Mi?rcoles, 27 de abril de 2011

El Senado no avalar? reformas que den sustento a un Estado policiaco-militar

Andrea Becerril y V?ctor Ballinas

?

Peri?dico La Jornada
Mi?rcoles 27 de abril de 2011, p. 3

La Ley de Seguridad Nacional confront? al Senado con la C?mara de Diputados. Ayer, legisladores de PRI, PRD, PT, Convergencia y PVEM advirtieron que no avalar?n las modificaciones que se pretenden hacer en San L?zaro a esa legislaci?n. El pri?sta Francisco Labastida Ochoa recalc? que no pueden avalar un proyecto de ley que avanza hacia un r?gimen policiaco-militar.

La bancada del PRD advirti? que convocar?, junto con los diputados perredistas y legisladores de otros partidos, a formar un bloque opositor que frene el intento del grupo de diputados afines al gobernador Enrique Pe?a Nieto de militarizar el pa?s.

Labastida Ochoa dijo que se oponen a los cambios que otorgan al Presidente de la Rep?blica la posibilidad de declarar por su cuenta, sin intervenci?n del Congreso, estados de excepci?n en pr?cticamente cualquier regi?n del pa?s, con el pretexto de combatir al narcotr?fico.

La base jur?dica para que el Ejecutivo haga uso del Ej?rcito abre la puerta a la violaci?n de derechos humanos y libertades pol?ticas, recalc? el ex candidato presidencial.

Los pri?stas discutieron internamente el tema y el senador Jes?s Murillo Karam, quien particip? en la negociaci?n y la elaboraci?n del dictamen de la Ley de Seguridad P?blica, dijo a sus compa?eros que no pueden aceptar en forma alguna el cambio radical que se pretende hacer en San L?zaro ya que, entre otras cosas, rompe el pacto federal.

En p?blico, los senadores pri?stas evadieron confrontarse con los diputados de su partido, pero en la reuni?n previa a la sesi?n ordinaria, a puerta cerrada, expresaron su molestia por la decisi?n de pasar por encima del consenso logrado en el Senado, por el cual se que legaliza de forma temporal la participaci?n del Ej?rcito en el combate al crimen organizado, pero cuida que no se violen derechos humanos.

El grupo parlamentario del PRD anunci? que impulsar? un bloque legislativo opositor con senadores de las otras fuerzas pol?ticas, incluso del PAN, si finalmente, en un arranque de locura legislativa, se aprueba el dictamen elaborado en San L?zaro.

El coordinador del PRD, Carlos Navarrete, afirm? que detr?s del intento de congraciarse con las fuerzas armadas est? el gobernador del estado de M?xico, Enrique Pe?a Nieto, quien desde 2009 tiene el control del PRI en la C?mara de Diputados, ordena qu? leyes se aprueban y act?a como si hubiera ganado ya la Presidencia de la Rep?blica y tuviera el control del Ej?rcito.

En conferencia de prensa en la que particip? la diputada Leticia Quezada, resalt? que los dos grupos parlamentarios del PRD trabajar?n en forma conjunta para impedir que se apruebe ese proyecto, que otorga a las fuerzas armadas facultades de investigaci?n, atribuciones para retener a presuntos delincuentes detenidos, realizar cateos sin orden judicial y lanzarse contra movimientos sociales, puntos que el Senado elimin?.

El senador Silvano Aureoles (PRD) record?que el propio secretario de la Defensa Nacional, Guillermo Galv?n, trat? de convencerlos de que avalaran esos puntos, que se excluyeron del dictamen aprobado en Xicot?ncatl hace un a?o.

Los perredistas se?alaron que incluso llamar?n a la movilizaci?n social para detener la aprobaci?n del dictamen de la C?mara de Diputados.

El senador petista Ricardo Monreal coincidi? con esa postura, mientras el coordinador del PVEM, Arturo Escobar, lament? que en la C?mara de Diputados no se trate la Ley de Seguridad Nacional con la seriedad que se hizo en el Senado.

El senador Tom?s Torres (PRD) destac? que el dictamen que impulsa el diputado pri?sta Alfonso Navarrete nulifica la iniciativa que el presidente Calder?n envi? al Senado para reformar el fuero militar, con el prop?sito de cumplir la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos acerca del caso del guerrerense Rosendo Radilla, quien desapareci? en un ret?n militar hace m?s de 36 a?os.

Aprehenden al viudo de la activista Bety Cari?o, asesinada en Oaxaca hace un a?o

E. Rodr?guez y O. V?lez

La Jornada de Oriente y corresponsal

Peri?dico La Jornada
Mi?rcoles 27 de abril de 2011, p. 30

A un d?a de cumplirse un a?o del asesinato de Beatriz Alberta Cari?o Trujillo, activista ultimada cuando participaba en una caravana por la paz en San Juan Copala, Oaxaca, Omar Esparza Z?rate, su viudo, fue detenido por elementos de la Polic?a Federal (PF) en jurisdicci?n de Tehuac?n, Puebla, con el argumento de que el veh?culo en el que viajaba estaba reportado como robado.

Esparza Z?rate, l?der regional del Movimiento Agrario Ind?gena Zapatista, viajaba con Fernando Urbano, presidente del Centro de Apoyo Comunitario Trabajando Unidos, en una Jeep Liberty Sport placas TKC-66-43 del estado de Oaxaca, en un tramo de la autopista hacia esa entidad, cuando fueron interceptados por los elementos de la PF, quienes los mantuvieron all? m?s de una hora y luego los trasladaron a la comisar?a de Tehuac?n.

El activista declar? en la segunda agencia del Ministerio P?blico su desconcierto pues la unidad en la cual viajaba pertenece al gobierno de Oaxaca y la puso a disposici?n de su organizaci?n para el traslado de testigos que tienen que declarar por el asesinato de Bety Cari?o.

Al cierre de esta edici?n la agencia del Ministerio P?blico dej? libres a Omar y Fernando luego que autoridades de Oaxaca acreditaron con documentaci?n la propiedad del veh?culo.

Por tel?fono, Esparza Z?rate subray? que los elementos de la PF le hicieron saber que su detenci?n se debi? a una orden de localizaci?n y presentaci?n girada por el Ministerio P?blico Federal adscrito a la delegaci?n Oaxaca de la Procuradur?a General de la Rep?blica.

Sin embargo, record? que su esposa muri? en una emboscada a la caravana Por la Paz en San Juan Copala, por lo cual no descarta que su detenci?n haya sido una estrategia del gobierno federal para impedir que asista este mi?rcoles a la movilizaci?n que se efectuar? en Huajuapan de Le?n, donde fue inhumada Bety Cari?o, para pedir justicia.

Antes de ese acto, Omar ten?a programadas reuniones con delegados del gobierno oaxaque?o, y entrevistas con activistas extranjeros y miembros del parlamento europeo, pues m?s de 25 pa?ses se han sumado a la exigencia de que el gobierno de Felipe Calder?n esclarezca el crimen y aplique la justicia, con todo rigor, a los responsables del asesinato de Bety y del activista finland?s Jyri Jaakkola, quien el mismo 27 de abril de 2010 pereci? por una agresi?n de supuestos pistoleros de la Uni?n de Bienestar Social de la Regi?n Triqui.

El gobierno federal, sostuvo, no ha querido aplicar la justicia a pesar de que los criminales est?n identificados y hay pruebas en su contra, adem?s de evidencias seg?n las cuales los asesinos contaron con el apoyo de Ulises Ruiz, cuando fue gobernador de Oaxaca, y el diputado pri?sta Carlos Mart?nez.

Los pueblos originarios frente al desorden ecol?gico y social

Joel Padr?n Gonz?lez*

Desorden que amenaza con arrastrarnos m?s y m?s al caos (?como aquel que reinaba en el principio). ?Y nuestra capacidad potencial de mantener y perfeccionar el orden establecido en toda la Tierra? Cerramos m?s y m?s la v?a ?nica de la raz?n y la palabra necesaria. Nos ahogamos en una creciente violencia de destrucci?n y muerte.

Violencia, que lo es, venga ?sta de donde venga. Porque no es lo mismo hablar, por una parte, de la violencia primera, la que viene del poder y del sistema de dominaci?n y represi?n que se impone a fin de mantener la nueva situaci?n social de injusticia para unos y de privilegios para otros cuantos; y, por otra, de la violencia segunda, que en muchos casos ha sido necesaria respuesta a la primera, y que viene de la poblaci?n civil buscando restablecer precisamente el orden destruido por la primera.

Ejemplo claro de esta espiral de violencia que debemos detener ya en todo el mundo, son los acontecimientos que se est?n viviendo en Libia, Egipto, T?nez, Argelia, Marruecos, Costa de Marfil, Yemen, Siria y otros. Aunque ah?, con preocupaci?n podemos tambi?n dilucidar los intereses estadunidenses y la preocupaci?n por el curso espont?neo de la respuesta civil.

En nuestro continente latinoamericano, explicaci?n parecida tienen los recientes descontentos y movilizaciones de la sociedad civil en Bolivia, en la Nueva Nicaragua, como tambi?n la guerra sin fin en Colombia. En nuestro pa?s, los feminicidios a?n sin respuesta en Ciudad Ju?rez y en el estado de M?xico, los secuestros y las recientes fosas comunes de v?ctimas inexplicables, los m?s de 30 mil asesinatos y ejecuciones en los ?ltimos cinco a?os, los que inexplicablemente significan muchos m?s muertos que los que est?n registrando las grandes guerras a las que hacemos referencia? la poblaci?n civil estamos obligados a decir basta a este proceso de violencia y a construir una propuesta distinta de naci?n.

Por otra parte, nos aterra el creciente desorden ecol?gico del que todos somos responsables. Adem?s de los desastres naturales, como el temblor de 9.1 grados con el subsiguiente tsunami y la inesperada y preocupante crisis nuclear en Jap?n, los incontrolables incendios de estos d?as en el norte del pa?s dej?ndonos hasta el momento cerca de 60 mil hect?reas totalmente destruidas por el fuego? El mundo se nos est? calentando m?s all? de los niveles que se requieren para conservar la vida. ?Hasta cu?ndo nos decidiremos a hacer lo que debemos para poder frenar este desorden? ?Por qu? estamos debilitando tanto la capa de ozono que nos protege amenazando sin raz?n la vida de la humanidad entera? ?Hasta cu?ndo seguiremos, inconscientes, emitiendo a la atm?sfera las 30 gigas toneladas de di?xido de carbono que le estamos emitiendo cada a?o? (Una giga equivale a mil millones de toneladas de dicho di?xido.) ?Cu?nto desastre significan todav?a las 600 mil toneladas de petr?leo crudo derramadas en el Golfo de M?xico de abril a junio de 2010? ?Qu? amenaza significan las 11 mil 500 toneladas de agua radioactiva derramadas recientemente al oc?ano desde la central de Fukushima?... ?Hasta cu?ndo vamos a seguir depredando as? la Tierra usando irracionalmente los recursos naturales que son para bien de todos? Tambi?n ante este desorden estamos obligados a decir basta. Pues quienes detentan el poder no asumen pol?ticas reales y decididas.

No obstante, hay esperanza: las marchas en contra de la inseguridad del mi?rcoles 6 de abril en 21 ciudades de nuestro pa?s, con el apoyo de similares en Barcelona, Buenos Aires, Par?s y Nueva York, deben continuar o convertirse en una manifestaci?n solidaria sin final hasta lograr que se nos garantice la seguridad a todos.

En esta lucha por la seguridad est? el desaf?o de asegurar el respeto y la defensa a los derechos humanos de toda la poblaci?n civil que se encuentra entre dos fuegos, aportando, sin querer, cientos de v?ctimas inocentes. Desde aqu? se levanta el grito que nadie podr? callar de Juanelo Sicilia y sus compa?eros en nombre de todas las v?ctimas inocentes de la poblaci?n. Tambi?n est? aqu? la raz?n del pacto nacional en contra de la violencia a la que nos invita su padre, Javier Sicilia?

Volvamos otra vez los ojos hacia Chiapas: en materia ecol?gica, los pueblos ind?genas de Chiapas tienen propuesta. Propuesta sostenida a trav?s de cientos de a?os. Los pueblos ind?genas tienen vocaci?n y capacidad para preservar los recursos naturales.

Giremos la mirada a la reserva ecol?gica El Huitepec, cerca de San Crist?bal de las Casas; cuidada y conservada por la capacidad organizativa de los pueblos ind?genas: solos, sin recursos, de manera independiente.

No han sido las poblaciones ind?genas las que han destruido la selva: fue la ganader?a extensiva, la tala de las compa??as madereras, el dinero, la ganancia.

Y frente al desorden social, los pueblos tambi?n tienen propuesta: desde su sentido distinto de los cargos, de la pol?tica, del servicio: del bienestar comunitario, contrario a la destrucci?n y a la violencia. Desde la protecci?n que, por fortuna, muchos hacen de su tierra comunitaria y colectiva.

Todas y todos debemos reconocernos actores del nuevo orden social que necesitamos y buscamos: no un hijo muerto m?s, no m?s sangre en el pa?s, garant?a de respetar y defender los derechos humanos de toda la poblaci?n, compromiso para usar racionalmente los recursos naturales, asegurar la producci?n intensiva de alimentos para la soberan?a alimentaria del pa?s y vida para todos?

T?cticas preventivas (2012)

Luis Linares Zapata

Sin mediar decoro, un grupo de articulistas, todos con intensas ligas con los medios electr?nicos, coinciden en alertar a sus audiencias sobre las intenciones de Andr?s Manuel L?pez Obrador con vistas a 2012. Tr?tese de investigadores del CIDE, ya de sobra identificados con la derecha neoliberal (Ezra Shabot y Chabat), pero que a?n sostienen una endeble y m?s que dudosa independencia. De otro que pasa por enterado de m?ltiples sectores de cr?tica (Schettino), pero concentrado en temas econ?micos y que ha saltado de consejero de C. C?rdenas, a rijoso anti-Obrador. Uno m?s, (C. Loret de Mola) conductor en Televisa y columnista centrado en infidencias. Todos, por estos d?as de cruciales significados, se adelantan, desde sus contribuciones en el diario El Universal, para destacar errores, mentiras y estrategias electorales erradas de AMLO, uno de sus personajes favoritos, la causa provocadora de sus juicios terminales.

Las razones de sus alertas son varias, pero vuelven, con insistencia creciente, a los campos ya bien trillados y vueltos a sembrar por la coalici?n de intereses cupulares. Argumentos que a veces inciden de manera lateral sobre las consuetudinarias posturas del observado en m?ltiples plazas p?blicas del pa?s. Tambi?n se topan con ideas que dan pie a sus muchas peticiones de principio que, al final, condenan al fracaso las aventuras de su antih?roe. No se olvidan de pasajes le?dos por aqu? o por all?, sin pruritos de caer en lugares comunes. Citas citables usadas para regodearse sobre los hallazgos de otros. El autoritarismo personalista de AMLO es redundante y a rengl?n seguido. Las mentiras sobre encuestas pasadas son desenterradas pero, para ellos, tan actuales y ciertas como las verdades trucadas que difunden los medios que los cobijan. Las oposiciones del tabasque?o a las alianzas del PAN con el PRD se relativizan y hasta apuntan, seg?n sus particulares criterios, contradicciones notables. Ninguno conf?a sus sentires ?ntimos de manera directa, clara, sobre los sagrados terrenos de sus creencias fundamentales, casi siempre apegadas o dictadas por el oficialismo en turno. La presumida independencia de investigadores consagrados los fuerza a razones cifradas que apuntan, por necesidad inevitable, hacia el manoseo oportunista del que no dejan de calificar de mes?as tropical. Triste y racista figura de Krauze. Un rosario de enfoques coincidentes en la sustancia b?sica que los mueve: el visceral rechazo a las posiciones de izquierda y, en especial, las versiones enarboladas por AMLO.

En d?as previos a las andanadas medi?ticas varios incidentes soltaron los resortes preventivos de la derecha. La alianza de la burocracia perredista dominante con el domesticado PAN, dise?ada desde Los Pinos para competir en el estado de M?xico, hab?a fracasado. Los panistas quedaron solos con sus miserias a cuestas. Los participantes en la consulta, garantizada en sus conteos y procedimiento por un grupo de notables, no se hab?an tomado en cuenta a la hora definitiva. La decepci?n y hasta el rencor por tales hechos brot? por muchos lados. El previo ofrecimiento de la candidatura a Alejandro Encinas (AER) fue negado con insistencia. De aceptarlo, la consulta aparec?a, tal y como fue, una mascarada en la que recalaron muchos inocentes. La misma aclaraci?n de AER se?alando a los dirigentes del PRD y a M. Camacho, como autores y conducto de la propuesta a trasmano, pas? desapercibida y fue ignorada sin pudor. La alianza de los partidos de la izquierda (PRD, PT, Convergencia) fue registrada y AER se perfila como el seguro candidato. El dedazo de Pe?a Nieto fue, ante la vista de la cr?tica dominante, calificado como acto de sabidur?a pol?tica. El PAN toc? a retirada y sac? a su adalid de emergencia (Bravo Mena), aunque a?n les colea cierta esperanza aliancista. Marcelo Ebrard cedi? sus pretensiones de apoyar a las alianzas por el empuje conjunto de Morena, partidos aliados y a la seriedad y posibilidades de AER como candidato. Demasiados hechos que apuntaban hacia el fortalecimiento de la izquierda.

La puntilla la resinti? el oficialismo ya encarrerado en el sue?o neoliberal a ultranza: la frustrada reforma laboral, as?, con letra muy peque?a, tramposa y da?ina para con los trabajadores, sus organizaciones y luchas. Los pri?stas no quisieron ceder la calle a la agitaci?n de izquierda (AMLO incluido). Son momentos donde precisan de toda suerte de ayudas y subterfugios para la continuidad de su entramado de poder en el estado de M?xico. Las recientes encuestas, apenas publicadas sobre preferencias electorales nacionales (Reforma) posicionaron a L?pez Obrador. Lo siguen situando en un segundo lugar de privilegio. Respaldado por un n?mero mayor de mexicanos al que se reconoci? como sus votantes en 2006, es un contendiente de peso indiscutible. Ante ello hay urgencia de redoblar prevenciones y almacenar ant?dotos. La consigna es vacunar al electorado sobre el peligro de que la izquierda llegue al poder presidencial.

Cualquier alternativa ser? v?lida para los que apoyan la continuidad del modelo concentrador de la riqueza. Aunque no lo digan los analistas y difusores de la derecha, porque pretenden aparecer como cr?ticos, comentaristas o acad?micos independientes. En el fondo de tales visiones subyace la clara, evidente postraci?n ante la plutocracia gobernante. Por eso son, estos y otros personajes similares, favorecidos por los medios electr?nicos. Por eso enfilan bater?as contra la real opci?n de cambio del modelo. Aunque tambi?n hay necesidad de reconocerles que, en este sensible punto, tambi?n juegan rol sustantivo las pulsiones ?ntimas para con un pol?tico que hace, para c?lera y fingido desprecio de los correctos, una clase de pol?tica que no entienden, no estudian ni se molestan en escudri?ar. Para ellos, lo que no sucede y se registra en los medios o las encuestas a modo y los cen?culos, simplemente no existe.

?


Publicado por solaripa69 @ 13:38
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios