Martes, 02 de febrero de 2010

Bodas gays no tienen madre: obispo de Cancún

Hugo Martoccia, corresponsal

 

Periódico La Jornada

Cancún, 1o. de febrero. El obispo de la prelatura Cancún-Chetumal, Pedro Pablo Elizondo, se manifestó en contra de los matrimonios entre personas del mismo sexo. El prelado consideró que esas uniones no tienen madre, y aclaró que la Iglesia católica no es homofóbica, porque es la única institución que se ocupa de ellos cuando se están muriendo de sida.

Elizondo dijo que en el caso de los matrimonios gays, él está del lado de Dios, que ha enseñado que tal unión sólo se da entre varón y hembra. El matrimonio es entre el hombre y la mujer; las otras, las sociedades de convivencia, no son matrimonios, dijo el obispo, “la palabra matri monium tiene que ver con la función de la madre, y en eso no hay madre, porque no tienen madre, eso no es un matrimonio”.

Agregó que la discusión sobre el tema no puede basarse sólo en el aspecto legal. Lo que la Constitución diga es legal, pero la legalidad no agota la realidad, hay que ver aspectos económicos, sociales y sicológicos, afirmó.

 

Rechaza PGR atraer el caso de la masacre en Juárez
Ricardo Ravelo

MEXICO, D.F. 1 de febrero (apro).- La Procuraduría General de la República (PGR) negó que vaya a atraer el caso de los estudiantes acribillados la madrugada de ayer en Ciudad Juárez, Chihuahua, y expuso que sólo coadyuvará en la indagatoria que ya inició la procuraduría de esa entidad, a pesar de que existen indicios de que participaron miembros del grupo armado “Aztecas”, ligados al cártel de Juárez.
    Para ello, integró una acta circunstanciada PGR/CHIH/JUA/130/210-A, cuyos primeros elementos, según informó el área de prensa de los estados, son recortes de notas periodísticas relacionadas con la matanza perpetrada en una casa del fraccionamiento Villas de Salvárcar, a la que se dieron cita unos 60 estudiantes del CBTIS 128, del Colegio de Bachilleres 9 y de la Universidad Autónoma de Chihuahua para festejar un cumpleaños.
    De acuerdo con la PGR, hasta el momento se han contabilizado 14 muertos, 12 de los cuales ya fueron identificados y de dos más se desconoce su identidad.
    Sobre el número exacto de muertos hay datos encontrados: el alcalde de Ciudad Juárez, José Reyes Ferriz, dijo que hasta esta tarde se habían encontrado 16 personas fallecidas durante la masacre que, según datos extraoficiales, se le atribuye a un comando armado presuntamente al servicio del narcotráfico.
    Sin embargo, tanto autoridades locales como federales  presumen que, detrás de la masacre de ayer, podrían haber participado integrantes de la pandilla conocida como “Los Aztecas”, ligados al grupo “La Línea”, vinculados al cártel de Juárez.
    Según la información difundida por medios de comunicación escritos y electrónicos, la masacre se perpetró con armamento de alto poder, entre los que destacan rifles AR.15, los llamados “Cuernos de Chivo”. Sin embargo, la PGR sostiene que en el lugar de los hechos se encontraron casquillos percutidos por pistolas calibres .45, .22 y .9 milímetros.
    La versión inicialmente difundida de que a la fiesta –el supuesto festejo de un cumpleaños-- sólo habían asistido estudiantes, fue desmentida por la PGR y las autoridades de la Procuraduría de Chihuahua, pues ambas instituciones coinciden en un dato: que al festejo asistieron personas de diversas edades, desde los 17 hasta 45 años.
    Además de las personas muertas, la PGR reporta que en distintos hospitales de Ciudad Juárez están internadas 13 más que resultaron heridas durante el ataque armado, el cual inició a una de la madrugada de ayer.
    Según datos oficiales, el ataque comenzó tanto en el interior como en el exterior de esa residencia. Aparentemente, el comando armado trataba de asesinar a una persona –hasta ahora no identificada– que estaba en la fiesta. Ese fue el aparente motivo por el que se inició el tiroteo.
    Tres adolescentes fueron los primeros asesinados, pues cayeron abatidos a tiros; cuatro más fallecieron al ser trasladados al hospital y otros más murieron en el lugar de los hechos.
    De acuerdo con versiones recavadas por las autoridades de Chihuahua, poco antes de la 1:00 de la madrugada los atacantes, todos ellos encapuchados, llegaron al lugar de la fiesta a bordo de cuatro camionetas, con las que bloquearon el acceso a la casa, donde estaban concentrados unos 60 estudiantes que estaban en pleno festejo.
    La procuraduría estatal informó que, con base en testimonios de la gente que se enteró del evento, “los encapuchados comenzaron a disparar  antes de ingresar a la casa y alcanzaron a varias personas que estaban en las viviendas aledañas, marcadas con los números 1308 y 1306.
    Con base en los mismos testigos, “algunas personas corrieron y los persiguieron, otros se refugiaron y otros más fallecieron instantáneamente a causa de los disparos”.
    Buena parte de los testimonios coincide en que tanto los soldados como la policía estatal “llegaron tarde” y a las personas que salvaron, así como a las que llegaron después, les negaron la ayuda y sólo “nos ordenaron que no moviéramos a los cadáveres”.
    El vocero de la PGR, Octavio Campos, informó, vía telefónica, que la PGR no atraerá el caso, aunque sí coadyuvará en las investigaciones que ya realizan las autoridades de Chihuahua.
    Por otra parte, sobre los más de 10 muertos en Torreón, Coahuila, presuntamente encontrados en bares y prostíbulos de esa ciudad, la PGR dijo no tener conocimiento de los hechos más que por las notas periodísticas difundidas por los periódicos Vanguardia y El Siglo de Torreón.

Chihuahua: más de 300 asesinatos en enero; exigen parar campañas

Menores de 20 años, 30% de las víctimas registradas desde 2008

Miroslava Breach Velducea y Rubén Villalpando

Periódico La Jornada

Chihuahua, Chih., 1º de febrero. La masacre de jóvenes en Ciudad Juárez, que ya suma 16 víctimas (la mayoría adolescentes), cimbró los tres niveles de gobierno y las precampañas de los aspirantes a la gubernatura, quienes enfrentan cuestionamientos y señalamientos de fracaso de la estrategia conjunta para combatir el crimen organizado en la entidad.

El asesinato múltiple ocurrido la madrugada del domingo cerró la estadística de enero con más de 300 ejecuciones, 230 en la ciudad fronteriza, y colocó nuevamente a Chihuahua en el primer lugar mundial en violencia.

Víctor Quintana, diputado local del Partido de la Revolución Democrática (PRD), exigió la renuncia de todo el gabinete de seguridad, incluido el procurador general de la República, Arturo Chávez; de las autoridades estatales, entre ellas la procuradora estatal de justicia, Patricia González; del recién nombrado secretario de Seguridad Pública, Gustavo Zabre, y del jefe de la policía de Ciudad Juárez, Julián Rivera Bretón.

Más aún, exigió que se suspendan las precampañas de los panistas Carlos Borruel Baquera y Pablo Cuarón, así como del priísta César Duarte, quienes buscan las postulaciones de sus respectivos partidos en los comicios internos que se efectuarán el 28 de febrero.

Las cosas no están para jugar a la normalidad democrática. Chihuahua se debate en un clima de terror y violencia, señaló el legislador.

Exigió a todos los actores políticos de la entidad un mínimo de congruencia y dejar de hacer proselitismo de inmediato hasta que se controle la ola de violencia que azota Chihuahua desde hace tres años.

El precandidato del PRI le respondió de inmediato y rechazó suspender su precampaña. Aseguró que esa medida limitaría los derechos ciudadanos. Si suspendemos precampañas, luego serán las elecciones, recalcó, y dijo que ante la violencia que sufre la entidad debe adelantarse la entrada en vigor de las reformas para el combate a la delincuencia organizada, aprobadas en el Congreso de la Unión en agosto pasado, cuando él presidió la Cámara de Diputados federal.

Desde el municipio de Namiquipa, el precandidato panista y ex alcalde de la capital Carlos Borruel se comprometió a devolver la tranquilidad a las familias chihuahuenses, pero evitó hablar de las críticas a los operativos policiaco-militares desplegados en el estado desde hace dos años.

Su contrincante en la contienda interna del PAN, Pablo Cuarón Galindo, convocó a los ciudadanos a realizar acciones directas ante la inseguridad, pues las autoridades han sido rebasadas por la delincuencia.

Juárez no aguanta más, ni los chihuahuenses merecemos vivir en un estado constante de temor por la violencia que practica el crimen organizado, transformada en terrorismo, afirmó el precandidato durante una reunión con empresarios en Hidalgo del Parral.

El aspirante censuró que los tres niveles de gobierno se culpen mutuamente por la crisis de inseguridad aduciendo competencias y reflejando incompetencias.

La situación en Juárez está de la chingada. Quién sabe cómo vaya a terminar todo esto, comentó, a condición de omitir su nombre, uno de los principales asesores políticos del gobernador de Chihuahua, José Reyes Baeza Terrazas.

Sostuvo que los llamados homicidios de alto impacto podrían hacer descarrilar las campañas políticas, porque ninguno de los tres niveles de gobierno ha logrado resultados ante los problemas estructurales que han deteriorado el tejido social en Chihuahua, especialmente en Ciudad Juárez.

Las estadísticas ubican a Chihuahua como la entidad más violenta del país durante 25 meses consecutivos, en los que 80 por ciento de las ejecuciones se perpetraron en Ciudad Juárez, que aún es la urbe más violenta del mundo.

El año pasado fue el más violento en la historia contemporánea de Chihuahua, con más de 3 mil 500 ejecuciones, pero sólo en el primer mes de 2010 se han cometido más de 300 homicidios ligados al crimen organizado.

A las cientos de asesinatos cometidos en 2009 a pesar del Operativo Conjunto Chihuahua, que incluye el despliegue de 7 mil soldados y policías federales en la franja fronteriza, se sumó un aumento de más de 300 por ciento en la incidencia de diversos delitos del fuero común.

Según estadísticas de la Subprocuraduría de Justicia Estatal, zona norte, la guerra entre bandas de narcotraficantes en Juárez ha dejado de 2008 a la fecha más de 4 mil 500 víctimas, de los que 30 por ciento son menores de 20 años.

Registros de la dirección de seguridad pública municipal indican que al menos 14 mil adolescentes de entre 13 y 17 años forman parte de alguna de las 521 pandillas que operan en 86 colonias de Juárez, de un total de 800 que existen en la ciudad.

Víctor Valencia de los Santos dejó la semana pasada la Secretaría de Seguridad Pública del estado para buscar la candidatura del PRI a la alcaldía de Ciudad Juárez. La oposición lo acusa de usar el puesto como trampolín político.

 


Publicado por solaripa69 @ 9:44
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios