Martes, 29 de marzo de 2011

La Guerra Fascista de la OTAN

Fidel Castro Ruz.

?

No hab?a que ser adivino para saber lo que prev? con rigurosa precisi?n en tres Reflexiones que publiqu? en el sitio Web CubaDebate, entre el 21 de febrero y el 3 de marzo: El plan de la OTAN es ocupar Libia, Danza macabra de cinismo, y La Guerra inevitable de la OTAN.

Ni siquiera los l?deres fascistas de Alemania e Italia fueron tan sumamente descarados a ra?z de la Guerra Civil Espa?ola desatada en 1936, un episodio que muchos tal vez hayan recordado en estos d?as.

Han transcurrido desde entonces casi exactamente 75 a?os; pero nada que pueda parecerse a los cambios que han tenido lugar en 75 siglos, o si lo desean, en 75 milenios de la vida humana en nuestro planeta.

A veces parece que, quienes serenamente opinamos sobre estos temas, somos exagerados. Me atrever?a a decir que m?s bien somos ingenuos cuando suponemos que todos debi?ramos estar conscientes del enga?o o la colosal ignorancia a que ha sido arrastrada la humanidad.

Exist?a en 1936 un intenso enfrentamiento entre dos sistemas y dos ideolog?as aproximadamente equiparadas en su poder militar.

Las armas entonces parec?an de juguete comparadas con las actuales. La humanidad ten?a garantizada la supervivencia, a pesar del poder destructivo y localmente mort?fero de las mismas. Ciudades enteras, e incluso naciones, pod?an ser virtualmente arrasadas. Pero jam?s los seres humanos, en su totalidad, pod?an ser varias veces exterminados por el est?pido y suicida poder desarrollado por las ciencias y las tecnolog?as actuales.

Partiendo de estas realidades, son bochornosas las noticias que se transmiten continuamente sobre el empleo de potentes cohetes dirigidos por l?ser, de total precisi?n; cazabombarderos que duplican la velocidad del sonido; potentes explosivos que hacen estallar metales endurecidos con uranio, cuyo efecto sobre los pobladores y sus descendientes perdura por tiempo indefinido.

Cuba expuso en la reuni?n de Ginebra su posici?n respecto al problema interno de Libia. Defendi? sin vacilar la idea de una soluci?n pol?tica al conflicto en ese pa?s, y se opuso categ?ricamente a cualquier intervenci?n militar extranjera.

En un mundo donde la alianza de Estados Unidos y las potencias capitalistas desarrolladas de Europa, se adue?a cada vez m?s de los recursos y el fruto del trabajo de los pueblos, cualquier ciudadano honesto, sea cual fuere su posici?n ante el gobierno, se opondr?a a la intervenci?n militar extranjera en su Patria.

Lo m?s absurdo de la situaci?n actual es que antes de iniciarse la brutal guerra en el Norte de ?frica, en otra regi?n del mundo a casi 10 000 kil?metros de distancia, se hab?a producido un accidente nuclear en uno de los puntos m?s densamente poblados del planeta tras un tsunami provocado por un terremoto de magnitud 9 que a un pa?s laborioso como Jap?n ha costado ya casi 30 mil v?ctimas fatales. Tal accidente no habr?a podido producirse 75 a?os antes.

En Hait?, un pa?s pobre y subdesarrollado, un terremoto de apenas 7 grados en la escala de Richter ocasion? m?s de 300 mil muertos, incontables heridos y cientos de miles de lesionados.

Sin embargo, lo terriblemente tr?gico en Jap?n fue el accidente en la planta electronuclear de Fukushima, cuyas consecuencias est?n todav?a por determinarse.

Citar? solo algunos titulares de las agencias noticiosas:

?ANSA.- La central nuclear de Fukushima 1 est? difundiendo radiaciones extremadamente fuertes, potencialmente letales, dijo Gregory Jaczko, jefe de la Nuclear Regulatory Commission (NRC), el ente nuclear estadounidense.?

EFE.- La amenaza nuclear por la cr?tica situaci?n de una central en Jap?n tras el sismo, ha disparado las revisiones de la seguridad de las plantas at?micas en el mundo y ha llevado a algunos pa?ses a paralizar sus planes.

Reuters.- El devastador terremoto de Jap?n y la profundizaci?n de la crisis nuclear podr?a generar p?rdidas de hasta 200.000 millones de d?lares en su econom?a, pero el impacto global es dif?cil de evaluar por el momento.

EFE.- El deterioro de un reactor tras otro en la central de Fukushima sigui? alimentando hoy el temor a un desastre nuclear en Jap?n, sin que los desesperados intentos para controlar una fuga radiactiva abrieran un resquicio a la esperanza.

AFP.- Emperador Akihito expresa preocupaci?n por el car?cter imprevisible de la crisis nuclear que golpea a Jap?n tras el sismo y el tsunami que mataron a miles de personas y dejaron a 500.000 sin hogar. Reportan nuevo terremoto en la regi?n de Tokio.

Hay despachos que hablan de temas m?s preocupantes todav?a. Algunos mencionan la presencia de yodo radiactivo t?xico en el agua de Tokio, que duplica la cantidad tolerable que pueden consumir los ni?os m?s peque?os en la capital japonesa. Uno de los despachos habla que las reservas de agua embotellada se est?n agotando en Tokio, ciudad ubicada en una prefectura a m?s de 200 kil?metros de Fukushima.

Este conjunto de circunstancias determinan una situaci?n dram?tica para nuestro mundo.

Puedo expresar mis puntos de vista sobre la guerra en Libia con entera libertad.

No comparto con el l?der de ese pa?s concepciones pol?ticas o de car?cter religioso. Soy marxista-leninista y martiano, como ya he expresado.

Veo a Libia como un miembro del Movimiento de Pa?ses No Alineados y un Estado soberano de los casi 200 de la Organizaci?n de Naciones Unidas.

Jam?s un pa?s grande o peque?o, en este caso de apenas 5 millones de habitantes, fue v?ctima de un ataque tan brutal por la fuerza a?rea de una organizaci?n belicista que cuenta con miles de cazabombarderos, m?s de 100 submarinos, portaaviones nucleares, y suficiente arsenal para destruir numerosas veces el planeta. Tal situaci?n jam?s la conoci? nuestra especie y no exist?a nada parecido hace 75 a?os cuando los bombarderos nazis atacaron objetivos en Espa?a.

Ahora, sin embargo, la desprestigiada y criminal OTAN escribir? una bella historieta sobre su humanitario bombardeo.

Si Gaddafi hace honor a las tradiciones de su pueblo y decide combatir, como ha prometido, hasta el ?ltimo aliento junto a los libios que est?n enfrentando los peores bombardeos que jam?s sufri? un pa?s, hundir? en el fango de la ignominia a la OTAN y sus criminales proyectos.

Los pueblos respetan y creen en los hombres que saben cumplir el deber.

Hace m?s de 50 a?os, cuando Estados Unidos asesin? a m?s de cien cubanos con la explosi?n del mercante La Coubre, nuestro pueblo proclam? Patria o Muerte. Ha cumplido, y ha estado siempre dispuesto a cumplir su palabra.

Quien intente apoderarse de Cuba -exclam? el m?s glorioso combatiente de nuestra historia- solo recoger? el polvo de su suelo anegado en sangre.

Ruego se me excuse la franqueza con que abordo el tema.

Construir desde la adversidad o dividir desde la posibilidad

Marco Rasc?n

No se puede luchar contra el neoliberalismo desde el estatismo. No se puede ajustar un proyecto de naci?n, ajust?ndolo a la personalizaci?n de quienes detentan los monopolios. Tampoco se puede ganar una elecci?n desde el organizativismo aritm?tico.

Bajo el actual sistema pol?tico, sin reforma radical del Estado y las formas de gobierno, habr? siempre un gobierno minoritario en el Poder Ejecutivo enfrentando a una oposici?n mayoritaria en el Congreso.

Esto s?lo sirve para justificaciones futuras de que no se pueden tomar decisiones porque la oposici?n se une en contra. ?ste ha sido el resultado de una transici?n sin cambios estructurales y donde s?lo cambiaron las siglas en el Poder Ejecutivo, pero se mantuvieron los mismos intereses, las mismas estructuras, el mismo sistema corporativo de monopolios, proteccionismo y discrecionalidad.

No hay a la vista entre las precandidaturas expuestas intenci?n de reforma al respecto. El silencio program?tico en unos y el reparto de cantos de sirenas para auditorios cautivos llenan la mayor?a del contenido del discurso pol?tico, sobre la necesidad de una reforma al papel de la figura presidencial, que hoy est? rodeada de limitaciones frente a poderes locales que demandan y exigen recursos, presupuestos, seguridad, obra p?blica, pero no est?n dispuestos a compartir responsabilidades frente al federalismo. La falta de un proyecto federal, construido desde las actuales condiciones de desmembramiento nacional, impide reformar para reconstruir.

El pa?s est? lleno de diagn?sticos que se han convertido en lugar com?n. Todos tienen muy clara la descripci?n de los malos, pero la ciudadan?a, salvo las conexiones clientelares, puede determinar qui?nes son en verdad los buenos. En este panorama de negros y blancos, se ofrece la soluci?n a los problemas end?micos del pa?s, desde la fe y el poder presidencial, sin reformas. A futuro, s?lo se construye el camino de las justificaciones, pues en la forma de proponer candidatos, partidos y gobiernos nada permite garantizar que desde los gobiernos enfrentados a sus oposiciones mayoritarias, puedan cumplir y desarrollar. Felipe Calder?n, ya sea como justificaci?n o como estrategia, gobierna con derrotas legislativas, pues ninguna de sus propuestas de reformas sobre derechos ciudadanos, medios de comunicaci?n (apag?n anal?gico), fiscal, etc?tera, ha logrado imponer. Por eso, el papel para ?l y los que vengan es la v?a del decreto que se gasta r?pido y cada vez se limita m?s, pues no construye consensos.

Sin embargo, esto no es un esquema s?lo dirigido al PAN, sino a todos los partidos, gane quien gane, pues el pantano sirve a la discrecionalidad, la corrupci?n y eludir las leyes caducas con hechos consumados que sirven a los poderes econ?micos locales y trasnacionales.

Sin reformas, no hay leyes actualizadas; sin ?stas se imponen los intereses, el poder mayor frente al poder menor, lo econ?mico sobre lo pol?tico, lo inmediato sobre la visi?n de largo plazo. Lo que debi? ser un periodo de reformas a partir de la correlaci?n de fuerzas pol?ticas y legislativas en 2006 termin? dividiendo esa posibilidad y anulando la capacidad de reforma.

Lo que tenemos a la vista son los mismos actores que no supieron cumplir su papel de reformadores; ahora regresan como salvadores, frente a una realidad creada por ellos mismos.

Veamos y revisemos lo que ha sido construir desde la adversidad y el papel que han jugado las fuerzas para dividir desde la posibilidad. Es un juego donde las fuerzas se obstaculizan ellas mismas, inventando enemigos externos o internos, para justificar una y otra vez las derrotas. Mientras, el pa?s real se convulsiona entre la violencia, la violaci?n sistem?tica del estado de derecho y la promulgaci?n de censuras mediante c?digos, como los presentados la semana pasada por las televisoras mediante Iniciativa M?xico.

Frente a esta suma de divisiones, alternativas aritm?ticas, que son como castillos de arena cuando se pretende construirlos con base en el aislamiento, en la ausencia de debate, sin la sustituci?n del razonamiento y la elaboraci?n estrat?gica por actos de fe y personalizando las causas, sin cuestionar las estructuras.

Hoy est? f?cil coincidir en los diagn?sticos, pero eso no resuelve nada ni construye por s? solo. El momento es para abrir el comp?s, los razonamientos, las opciones no propagand?sticas ni clientelares, sino de la cr?tica y las propuestas de cambios profundos y estructurales.

Es regresarles a los conservadores y los intereses olig?rquicos el mundo de la resistencia, del pasado, el patrimonio del retroceso y la restauraci?n. No cabe hoy votar de nuevo por el menos malo y aceptar el secuestro de opciones. Los creadores de la polarizaci?n maniquea y viciada contribuyen a preservar la existencia de las estructuras e intereses, y para ello, cada vez que hay una posibilidad real, la anulan.

Hay que dudar de quienes, teniendo posibilidades, dividen. Hay que apreciar a los que desde las dificultades de hoy construyen.

?

Radio ?omndaa: lo que los medios evaden y no acuerdan

Magdalena G?mez

La postura congruente de La Jornada al cuestionar y no participar en la firma de un acuerdo sobre la informaci?n acerca del crimen organizado y los da?os colaterales del calderonismo forma parte de su identidad. Como tambi?n lo es el ser de los excepcionales espacios para los pueblos ind?genas, ya que el resto sin firma p?blica de acuerdo alguno simplemente los evade, a no ser que tenga que cuestionarles algo o difundir reportes desde fuentes de supuesta inteligencia. Un estudiante ind?gena comentaba recientemente que se puede uno enterar de lo que pasa en Egipto y en Libia, pero de sus comunidades nada se sabe.

Justamente la reivindicaci?n de su derecho a la informaci?n y a la libertad de expresi?n mueve a las radios comunitarias que, no obstante contar con el respaldo del derecho internacional, son perseguidas y criminalizados sus promotores. Pero no son noticia ni aun en espacios radiof?nicos que hace unos a?os los consideraban, cuando el asunto ind?gena estaba de moda. Cruel realidad, no forman parte de la guerra de los gigantes de las telecomunicaciones.

Una muestra es la radio comunitaria e ind?gena ?omndaa, en espa?ol la palabra del agua, del estado de Guerrero, Costa Chica. Se inici? en 2004 en el marco del proyecto de autonom?a del pueblo nanncue ?omndaa (amuzgo) en el municipio de Suljaa? (Xochistlahuaca). Seg?n el recuento que sus promotores realizan, desde 2005 a 2010, se tienen registrados actos de hostigamiento contra las y los integrantes de la radio comunitaria, as? como diversas acciones impulsadas por el Estado para cerrarla: intimidaciones, amenazas, acusaciones falsas, ?rdenes de aprehensi?n, detenciones, presencia de elementos de la AFI, la PIM, la SCT y militares, acceso violento a la cabina de la radio comunitaria en intentos de desmantelar este medio de comunicaci?n y vuelos de avionetas del Ej?rcito Mexicano a muy baja altura sobre la comunidad y en particular sobre las instalaciones de la cabina.

La tradici?n organizativa de los pueblos en Guerrero les ha permitido resistir; sin embargo, tambi?n ha generado una reacci?n m?s fuerte de los diversos poderes, desde el cacicazgo municipal, la complicidad de los gobiernos de la entidad, de las siglas que sean, y la acci?n u omisi?n del gobierno federal.

Uno de tantos procesos penales que ha enfrentado el pueblo nanncue ?omndaa (amuzgo) en el municipio aut?nomo de Suljaa? (Xochistlahuaca) es el relativo al caso de Silverio Mat?as Dom?nguez, Genaro Cruz Ap?stol y David Valtierra Arango, miembros fundadores del municipio aut?nomo e integrantes del comit? de la radio comunitaria, quienes fueron condenados por el delito de privaci?n de libertad en agravio de Narciso Garc?a Valtierra. El trasfondo de tal acusaci?n fue la aplicaci?n de la justicia comunitaria contra el referido se?or Garc?a, quien pretend?a vender tierra del ejido.

La asamblea lo retuvo en castigo por tal pretensi?n y los hoy acusados, personas de autoridad tradicional, fueron se?alados individualizando en ellos una pena por un delito que no cometieron. Ser?a deseable que el Tribunal Superior de Justicia del Estado, que resolver? la apelaci?n de la sentencia, colocara su mirada en el reconocimiento a sistemas normativos de los pueblos ind?genas y diera cuenta de la jurisprudencia interamericana que existe al respecto. Tanto la Declaraci?n de Naciones Unidas sobre derechos de los pueblos ind?genas como el convenio 169 de la OIT se refieren al reconocimiento de las formas propias de organizaci?n social y pol?tica de los pueblos, as? como a la justicia comunitaria.

El sistema judicial de Guerrero deber?a considerar que la tendencia en materia de derechos humanos apunta a la aplicaci?n integral del orden internacional, para lo cual, conforme al convenio de Viena, ning?n estado puede argumentar razones de orden interno para justificar su incumplimiento. Est? a punto de concretarse una reforma constitucional en esta materia que en el art?culo primero colocar? a los tratados internacionales sobre derechos humanos en consonancia con la Constituci?n. Guerrero puede levantar la mira y colocar un precedente en la decisi?n que tomar? sobre el caso que comentamos. No est?n juzgando a delincuentes comunes, est?n haci?ndolo sobre un pueblo y su justicia. Si se rechaza la posibilidad de un enfoque as? se estar?a abonando al sin-sentido de unos derechos que a los pueblos les han significado a?os de movilizaci?n para lograr que los estados los reconozcan. De no corregir la err?nea interpretaci?n del juez que dict? en primera instancia sentencia condenatoria, estar?n abonando al sentido de la expresi?n que escuch? hace d?as en Bachaj?n, Chiapas, en el contexto de un diplomado que promueve el Centro de Derechos Ind?genas (Cediac) con jueces tradicionales tzeltales: Los del Estado son los jueces de primera distancia. As? son las brechas que ha dejado el Estado frente a los pueblos.

?


Publicado por solaripa69 @ 10:49
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios