Lunes, 12 de julio de 2010

Quesillo electoral

?

Gustavo Esteva

contra todas las apariencias, la gente no vot? en Oaxaca por Gabino Cu? ni puso en ?l sus esperanzas. Sali? de nuevo a la calle para terminar una de las tareas que dej? pendientes en 2006.

Dicen los analistas que la ciudadan?a decidi? creer en la urna una vez m?s. (Aguayo, Noticias 7/7/10). No es as?. Los oaxaque?os siguen tan descre?dos como siempre. Nunca han confiado en los procedimientos electorales: conocen bien sus horrores, tan interminables como repetitivos. ?Y c?mo creer que los gobernantes representan los intereses de los ciudadanos con gente como Murat y Ulises Ruiz? No, la principal de las instituciones de la democracia, la fe en ella, nunca se estableci? en Oaxaca.

Para el 4 de julio, adem?s, todo mundo sab?a que era una elecci?n de Estado: el gobierno emple? todos sus recursos legales e ilegales para inducir el voto y controlaba los ?rganos electorales. Ni siquiera cuidaron las apariencias. Ruiz confiaba en imponer a su guardaespaldas, pero prepar? una ruta de escape: si perd?a, las evidentes irregularidades llevar?an a anular las elecciones. Podr?a as? prolongar su mandato: un congreso bajo su control nombrar?a al interino. Fue una elecci?n de Estado? en que el Estado perdi?. Es esa la primera lecci?n de la jornada electoral.

La coalici?n contra natura que postul? a Cu? no pod?a hacerlo en nombre de una ideolog?a, un programa o una plataforma. No era por algo, sino contra algo; as? se constituy?. Consigui? su prop?sito? pero no podr? llegar m?s lejos. Los partidos que la forman s?lo ejercer?n una forma de voluntad colectiva para seguir desmontando la estructura mafiosa que los exclu?a o somet?a o en algunas cuestiones puntuales en que coinciden.

Los analistas sostienen que las enormes expectativas de cambio de los oaxaque?os constituyen el principal desaf?o que enfrenta Gabino Cu?. No hay tal. Es cierto que se gan? ciertas simpat?as por la dignidad y mesura que mostr? durante sus siete a?os de campa?a por la gubernatura; por ser el ?nico candidato que recorri? todos los municipios de Oaxaca, cuando los visit? con L?pez Obrador; y por su gesti?n como presidente municipal de Oaxaca. Pero la mayor?a de la gente no vot? por ?l, sino contra el grupo mafioso enquistado por 81 a?os en el poder, y pocos abrigan esperanzas de que podr?, desde el gobierno, realizar los cambios que hacen falta.

Gabino Cu?, por todo eso, est? solo. La cargada de costumbre es enga?osa. Tendr? en contra a lo que queda del PRI, a los caciques e incluso a los partidos que lo eligieron. A pesar de su legitimidad formal y de alguna popularidad en ciertos sectores, s?lo podr? gobernar si lo hace con los ciudadanos. Muchos electores votaron con incomodidad, contra sus convicciones m?s profundas, como una t?ctica de lucha que nada tiene que ver con la democracia formal. Seguir?n ejerciendo su propio poder, para la transformaci?n de Oaxaca. Muy pocos ponen sus esperanzas en el nuevo gobernador. S?lo si los tres niveles del gobierno aprenden a obedecer a los ciudadanos organizados, cosa por dem?s dif?cil, podr?a asegurarse la transici?n pac?fica a una nueva sociedad que la gente est? buscando.

Desde la noche del 4 de julio, en la celebraci?n, pudieron verse los s?ntomas de la nueva perspectiva. Era fascinante observar a j?venes barricaderos de 2006 que ese d?a emplearon su organizaci?n consolidada para votar y vigilar las urnas, e inmediatamente empezaron a preparar los siguientes pasos. Como ellos, miles de personas, en las m?s diversas organizaciones, dedicaron la semana a organizar movilizaciones e iniciativas. Saben que los pr?ximos meses ser?n dif?ciles, por los coletazos del dinosaurio, pero no creen que los siguientes vayan a ser f?ciles.

Buena parte de quienes eligieron en 2008 a Barack Obama se sienten hoy frustrados y desencantados: no ha cumplido sus expectativas. No parecen haber escuchado las advertencias del candidato Obama: No les pido que crean en m?, sino en ustedes mismos; En la Casa Blanca no podr? resolver los problemas actuales, pero ustedes pueden. El 4 de noviembre de 2008, empero, quienes lo eligieron se dedicaron a festejar el triunfo? y en su mayor?a se sentaron a esperar que arreglase el desastre que hab?a dejado su antecesor.

Puede verse con claridad el contraste. Al usar la trinchera electoral, bajo circunstancias peculiares, los oaxaque?os no trasladaron la esperanza de transformaci?n a una persona o a un sistema viciado. Lo hicieron para remover un obst?culo del camino, plenamente conscientes de que el abierto ahora para ellos plantear? dificultades cuya superaci?n no depender? de los funcionarios reci?n elegidos, sino de ellos mismos, de su capacidad organizada de generar el cambio que urgentemente necesitan.

Pe?a Nieto, el gran perdedor
Jesusa Cervantes

M?XICO, D.F., 9 de julio (apro).- Las elecciones del pasado 4 de julio no desbancaron al PRI de su posici?n como primera fuerza electoral del pa?s, aunque los resultados s? impactar?n en los diferentes grupos pol?ticos priistas rumbo a las elecciones del a?o pr?ximo y en las presidenciales del 2012.

???????? El experimento de las alianzas PRD-PAN que dio tres gubernaturas, modifica la configuraci?n electoral del pa?s pero no afecta la supremac?a que el PRI mantiene en el Congreso de la Uni?n, lugar de donde el pr?ximo candidato presidencial de ese partido sacar? gran parte de su fuerza.

???????? Actualmente, en la C?mara de Diputados el PRI y su aliado el Partido Verde suman 258 esca?os, lo que les da la mayor?a simple y la posibilidad de cambiar leyes a su antojo, adem?s de marcar la agenda del pa?s.

???????? Del otro lado, suponiendo que la alianza se traslade al Poder Legislativo, con la precaria representaci?n que tiene el PRD (71 legisladores) y los 143 diputados del PAN, apenas suman 214 votos, insuficientes para generar presi?n en discusiones tan importantes como las del Presupuesto de Egresos y la Ley de Ingresos para el 2011.

???????? Hasta antes del 4 de julio, la mayor?a de los diputados priistas estaban ?alineados? con el gobernador del Estado de M?xico, Enrique Pe?a Nieto. Sin embargo, ahora, con la p?rdida de Oaxaca, Puebla y Sinaloa, cuyos actuales gobernadores son incondicionales del mexiquense, el candidato de Televisa, que parec?a ir solo en la carrera presidencial, podr?a perder el apoyo de 39 legisladores de esos estados.

???????? La raz?n es muy simple, al no tener un gobernador priista que los cohesione en un solo inter?s, esos legisladores tendr?n la v?a libre para transitar por donde quieran y vender caro su voto.

???????? En el Senado de la Rep?blica, el PRI de Manlio Fabio Beltrones, por el contrario, se consolid?, pues por medio de candidatos allegados a ?l, no s?lo arrebat? al PAN la gubernatura de Aguascalientes, sino que, adem?s, recuper? Baja California, el emblem?tico basti?n panista. En ese estado gan? los cinco municipios: Tijuana, Mexicali, Ensenada, Tecate y Rosarito.

???????? Ahora, a los escasos 45 diputados incondicionales que tiene en C?mara de Diptuados, Beltrones podr?a sumar a su causa los 39 legisladores de Oaxaca, Puebla y Sinaloa que quedar?n ?hu?rfanos? a partir del 1 de septiembre.

???????? De acuerdo con comentarios que han surgido dentro del propio grupo legislativo del PRI en San L?zaro, ser? dif?cil que esos 39 ?huerfanitos? se alineen nuevamente a Pe?a Nieto, pues el pasado 4 de julio vieron que no pudo. A Beatriz Paredes, dirigente nacional del PRI y tambi?n aspirante presidencial, dif?cilmente se unir?n, pues no s?lo no pudo frenar las alianzas PAN-PRD, sino que, adem?s, expuso al PRI a un desgaste innecesario cuando se descubri? el famoso pacto Pe?a Nieto-Gobernaci?n.

???????? Pero la ?ltima palabra a?n no est? dicha. Todav?a falta ver si el PRI retiene Veracruz y Durango, de no ser as? habr?a otros 25 legisladores que pensar?n mucho antes de darle nuevamente su apoyo incondicional a Enrique Pe?a Nieto.

???????? Por todo esto, el gran perdedor de las elecciones del pasado 4 de julio no fue el PRI, sino m?s bien Pe?a Nieto, el precandidato que parec?a ir solo en su carrera por la Presidencia. Pero la gran tragedia para el joven priista no termina ah?, todav?a le falta una de las pruebas m?s dif?ciles: la elecci?n de gobernador en su estado, el pr?ximo a?o. Y si como ya han advertido PAN y PRD, hacen otra alianza, sus posibilidades de que retenga para el PRI esa emblem?tica entidad se reducen mucho m?s, y se desmoronar?a de tajo su ambici?n presidencial.

???????? De perder el Estado de M?xico ?la ?joya de la corona? de las elecciones locales--, la fidelidad a Pe?a Nieto de los 45 diputados de esa entidad tambi?n estar?a a prueba.

???????? Quiz? por eso, mientras todo mundo hac?a pron?sticos para ver qui?n ganar?a el 4 de julio, Beltrones insisti? en que ?en lo que se deber?a estar pensando es en el 5 de julio?.

???????? Si Beltrones logra, si no equiparar, por lo menos, reducir la gran ventaja de respaldo que Pe?a Nieto tiene entre los diputados, eso se ver? en los pr?ximos d?as, cuando se discuta en un posible periodo extraordinario de sesiones la Ley Nacional de Seguridad.

???????? Hay que recordar que dicha ley fue operada por Beltrones en el Senado de la Rep?blica y frenada por un sector castrense respaldado por algunos simpatizantes de Pe?a Nieto.

???????? Votar dicha ley en periodo extraordinario ser? prueba de que el segundo aspirante a la candidatura vuelve a entrar a la carrera que Pe?a Nieto parec?a estar ganando sin problema alguno.

???????? Sin embargo, entre los propios priistas sigue rondando una pregunta que no ha tenido respuesta. ?Qui?n est? detr?s de Pe?a Nieto y de Beltrones? Algunos siguen pensando que es el mism?simo Carlos Salinas de Gortari.

???????? No hay que perder de vista los efectos que tendr? el 4 de julio en el PRI de la C?mara de Diputados, el cual parece que dej? de ser totalmente pe?ista.

Astillero

?Peor por conocer? Rumores en Bucareli.? Acelerar el 2012

Oaxaca y la APPO

Julio Hern?ndez L?pez

Mucho se insiste en que ha llegado a su t?rmino la vida pol?ticamente ?til del actual secretario de gobernaci?n, el artificialmente enflaquecido Fernando G?mez-Mont, cuyos arreglos est?ticos hab?an sido pensados para una duraci?n m?s larga, eventualmente incluso para la candidatura presidencial a la que el abogado invariablemente negaba viabilidad aunque sus nuevos posicionamientos parec?an encaminarse a buscar de hecho lo que de palabra negaba. El afamado litigante carece ya de la respetabilidad pol?tica que es indispensable para dialogar y negociar con dirigentes de partidos, l?deres de bancadas legislativas, gobernadores y la diversa fauna que conforma la clase pol?tica mexicana. Esa devaluaci?n no proviene solamente de sus errores personales ?que son muchos?, sino tambi?n del uso enredado y enredoso que del poder ha hecho el jefe de ese bando, Felipe Calder?n, quien practica las dif?ciles suertes de instruir en un sentido a alguno de sus subordinados e inducir a otro a descalificar y derrotar las posiciones del anterior y de negar ante algunos lo que a otros asegur? y dejar entrampados a algunos, o a todos, en funci?n de los zigzagueos, desconfianzas, cesiones, claudicaciones, retrocesos y contradicciones que forman el portafolio b?sico de acci?n pol?tica del licenciado Calder?n.

En caso de que se produjera la tan cantada remoci?n del hermano de quien fue escandaloso funcionario de Fonatur, Calder?n estar?a en condiciones de trazar nuevas l?neas en el tramo, cada vez m?s acotado, de la pol?tica nacional que le toca formalmente conducir. Una lectura fr?a del panorama general le llevar?a a presentar en Bucareli una propuesta de di?logo y apertura que le permitiera llevar en cierta calma el lapso que a?n le queda como usuario de Los Pinos. Pero resulta que en ese entorno oficial corren versiones de que el bando ocupante de la casa presidencial apuesta por el endurecimiento, entre otras cosas porque all? se considera que los resultados electorales recientes fortalecen al panismo-calderonismo y confirman el ?xito que puede acompa?ar a estrategias y t?cticas fuertes, de confrontaci?n y audacia. Aun cuando en esos c?rculos ?ntimos se sabe de la satisfacci?n que al esposo de la se?ora Margarita le produce el sacarse de la manga las cartas menos pensadas (el nombramiento del propio G?mez-Mont es ejemplo de esa pasi?n por el secretismo), hay voces que promueven la idea de que a las oficinas de Gobernaci?n podr?an llegar personajes como C?sar Nava o Javier Lozano, tenidos ambos como grandes triunfadores en las tareas oscuras que les fueron encomendadas: el desfalleciente prometido de la cantante Patyl?, en el sostenimiento de las alianzas electorales con el PRD y otros partidos, y el secretario del trabajo en los casos de electricistas y mineros perseguidos y reprimidos.

La reinstalaci?n de la ilusi?n electoral, una semana atr?s, mediante reacomodos grupales que en el fondo significan m?s de lo mismo, tambi?n han acelerado los procesos internos partidistas rumbo a las postulaciones de 2012. En el PRI, Enrique Pe?a Nieto sigue siendo el puntero indiscutido, pero el nuevo reparto de gubernaturas ha reducido la distancia entre el gobernador del estado de M?xico y su principal competidor, el senador sonorense Manlio Fabio Beltrones Rivera, que se prepara para retomar la funci?n de controlador real del Senado que para efectos de simulaci?n y en pago en vitrina por servicios recibidos ha dejado en manos del perredista-beltronista Carlos Navarrete. En el PAN, la flacura extrema de la caballada ha hecho que pretendan aparecer como opciones tanto el senador Santiago Creel como la diputada Josefina V?zquez Mota, mientras Calder?n mantiene en su regazo, con el riesgo de asfixiarlos, a las presuntas opciones fuertes, pertenecientes a su entorno bons?i.

Astillas

Flavio Sosa Villavivencio ser? diputado de representaci?n proporcional en el nuevo Congreso oaxaque?o. Aun cuando el movimiento social de 2006 fue lo suficientemente plural y espont?neo como para que no hubiera jefes o l?deres ?nicos u oficiales, Sosa gan? presencia nacional, al grado de que el foxismo ?ya en concordancia operativa con el calderonismo? decidi? aprehenderlo traicioneramente, exhibir mediante cobertura desproporcionada su traslado a una prisi?n de alta seguridad y mostrar en su persona el castigo institucional que se puede dar a un opositor mediante acusaciones prefabricadas y procesos ama?ados. Ahora, en su condici?n de diputado local, podr? dar curso a las voces que se sumaron a la campa?a de Gabino Cu? a pesar del fantasma indeseable de las alianzas perre?nicas y los compromisos de elite que conllevan. Una de las paradojas del desenlace oaxaque?o es que una parte del proceso social identificable como APPO acab? desembocando en los cauces electorales para desahogar cuando menos el punto b?sico de frenar la continuidad de la tiran?a sangrienta de Ulises Ruiz. Pero la fuerza y las expectativas de ese movimiento social-APPO deber?n mantenerse firmes y en alto para evitar que todo acabe en una institucionalizaci?n de la esperanza y en dosificaciones comprensibles de cambios. Siendo ?l mismo una v?ctima de las maquinaciones criminales de los poderes federal y estatal, a Sosa le es dada la oportunidad de empujar desde la C?mara oaxaque?a las transformaciones legales del futuro y propuestas de justicia, sobre todo relacionadas con los muertos, heridos, secuestrados, torturados y perseguidos por la insurrecci?n social de 2006?

Y, mientras ha terminado el Mundial de Futbol con el pulpo Paul como personaje estelar, ?hasta ma?ana, con el panismo estirando lo m?s que le es posible en Veracruz y Durango!

?


Publicado por solaripa69 @ 9:40
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios