Lunes, 09 de agosto de 2010

Nuestros mandos son pura basura

Rub?n Villalpando

Peri?dico La Jornada

Ciudad Ju?rez, Chih., 8 de agosto. Agentes que participaron en el amotinamiento del s?bado dieron a conocer que su jefe inmediato, Rodolfo Salom?n Alarc?n Romero, El Cham?n, carece de grado en la Polic?a Federal y encabezaba el agrupamiento juarense pese a que su nombre figura en una narcolista encontrada por militares el a?o pasado en Sinaloa.

El Cham?n apenas lleg? a Ciudad Ju?rez el primero de julio pasado, pero ya organizaba ruidosas francachelas de madrugada, con prostitutas y personajes que llegaban en veh?culos de lujo; adem?s de tener a su disposici?n una camioneta King Ranch edici?n especial que estacionaba a la entrada del hotel La Playa, se?alaron los denunciantes.

?Los jefes guardan en los Rinos ?camiones blindados? la droga que le cargan a los detenidos?, y otro de ellos, Joel Ortega Montenegro, tambi?n estar?a en la lista de mandos a sueldo del crimen organizado en Sinaloa, estimaron los polic?as.

Nuestros mandos son pura basura. Reportan muchas detenciones porque est?n de acuerdo con agentes ministeriales de la Procuradur?a General de la Rep?blica (PGR), a fin de capturar inocentes y cargarlos con droga para que paguen fuertes cantidades, relataron los denunciantes antes de que los acusados fueran llevados al aeropuerto vestidos de civil y trasladados en avi?n a la ciudad de M?xico en medio de fuertes movilizaciones.

Este domingo apareci? una pinta en la que se dijo que el hombre cuyo cad?ver descuartizado se ubic? en un centro comercial de Palacio de Mitla esquina con Margarito Herrera, es un polic?a federal que colaboraba con Joaqu?n El Chapo Guzm?n.

Los mismos agentes que acudieron al sitio confirmaron que la v?ctima era uno de sus compa?eros, pero la Subprocuradur?a de Justicia s?lo refiri? el hallazgo realizado la noche del s?bado, se?alando que le arrancaron manos, pies, cabeza, piernas y brazos, y los regaron a espaldas del establecimiento.

Este a?o ya murieron 78 polic?as en Ciudad Ju?rez, 20 de ellos federales, y el n?mero total es mayor al registrado en 2008 y 2009, seg?n recuentos basados en informaci?n oficial actualizada.

Narro: la Revoluci?n a?n no ha sido justa con los que menos tienen

Lamenta que s?lo uno de cada tres j?venes tenga la posibilidad de cursar estudios de educaci?n superior

De la Redacci?n

?

Peri?dico La Jornada
Lunes 9 de agosto de 2010, p. 5

Al dar la bienvenida a los alumnos de nuevo ingreso a la Universidad Nacional Aut?noma de M?xico (UNAM), el rector Jos? Narro Robles record? que esta instituci?n ha sido parte significativa de la historia de M?xico y ha contribuido a la construcci?n del presente. Adem?s, que las gestas revolucionarias est?n incompletas, pues en amplios sectores de la poblaci?n persisten condiciones de pobreza y exclusi?n.

Exhort? a los alumnos a hacer el mejor de sus esfuerzos, y dijo que quienes tienen la oportunidad de ingresar a la UNAM deben considerarse privilegiados, pues en el mejor de los casos s?lo uno de cada tres j?venes tiene posibilidad de cursar estudios de educaci?n superior; esta condici?n implica una responsabilidad y un compromiso con la sociedad, con la instituci?n y con uno mismo.

Llegan a una entidad que en unos d?as cumplir? 100 a?os de funcionar como Universidad Nacional, y no es algo menor que haya sido creada cuando el pa?s celebraba el primer siglo de independencia, expres? a los nuevos estudiantes que inician el periodo lectivo 2010-2011, a quienes identific? como la generaci?n del centenario.

El rector Narro Robles subray? que la UNAM ha sido parte significativa de la historia de M?xico y ha contribuido a la construcci?n del presente. Esta es una gran instituci?n, no s?lo por su tama?o, sino por las aportaciones que ha hecho.

La m?s amplia y visible, defini? en una carta abierta a la comunidad, es con la formaci?n de generaciones de profesionales que se han insertado en el aparato productivo, de servicios, en la administraci?n p?blica, en la investigaci?n, en la creaci?n cultural y art?stica, as? como en la generaci?n de nuevo conocimiento y consolidaci?n del sistema nacional de ciencia y tecnolog?a.

En la actualidad, agreg?, la naci?n enfrenta algunos de los desaf?os de siempre, relacionados con demandas que dieron lugar a luchas hist?ricas, y persisten condiciones de exclusi?n. Una de esas expresiones, dijo, se manifiesta en que s?lo, en el mejor de los casos, uno de cada tres j?venes tiene la posibilidad de cursar estudios de educaci?n superior.

Esta ?ltima es esencial, no s?lo para superar las desigualdades, sino tambi?n para que el pa?s alcance niveles de productividad y competitividad internacional, y la educaci?n p?blica, sobre todo, es un instrumento de movilidad social que posibilita mejores oportunidades de inserci?n en la vida social, cultural, pol?tica y econ?mica.

Por ello, exhort? a los alumnos a hacer el mejor esfuerzo. Como parte de esta comunidad acad?mica, tienen una gran oportunidad de conservar y engrandecer el prestigio de la UNAM. A todos ustedes, a nombre de nuestra casa de estudios, les digo: bienvenidos y espero que alcancen el ?xito.

Razones suficientes

Por la tarde, luego de inaugurar el octavo Congreso Internacional de Mayistas, el rector Narro afirm? que s? existen razones suficientes para celebrar el bicentenario de la Independencia y el centenario de la Revoluci?n, pero que debe hacerse con una reflexi?n profunda sobre las carencias, necesidades y problemas que enfrenta el pa?s.

Adem?s, en esta celebraci?n, dijo, debe prevalecer el compromiso de todos de construir una naci?n m?s justa, sin desigualdad ni violencia, y con mejores oportunidades para los j?venes.

Soy profundamente optimista, y pienso que s? hay razones suficientes para celebrar, a la mejor no como lo van a organizar, pero los mexicanos tenemos raz?n de estar orgullosos de nuestro historia, de la biograf?a, de nuestros indios, con su enorme dignidad y grandes aportaciones a la cultura nacional y a la cultura universal, a?adi? el rector en breve entrevista.

Sin embargo, reconoci? que la gesta hist?rica de la Revoluci?n no ha sido justa todav?a con los que menos tienen, e incluso dijo que uno podr?a decir que los mexicanos no celebremos mientras existan en el pa?s estas carencias de seis millones de personas analfabetas, 50 millones de pobres y 20 millones m?s en pobreza extrema, o mientras existan 7.5 millones de j?venes que ni estudian ni trabajan.

Eso tambi?n ser?a injusto; celebremos, pero de otra manera, con el compromiso de contribuir, de ayudar, de buscar un M?xico mejor, m?s justo y sin tanta y profunda desigualdad, sin tanta violencia y criminalidad, con mejores oportunidades para los j?venes, se?al?.

Narro Robles se refiri? tambi?n, a pregunta expresa, al planteamiento del presidente Felipe de Calder?n de abrir el debate en torno a la legalizaci?n de las drogas. El rector se pronunci? en favor de abrir la discusi?n sobre este y otros temas. Hay que hacerlo con gran altura, donde participen quienes m?s saben y quienes m?s han estudiado, quienes m?s conocen un problema tan delicado como es el de las adicciones y lo que gira alrededor de ella, y sobre las grandes complicaciones que tiene eso en todos sentido.

Hay que dar la bienvenida al debate, pero de manera completa, pues desde mi perspectiva no se trata s?lo de alcanzar la legalizaci?n en el uso de una o algunas de las drogas, sino de ver el problema de manera integral, indic? el rector.

Con informaci?n de Jos? Antonio Rom?n

?

Condena de 26 a?os a joven que expuls? al producto en una letrina

Jaime Avil?s y Carlos Garc?a

Peri?dico La Jornada

Guanajuato, Gto., 8 de agosto. Hacia las tres de la tarde del 23 de agosto de 2002, en la desolada rancher?a La Grulla, del municipio de Dolores Hidalgo, Mar?a Araceli Camargo Ju?rez, que para su desgracia acababa de cumplir 18 a?os de edad, entr? en la fosa s?ptica del patio de su casa y, mientras pujaba en cuclillas pensando que ten?a diarrea, expuls? involuntariamente un producto en avanzado estado de gestaci?n. Enseguida perdi? el conocimiento. Al recobrarlo, minutos despu?s, se cort? el cord?n umbilical y, sangrando, regres? a la vivienda.

Lidia Camargo, su hermana mayor, le pregunt? qu? le pasaba. Araceli respondi? que le hab?a bajado la regla pero que se sent?a muy mal. Su mam?, do?a Remedios Ju?rez, que entonces ten?a 60 a?os de edad, sali? a pedir ayuda a un vecino. En medio de fuertes dolores, Araceli fue transportada en una Pick-up al hospital p?blico de San Miguel de Allende, donde la ingresaron al ?rea de urgencias.

Transcurri? largo rato. Do?a Remedios y Lidia esperaban en la antesala. Nadie les daba noticias. De pronto un m?dico les dijo: Ya no se hagan tarugas, ?d?nde est? el ni?o? Madre e hija se miraron at?nitas. ?Cu?l ni?o? No entend?an de qu? les hablaba.

Empezaba a oscurecer cuando ambas fueron llevadas por agentes de la Polic?a Ministerial a una oficina para interrogarlas. Y nom?s preguntaban, ?d?nde est? el ni?o, d?nde est? el ni?o?, cuenta do?a Remedios. Ante sus reiteradas negativas, a ella y a Lidia las enca?onaron con una pistola en la cabeza. Pero qu? iban a decir si, hasta donde sab?an, Araceli no estaba embarazada.

A?n en el ?rea de urgencias, tras la denuncia del m?dico, Araceli ya se encontraba detenida como presunta responsable de infanticidio. Ante los tinterillos, relat?, una y otra vez, que al hacer del ba?o se le hab?a salido una especie de bolsa de pl?stico. ?D?nde?, dec?an sus interrogadores.

En la letrina del patio, respondi?.

En el expediente del caso, copia del cual obra en poder de este diario, consta que a las 10 de la noche de ese 23 de agosto, representantes del Ministerio P?blico iniciaron una inspecci?n ocular en la casa de do?a Remedios, y que, dos horas m?s tarde, encontraron con linternas el cad?ver de un producto del sexo femenino, de 53 cent?metros de longitud, que de acuerdo con la autopsia hubiera vivido una media de 75 a?os.

El s?bado 24 de agosto, en cuanto pudo levantarse de la cama, Araceli fue enviada al Centro de Rehabilitaci?n Social de San Miguel de Allende. Ah? entr? en acci?n un personaje desde todo punto de vista siniestro: la defensora de oficio Mar?a Guadalupe Cruces Luna. Cuenta do?a Remedios:

?Me dijo que ella iba a defender a Araceli, pero que necesitaba mucho dinero. ??Qu? animalitos tiene para vender??, me pregunt?. No tengo ninguno, somos muy pobres. Mi esposo y mi hijo se fueron a Estados Unidos y hace a?os que dejaron de mandarnos dinero. Pero la se?ora no quer?a o?r mis problemas. ?Pues deme aunque sea lo que traiga?. Le di lo que llevaba, como 600 pesos?. Tercia Lidia Camargo: ?otro abogado nos dijo: ?por 30 mil pesos la saco bajo fianza?. Pero, ?d?nde ?bamos a conseguir 30 mil pesos??.

La defensora Cruces Luna se veng? de la pobreza de estas mujeres. En privado, al entrevistarse con Araceli, se dedic? a denigrarla, llam?ndola asesina, asegur?ndole que los a?os de c?rcel que le echaran, ser?an pocos comparados con lo que hizo. M?s tarde, en la audiencia presidida por el juez penal de San Miguel de Allende, Carlos Alberto Llamas Morales, minti? al afirmar que la joven hab?a admitido ser autora del crimen.

El Ministerio P?blico contradijo el testimonio de Araceli, al ofrecer la hip?tesis, no respaldada por pruebas, de que la campesina hab?a dado a luz en la nopalera del patio, delante de la letrina, y que despu?s arroj? viva a su ni?a al fondo de la fosa s?ptica. Para respaldar la acusaci?n, la Procuradur?a de Justicia de Guanajuato pidi? al juez tomar nota de que, en la autopsia, se hall? materia fecal en las v?as respiratorias del cad?ver.

Sin encontrar en el expediente evidencias que demostraran que Araceli hab?a parido en la nopalera ?que entonces, dice do?a Remedios, era as? de chiquita y pone la mano a unos 30 cent?metros del suelo, para ilustrar que su hija no pudo haberse ocultado ah?, al rayo del sol?, el juez Llamas Morales pas? por alto que, en el reporte de la inspecci?n ocular practicada durante el levantamiento del cad?ver, los agentes del Ministerio P?blico reportaron una espesa mancha de sangre en el borde de la fosa s?ptica, donde Araceli se coloc? en cuclillas a pujar, creyendo, como consta en el expediente, que ten?a diarrea.

Basado en conclusiones dogm?ticas y confesiones obtenidas mediante interrogatorios manipulados, que obligaron a Araceli a reconocer que escuch? llorar a su ni?a, el juez Llamas Morales la conden? a 26 a?os de c?rcel por homicidio en raz?n de parentesco. Madre de una peque?a que entonces ten?a dos a?os de edad, Araceli estuvo en el Cereso de San Miguel hasta septiembre de 2003. Luego fue transferida al de Puentecillas, en la capital de Guanajuato, donde lleva ocho a?os y donde, la semana pasada, fue obligada a firmar una carta en la que, de manera libre (sic), manifiesta su deseo de no dar entrevista (sic).

Por su parte, en noviembre de 2005, el juez Llamas Morales recibi? una denuncia en contra del sacerdote Laurencio P?rez Mej?a, sospechoso de embriagar a una menor de 14 a?os para intentar sostener relaciones sexuales con ella. El religioso fue capturado 52 meses m?s tarde, el 18 de marzo de 2010, y cuatro d?as despu?s qued? formalmente preso en el Cereso de San Miguel de Allende.

De acuerdo con el art?culo 236 del C?digo Penal de Guanajuato, a quien induzca a la ebriedad a un menor de 18 a?os de edad para realizar una conducta sexual (...) se le impondr? una pena de tres a ocho a?os de prisi?n. El pasado 31 de mayo, con una compasi?n que jam?s mostr? al castigar a Araceli, el juez Llamas Morales conden? al pederasta a cuatro a?os y 3 meses de c?rcel, pero luego le otorg? el beneficio de la semilibertad, que lo obliga a dormir tras las rejas s?lo los fines de semana.

Gracias a Llamas Morales, el cura sali? del Cereso en junio pasado, despu?s de pagar 2 mil 600 pesos por concepto de reparaci?n de da?o y 8 mil m?s para gozar de la libertad de lunes a viernes. (Ma?ana: ?Por qu? Araceli ocult? que estaba embarazada?)

Las pesadillas de la orfandad
Marcela Turati
CIUDAD JU?REZ, CHIH.- En la clase, con sus crayolas, Octavio se dibuja junto a su pap?. ?l tambi?n, chiquito como es, se incluye en el dibujo; no puede estar separado de su ?dolo. Traza a su lado a un tercer personaje: es un mono con una pistola que apunta hacia su pap?, quien est? tirado en el piso, coloreado con rojo. Y enseguida Octavio llorando su muerte, como el d?a que presenci? su ?ejecuci?n?.

Mientras juega con su collar rosa, Natalia comparte en voz alta que va a salir de vacaciones a la playa con su mam?, su hermano y sus abuelitos, y con la sinceridad que se tiene a los cuatro a?os le dice a la maestra: ??Si te dije que mi pap? est? muerto y que lo extra?o??

Jorge cuenta al grupo que quiere ser Superm?n, pero un superh?roe con pistola para matar a ?los se?ores? que le arrebataron a su papi.

El peque?o Fredy, de tres a?os, no habla mucho en clase pero un d?a de estos, antes de ir, le dijo a su mam? que papi hab?a bajado del cielo a visitarlo, le pidi? que se portara bien en su sue?o y que se dio cuenta que tra?a ?un coco? en la cabeza, en el mismo lugar donde le dieron el balazo mortal.

E invariablemente, alguna de estas confesiones, alguno de estos dibujos, alguna de estas fantas?as, estrujan el alma del resto del grupo y provocan el llanto colectivo de estos ni?os en duelo que asisten a las terapias que algunas organizaciones juarenses han organizado para sanarles el coraz?n.

No son pocos. En esta ciudad son 10 mil los infantes cuyos pap?s han sido asesinados durante la guerra contra el narcotr?fico. Es un club al que cada d?a se suman nuevos peque?os integrantes, porque un promedio de nueve personas son v?ctimas de homicidios cada d?a.

?


Publicado por solaripa69 @ 9:47
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios