poderoso cártel de los hermanos Beltrán Leyva.

Después de que Mónica Dalila Rama –esposa del exsecretario de Seguridad Pública del estado de Morelos privado de su libertad por esta causa, Luis Ángel Cabeza de Vaca – manifestó que su marido no había hecho más que acatar las “instrucciones” del gobernador, la PGR, además de registrar el monto de los pagos que el entonces jefe policiaco presuntamente recibía, descubrió que éste portaba un número de cuenta bancaria a nombre del gobernador.    

De acuerdo con el expediente PGR/SIEDO/UEIDCS/166/2009 –al que este semanario tuvo acceso–, en su calidad de secretario de Seguridad Pública de Morelos, Luis Ángel Cabeza de Vaca Rodríguez recibía del capo Arturo Beltrán Leyva pagos por alrededor de 20 mil dólares a cambio de protección, e inclusive policías a su cargo estaban asociados con narcotraficantes en la persecución de algunos delincuentes.

Entre las pertenencias decomisadas a Cabeza de Vaca durante su detención, ocurrida el 15 de mayo de 2009, elementos de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) hallaron un teléfono móvil, modelo BlackBerry, que contenía nombres, claves o apodos de presuntos operadores del cártel de los hermanos Beltrán Leyva y de gente que, al parecer, estaba relacionada con ellos. 

En esa lista aparecieron el nombre del secretario de Gobierno, Jorge Morales Barud, y el del gobernador Marco Antonio Adame, sólo que en el apartado de “notas” dedicado al mandatario se añadió: “Banamex, suc 107 cuenta 8100148”.

Una vez obtenido el dato del expediente, Proceso pudo confirmar que, hasta el cierre de esta edición –el viernes 8 de enero de 2010–, dicha cuenta, a nombre de Marco Antonio Adame Castillo, seguía abierta y que la sucursal de Banamex que la expidió se encuentra a dos cuadras del Palacio de Gobierno.

A lo largo del expediente de 12 volúmenes y miles de hojas con declaraciones ministeriales y pruebas documentales sobre la infiltración del cártel de los hermanos Beltrán Leyva en el gobierno de Morelos no surgió de nuevo el nombre Marco Antonio Adame, pero tampoco se ha trazado una línea de investigación sobre esa cuenta bancaria.

 


Publicado por solaripa69 @ 10:30
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios