S?bado, 03 de abril de 2010

Nuevo aumento a gasolinas y diesel; es el sexto en cinco meses
La redacción

MEXICO, D.F., 2 de abril (apro).- El gobierno federal aplicará a partir de este sábado un nuevo aumento a las gasolinas, el sexto en lo últimos cinco meses.
Según la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (Amegas), los aumentos serán de 8 centavos, en el caso de la gasolina Magna, de 4, para la Premium, y de 8, para el diesel.
          De esta manera, los precios al público, a partir de mañana, serán de 8.12 pesos para la Magna; 9.78 pesos para la Premium y 8.48 pesos para el diesel.
          Los aumentos constituyen la sexta alza desde mediados de diciembre pasado, cuando los precios de las gasolinas fueron descongelados.
         Juan Pablo González, presidente de la Amegas, dijo que habían solicitado a las autoridades que, en el caso de la gasolina Premium, ya no hubiera aumentos, debido a que el precio está desincentivando su venta al público.

Daña al sector salud mayor apoyo oficial a programas de seguridad

Tratar la diabetes consume el mayor porcentaje del gasto de las instituciones públicas, señala

Roberto Garduño y Enrique Méndez

 

Periódico La Jornada
Sábado 3 de abril de 2010, p. 26

El gobierno federal ha incumplido su estrategia de garantizar un mayor y mejor acceso a los servicios de salud, porque el gasto destinado al sector se redujo para dar paso a la política gubernamental que incentiva los programas de seguridad y desarrollo social, generando que la cobertura de servicios de salud sólo alcance 82 por ciento de la población total, y la mortalidad infantil se ubique entre los primeros lugares de los países que integran la OCDE, sólo por abajo de Turquía, China y Brasil.

La unidad de evaluación y control de la Auditoría Superior de la Federación de la Cámara de Diputados presentará la semana próxima el análisis de la Cuenta Pública 2008 en el ramo de salud, cuyo documento refiere que en las tareas del actual gobierno resulta indispensable moderar las inequidades y acelerar el camino hacia una mayor igualdad de beneficios.

Entre 2005 y 2008 el gasto en salud creció a una tasa media anual de 3.4 por ciento, convirtiéndose en el rubro que tuvo la menor expansión de los sectores que conforman las funciones de desarrollo social.

“De hecho, su proporción respecto del gasto programable del sector público descendió de 15.1 a 13.2 por ciento en el mismo periodo. El bajo dinamismo que observaron las erogaciones en materia de salud fue resultado de una política gubernamental que incentivó en mayor medida los programas de seguridad y desarrollo social.

De hecho, si se considera el gasto en funciones de desarrollo social, se puede constatar que mientras en 2005 de cada 100 pesos gastados por el gobierno, casi 26 se canalizaban a los programas de salud, para 2008 esa proporción se redujo a 22 pesos, una caída importante teniendo en cuenta los problemas de salud que se han acentuado en el país en años recientes.

Por tanto, frente a la evolución del gasto en salud, su proporción respecto al tamaño de la economía ha sido variable en los pasados cuatro años, pues de representar un mínimo de 2.38 por ciento del producto interno bruto en 2006, se elevó a 2.47 en 2007, y se redujo a 2.43 para 2008.

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) los servicios de salud en México tienen una cobertura de 82.5 por ciento de la población, una de las más bajas en el conjunto de esas naciones, que en promedio rebasan 95 por ciento y en más de la mitad de los casos alcanzan una cobertura total.

Las enfermedades no transmisibles están dominando de manera creciente el perfil de la salud mexicana. Así, mientras en 1950 representaban poco más de 35 por ciento de las muertes, para 2005 subieron a 74.3, y para 2008 aumentaron a 76.4 del total de los decesos en el país.

La diabetes es el caso de mayor importancia debido a su alta prevalencia y es, sin duda, el mayor reto, puesto que el número de muertes por diabetes se incrementó de 67 mil 159 casos registrados en 2005 a 74 mil 968 para 2008.

Además de ser la primera causa de muerte, la diabetes es también el principal motivo de demanda de atención médica en consulta externa, una de las principales causas de hospitalización y la que consume el mayor porcentaje de gasto de las instituciones públicas de salud.

Alta mortalidad infantil

Por otra parte, los indicadores de salud infantil muestran una mejoría en años recientes, y aunque están aún lejos de promedios internacionales, reflejan un avance social en la materia, ya que la mortalidad por enfermedades diarreicas en niños menores de 5 años se redujo de 17.7 por ciento en 2005 a 14.4 por ciento en 2008. La mortalidad por deficiencia nutricional pasó de 8.2 a 6.3 y, por su parte, la mortalidad por infecciones respiratorias también descendió de 8.2 a 6.3 por ciento.

A pesar de esta disminución en los índices de mortalidad infantil, México sigue siendo uno de los países que registran el mayor número de muertes en este sector de la población. En 2006 el país registraba 18.1 muertes por cada mil niños, ubicándose en los primeros lugares de la lista, superado únicamente por naciones como Turquía (22.6), China (24.3) y Brasil (25), además de registrar casi 13 muertes más que el promedio de la OCDE.

A pesar de las mejoras logradas, existe una disminución en la cobertura de los esquemas básicos de vacunación del sector salud. Para el caso de los niños menores de un año la cobertura descendió de 95.2 por ciento en 2005 a 94.5 para 2008, y en la cobertura de niños de entre 1 a 4 años disminuyó de 98.2 a 97.9 por ciento, lo que habla de la falta de una estrategia firme en los programas de vacunación infantil, situación que debe reforzarse ante las crecientes pandemias registradas en años recientes.

Inflación en México, la cuarta más alta de la OCDE
La Redacción

MÉXICO, D.F., 30 de Marzo (apro).- Con una tasa anual de 4.8%, México ocupó uno de los primeros cinco lugares con mayor inflación en el mes de febrero entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Según datos del organismo que dirige el mexicano José Ángel Gurría Ordoñez, México se ubicó en el cuarto sitio, debido principalmente al incremento de 6.0% que registraron los precios de los alimentos a principios de año.

De los 30 países que integran el organismo, la inflación más alta a tasa anual en febrero de 2010 la registró Turquía, con 10.1%,  seguido de Islandia, con 7.8%; Hungría, con 5.8%; México, con 4.8%, y Polonia, con 3.1%.

De acuerdo con datos difundidos por la OCDE este martes, los precios al consumidor de las naciones que la conforman aumentaron 1.9% interanual en febrero, con una baja de 0.2 puntos porcentuales respecto al 2.1% registrado en enero previo.

Esa ligera disminución en la tasa de inflación, añadió, refleja principalmente la desaceleración de los precios de la energía, que aumentaron un 8.4% anual en febrero comparado con el 10.6% de enero.

En el área de la ODCE, los precios de los alimentos bajaron 0.3% anual respecto al descenso de 0.7% de enero de 2010.

Y detalla que en el caso de México, esa alza interanual se debió principalmente al incremento de 6.0% en los precios de los alimentos, en tanto que los precios de la energía subieron 4.2%.

Irlanda y Japón fueron las únicas naciones que registraron una baja en los precios al consumidor a tasa anual en febrero de este año, de 3.2 y 1.1%, respectivamente.

Simulaciones en educación
Axel Didriksson

MÉXICO, D.F., 2 de abril.- Cuando las peores cosas pasan en el entorno cotidiano de las familias, siempre tienen la esperanza de que sus hijos encontrarán en la escuela –por encima de las iniquidades y diferencias étnicas, sociales, etcétera– a un buen maestro que les ayude a superar su situación.

En México, sin embargo, se ha organizado de tal manera la profesión del magisterio que ya no podemos contar con la certidumbre de una buena educación. Esto sucede porque, desde 2008, se acordó sustituir la puesta en marcha de una política de Estado para la profesionalización y el mejoramiento de la labor docente por un engendro que da poder y sostiene intereses particulares, denominado Alianza por la Calidad de la Educación (ACE).

Se trata, efectivamente, de una “alianza”, entre las cúpulas del SNTE y de la SEP, que dispone del control de las plazas del magisterio –que antes se otorgaban bajo la forma de un pase automático al culminar los estudios normalistas– con fines electorales y de negociación con los gobiernos federal y de los estados, en donde lo educativo o la labor del docente tienen muy poco que ver.

Hace unos días se dieron a conocer los resultados del segundo Concurso de Plazas Docentes para 2010 –el primero se produjo a nivel nacional en el curso escolar 2008-2009–, sólo de cuatro estados del país: Aguascalientes, Baja California, Hidalgo y Nuevo León. Este tipo de pruebas, con 110 reactivos, pretenden evaluar cuatro áreas: dominio de contenidos curriculares, competencias didácticas, habilidades intelectuales específicas y normatividad, y ética docente.

Por el método del concurso, por quienes lo organizaron y por quienes en él participaron, los resultados arrojaron una realidad desastrosa. En Aguascalientes, de los 354 aspirantes a una plaza de nivel federal en primaria, sólo 80 alcanzaron un puntaje de “aceptable”; en Baja California, hubo 39 de 345; en Hidalgo, 186 de 671, y en Nuevo León, 293 de 503.

Esto significa que la gran mayoría de los aspirantes a plazas docentes deberán someterse ahora a un “proceso de nivelación académica”, mientras los que alcanzaron un puntaje de “aceptables” serán “elegibles” sólo en función de la disponibilidad de las plazas en cada entidad federativa. No se informa, sin embargo, de dónde salió el padrón de concursantes, quiénes ni con qué criterios se definieron las preguntas del examen, ni de qué manera se evaluó porque, para variar, el grupo que comanda la ACE no rinde cuentas de lo que hace.

Se trata de una simulación que no tiene un impacto importante para el mejoramiento de la profesionalización del magisterio, y los organizadores violan sus propios mecanismos operacionales. Por ejemplo, se dijo que para la promoción e ingreso a todas las nuevas plazas y vacantes definitivas se organizarían concursos nacionales –y no “intermedios”–, convocados y dictaminados por un órgano independiente, pero no se ha publicitado ni transparentado la integración o funcionamiento del mismo; además, esta vez no se invitó como observadores a organizaciones de la sociedad civil, como se había previsto. (Ver, por ejemplo, el pronunciamiento del Observatorio Ciudadano de la Educación en el diario El Universal del 15 de marzo.)

En muchos países se ha desechado la realización de ese tipo de exámenes para dar paso a sistemas de evaluación más completos: con la observación directa de la práctica del maestro en el salón de clases, la referencia de sus pares, la demostración de sus habilidades de comunicación y escritura, su desempeño en el tiempo y sus capacidades de actualización. Los resultados de esa evaluación se relacionan con la puesta en marcha, de manera programada y articulada, de cambios curriculares, de mejoramiento de la infraestructura, de innovación con nuevas tecnologías educativas, y el mejoramiento de las condiciones de trabajo.

Aquí, las escuelas Normales están abandonadas desde hace años. La formación que reciben sus docentes no se corresponde con los actuales paradigmas del aprendizaje; las nuevas generaciones de profesores aprenden lo mismo que las anteriores, y, por si fuera poco, mientras se realizan las pruebas, la SEP está impulsando una reforma curricular en la educación básica (que ha sido profusamente criticada por expertos e investigadores) basada en el desarrollo de “competencias”, mientras los maestros siguen formándose en la práctica del enciclopedismo y de la repetición.

Así, todo va por distintos caminos, con lógicas divorciadas de una verdadera planeación académica de los procesos educativos y de enseñanza; con cambios en los planes de estudio sin que se discutan sus programas; con millones libros de texto que se distribuyen a pesar de las críticas sobre su contenido, y sin saber si cuadran o no con la nueva propuesta curricular; con plazas que se otorgan a una minoría a través de pruebas de contenidos genéricos, mientras que a la gran mayoría de docentes se les exige ahora dedicar horas y horas a preparar a sus alumnos para la próxima prueba ENLACE, Excale o PISA, para mantener esta simulación generalizada; al tiempo que se les convoca a incorporarse a la movilización política para apoyar a los candidatos de La Maestra, como ocurre ahora en Veracruz de forma muy evidente, pero que pasa en todos los estados con elecciones en puerta. ¿Así cómo…?

 


Publicado por solaripa69 @ 12:56
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios