Jueves, 19 de mayo de 2011

La milicia narca
Jos? Gil Olmos

M?XICO, DF, 18 de mayo (apro).- Una de las caracter?sticas de Los Zetas es la violencia y el terror con los que act?an para marcar y dominar su territorio. Esto, que podr?a pasar como una forma de actuar de cualquier organizaci?n del crimen organizado, en realidad es parte del adiestramiento militar que los integrantes de este c?rtel mexicano tuvieron y que se acrecent? con la inclusi?n de otros grupos con formaci?n militar: los kaibiles guatemaltecos y los marasalvatruchas salvadore?os.

???????? Por su integraci?n, bien podr?a decirse que Los Zetas son el primer grupo del crimen organizado con una estructura militar, pues en sus or?genes est?n entrelazados miembros que alguna vez estuvieron en los respectivos ej?rcitos de M?xico, El Salvador y Guatemala, lo que los convierte en uno de los c?rteles m?s peligrosos de todos los que hay en el narcotr?fico.

???????? Los primeros que integraron a Los Zetas fueron militares mexicanos expertos en contrainsurgencia y terrorismo entrenados en Estados Unidos.

Se trataba de soldados que a ra?z del levantamiento ind?gena en Chiapas recibieron entrenamiento especial en Estados Unidos y conformaban el Grupo Aerom?vil de Fuerzas Especiales (GAFE), Grupo Anfibio de Fuerzas Especiales (Ganfe) y Brigada de Fusileros Paracaidistas (BFP).

???????? Hacia 1999, un grupo de 40 de estos soldados fueron llevados a Tamaulipas como polic?as para combatir el narcotr?fico. Desde aquel tiempo, se les conoc?a en la entonces Polic?a Federal Preventiva como Los Zetas, pero el l?der del c?rtel del Golfo, Osiel C?rdenas Guill?n, casi de inmediato los coopt? para convertirlos en su ej?rcito particular de sicarios.

???????? Durante casi una d?cada el brazo armado de Osiel C?rdenas creci? r?pidamente en poder y presencia, independiz?ndose hacia marzo del 2010 y atrayendo a otros dos grupos igualmente entrenados en la milicia, como los Maras salvadore?os y los kaibiles guatemaltecos, tambi?n entrenados en Estados Unidos en la lucha contra la insurgencia.

???????? En el caso de los salvadore?os, desde que en 1991 fue firmada la paz en el Castillo de Chapultepec, en la Ciudad de M?xico, muchos de los militares de ese pa?s se quedaron sin empleo y migraron hacia Los ?ngeles, California, donde se unieron con las pandillas que sus paisanos ya hab?an formado en la Calle 13 por un personaje conocido como El Flaco Stoner.

???????? Los ex soldados entrenados por las escuelas militares de la Uni?n Americana le dieron una estructura militar a las pandillas y patentizaron el uso del terror para controlar el territorio en la ciudad de Los ?ngeles, creando un problema tan fuerte que en la d?cada de los noventa el gobierno estadunidense deport? a cientos de Maras a El Salvador.

Con esta acci?n pensaron que se hab?a resuelto el problema, pero en realidad lo acrecentaron. En El Salvador surgieron nuevas pandillas y, luego, muchos de ellos comenzaron a emigrar por tierra nuevamente a Estados Unidos y dejaron muchas semillas de terror a su paso por Guatemala y M?xico.

???????? La presencia de los Maras llam? la atenci?n de Los Zetas que, debido a su expansi?n en Tamaulipas, Nuevo Le?n y Coahuila, as? como en Nayarit, Sonora, Sinaloa (Los Mochis), Puebla, Zacatecas, Aguascalientes, San Luis Potos?, Durango, Tabasco, Campeche, Guanajuato, Quer?taro (San Juan del R?o), Veracruz, Oaxaca y Tlaxcala, necesitaban reforzar sus filas con nuevos elementos.

Entonces contrataron a los Maras para seguir con el negocio del tr?fico de indocumentados y, al mismo tiempo, tambi?n atrajeron a los soldados guatemaltecos egresados de la escuela de contrainsurgencia conocida como Kaibil, en honor al rey maya de la selva de El Pet?n, Kaibil Balam, que nunca pudo ser sometido por los espa?oles.

???????? Creada desde 1975, la escuela Kaibil se distingui? desde sus inicios en entrenar a soldados de Guatemala, primero, y de otros pa?ses despu?s --incluido M?xico--, bajo la t?cnica m?s terror?fica de combate a la insurgencia, con el uso de armas especiales como cuchillos para decapitar a los enemigos y a la poblaci?n civil.

???????? Despu?s que se firm? la paz en 1996, el Ej?rcito guatemalteco se redujo al m?nimo y muchos soldados kaibiles se quedaron sin empleo. Algunos se fueron a la iniciativa privada y otros m?s se metieron al crimen organizado. De ah? los atrajeron Los Zetas meti?ndolos a sus filas para dominar el territorio mexicano y el guatemalteco. Y desde finales del 2005 fueron ubicados kaibiles entre Los Zetas.

???????? Quiz? no haya un ejemplo en el mundo de una milicia convertida en un grupo del crimen organizado como son Los Zetas. Por su experiencia en el Ej?rcito, tienen capacidad para operar en el campo y en la ciudad.

Adem?s del tr?fico de droga tambi?n han incursionado en tr?fico de ilegales, en la extorsi?n y el secuestro, en el comercio de m?sica, pel?culas y ropa pirata. Su presencia se detecta en M?xico, Estados Unidos y Centroam?rica, y sus ligas comerciales alcanzan Europa.

???????? La ejecuci?n de los 72 migrantes descubiertos el a?o pasado en el ejido El Huizachal, del municipio de San Fernando, Tamaulipas; los 120 encontrados en fosas clandestinas en este a?o en ese mismo municipio, y las 27 personas asesinadas en la finca Los Cocos, localizada en el municipio La Libertad, Guatemala ---25 de ellas decapitadas--, muestran que Los Zetas est?n dispuestos a todo para mantener su imperio de terror.

???????? Su existencia es un claro ejemplo del error m?s grave que ha tenido el gobierno de Felipe Calder?n, meter de lleno al Ej?rcito en el combate al narcotr?fico, mostrando su vulnerabilidad y su debilidad ante un enemigo que naci? de sus propias filas, emergiendo como su N?mesis.

El s?mbolo de Ecatepec

Octavio Rodr?guez Araujo

El lunes, en Ecatepec, estado de M?xico, se mostr? que la coalici?n de partidos Unidos Podemos M?s no es una frase hueca. Ah? estuvieron Cuauht?moc C?rdenas, Andr?s Manuel L?pez Obrador, Marcelo Ebrard, los dirigentes de los partidos coligados (PRD, PT y Convergencia) y varios m?s que hace unas semanas no parec?an ponerse de acuerdo en muchas cosas.

En un pa?s de s?mbolos y se?ales el?pticas, la foto del despegue de campa?a de Alejandro Encinas en la entidad mexiquense es m?s que una imagen. Los pol?ticos de esa izquierda que tenemos en la v?a electoral al fin parecieron entender que mantener sus divisiones ya tradicionales y conocidas desde hace d?cadas no beneficia a nadie, ni a ellos ni a la poblaci?n que se quiere organizar para cambiar el pa?s por otro mejor. La unidad que se quiso demostrar en el mitin de Ecatepec, ignorada como era de esperarse por los principales noticiarios en televisi?n, contiene un doble mensaje impl?cito a la naci?n: 1) las izquierdas tambi?n son capaces de unirse y disciplinarse por una raz?n superior a los individuos que las componen, y 2) los votos que obtengan, por ahora en la elecci?n de gobernador de esa entidad federativa, no ser?n la suma aritm?tica del arraigo popular de cada partido coligado, sino los del entusiasmo que en la gente de a pie, con o sin partido, motiva la unidad de la ?nica oposici?n que enfrenta a los mismos que desde hace ocho d?cadas se han heredado el gobierno del estado de M?xico.

Si la unidad ?que los l?deres y dirigentes de las izquierdas electorales han mostrado en torno a Encinas? se mantiene despu?s del 3 de julio, gane o pierda su candidato (que espero gane), los comicios presidenciales de 2012 ser?n un escenario altamente competitivo, sobre todo entre el PRD y aliados y el PRI y sus tambi?n aliados. El PAN, gracias a Calder?n y su criminal guerra contra el crimen (la redundancia es deliberada), ya est? en tercer lugar y ah? se quedar? por un largo tiempo.

Algunos cr?ticos y analistas con los pies en la tierra han se?alado que la foto de Ecatepec es s?lo una imagen. Pero en pol?tica, como dijera el extinto pol?tico veracruzano, la forma es fondo, y ten?a raz?n. Los s?mbolos, una vez m?s, son tambi?n el mensaje, como bien lo sab?an los antiguos mexicanos, y su credibilidad depende, sobre todo, de quienes lo digan, con imagen o con palabras.

No estoy sugiriendo que entre los que rodearon a Encinas en Ecatepec no haya diferencias. Desde luego que las hay y se han expresado en el pasado y posiblemente se expresen de nuevo en el futuro. Pero mi interpretaci?n de la imagen es que esas diferencias han sido pospuestas, por voluntades personales, en aras de conseguir lo que una gran fracci?n de mexicanos desea: cambios en el manejo del pa?s y un ya basta al despe?adero en que vivimos (incluida la inseguridad que a tantos preocupa).

Otros cr?ticos, sobre todo anarquistas o cercanos a esta ideolog?a (aunque no lo sepan), desestiman o desestimar?n el s?mbolo de Ecatepec, porque ?piensan? todos los pol?ticos son iguales y porque las izquierdas est?n empecinadas en hablar de distribuci?n de la riqueza, de empleo, de educaci?n y esas cosas que ?seg?n ellos? no toman en cuenta la zozobra en que viven millones de mexicanos v?ctimas de la inseguridad, de los asesinatos y secuestros, etc?tera. Estos cr?ticos suelen vestirse con el ropaje de la tra?da y llevada sociedad civil, y piensan, equivocadamente, que lo que ellos llaman clase pol?tica est? compuesto por extraterrestres y no por personas que simplemente se dedican a la pol?tica como otros a los negocios, a la ingenier?a, a la medicina o a buscar trabajo.

Lamentablemente, estos cr?ticos han sido v?ctimas de lo que el gobierno de Calder?n quiso provocar: el miedo y la protesta por las consecuencias de sus pol?ticas y no por las causas. Es obvio: entre m?s muertes se den, y ya andamos por 40 mil, m?s deudos habr?, m?s gente que llora a sus familiares, que involucrados o no en el narcotr?fico, han muerto por las armas de ?ste o de quienes dicen perseguirlos con la licencia del gobierno mexicano en una guerra que nadie pidi?.

No estoy diciendo que se guarden su coraje ni su sufrimiento, sino que bien podr?an darse cuenta de que lo que est? ocurriendo no hubiera pasado antes, cuando el Estado era Estado y controlaba la totalidad del territorio, y cuando el crimen ten?a sus espacios m?s o menos tolerados como la prostituci?n los ha tenido desde que se invent? ese oficio o la venta de bebidas alcoh?licas desde antes y despu?s de la fracasada prohibici?n. Estos cr?ticos parecen olvidar que antes de los gobiernos panistas ya hab?a narcotr?fico y criminales de toda laya, pero, como dijera muy bien S?crates Rizzo, ex gobernador de Nuevo Le?n, antes los presidentes eran verdaderos jefes de Estado y no s?lo gobernantes, por lo que ellos fijaban las reglas y las hac?an respetar con toda la fuerza (unificada) del aparato estatal. El Estado nacional ?sugiri? Rizzo? ten?a control del territorio a cambio de ser permisivo con las ca?er?as de tr?nsito de drogas, que finalmente iban a dar, en su mayor?a (igual que ahora) a Estados Unidos. Puede sonar c?nico de parte del ex gobernador, pero no por ello menos cierto: el narcotr?fico se dedicaba a su negocio y la poblaci?n civil no sufr?a masivamente, como ahora, sus consecuencias. Fue, sobre todo, la ineptitud de Calder?n, y sus ansias de legitimaci?n no lograda en las urnas, lo que puso al pa?s de cabeza y a quien le deben los ciudadanos las muertes de sus parientes y el acarreo de j?venes sin futuro a las filas del narcotr?fico, los secuestros y otros delitos similares.

Aunque fuera s?lo por lo anterior, el pa?s se merece otros gobernantes y, sobre todo, otras pol?ticas que fortalezcan el Estado (fortalecer el Estado no es sin?nimo de autoritarismo), que recuperen la naci?n y su territorio para sus habitantes, que den seguridad (en sentido amplio) a los mexicanos y no s?lo tranquilidad para andar en la calle, que saneen la administraci?n p?blica y los cuerpos policiales y castrenses, que realmente se basen en la Constituci?n y no en c?mo adecuarla a los intereses de unos cuantos.

Y estos otros gobernantes que puedan implantar pol?ticas p?blicas como las descritas no podr?n ser del PRI, ni del PAN, ni de los aliados de ambos partidos, sino de las izquierdas encabezadas por quienes aparecieron, como s?mbolos de unidad, en Ecatepec. Si el neopri?smo y el panismo han conducido el pa?s al desastre, habr? que derrotarlos. El s?mbolo de Ecatepec puede ser una buena se?al si pasa de ser una foto a convertirse en una realidad. La oferta pol?tica no podr?a ser mejor. De nosotros depende aprovecharla o desde?arla.

?


Publicado por solaripa69 @ 10:22
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios